Compartir

El SEAT Tarraco llegó a nuestro mercado a finales de 2018, algo más tarde que sus primos cercanos, el Volkswagen Tiguan All Space o el Skoda Kodiak, aunque el coche que hoy ocupa nuestra prueba fue el primero en ofrecer una versión híbrida enchufable, que además luce el acabado deportivo FR de la marca, dotado de un sistema híbrido del que ahora os hablaremos con una potencia total de 245cv. Llegó para copar un segmento de los SUV premium, pero por desgracias para la marca, el resultado global de ventas en todos estos años no ha sido el esperado.

Nuestra unidad de pruebas, que se corresponde con la variante SEAT Tarraco e-Hybrid FR está disponible en el configurador de la marca desde los 51.360€ con excelso equipamiento entre el que cabe destacar reconocimiento señales de tráfico, detector ángulo muerto, Navy Sistem 9,2”, asistente luces de carretera, faros full LED, Digital Cockpit, control de velocidad adaptativo, o las llantas de 10”. Si le sumamos elementos opcionales como el color exterior Gris Dolphin, llantas de 20” o el techo panorámico, incrementamos la factura hasta los 54.000€.

Las medidas del Tarraco son sin duda la mejor baza de este SUV de gran tamaño, ya que son sus 4,7 metros de largo, 1,8 de ancho, una altura de 1,6 metros y una batalla de 2,7 metros, puede alojar sin problemas a 5 ocupantes, que disfrutarán de un maletero con una capacidad de 610 litros en el caso de estar configurado como 5 plazas, ya que pierde la posibilidad de añadir una tercera fila de asientos para poder dar cabida  hasta siete ocupante por alojar en el maletero el depósito de combustible que ha sido desplazado por la batería que está situada en el interior de la batalla.

Su diseño con el acabado FR ofrece una estampa algo más deportiva que un Tarraco convencional, y pocos detalles son los que delatan que estamos frente a una versión híbrida enchufable, salvo por la inscripción en el portón trasero y toma de carga que está situada en la aleta delantera izquierda.

La vista lateral del Tarraco es la que da y evidencia más si cabe su longitud y magnitud, en la que vemos unos pasos de rueda sobredimensionados, para dar cabidas a las preciosas llantas de aleación SUPREME de 20” (opcionales) calzadas con unos neumáticos en medida 235/45/20, mientras que en la zaga vemos unos pilotos LED de luces dinámicas, que se unen mediante una tira reflectante, que dibuja por la noche una perfecta forma lumínica realzando la anchura de esta parte del coche. En la parte más baja del paragolpes, encontramos en los laterales dos salidas de escape completamente simuladas.

COMBINACIÓN MECÁNICA PERFECTA

El sistema de propulsión híbrido del Tarraco e-Hybrid, combina un motor térmico 1.4 TSI de gasolina turbo alimentado de 150CV con un motor eléctrico de 116CV y que en conjunto ofrecen una potencia de 245 CV y 400 Nm de par motor, asociado a una caja de cambios DSG de doble embrague de seis velocidades y con tracción al eje delantero. Es una lástima que la marca no ofrezca la opción para el Tarraco de un sistema de tracción integral, porque este coche dadas sus cotas y medidas es una buena opción para el uso offroad.

La batería tiene de 13 kWh de capacidad bruta (10,8 kWh netos), con la que homologa una autonomía eléctrica de hasta 55 km, gracias a ello obtenemos la etiqueta Cero de la DGT, así como todos los beneficios asociados. En una toma de carga de 3,7 kW se carga por completo en 3,7 horas, mientras que en un enchufe convencional tardaría unas 5,8 horas.

Anuncia excelentes prestaciones, acelerando de 0 a 100 km/h 7,5 segundos y tiene una velocidad punta de 205 km/h. Por su parte en lo que a consumos se refiere, y con el sistema hibrido, la marca ha homologado unos 1,7 litros a los 100 kilómetros de forma combinada, cifra a la que evidentemente no te acercarás nunca. Nosotros durante nuestra prueba conseguimos unos 5,6 litros en el mejor de los casos conduciendo con el sistema híbrido, ya que cuando te quedas sin batería, entonces estas cifras aumentan considerablemente por el lastre que se tiene que mover.

INTERIOR PREMIUM, RESOLUTIVO, TECNOLÓGICO Y CON ESPACIO

Cuando accedes al interior del Tarraco, enseguida se aprecia que hay un ambiente premium, y que este coche es el buque insignia de la marca por esa razón. SEAT ha cuidado mucho ha cuidado mucho el habitáculo para ofrecer lo que esperas en un coche como este y con un precio razonable. Los asientos deportivos que forman parte del paquete FR están tapizados en piel y ofrecen un alto grado de confort, además de recoger el cuerpo muy bien, incluso en los apoyos laterales a la hora de conducir por zonas reviradas. La posición de conducción está muy bien cuidada, pues te ofrece una vista panorámica de toda la delantera del coche, en la que el pilar A apenas molesta, sobre todo en los giros más cerrados y que favorece cuando conduces fuera del asfalta porque ves siempre el morro del coche.

Tras el volante de tres radios multifunción encontramos de serie el Digital Cockpit de 10,25 pulgadas, que es totalmente personalizable por el conductor ofreciendo diferentes vistas, en la que destaca sin duda la que ofrece la cartografía del sistema de navegación.

En la consola central encontramos una pantalla de nuevo diseño de 9,2” táctil, y que ofrece mediante los sistemas Apple Car Play y Android Auto una perfecta conexión con los smartphones de última generación sin necesidad de utilizar cable, lo que permite la navegación a través de Google Maps o poder escuchar música a través de la aplicación Spotify.

Desde esta pantalla también se controla todo el sistema de infoentretenimiento del coche, y también es posible ver en ella los característicos datos de conducción deportiva entre otras vistas. El sistema de climatización está situado bajo esta pantalla, por suerte, y decimos esto porque encontramos que es mejor y más fácil su uso. Junto al selector del cambio encontramos dos botones específicos para la conducción eléctrica; uno denominado e-MODE con el que se selecciona si queremos conducir en modo 100% eléctrico o bien de forma automática con el sistema híbrido, y por otro lado encontramos el botón s-Boost que nos permite tener el 100% de la potencia disponible del Tarraco (245cv) en un determinado momento.

En la parte trasera la segunda fila de asientos puede dar cabida a 3 ocupantes, o lo que es lo mismo, dos sillitas de bebé, además permite su desplazamiento de forma longitudinal, algo que por ejemplo el SEAT Ateca no permite, siendo esto muy útil para ganar espacio de carga en el maletero que en el caso del Tarraco 5 plazas ofrece unos generosos 610 litros, 60 menos que las versiones de combustión sin el sistema híbrido.

EXPERIENCIA DE CONDUCCIÓN

Cuando pones el coche en marcha, si la batería dispone de carga, siempre primará el arranque de este en modo 100% eléctrico, pudiendo escoger si queremos seguir así, utilizar el modo híbrido o solamente el motor de combustión, algo que se puede hacer de forma manual o automática. Además, disponemos en nuestra unidad de pruebas del SEAT Drive Profile que nos permite escoger entre tres modos de conducción (Eco, Normal y Sport) adaptando el chasis a través del DCC para que este ofrezca un tarado más firme o blando, en función de la conducción que vayas a llevar a cabo y por dónde estes conduciendo.

Con esto, se garantiza que, en autovías y autopistas para viajar, el Tarraco es sin duda alguna un gran compañero de viaje que ofrece un alto grado de confort a nivel tanto dinámico como acústico para todos los ocupantes. Ahora bien, si decides adentrarte en un puerto de montaña, su comportamiento no te decepcionará, salvo cuando te pases y la gravedad sea quien te recuerde que llevas un SUV entre manos con una talla de casi 5 metros. Aún así, nos ha sorprendido gratamente a la hora de abordar una carretera de curvas, pues gira plano, rápido y es bastante juguetón.

Está claro que el DCC es un elemento importante a la hora de configurar el coche, porque es la clave para mitigar los balanceos de la carrocería, ya que debemos tener en cuenta que el sistema Hybrid no beneficia nada en este sentido, dejándonos un peso total del conjunto de 1.868 kg, o lo que es lo mismo, 212 kg más que la versión 1.5 TSI y mismo acabado FR.

CONCLUSIÓN

El Tarraco e-Hybrid nos ha gustado por razones obvias. Es una muy buena opción relación calidad/precio, si lo usas bien como híbrido enchufable, y teniendo en cuenta una autonomía de hasta 55 kilómetros, puede beneficiarte a la hora de extraer consumos ajustados, o lo que es lo mismo, si lo puedes cargar en tu casa, que el coste cada 100 kilómetros no llegue si quiera a los 1,5€, pero sobre todo nos ha encantado por su empaque premium y señorial.

Escrito por, Miguel Angel Solá

Agradecimientos

  • SEAT España
  • Fotografías: Daniel Cudié

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here