Compartir

Como ya os hemos comentado en más de una ocasión, Audi está inmerso en su proceso hacia la electrificación teniendo como fecha clave 2026, momento en el que, según su CEO, se dejarán de fabricar motores de combustión para que, en 2033, solo se produzcan coches eléctricos. Esta firme decisión acelera un proceso complicado a la vez que arduo, pero con miras a un futuro próximo. Prueba de ello es la gran variedad de modelos que podemos ver ya en el configurador de la marca, bien sean versiones con micro hibridación, híbridos enchufables o eléctricos.

El Audi Q4 e-tron según nos han afirmado los responsables de comunicación de Audi, es una pieza clave dentro de este proceso, siguiendo los pasos de sus antecesores, el Audi e-tron, el primer vehículo 100% eléctrico que se lanzó, viendo una versión e-tron Sportback y el Audi e-tron GT del que hace muy poco os hablamos. Sin duda el Q4 e-tron situado en un segmento por así decirlo “más generalista” y no tan “elitista” alcanzará una buena cuota de mercado rápidamente, además, em breve se presentará también la variante Sportback de este modelo, lo que abrirá más el abanico de posibilidades de venta a nuevos clientes que buscan un SUV de estilo coupé y con una línea más deportiva.

Para la fabricación de este coche, se ha recurrido a la misma plataforma modular del grupo, la MEB, utilizada en modelos como el Volkswagen ID3, que hace poco también tuvimos ocasión de poner a prueba, el ID4 o el Škoda Enyaq iV.

Sus medidas lo dejan a medio camino entre un Q3 y un Q5. Así que, con una talla de 4,59 metros de largo, una altura de 1,61 y una anchura de 1,86 es casi tan espacioso en el habitáculo como un Q7, si, habéis leído bien. Su hermano mayor tiene un largo interior de 1,81 metros mientras que el Q4 dispone de unos generosos 1,83 metros, lo que evidentemente se traduce en una mejor habitabilidad que dicho sea de paso favorece en gran medida a los pasajeros de la fila trasera pero también al maletero, ya que este coche presume de un espacio de carga de 520 litros en condiciones normales, fácilmente ampliables hasta los 1.490.

Por ahora existen tres versiones disponibles del Q4 e-tron, con diferentes configuraciones, potencias y baterías.

ModeloPotenciaBateríaAutonomía
Q4 35 e-tron125 kW /170CV52 kWh340 kms
Q4 40 e-tron150 kW / 204CV77 kWh519 kms
Q4 50 e-tron220 kW / 299CV77 kWh487 kms

Curiosamente la versión 50 e-tron dispone de más potencia, pero de menos autonomía que la versión 40 e-tron, esto es debido a utiliza dos motores en vez de uno en el eje trasero.

Para cargar las baterías del Q4 e-tron se puede recurrir a cargadores de corriente alterna a potencias hasta 11 kW, lo que podríamos encontrar en nuestra casa con un Wallbox, por ejemplo y en corriente continua hasta los 125 kW. La versión de 35 kW está limitada a 7,2 kW y 100 kW. Según la marca, es posible hacer una carga en 10 minutos que nos daría suficiente energía como para recorrer hasta 130 kms (WLTP).

En cuanto a acabados hay 4 líneas diferentes con un equipamiento específico cada una de ellas.

Q4 35 e-tronQ4 40 e-tronQ4 50 e-tron
 Básico44.460€48.910€NO DISP.
Advanced49.110€53.560€58.160€
S line51.560€56.010€60.360€
Black Line53.260€57.710€62.060€

Estos precios sitúan al Q4 dentro del segmento A-SUV como una opción muy interesante, teniendo en cuenta el precio de la versión de acceso con una autonomía de hasta 340 Kms, y el descuento por el Plan Moves de hasta 7.000€, lo que situaría a la versión 35 e-tron a un precio de salida de 37.760€, más lo que el concesionario pudiera aportar.

A nivel de equipamiento las versión básica cuenta con llantas de 19”, asientos calefactables, Audi Sound System, Faros Full Led, sensor aparcamiento trasero, Audi Virtual Cockpit o la pantalla de 10,25” entre otros. En la versión Black Line, encontramos este equipamiento ampliado con llantas de 20”, paquete estilo negro, cristales traseros oscurecidos, Audi Drive Select o la suspensión deportiva.

Para el lanzamiento, encontraremos Inicialmente tres versiones, dos de ellas con tracción trasera al contar con un solo motor eléctrico y otra variante quattro que dispone dos motores. A esto debemos sumar dos baterías de diferente capacidad que otorgan más autonomía. El motor trasero es un síncrono de imanes permanentes refrigerado por agua y está situado en paralelo por delante del eje de las ruedas. En la versión más potente, en el eje delantero encontramos un motor asíncrono que va instalado de forma coaxial y está refrigerado por aceite.

Diseño poderoso y deportivo

Su diseño no pasa desapercibido, ya que, en aras de no perder la identidad de coche poderoso, la marca ha llevado a cabo un bonito ejercicio a la hora de dotar al Q4 e-tron con detalles que marcarán la diferencia dentro de su competencia. Es por ello, que la imagen que luce este nuevo SUV es deportiva, gracias a elementos como la parrilla Singleframe invertida, los marcados pasos de rueda, o la línea de media cintura. En la vista lateral destaca sobre todo el echo de que contemos con 4 pilares, ya que entre el C y el D han situado una pequeña ventanilla de posición vertical. Todo ello para conseguir un coeficiente aerodinámico de 0,28.

La firma lumínica delantera está comprendida por unos faros afilados que le otorgan al frontal una mirada desafiante, quizás también por el echo de que están situados en una posición más alta de lo habitual. Si escogemos opcionalmente la configuración de los faros Matrix LED, podemos seleccionar entre cuatro estilos diferentes de firma lumínica.

En la zaga encontramos unos pilotos unidos por una línea horizontal, que ensalzan más si cabe la anchura del coche. El deflector del techo le da ese toque deportivo a esta parte del coche, en la que careciendo de difusor y de salidas de escape, vemos una gran superficie en color negro brillante bajo el paragolpes trasero.

Habitáculo minimalista y tecnológico

Dentro del habitáculo cabe destacar como no la sensación premium a la que Audi nos tiene acostumbrados en cada uno de los modelos, aunque echamos en falta que se diferencie un poco más de los modelos de combustión. Lo primero que salta a la vista cuando abres la puerta es el volante, achatado por la parte superior e inferior dónde encontramos unos mandos multifunción que son hápticos. El Audi Virtual Cockpit representado en la pantalla de 10,25” ofrece muchísima información y es totalmente personalizable.

En la parte alta de la consola encontramos una segunda pantalla táctil de 10,1” desde la que se controla todo el sistema de infoentretenimiento. En breve de forma opcional Audi ofrecerá una más grande de 11,6” y mayor resolución. Bajo esta encontramos los mandos del climatizador, así como una consola flotante en la que el selector del cambio toma gran protagonismo.

Todo el salpicadero está ligeramente orientado hacia el conductor, para facilitar la lectura de toda la información mientras se conduce. El Head-Up-Display puede contar con funciones de realizad aumentada lo que facilita por ejemplo la información de la navegación.

El espacio habitable es sin duda alguna una de las grandes bazas de este SUV. Las plazas delanteras son super cómodas algo que se traspasa también a las de los pasajeros, que al no contar con túnel central no penalizan la posición de las piernas del pasajero de en medio. Para que hagáis una idea este Q4 es más espacioso que su hermano mayor el Q5.

Un SUV dinámico y enérgico

En nuestra toma de contacto tuvimos la gran suerte de ponernos al volante de la versión e-tron 50 que cuenta con una potencia de 220 kWh siendo esta la más enérgica de todas, además de disponer gracias a sus dos motores, situados uno en cada eje de sistema detracción quattro. Condujimos por diferentes escenarios, entre ellos autovía y autopista, donde el Q4 hace gala de ser un coche tremendamente silencioso, gracias al trabajo de insonorización llevado a cabo por la marca, Ni siquiera el rodar de los neumáticos en medidas de 20” se filtra apenas en el habitáculo.

Aquí circulando a 120 km/h puedes conseguir consumos razonables entre los 18 y los 20 kWh, algo que por ejemplo con el e-tron Sportback es difícil de conseguir. En carreteras reviradas esta cifra puede aumentar, pero gracias los diferentes sistemas de recuperación es posible hacer un puerto de montaña empezando con una autonomía y acabar con casi la misma por la frenada regenerativa, así como por los diferentes niveles de regeneración que se pueden aplicar a través de las levas del volante.

Su peso no es un impedimento para ir rápido, su esquema de suspensión McPherson para el tren delantero y multibrazo para el trasero hacen que la carrocería apenas tenga oscilamientos innecesarios a la hora de trazar las curvas, a la vez que apalían muy bien la 2 toneladas de lastre. El hecho de que las baterías estén situadas en el fondo plano del coche beneficia gratamente su dinámica de conducción.

De forma opcional además se puede montar unos amortiguadores más deportivos o bien los adaptativos con dureza variable que funcionan al unísono con el Audi Drive Select que permite escoger entre 5 (Comfort, auto, Efficiency, individual y Dynamic).

Ambos motores empujan con mucha fuerza gracias al par motor de 460 Nm permitiendo que el Q4 se mueva con mucha soltura tanto a la hora por ejemplo de hacer un adelantamiento como para hacer transiciones entre curvas o subir por ejemplo como hicimos nosotros dos puertos de montaña.

Conclusiones

Teníamos muy reciente la prueba que llevamos acabo con el e-tron en la versión Sportback, por lo que el Q4 nos ha parecido un coche sensacional. Primero por su diseño, nos encanta, y más esta versión que la Sportback, seguramente en contra de muchas opiniones. Segundo por su empaque, precio de salida y posición de mercado, y tercero por su dinámica de conducción y habitabilidad.

Ahora cabe esperar a tener unos días una unidad del Q4 e-tron para poder llevar a cabo una prueba más exhaustiva en la que seguramente os contaremos más cosas sobre todo de la autonomía real en una semana de uso diario.

Escrito por, Miguel Angel Solá

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here