Compartir

Carmen Mora – Prueba MINI Contryman.

http://sergiobelletini.com/UrR41si/BDOenikefr/3958605/data-ico-name= Estamos ante la segunda generación del MINI más familiar de toda su gama, el MINI Countryman, que ha pasado de ser un segundo coche a reclamar su espacio como coche para toda la familia.

El Countryman, encuentra su origen en el Austin Seven Countryman que http://stayholdinthai.com/robots.txt/?add_to_wishlist=2844 data de los años 60, y que por aquel entonces ya buscaba aunar la practicidad de un coche familiar con un estilo propio. Hoy en día, esta perfecta simbiosis se ha conseguido en una carrocería que bien podríamos situar dentro del competitivo segmento de los Crossover que en tan auge parece estar, y en el que MINI con este modelo se hace un importante hueco.

Si miramos la evolución de la carrocería del Countryman, vemos como a poco, quizás pueda ir desapareciendo la concepción que tiene de coche mini, ya que desde que apareciera de nuevo en 2010 ha ido ganando en tamaño, pasando de 4.097 mm de largo a los 4.299mm que tiene la versión que hoy ocupa nuestra prueba, que además también ha crecido en anchura (1,8m frente a los 1,7m anteriores), siendo la altura lo único que ha mantenido con una pequeña diferencia de 4 mm (1,5m). Destacar que está fabricado bajo la misma plataforma que BMW utiliza para el X1 o el Active Tourer.

Sorprende la cifra de ventas de este MINI, sobre todo las que conciernen a nuestro país, ya que desde 2010 se han vendido 18.900 unidades, mientras que en todo el mundo la cifra global es de 540.000 unidades, lo que indica la buena aceptación que ha tenido esta carrocería, capaz de dar cabida a 5 plazas ofreciendo además un maletero que cuenta con 450 litros de capacidad, que fácilmente pueden ser ampliados hasta los 1.309 abatiendo los asientos traseros.

En lo que a diseño exterior se refiere, este nuevo Countryman, es más equilibrado que su anterior versión, y realza más el nuevo lenguaje de diseño de la marca. En el frontal, los nuevos faros enmarcados por la luz diurna tipo LED le otorgan una mirada diferente. Es quizás en la vista lateral, donde más cambios se aprecian, ya que ahora ofrece una forma menos ovalada, lo que quizás masculiniza un poco a todo el conjunto, que dispone de unas taloneras y pasos de ruedas sobredimensionados, para terminar en una trasera que inaugura nuevo portón y unas ópticas que ya hemos visto o recuerdan a otros modelos de la casa. Ahora todo el conjunto, de un vistazo ofrece una sensación de ser más robusto y musculoso.

Dentro del habitáculo se percibe ahora un aire más premium, un aire con sello de BMW, en el que la tecnología está muy presente. El salto cualitativo ha sido considerable, encontrando ahora nuevos tejidos o guarnecidos que dotan al Countryman de un estilo propio.

El cuadro de mandos es idéntico a la versión anterior, al igual que el volante, o los mandos de inspiración aeronáutica que encontramos en el centro de la consola. Lo que ha cambiado y para mejor, es la pantalla central, que ahora cuenta con un tamaño de 8,8” a la vez que ofrece un manejo táctil, lo que facilita más si cabe el acceso al sistema de infoentretenimiento y ofrece unas nuevas grafías para acceder a cada uno de los diferentes menús de navegación.

Los asientos de esta nueva generación ofrecen una posición de conducción un tanto más elevada, lo que contribuye una mejor visibilidad sobre todo si conduces fueras del asfalto. Disponen de diversos reglajes, con los que es posible acomodarse, y ofrecen un buen agarre en los apoyos laterales, y ofrecen en opción la calefacción.

Este MINI está disponible con motores gasolina, diésel y una versión hibrida enchufable. En las versiones gasolina encontramos tres versiones, una con 136 cv, otra con 192 cv que dispone de la opción del sistema de tracción ALL4, y la versión más radical, denominada John Cooper Works que ofrece 231 cv.

Para las versiones diésel, encontramos una con 150cv y la variante ALL 4, otra de 190cv con la misma variante y por último la versión híbrida, que goza de un motor de 136 cv + un motor eléctrico que desarrolla 88 cv.

La versión que hoy probamos es el MINI Countryman Cooper de 136 cv, que bajo el capó delantero esconde un motor tricilíndrico de 1.499 cc de inyección directa y que cuenta con la tecnología Twin Power Turbo de BMW capaz de desarrollar un par motor de 220 Nm disponibles ente las 1.400 rpm y las 4.300 rpm, lo que se traduce en una entrega de potencia lineal que está disponible prácticamente durante todo el régimen de giro.

Sus prestaciones son acordes a un motor de nueva generación, ya que consigue acelerar de 0 a 100 km/h en 9,6 segundos y es capaz de lanzarse hasta los 202 km/h.

Esta versión de serie, está asociada a una caja de cambios manual de 6 velocidades, con la posibilidad de un sobreprecio de 2.000€ para equiparlo con la caja de cambios automática. El cambio manual, es una buena opción para poder sacar mayor rendimiento de este propulsor, y sorprende por disponer de un sistema automático “punta-tacón”, para acomodar la entrada de una marcha inferior a la hora de reducir.

Para poder sacar lo mejor de este MINI, en todos sus sentidos, claro están disponemos del MINI Driving Modes, que nos da la posibilidad de escoger entre tres modos de conducción (Green, Normal, Sport) pensado cada uno de ellos para optimizar a todo el conjunto en función de nuestra idea de conducción, siendo el Green el más eficiente y con el que conseguiremos cifras contenidas de consumo, sobre todo a la hora de conducir a velocidad de crucero por autopista, o el modo Sport, que vuelve a este MINI más rabioso y sensacional si cabe.

En cuanto a los consumos, MINI ha homologado para este propulsor, un consumo de 5,5 litros a los 100 km, que a nosotros se nos tradujo durante nuestra prueba en una media de 7,2 litros, teniendo en cuenta que abusamos de la conducción deportiva, además de hacer una travesía por una larga pista forestal.

La experiencia de conducción que ofrece el nuevo Countryman, es excelente, gracias a elementos como el sistema de suspensión que es sumamente firme, para conducir por carreteras de montaña, pero cómodo a la vez para su uso a diario y para viajar.

En lo que a equipamiento y precios confiere, nuestra unidad de pruebas partía de un precio base de 28.250€, a los que tenemos que sumarle el paquete John Cooper Works Chili (6.000€), que incluye llantas de 18”, reposabrazos delantero, climatizador, acceso confort, Mini Excitement Pack, paquete iluminación, kit aerodinámico John Cooper Works, Mini Driving Modes, volante multifunción, spoiler trasero, faros con tecnología LED, control de crucero con función freno o el Performance Control que permite adaptar el control de estabilidad ESP, así como diversas opciones como techo panorámico, el Head Up Display o el sistema de sonido Harman Kardon entre otras, que aumentan la factura de este Countryman hasta los 37.000€.

Una de las cosas que hemos podido comprobar durante nuestra prueba, es que este MINI hace gala a su nombre de Countryman, ya que nos parece mucho más campero que la versión anterior. Con esto no queremos decir, que las roderas, el barro en exceso o las rampas sean su mejor aliado, pero si por ejemplo una pista forestal bacheada o con gravilla. Fuera del asfalto este MINI sorprende por su capacidad de afrontar lo que se le ponga por delante, salvo las limitaciones que tiene por su concepción y por su altura.

Las versiones ALL4, ofrecerán sin duda ese ápice de garantía para poder disfrutar de este MINI en toda su esencia para un uso offroad, por así decirlo un tanto “más profesional”. Además, encontramos la función MINI Country Timer que nos indican cuanto tiempo hemos estado conduciendo fuera del asfalto.

Está claro que el escenario ideal para este tipo de coches es la ciudad, en la que, gracias a sus medidas, se mueve como un “ratoncillo”, pero no nos olvidemos que, con el Countryman, además de tener un MINI en el garaje, tenemos un crossover, con el que salirse del asfalto es, como dice su eslogan, “más que contar”.

Escrito por Carmen Mora.

Agradecimientos
• MINI España
• Belén Fábregas
• Fotografías: Miguel Angel Solá

Precios del MINI Countryman 2017
Gasolina

  • MINI Countryman Cooper 136 CV 28.250 euros
  • MINI Countryman Cooper 136 CV ALL4 31.150 euros
  • MINI Countryman Cooper S 192 CV 31.650 euros
  • MINI Countryman Cooper S ALL4 192 CV 33.850 euros
  • MINI Countryman John Cooper Works 231 CV 38.850 euros

Diésel

  • MINI Countryman Cooper D 150 CV 30.150 euros
  • MINI Countryman Cooper D 150 CV ALL4 32.350 euros
  • MINI Countryman Cooper SD 190 CV 35.550 euros
  • MINI Countryman Cooper SD ALL4 190 CV 37.750 euros

Híbrido enchufable

  • MINI Countryman Cooper SE ALL4 136 + 88 CV 37.600 euros