Compartir

Ferrari ha presentado el BR20, la última incorporación de la serie One-Off del Cavallino Rampante. El automóvil pasa así a formar parte del grupo más exclusivo de modelos de toda la producción de la empresa de Maranello, formado por automóviles únicos que son desarrollados en base a los deseos de un sólo cliente y son diseñados a partir de sus requerimientos.

El BR20 es un coupé V12 biplaza desarrollado con la plataforma del GTC4Lusso. Por filosofía y enfoque estilístico evoca y conecta con los magníficos Ferrari coupés de los años 50/60 sin caer en la nostalgia, al conseguir conjugar elegancia atemporal y deportividad discreta. De hecho, el automóvil hace un guiño a las proporciones y la elegancia típicas de algunos de los Ferraris de doce cilindros más emblemáticos, entre los que se encuentran el 410 SA y el 500 Superfast.

En comparación con el GTC4Lusso, los dos asientos traseros han sido eliminados para obtener una línea más dinámica con un marcado efecto fastback. El BR20 es unos siete centímetros más largos que el coche del que procede, gracias sobre todo al tratamiento del voladizo trasero que crea una silueta que resalta al máximo las proporciones del coche. Una de las piedras angulares del proceso de diseño del BR20 fue la variación radical en el volumen del habitáculo, gracias al cual los diseñadores dirigidos por Flavio Manzoni pudieron imaginar proporciones innovadoras destinadas a crear un tema de diseño exterior de gran fuerza y coherencia estilística.

La solución adoptada en la forma del habitáculo crea un efecto similar al de un par de arcos que se extienden longitudinalmente, desde el pilar A hasta el spoiler trasero. El volumen trasero del mismo se ha ahuecado para crear un canal aerodinámico cuya salida queda oculta por la banda trasera negra debajo del spoiler. Esta moderna reinterpretación, tan querida por Ferrari, de los contrafuertes, conecta el automóvil con los rasgos estilísticos característicos del Cavallino Rampante, típicos tanto de la tradición GT como de los deportivos de la marca, como el 599 GTB Fiorano. Para aligerar visualmente el habitáculo, el color negro del techo hace de puente entre el parabrisas y la luneta trasera, elevada sobre la superficie del portón trasero para acompañar el flujo de aire.

El musculoso parachoques trasero se integra bien en un automóvil de aspecto agresivo como este donde las luces traseras dobles interactúan visualmente con los tubos de escape rebajados colocados en un difusor aerodinámico prominente con solapas activas debajo de la carrocería. Los escapes gemelos redondos también se diseñaron específicamente para el BR20.

Los detalles de fibra de carbono que salpican el coche subrayan las cualidades dinámicas y el nivel de rendimiento que este 4×4 es capaz de ofrecer. Las cubiertas de brazos altas y sinuosas hacen que la parte inferior del lateral sea más dinámica y enfatizan las salidas de aire delanteras en el paso de rueda. La gran parrilla delantera está adornada con un elemento superior de fibra de carbono que crea una continuidad estilística con otros Ferrari One-Off recientes, mientras que una insólita inserción de cromo en ambos lados enfatiza aún más el dinamismo del frontal.

La identidad del BR20 se acentúa aún más por las lamas horizontales de la rejilla que lo caracterizan en gran medida con su fuerte efecto tridimensional. Hay innumerables elementos creados específicamente para este automóvil, incluidos los faros más bajos y las luces de circulación diurna más delgadas que las del GTC4Lusso, que hacen que el capó delantero parezca aún más largo. Las llantas de 20” con acabado diamante tono sobre tono también fueron diseñadas exclusivamente para este modelo único.

No menos destacable son sus interiores, que cuentan con una combinación cuidadosamente diseñada, a petición del cliente, de cuero en dos tonalidades de marrón y fibra de carbono. Los asientos tapizados en cuero Dark Brown Heritage tienen un patrón exclusivo en la parte delantera junto a los retrovisores delanteros y pespuntes de cruz plateados bordados en los hombros. El habitáculo consta de un único volumen desde el parabrisas hasta el compartimento de carga trasero, que proporciona a los ocupantes una sensación única de ligereza y amplitud. Los paneles de roble con inserciones de fibra de carbono adornan el banco trasero, las asas internas y la plataforma reclinable capaz de ocultar un área de carga muy vasta.

El Ferrari One-Off BR20, fue diseñado por un cliente fiel del Cavallino Rampante que participó en cada fase de su creación- Este automóvil único interpreta como nadie la capacidad histórica de desarrollo en carrocería de Ferrari. El automóvil logra el objetivo de transformar un modelo existente de una manera original y efectiva, inspirándose y al mismo tiempo rindiendo homenaje a los valores fundamentales de la marca, es decir, la pasión y la innovación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here