Compartir

La nueva Clase S de Mercedes, renovada por completo, ya dispone de tres variantes, su clásica berlina, un llamativo coupé y como no, una exclusiva versión Cabrio.

Como no podía ser de otra manera, a esta variante cabrio, AMG le ha puesto su sello de identidad propio, para crear el Mercedes AMG S63 Cabrio, uno de los descapotables más bonitos que la marca tiene a la venta.

No solo vemos un coche lujoso, sino que además, la deportividad rebosa lo mires por donde lo mires. Bajo el capó delantero encontramos un motor V8 biturbo de 5.5 litros que desarrolla 585 caballos y 900 Nm de par con tracción a las 4 ruedas para garantizar un máximo de tracción en las fulgurantes aceleraciones que se pueden conseguir.

Sus prestaciones lo dicen todo, ya que es capaz de acelera de 0 a 100 km/h en tan solo 3,9 segundos y de lanzarse hasta los 300 km/h si lo equipamos con el AMG Driver’s Package. Todo ello unido a un discreto consumo de 10,4 litros a los 100 km.