Compartir

Porsche Motorsport celebra el 25º aniversario de Manthey-Racing GmbH con un extraordinario modelo de edición limitada. El 911 GT2 RS Clubsport 25, con una producción de tan solo 30 unidades, ha sido diseñado y desarrollado por Porsche y Manthey para utilizar únicamente en circuitos. Al igual que el Porsche 935 que se presentó en 2018, este vehículo también se basa en el 911 GT2 RS Clubsport propulsado por un motor biturbo de seis cilindros, 3.8 litros y 700 caballos (515 kW). La potencia se transmite a las ruedas traseras a través de una caja de cambios Porsche de doble embrague (PDK) y siete velocidades. El diseño exclusivo del 911 GT2 RS Clubsport 25 incorpora muchos componentes de vehículos de competición Porsche actuales y futuros.

“Porsche Motorsport y Manthey han ganado muchas carreras y campeonatos desde que se fundó el equipo hace 25 años, por ejemplo, las 24 Horas de Nürburging en siete ocasiones. Desde 2013, las dos empresas están estrechamente ligadas. Con la edición especial del 911 GT2 RS Clubsport 25, esta exitosa asociación ha pasado al siguiente nivel”, explica Matthias Scholz, Director de Vehículos GT de Competición en Porsche. “El 911 GT2 RS Clubsport 25 se beneficia de la experiencia que Manthey y Porsche Motorsport han adquirido en las carreras. Es el coche de circuitos perfecto para pilotos privados con aspiraciones, y un ejemplo impresionante de ingeniería”.

La inspiración para el 911 GT2 RS Clubsport 25 viene del 911 GT3 R de Manthey que los aficionados de Nürburgring apodaron cariñosamente “Grello” por su peculiar color verde y amarillo. Además, los numerosos componentes mejorados reflejan la experiencia que Manthey ha adquirido en el mundo de la competición durante el último cuarto de siglo. Grant Larson, del departamento de Diseño de Porsche, dio el toque final desde el punto de vista estético. Larson ha diseñado legendarios modelos de carreras como el 911 RSR, el 911 GT3 R, el moderno 935 y otros muchos.

“El diseño del 911 GT2 RS Clubsport 25 expresa la larga colaboración entre Porsche Motorsport y Manthey”, enfatiza Larson. “Combina los respectivos puntos fuertes de cada uno en coches de competición. Manthey contribuyó con el concepto básico y las ideas técnicas, mientras Porsche se ocupó del diseño final. Usamos el esquema de color característico del “Grello” de Manthey para resaltar específicamente ciertas áreas funcionales del vehículo”.

Como el moderno Porsche 935, el 911 GT2 RS Clubsport de la generación 991 constituye la base del nuevo modelo de edición limitada. El radiador en posición central es una de sus características definitorias. Se parece al del 911 GT3 R y tiene varias ventajas: su flujo de aire constante y óptimo mantiene estable la temperatura del motor, mientras que su reposicionamiento asegura una mejor protección frente a los daños por colisión. El faldón delantero, completamente rediseñado, cuenta con una entrada central para garantizar un flujo de aire perfecto. Al igual que el “Grello”, su doble ala en los extremos aumenta la carga aerodinámica en el eje delantero. Además, el vehículo cuenta con unos bajos carenados. El capó delantero de fibra de carbono también se ha rediseñado por completo. De la misma forma que en el 911 GT3 R, sus dos grandes tomas de ventilación, separadas por un divisor central, canalizan el aire caliente hacia el techo y de ahí al alerón trasero. Un conducto tipo NACA en el centro del techo y con el logotipo de Porsche proporciona aire fresco al habitáculo.

Gracias al nuevo esquema de refrigeración, se pudo prescindir de los radiadores en los pasos de rueda. Esto mejora el flujo de aire directo a los frenos delanteros, que mantienen temperaturas estables durante más tiempo. Al igual que en el moderno 935, los pasos de rueda ensanchados incorporan rejillas de ventilación verticales para el aire de escape caliente. Una franja divisoria horizontal en esa zona de ventilación brilla en los colores típicos del 911 GT3 R “Grello” de Manthey, una característica sutil de estilo que se repite en las aletas de la parte trasera. Estas cuentan con una gran entrada de aire dividida en dos partes y están conectadas por un estribo a las aletas delanteras.

La suspensión del 911 GT2 RS Clubsport 25 tiene componentes esenciales del actual 935 y las llantas de 18 pulgadas con tuerca central son iguales a las de este. El resultado de ese conjunto es una vía significativamente más ancha en comparación con el 911 GT2 RS Clubsport. Los sistemas de control electrónico y la dirección también provienen del 935.

La parte trasera del 911 GT2 RS Clubsport 25 ha recibido importantes modificaciones. Los laterales del alerón posterior son nuevos y el soporte en forma de cuello de cisne asegura un flujo de aire ininterrumpido. Las nuevas aberturas de ventilación en el capó trasero, por debajo de la ventanilla posterior, aceleran la circulación de aire en el compartimento motor. Manthey optimizó la forma del difusor, que sirve de marco para el sistema de escape de nuevo diseño. Visualmente, los tubos de escape representan un punto culminante. Las luces traseras de lluvia, que también se utilizan en el nuevo 911 GT3 Cup de la generación 992, cumplen con los requisitos reglamentarios vigentes.

Una de las características del 911 GT2 RS Clubsport 25 son los faros de competición con un diseño de cuatro tiras. Si bien tienen su origen en el 911 RSR ganador de Le Mans, se sometieron a un desarrollo específico para este modelo y son muy eficientes a la hora de iluminar la pista. Para ahorrar espacio, los intermitentes están integrados. El interior, incluida la jaula de seguridad soldada, se ha adoptado del 911 GT2 RS Clubsport y cumple con los estándares de la FIA. Una placa indica el número concreto de cada unidad de la edición limitada.

“Con la serie especial del 911 GT2 RS Clubsport 25, que diseñamos y desarrollamos junto con Porsche Motorsport, hemos alcanzado otro hito en los 25 años de historia de Manthey. Es un ejemplo perfecto de nuestro principio rector “Más cerca de la perfección”, afirma Nicolas Raeder, Director General de Manthey-Racing GmbH. “Con cada modificación, la función tecnológica siempre tiene prioridad. Por eso, el 911 GT2 RS Clubsport 25 ofrece su propio carácter, que también refleja los valores de nuestra marca: sencillo y meticuloso, flexible e intransigente”.

El precio de cada una de las 30 unidades de edición limitada del 911 GT2 RS Clubsport 25 es de 525.000 euros, más los impuestos específicos del país. Solo se puede solicitar a través de la siguiente dirección de correo electrónico: 911GT2RSClubsport25@porsche.de. Está previsto que las entregas empiecen en enero de 2022.

25 años de Manthey: de equipo de competición a empresa polivalente

Manthey-Racing GmbH fue fundada en 1996 por el piloto Olaf Manthey y siempre ha mantenido unos lazos muy estrechos con Porsche. La empresa, con sede central en Meuspath, cerca del circuito de Nürburgring-Nordschleife, se encarga de la asistencia de los Porsche 911 RSR oficiales que participan en el Campeonato del Mundo de Resistencia FIA (WEC). Manthey también inscribe sus coches en el certamen Nürburgring Endurance Series (NLS) y en la carrera de 24 horas que se disputa en el histórico circuito de la región alemana de Eifel con el 911 GT3 R. Al volante de uno de estos vehículos, Kévin Estre (Francia), Michael Christensen (Dinamarca) y Matteo Cairoli (Italia) lograron la séptima victoria absoluta para esta renombrada escudería en las 24 Horas de Nürburgring, durante el primer fin de semana del pasado mes de junio. Además de sus éxitos en la competición automovilística, la empresa tiene un gran prestigio como especialista en modelos GT de carretera. Otra de sus actividades es la búsqueda de soluciones y el desarrollo de ingeniería de competición para clientes, así como la organización de experiencias de conducción y eventos. En 2013, Porsche AG adquirió un 51 por ciento de las acciones de la compañía. Manthey-Racing GmbH da empleo a unas 200 personas y está gestionada por Nicolas y Martin Raeder, sus copropietarios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here