Compartir
Bentley Continental GT

Gracias a la cortesía del Concesionario oficial Bentley Barcelona, que pertenece a la red de concesionarios Quadis, nos hemos puesto al volante del que posiblemente sea el Gran Turismo más bello del mundo. Os hablamos del nuevo Bentley Continental GT.

Para entender que es un Gran Turismo, nos tenemos que remontar al año 2003, momento en el que Bentley lanzó la primera generación del Continental GT, inspirado en el Bentley R-Type Continental de 1952 y que utilizó como su base parte de la plataforma del ya desaparecido Volkswagen Phaeton.

Siete años después, en 2010, llegó la segunda generación de este GT, en la que su diseño se perfilaba un poco más hacia las líneas generales que la marca utilizaría hoy en día para llegar poco a poco a nuevos clientes rejuveneciéndolos un poco, lo que les has llevado durante estos años, a incorporar motorizaciones diferentes al W12, utilizando los V8 de origen Audi.

En el Salón de Ginebra de 2015, Bentley presentó el prototipo EXP 10 Concept 6, lo que nos dio una pista de que en breve tendríamos una nueva versión del Continental, que según decían no llegaría hasta 2020. Pero nada más lejos de la realidad, ya que en 2017 se presentó también en Ginebra al nuevo Bentley Continental GT, que llega con un nuevo diseño, más moderno, fresco y aun siendo atemporal, deja entrever hacia dónde va la marca en su futuro, donde sin lugar a duda el lujo toma una nueva dimensión.

Para su creación, el diseñador Stefan Sielaff ha tomado una inspiración aeronáutica basada en el diseño avión Spartan 7W Executive, una aeronave de lujo de los años 30 del que solo se construyeron 34 unidades y que se fabricó en metal utilizando para ello hasta 10.000 horas de trabajo, de la que ha tomado la curvatura que fluye enmarcada por unas líneas agudas y atemporales, que podemos ver en el GT gracias a la tecnología denominada Superforming, una técnica de gran precisión que consiste en calentar el aluminio a 500º C y moldearlo con gas a presión, lo que permite esculpir este material hasta tal punto que nos dejan piezas tan bellas como las aletas traseras del Continental GT.

El Continental GT es un coche totalmente nuevo, y no guarda relación alguna con sus dos anteriores generaciones. Ahora toma la plataforma modular MSB del Grupo VAG, que se emplea también en la fabricación del Bentley Bentayga o el Porsche Panamera, aunque con ellos no comparte más que el sistema de suspensión y el cambio ZF. Gracias al uso de esta plataforma y al uso masivo del, todo el conjunto reduce su peso en unos generosos 80 kg con respecto a la generación anterior, además de que se ha podido adelantar el eje delantero en 135 mm.

La parte frontal del nuevo Continental GT es una preciosidad, gracias a su enorme parrilla cromada, así como por los cuatro faros dotados de unos proyectores que utilizan el sistema Hella de matriz y que disponen de 82 leds por faro, siendo las ópticas una obra de arte en cristal tallado y que adaptan el haz de luz de forma automática.

Quizás la vista lateral sea la que más conforma el estilo atemporal con el que se ha creado a este nuevo Bentley, donde destacan las llantas de 22” de nuestra unidad de prueba, a la vez que la nervadura de media cintura que recorre la carrocería hasta las esculpidas aletas traseras.

La zaga está claramente representada por el diseño ovalado de sus ópticas, que se encuentran perfectamente alineadas en la hendidura que forma la caída del techo de este coupé, así como por las dos salidas de los escapes son similares a estas ópticas conformado así una trasera muy singular.

Por el momento solamente encontramos una carrocería tipo coupé, aunque muchos ansiemos la inminente llegada de una versión convertible o las más deportivas. Sus medidas de 4,85 metros y una anchura de 1,94 lo convierten en un GT capaz de dar cabida a 4 plazas en su interior, algo que durante nuestra prueba hemos podido comprobar, gracias a la batalla de 2,85 metros que dispone.

Ahora, la carrocería es 1 milímetro más corta 10 mm más ancha y 1 mm más alta que en su predecesor, aunque la mayor distancia es la de entre ejes que crece hasta los 10,5 centímetros. De esta forma, han podido colocar el motor en una posición más cercana al centro del eje longitudinal del coche, lo que favorece su reparto de pesos de 55/45 a la vez que el centro de gravedad.

Por su parte, el maletero no ha crecido en tamaño con respecto a su predecesor, no obstante, ofrece unos generosos 358 litros, siendo mucho más generoso que otros de deportivos de su segmento como el Aston Martin DB11 o el Maserati Gran Turismo.

La perfecta combinación de nuestra unidad de pruebas en color Sequin Blue para el exterior, con las llantas Mulliner de 22”, la piel bitono en colores Portland e Imperial Blue para el interior, así como la madera que cubre el salpicadero Liquid Amber over Piano Black, nos dejan un Continental GT de lo más exclusivo y mas aun teniendo en cuenta que estamos frente a una de las unidades First Edition que tiene elementos distintivos como la bandera inglesa en el exterior e interior, para estas versiones de lanzamiento.

El habitáculo del Continental GT es la máxima expresión del lujo llevada a cabo por artesanos que utilizan no menos de 10 m2 para guarnecer con madera el salpicadero o de 15 pieles para el tapizado de los asientos y los paneles de las puertas. Todo el interior de este GT está fabricado a mano en la factoría de Crewe que hace unos meses visitamos, donde la pasión ha conseguido que los más de 800 trabajadores que diariamente allí se dan cita hagan cosas tan extraordinarias como el interior de este coche, donde la exquisitez de los materiales unida a un diseño elegante es ya un signo inequívoco de esta gran marca.

Los asientos de piel son realmente cómodos, recogen el cuerpo a la perfección como si de un guante a una mano se acoplara. Disponen de 20 reglajes, así como de función de masaje, calefacción y ventilación. Los traseros, están encastrados y podríamos decir que pueden acoger a dos adultos sin problema alguno.

El tapizado Diamond in Diamond tiene tras él un trabajo de 18 días para el desarrollo del bordado, que cuenta con 712 puntadas en cada uno de los diamantes que lo componen, forma que también podemos encontrar en las salidas de aire metálicas, así como en el selector de modos de conducción o los mandos del sistema de audio.

Una de las principales novedades, la encontramos en el salpicadero, que ofrece un cuadro de instrumentos digital y una pantalla táctil giratoria de 12,3”, denominada Bentley Rotating Display, que por un lado es una moldura decorativa y por otro, ofrece 3 relojes analógicos que rememoran a los antiguos Bentley con un termómetro exterior, una brújula y un cronómetro.

Tras el volante de nuevo diseño multifunción, encontramos el cuadro de mandos digital en el que pueden verse representadas dos esferas, o bien, a gusto del conductor aquella información que le sea más conveniente para la conducción. En el centro de la consola, encontramos la pantalla táctil, desde la que se maneja todo el sistema de infoentretenimiento así como diversos parámetros de configuración del coche y que es compatible con el sistema Apple CarPlay. Bajo esta, encontramos dos salidas de aire separadas por un reloj analógico firmado por Breitling.

La consola central, acoge el selector del cambio, así como el sistema de control de la climatización, el mando Bentley Dinamyc Ride y un botón que hacer emerger el pequeño deflector de la tapa del maletero, así como el del encendido del motor.

En lo que a equipamiento de serie se refiere, el nuevo Continental GT, está dotado de elementos de última tecnología, entre los que podemos encontrar el control de crucero adaptivo, alerta cambio carril, park assist, alerta de peatones o el sistema de reconocimiento de señales de tráfico entre muchos otros.

Para los melómanos, Bentley a puesto a disposición de los clientes tres equipos de sonido, uno estándar, otro firmado por Naim, que dispone de 18 altavoces repartidos estratégicamente por el habitáculo para recrear lo más parecido a una sala aurea, así como de un amplificador con una potencia de 2.200W y otra opción, denominada BeoSonic, firmada por Bang & Olufsen que permite escoger entre 4 espacios de audio diferentes (Brillante, Energético, Cálido o Relajado), generados por sus 16 altavoces y un amplificador de sonido de 1.500W.

Gracias al perfecto trabajo de insonorización que los ingenieros de Bentley han llevado a cabo con este GT, nada que provenga del exterior podrá interrumpir las suaves melodías que puedas escuchar, a esto contribuye claramente el doble cristal laminado de las ventanillas.

El corazón que anima al Bentley Continental GT es un propulsor W12 de 6 litros de cubicaje biturbo que desarrolla una potencia de 635 cv y un par motor de 900 Nm, disponible desde las 1.350 hasta las 4.500 rpm. Este bloque no solo es más ligero que el su predecesor, sino que también es más eficiente, por ello incorpora un sistema que permite desconectar 6 de sus 12 cilindros para obtener cifras de consumo contenidas, siendo la homologada de 12,2 litros a los 100 km, con unas emisiones de CO2 de 278 g/km.

Este propulsor ofrece un empuje sin igual y sin desvanecer hasta que te aproximas a las 5.ooo rpm, momento en el que parece tomar vida propia, ofreciendo un sonido bronco, acompañado de un silbido que proviene del sistema sobrealimentación que invade el interior del habitáculo para hacerte sentir todo su potencial de una forma tan lineal que a veces parece que conduces un coche eléctrico, gracias también a la perfecta asociación a una caja de cambios ZF de 8 velocidades, siendo esta la única capaz de asemejar los 900 Nm de par motor que se transmiten al asfalto a través de un sistema de tracción integral inteligente que varía el reparto de potencia entre ambos ejes siendo el inicial de 40:60, en función del modo de conducción seleccionado, pudiendo llegar la entrega de potencia de hasta un 83% al tren trasero.

Sus prestaciones son meritorias, ya que es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en tan solo 3,7 segundos y de lanzarse hasta los 333 km/h.  

Por el momento y para el lanzamiento, solamente encontramos la versión W12, pero en el futuro, está previsto que se incorpore a la gama una variante con motor V8, otra híbrida, y como no, una versión denominada Speed que ofrecerá este motor W12 sobre potenciado.

Una de las principales novedades importantes en el Continental GT, es la presencia de unas barras estabilizadoras que funcionan a través del sistema de 48 voltios que encontramos en ambos ejes, siendo la misma tecnología que utiliza el Bentley Bentayga, modelo en el que se estrenaron en la marca para mitigar así los balanceos de la carrocería dado su volumen y peso.

Los brazos de la suspensión son de aluminio y dispone de muelles neumáticos que tienen tres cámaras de aire en vez de una y que con el modo Comfort activo, el volumen de estas incrementa un 60% los valores del antiguo Continental GT, lo que favorece un alto grado de confort a los ocupantes a la vez que absorbe cualquier irregularidad encontrada en el asfalto.

En el apartado frenos, Bentley no ha querido escatimar, y ha dotado al Continental de unos discos para el tren delantero de 420 mm con unas pinzas de 10 pistones, y de 380 mm para los traseros, ofreciendo estos unas frenadas de infarto a la vez que demuestran ser bastante infatigables, teniendo en cuenta que deben detener 2.250 kg.

Las llantas que se ofrecen de serie son de 21”, calzadas con unos neumáticos en medidas 265/40/21 para el tren delantero y 305/35/21 para el trasero, aunque en esta unidad First Edition, encontramos unas de 22”, con neumáticos de 275/35 delante y 315/30 detrás.

Los tres modos de conducción preconfigurados (Comfort, Bentley y Sport) están muy bien elegidos, pues varían mucho el estilo de conducción del Continental GT. Con el modo Comfort activado, la sensación que se tiene en el interior es la de flotar en el asfalto, como si fueras a bordo de un Mulsanne, pensado para pasar largas horas tras el volante disfrutando de la conducción kilómetro tras kilómetro o bien para impresionar a los pasajeros de un confort único y exquisito.

El modo Bentley, es por así decirlo, un modo de conducción que de forma automática se adapta al conductor, anticipándose en cuestión de milisegundos a la demanda que este haga sobre el acelerador o bien ante una inminente conducción de estilo más deportivo. Por último, el modo Sport, está completamente optimizado para sacar al piloto que llevas dentro, y en el que este Bentley nada tiene que envidiar a deportivos que pesan mucho menos que este, pues la calidad dinámica que ofrece no parece para nada la de un coche que lastra, casi 2,3 toneladas de peso. Aquí, es donde las barras estabilizadoras entran en juego, para evitar en todo momento que todo el conjunto a la hora de afrontar curvas cerradas y continuas tienda al subviraje.

Sin duda alguna y tras haber probado a sus dos anteriores generaciones es en la dinámica de conducción donde más se aprecia que este Benetley es un coche completamente nuevo, pensado claro está para ofrecer comodidad a sus ocupantes, pero también para dar satisfacción si decides sacar a ese piloto que todos llevamos dentro para dar rienda suelta al potente motor W12.

La capacidad que tiene para trazar curvas sin moverse un ápice, pues parece que esté guiado por railes, es sorprendente, y más si cabe, cuando sabes que estás desplazándote de una forma tan ágil que no tienes la sensación de llevar entre manos 2,3 toneladas, sino más bien a un deportivo que ofrece unas sensaciones similares a las que hemos podido ver en rivales como el Aston Martin DBS Superleggera o el Ferrari GTC 4Lusso.

Es difícil valorar subjetivamente algo que te ha enamorado tras probarlo, como ha sido el caso del Continental GT. Es la tercera vez que hemos tenido la ocasión de ponernos tras su volante, y en esta ocasión, de tenerlo durante más tiempo, lo que nos ha permitido y como si de tu compañera de viaje se tratara de conocerlo más a fondo a la vez que descubrir todo lo que es capaz de ofrecer y los motivos que tiene para enamorarte.

Pocos son los coches que pueden darte la satisfacción de un Bentley, pero en este caso, nos atrevemos a decir que no solo han construido un coche extraordinario, sino que estamos frente al mejor GT del mundo.

Escrito por, Miguel Angel Solá

Agradecimientos