Compartir

Audi es una de las marcas que apostaron por los SUV en el pasado, y lo sigue haciendo para el futuro, prueba de ello, es la gama que dispone de este tipo de vehículos, que gracias a lo que mucha gente tildaba como una “moda”, no ha sido pasajera, sino para quedarse.

El Audi Q5 recibió el pasado año un restyling, para acercarlo un poco más al actual lenguaje de diseño del que disfrutan sus hermanos, el Q2 y el Q3. Tanto es así, que ahora el Audi Q5 ha recibido una versión Sportback, lo que muy seguramente hará incrementar las ventas, así como las más de 55.000 unidades que se han vendido desde que viera la luz en el año 2008.

En este nuevo rediseño encontramos una nueva firma lumínica, lo que le da una mirada más desafiante al frontal, sobre todo con los faros que ahora pueden ser Matrix LED además de lucir una nueva parrilla singleframe que ahora es más ancha y su forma tridimensional hacen que la delantera parezca tener mucha más presencia, gracias también al nuevo paragolpes que incorpora lo que parecen dos enormes entradas de aire pero que son simuladas, lo que en conjunto confiere un aire deportivo al Q5.

La vista lateral está marcada por la línea de media cintura que recorre todo el coche, así como los estribos de las puertas que son de nueva concepción. En la zaga encontramos unos pilotos que en opción pueden incorporar la tecnología OLED, lo que permite se pueda escoger a gusto del propietario el diseño de la iluminación al abrir o al cerrar el coche. Otra de las novedades que podemos ver en las versiones con el acabado Black Line es que los pilotos están unidos por una lama en color negro, así como un difusor de nuevo diseño que incorpora una aleta dispuesta de forma horizontal.

Las medidas se mantienen con respecto a su predecesor, así que, con una longitud de 4,68 metros, una anchura de 1,89 metros y una altura de 1,66 metros, es capaz de dar cabida hasta cinco ocupantes en su interior, que disfrutarán de un maletero de 550 litros pudiendo ampliarlos con facilidad hasta los 1.550, abatiendo los respaldos de los asientos traseros.

El nuevo Audi Q5 está disponible desde los 56.000€ en la versión de acceso que se corresponde con la 35TDI s tronic, mientras que nuestra versión la 45 TFSI quattro S tronic lo está desde los 60.850€ en la versión básica, ya que hay disponibles a parte de esta tres líneas de acabado; Advanced (64.450€), S line 66.950€) y Black Line Edition 70.050€, todas ellas con un amplio equipamiento de serie. En esta versión, la S line además encontramos las llantas de 20”, llave confort, Audi active line assist, Paquete de asistentes aparcamiento, Audi pre sense basic, Audi Hold Assist, pintura Plata Florete Metalizado y los Faros Matrix Led con luces e intermitentes dinámicos que engrosan la factura hasta unos muy generosos 83.000€.

En el habitáculo vemos lo que esperas encontrar en su SUV del segmento premium y lo que la marca ya nos tiene muy bien acostumbrados; calidad de materiales, ergonomía y tecnología. En este sentido, esta última hornada del Q5 ha dado un salto cualitativo, pero sobre todo cuantitativo en lo que a esta última se refiere. Así pues, tras el volante encontramos el Audi Virtual Cockpit, del que ya tantas veces os hemos hablado, así como una pantalla táctil que utiliza el sistema MIB 3 de 10,1 desde la que se controla todo el sistema de infoentretenimiento, así como diferentes parámetros de configuración del coche y que es compatible con Apple CarPlay. Estas dos pantallas, aglutinan todo lo necesario para el control del coche, quedando por separado tan solo los mandos del climatizador a media altura en la consola central.

Los asientos deportivos de pack S line son cómodos y recogen el cuerpo a la perfección. Las plazas delanteras dejan a conductor y pasajero un espacio muy generoso, mientras que en las traseras encontramos espacio para tres ocupantes con una plaza central penalizada por el túnel de la transmisión.

El corazón que anima a esta versión 45 TFSI, es un bloque de 4 cilindros y 2 litros turboalimentada que rinde una potencia de 245CV, así como un par motor de 370 Nm. Este propulsor está asociado a una caja de cambios S tronic y al sistema de tracción quattro de la marca, que permite además de ofrecer ese plus de garantía de seguridad en el asfalto, salirte de él para disfrutar de su alma campera.

Este motor es realmente progresivo, a la vez que entrega la potencia de forma suave y continua, además de ser bastante eficiente como su 8,4 litros de media lo confirman y a los que fácil es llegar si conduces a velocidad de crucero en autovías o autopistas. Gracias al sistema Mild-Hybrid, recibe la etiqueta ECO de la DGT.

En carreteras reviradas ofrece un comportamiento neutro, sin grandes contemplaciones, pero muy correcto, aun su peso, volumen y medidas. El Audi drive Select permite escoger entre 7 modos de conducción (offroad, Allroad, Efficiency, Comfort, auto, Dynamic  e individual), además de equipar la suspensión neumática adaptativa de tres cámaras que permite regular la altura sobre todo para cuando sales del asfalto de forma manual, o bien, a través de los diversos y específicos modos de conducción.

Hay quien piense que el Audi Q5 en su SUV más dentro de la gama que Audi ofrece a sus clientes, pero si piensas racionalmente, quizás esta sea de todos los Q de la marca la versión más equilibrada en todos los sentidos, sobre todo si pensamos en una familia de 4 personas a las que le guste viajar y disfrutar del coche para hacer kilómetros, y como no, para de vez en cuando aventurarse a salir de la rutina del asfalto para conducir por alguna que otra pista forestal, como hicimos nosotros, para comprobar sus cualidades offroad.

Escrito por, Miguel Angel Solá

Agradecimientos

  • Audi España

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here