Compartir

El BMW iX ha llegado para irrumpir en el sector de los SUV de gran tamaño 100% eléctricos como una alternativa no solo lujosa sino tecnológica, siendo además el SUV más imponente que ahora BMW tiene en su inventario, compartiendo cartel con los nuevos iX3 y iX1.

Presentado como un conceptcar en el Salón de París de 2018, bajo el nombre de Vision iNext, tardó tan solo dos años en ver la luz como el BMW iX que hoy en día conocemos.

Su diseño es simplemente rompedor, y muy diferente a lo visto en BMW hasta ahora, donde el frontal sin duda tiene un protagonismo celestial, el mismo que podemos ver también en el recién llegado i7. Quizás este diseño no agrade a los fans de la marca, pero para gustos los colores. Sinceramente, BMW está apostando últimamente por diseños arriesgados que pueden o no gustar, pero al menos no podrán ser tildados de continuistas como pasa en otras marcas.

La vista lateral nos deja buena medida de todo el conjunto, donde destacan las llantas de 20”, así como los tiradores de las puertas que están enrasados para ofrecer así menos resistencia aerodinámica. Ahora bien, si hay una parte del coche que puede presumir de ser “diferente”, es la zaga. Un enorme portón trasero recoge a la firma lumínica, representada por dos líneas led que dejan el logo de la marca en medio para separarlas, igual hubiera sido una cierto unirlas, lo que hubiera dado más sensación de anchura al iX.

La personalidad del iX es única y se percibe en este modelo la misma sensación que vimos cuando apareció el BMW i3, que habían creado un coche totalmente diferente a lo que estábamos acostumbrados. Para su fabricación se ha utilizado de forma masiva el aluminio, con el fin de contener el peso final de casi 2,5 toneladas, en combinación con acero y plástico reforzado con fibra de carbono.

Para su construcción la marcha ha utilizado la plataforma modular GEN 5, dando una talla de 4,95 metros al iX siendo casi tan largo para que podáis comparar su tamaño como un X5, aunque la sensación al verlo es la que estamos frente a un X7. La distancia entre ejes de casi 3 metros favorece el espacio interior. Pese a su increíble volumen puede presumir de tener un CX de 0,25, postulándose, así como uno de los SUV más aerodinámicos de los que podemos encontrar dentro de su segmento y con los que compite como bien podrían ser el Audi e-tron o el Mercedes EQC.

El maletero dispone de una capacidad de 500 litros pudiendo conseguir fácilmente ampliarlos hasta los 1.750 si abatimos los respaldos de los asientos traseros que están dispuestos en proporción 40/20/40. Debajo del piso hay un hueco para poder dejar básicamente los cables de carga y como curiosidad, destacar que cuando se abre el portón del maletero encontramos en los laterales dos pilotos que quedan encendidos para que te vean de noche.

El precio de salida del BMX iX xDrive50 es de 106.000€ con un equipamiento de serie que roza lo obsceno por no solo la cantidad de elementos que ofrece, sino por la calidad de los mismos, entre ellos encontramos las llantas de 20”, faros delanteros y traseros LED, BMW Live Cockpit Plus con BMW Curver Display, asientos delanteros con ajuste eléctrico, climatizador bizona, BMW My Modes, bomba de calor, Driving Assistant, Active Guard o el sistema Parking Assistant entre muchos otros. Entre los opcionales más destacados de nuestra unidad de pruebas, enumeramos el Parabrisas confort, BMW Natural Interaction, Cristales Tintados, Ventilación activa asientos delanteros, Aplicaciones interiores Clear&Bold, Sistema de Sonido Bowers & Wilkins, Techo Panorámico Sky Lounge o el Sistema de Carga rápida con corriente alterna polifásica, elementos que engrosan la factura hasta los 127.000€.

ESPACIO INTERIOR

En el habitáculo se replica la originalidad del exterior y encontramos diversas soluciones que amplifican esa sensación de que el ejercicio en lo que a diseño se refiere ha sido fruto de un gran trabajo. A esto se le une la sensación de estar frente a un vehículo lujoso y dotado de una tecnología inaudita.

La sensación premium está presente en los cuatro costados del habitáculo. Por un lado algo que nos agrada, es que no hay ni un solo elemento ni consola en el mítico piano black, algo que se agradece. La consola central suspendida, dispone de una superficie de madera y de un mando iDrive en cristal tallado. Aquí, han llevado a cabo una solución para evitar el uso masivo de botones que nos parece muy acertada, y es que en el panel de madera pulsando encima de los logos, accedes a las funciones directamente, lo que deja al iX con tan solo 8 botones físicos.

El climatizador agrupa todas sus funciones dentro de la pantalla central, y su manejo es muy intuitivo a la vez que fácil de manejar, algo que no pasa desde luego con otros modelos. La pantalla dispone de una resolución increíble y algunas de las grafías que podemos ver representadas en ellas son acorde al diseño del iX.

Tan solo hay un detalle que no nos ha gustado y creemos que la solución es simple. En el lateral de las puertas, encontramos los mandos para el ajuste eléctrico de los asientos, tallados en cristal también, pero sorprendentemente no están retro iluminados, lo que por la noche o a oscuras, dificulta encontrarlos.

Ahora bien, lo que es una verdadera pasada es el techo solar panorámico denominado Sky Lounge, que dispone de la función de polarización de su cristal, es decir, con tan solo pulsar un botón se oscurece o aclara, dejando entrar más o menos luz, lo que ahorra la típica cortinilla para cubrirlo, algo que nos parece sumamente acertado para el iX y su sensación de coche tecnológico.

Los asientos son muy cómodos y recogen el cuerpo muy bien. Están dotados de números reglajes eléctricos, disponen de ventilación y calefacción. En la parte trasera encontramos una banqueta con cabida para tres pasajeros, siendo muy cómodas las dos plazas laterales que disponen además de anclajes Isofix, pero no tan cómoda es la central, que por lo menos no dispone de túnel de transmisión.

El diseño poligonal del volante es otro de los guiños que la marca ha querido resaltar en lo que a diseño diferenciador con otros modelos de BMW se refiere, mantiene el grosor de los otros volantes convencionales y es multifunción. Tras este y sobre la consola central, encontramos dos pantallas, la del cuadro de mandos de 12,3” y la otra de 14,9”, desde la que se controla todo el sistema de info entretenimiento y que utiliza el sistema operativo BMW Operating System 8, presente también en los BMS i4 que hace unas semanas tuvimos ocasión de probar, siendo compatible con los sistemas Android y Apple CarPlay y que permite usar los asistentes de voz Google Assistant así como Siri. Para controlar todas las funciones podemos hacerlo de tres maneras; mediante el mando iDrive de la consola, por control de voz o bien tocando la misma pantalla.

Nuestra unidad de pruebas equipaba el sistema de Sonido Bowers & Wilkins Diamond, que ofrece una potencia de 1615 W y dispone un total de 30 altavoces repartidos por el habitáculo, convirtiendo al iX en una verdadera sala de audición apta para los melómanos.

MECÁNICA Y BATERÍAS

La batería del iX 50 se puede cargar hasta un máximo de 200 kW, por lo que lo conveniente es cargarlo en instalaciones públicas de corriente continúa, como por ejemplo las de Ionity. Se lo cargamos en corriente alterna, como bien podría ser en nuestro domicilio, podemos hacerlo hasta los 11 kW. Una de las muchas soluciones técnicas con las que cuenta este coche, es que, si introducimos en el navegador una estación de carga, el iX se encarga de regular la temperatura de las baterías para que en el momento de conectarlo esté en óptimas condiciones, favoreciendo así la mejor carga.

El iX está pensado para llevar a cabo viajes con él, dado su tamaño y el confort que es capaz de ofrecer a todos sus ocupantes. Es silencioso, y el trabajo de insonorización que la marca ha llevado a cabo en el habitáculo es excelso, ya que del exterior tan solo se escucha la rodadura de los enormes neumáticos.

Es un coche pesado, ya que lastra casi 2,5 toneladas, y esto a la hora de abordar curvas se nota, la gravedad está ahí y mueve toda la masa del vehículo, aunque hay que decir que la suspensión neumática en este sentido y con los modos de conducción se puede conseguir un tarado bastante firme que te deja hacer algún que otro pinito en carreteras de montaña.

En lo que a consumos se refiere, está claro que ni su tamaño, ni diseño, ni peso juegan a su favor y ello hace que conseguir cifras de consumo por debajo de los 20 kWh sea bastante complicado, sobre todo si conduces por carretera, autovía o autopistas donde es fácil ver como esta cifra puede aumentar a velocidad de crucero hasta los 22 o 23 kWh.

Todos los modelos del iX tienen dos motores, uno en cada eje, por lo que se convierten en modelos xDrive. En condiciones normales es el trasero el que empuja y el delantero interviene de forma automática en función del programa de conducción escogido (Effycient, Personal o Sport), o bien cuando lo requiere la adherencia. El motor delantero dispone de 258CV y 290 nm de par motor y está ensamblado a una caja de una sola relación. En el caso de nuestra unidad de pruebas, el motor trasero ofrece 313 CV y 400 Nm de par, por lo que en conjunto tenemos una potencia total de 571CV y 690 Nm de par.

EN RESUMEN

El BMW iX es un SUV de gran tamaño, cómodo y realmente único, no solo por su diseño sino también por el elenco tecnológico del que está dotado. Es un coche ideal para viajar, sopena claro está como todos los eléctricos del hecho de la autonomía que en este coche es de 630 kms según ciclo WLTP. Aunque en la realidad se vea mermada hasta más o menos 500 kilómetros, en función claro está del escenario por el que estemos conduciendo, así como de todas las cosas que llevemos activadas como bien podría ser la calefacción o el aire acondicionado.

Si algo hemos de reconocer, es que BMW ha creado un SUV imponente, espectacular y singular, con una competencia muy escasa por el momento en el nuestro mercado, lo que demuestra que, aunque han llegado un pelín tarde ha merecido la pena esperar.

Escrito por, Miguel Angel Solá

Agradecimientos

  • BMW España
  • Fotografías: Cristóbal Arjona

 

 

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here