Compartir

BYD ha llegado a España en 2023 con un desembarco propio al tan sonado como el de Normandía. Los coches eléctricos chinos son una realidad en Europa, dónde esta marca va a tener una importante presencia, más todavía cuando hace unos días anunciaban que iniciará la construcción de una factoría en Hungría, en la que contará con una línea de producción de coches muy avanzada para acercar más si cabe la marca a este importante mercado.

Mercado en el que se ha introducido de lleno, con nada más y nada menos que 230 concesiones en 19 países durante su primer año de instauración al mismo tiempo que ha llevado a cabo cinco nuevos lanzamientos con los BYD Hang, Tan, Dolphin, Seal y el Atto 3 que hoy ocupa nuestra prueba.

Este modelo en otros países se comercializa bajo el nombre de BYD Yuan Plus, pero a Europa ha llegado con la denominación Atto 3, con un formato crossover y unas medidas de 4.455 mm de longitud, 1.875 mm de anchura y 1.615 mm de altura, medidas que le llevan a rivalizar en su segmento con los alemanes Volkswagen ID.3 e ID.4 o el español CUPRA Born.

Ahora bien, este BYD llega con una impresionante puesta en escena, con dos variantes y con equipamiento excepcional. Así pues en el configurador de la marca, encontraremos la versión de acceso Comfort desde 41.400€ y la versión Design que se corresponde con la que hoy probamos, desde los 42.900€ con elementos de serie como llantas de 18” calzadas con neumáticos 235/40/18, faros y pilotos traseros LED, asistente de luces en carretera, volante multifunción tapizado en cuero vegano, techo solar panorámico, asientos tapizados en piel vegana con ajustes eléctricos y calefactados, pantalla táctil de 15,6” orientable, sistema de audio con 8 altavoces, control de tracción, detección de vehículos en ángulo muerto, control de crucero adaptativo, reconocimiento señales de tráfico, asistente de mantenimiento de carril o el aviso de colisión trasera entre muchos otros asistentes.

Con todo lo anteriormente expuesto queremos recalcar, que no existe ningún opcional porque lo lleva todo como podrás ver en el listado al que puedes acceder haciendo click AQUÍ. Lo único que se puede escoger, pero no tiene sobre cargo, es el color de la pintura exterior, entre el Surfing Blue de esta unidad, Skiing White, Climbing Grey, Parkour red o Exploring Green. ¿Hay alguien ahora mismo en el mercado que dé más?. La respuesta es no.

Hay una pregunta que nos asalta a todos, y que seguramente vosotros también os haréis, y es que ¿quién y que es BYD? Os lo explicamos.

BYD es el acrónimo de Build Your Dreams, empresa fundada en 1995 que en sus inicios se dedicaba a la fabricación de pilas recargables para posteriormente fabricar baterías. En 2003 se creó BYD Auto bajo la que se fabrican no solo coches, sino además autobuses, furgonetas o camiones. Más allá de este sector BYD también fabrica componentes para teléfonos móviles.

A inicios de este mes, BYD presentó un dato muy sorprendente y es que en 2023 se ha convertido en el primer fabricante que más unidades de coches vendió, superando incluso a Tesla con un total de 1,57 millones de coches eléctricos vendidos, además de 1,44 millones de unidades de vehículos híbridos.

Otro de los datos importantes de este gigante asiático es que se lo fabrican todo, al más puro estilo Juan Palomo, “yo me lo guiso, yo me lo como”. Desde las baterías hasta el sistema multimedia de todos sus vehículos. Pero el dato más sorprendente de todos y del que seguro no estabais al tanto, es que BYD fabrica las baterías de los Tesla Model Y que se fabrican en Berlín.

Bien, ahora que ya sabéis quien hay detrás de BYD y para que os quitéis la percepción de que el Atto 3 es un coche más de los chinos que han llegado a nuestro país, os vamos a dar muchos motivos para que llegado el caso de que os queráis comprar un eléctrico, tengáis muy en cuenta a esta marca y a su actual gama de modelos. Dos de ellos y que encontramos son primordiales es que este coche ha obtenido una de las mejores valoraciones en el ranking Green NCAP además de 5 estrellas en las pruebas de seguridad EuroNCAP.

El Atto 3 está desarrollado con la nueva plataforma e-Platform 3.0 que la marca ha diseñado para fabricar sus vehículos 100% eléctricos, en la que se integra la Blade Battery en la cuna del chasis, lo que aporta una mayor rigidez a nivel de estructura a la vez que mejora la seguridad en caso de impacto. Pero no solo eso, sino que además mejora el centro de gravedad del coche, lo que por ende se traduce en un mejor dinamismo de todo el conjunto.

Este modelo ha sido desarrollado pensando claramente en el mercado europeo, lo que no hace extrañar, que su diseñador sea el mismo que ha dibujado varios modelos de SEAT, Audi o Alfa Romeo, hablamos de Wolfgan Egger, y la verdad, es que ha conseguido un conjunto que brilla no solo por su carrocería sino por un habitáculo bonito, resultón y muy innovador.

HABITÁCULO CON UN DISEÑO PROPIO PERO RESULTÓN

Cuando abres la puerta del Atto 3, te das cuenta de han puesto toda la carne en el asador para hacer un habitáculo que guste a todo el mundo, donde la tecnología juega un papel importante, pero no por ello han querido como otras marcas, escatimar en materiales ni en el diseño de los mismos. Prueba de ello es la originalidad de algunos elementos que presenta el Atoo 3 como las salidas de aire o las “cuerdas de guitarra” que encontramos en las guanteras laterales de las puertas.

Tras el volante multifunción que dispone de la parte inferior achatada como muchos deportivos, encontramos un pequeño cuadro de mandos al más puro estilo de la familia ID de Volkswagen en el que se muestra la información esencial para la conducción, como la velocidad, la autonomía o el porcentaje de la batería.

Todo el protagonismo se lo lleva la pantalla de 15,6” ubicada en el centro del salpicadero, pero no solo por el tamaño que dispone, sino porque además es orientable, es decir, podemos ver la información en horizontal o en vertical, lo que facilita mucho la vista de los menús o la cartografía de los mapas, por ejemplo. Utiliza el sistema multimedia BYD DiLink 4.0 y recibe actualizaciones Over The Air (OTA) para mejorar funcionalidades de forma automática.

Algo que nos ha gustado de esta pantalla, es que los mandos de la climatización están siempre visibles lo que facilita el uso sin tener que buscar funciones en tediosos menús a los que en muchos casos es difícil acceder.

Este sistema multimedia es compatible con Apple CarPlay, aunque únicamente por cable y con Android Auto, lo que permite que para la navegación puedas utilizar los mapas de Google, frente a la cartografía que el propio sistema usa que es Here, cuyos mapas no están del todo actualizados con la realidad. Si bien este sistema de navegación propio, indica los puntos de carga cercanos a la ruta por la que conducimos, no da indicaciones en función de la ruta de dónde poder llevar a cabo recargas, algo que en un coche 100% eléctrico es de vital importancia. Mira, igual es la única pega que podemos sacarle al coche.

Los asientos delanteros son cómodos y recogen el cuerpo a la perfección. El tapizado es de lo más original, acorde a la decoración interior. Por su parte, en la trasera encontramos espacio para tres ocupantes que gozarán de un espacio longitudinal muy bueno, gracias en parte a que carece de túnel central, lo que permite que la plaza de en medio disponga se sitio para sus pies sin tener que ocupar el de las plazas laterales.

Por su parte, el maletero ofrece unos 440 litros de carga, que pueden ampliarse cómodamente hasta los 1.338 litros si abatimos en proporción 60/40 los respaldos de los asientos traseros.

DINÁMICA PENSADA PARA OFRECER CONFORT

A nivel dinámico es dónde encontramos que quizás el Atto · es demasiado blando. Por un lado, las suspensiones dejan que la carrocería ofrezca balanceos en las curvas, pero mejora claro está la rodadura a la hora de realizar largos trayectos. Cierto es que los neumáticos en medidas 235/50/18 no ayudan mucho al tener un perfil tan alto. También hay que tener en cuenta que no es un coche pensado para ofrecer una conducción deportiva, aunque potencia y par motor no le faltan.

En la consola encontramos un selector de modos de conducción que permite escoger entre cuatros modos; Normal, Sport, Eco y Snow, este último pensado para los días de lluvia o por si tenemos que conducir por ejemplo en nieve o hielo.

El sistema de frenada regenerativa encontramos que es bastante débil y aunque dispone de dos modos de actuación (Normal y High), con este último no se pude circular utilizando por ejemplo un solo pedal, algo que sus competidores sí que permiten, así que lo nominamos a punto de mejora, al igual que el tacto de la dirección que es también un tanto lento.

MOTOR Y BATERÍA

El BYD Atto 3 equipa motor que está situado en el eje delantero, con una potencia de  150 kW (204 CV) y 310 Nm, asociado a una batería de LPF (litio hierro fosfato) de la que ahora os contaremos alguna que otra curiosidad, pero que bien podría tener su propio capítulo. Tiene una capacidad de 60,4 kWh y dispone de una bomba de calor de serie.

Con este tándem el Atto 3 acelera de 0 a 100 km/h en tan solo 7,3 segundos y un 80 a 120 km/h en 4,5 segundos con una velocidad máxima limitada a 160 km/h. Está claro que estas prestaciones no son las de un coche deportivo, pero es que el Atto 3 no pretende serlo, más allá de primar el confort y la comodidad de sus pasajeros, de ahí por ejemplo que la suspensión sea un poco blanda, algo que aprecias cuando quieres rodar rápido en alguna carretera de curvas, lo que se traduce en que la carrocería se balancea en exceso en algunos casos.

Las baterías del Atto 3, reciben el nombre de Blade Battery,  y están fabricadas con fosfato de hierro y litio (LPF), prescindiendo del cobalto material utilizado en las baterías de NMC. Ofrecen un alto estándar de seguridad, a la vez que resistencia y durabilidad, siendo unas de las baterías más seguras del mundo según han demostrado en sus pruebas, una de ellas es la penetración de las celdas con un clavo, prueba de fuego para las baterías, simulando una fuga térmica como bien podría pasar en un accidente de tráfico.

BYD anuncia una autonomía homologada en ciclo WLTP de 420 km y un consumo medio de 15,6 kWh/100 km. Durante nuestra prueba en ciudad obtuvimos un consumo medio de 12 kWh y en carretera la cifra aumentó hasta los 17,4 kWh a los 100 km, algo que no nos parece disparatado, teniendo en cuenta que los más de 300 kilómetros que hicimos fueron por autopista, autovía y carretera de montaña.

El Atto 3 puede recargar en una toma doméstica de hasta 7 kW y hasta 11 kW en corriente alterna o trifásica, así como hasta 88 kW en puntos de carga rápida de corriente continua DV. En este último caso necesitaremos casi 30 minutos para pasar de 30 al 80%.

CONCLUSIÓN

El BYD Atto 3 sin duda es un rival muy serio para los coches eléctricos que se fabrican en Europa, si bien existe un cierto escepticismo todavía por parte de los compradores hacia las marchas chinas, pensando siempre en, ¿Qué pasa si me estropea? ¿habrá recambios? ¿El servicio técnico será bueno? Todas estas preguntas son las que te rondarán la cabeza a la hora de apostar por una marca que lleva un año en España, pero que ha desembarcado con cinco modelos y con una red de concesionarios oficiales avalada por ejemplo por redes de la talla de Astara o Quadis.

Como coche, sinceramente nos parece una opción muy buena si buscas en crossover eléctrico con una autonomía digna, un diseño diferente, un alto nivel de equipamiento y un precio más que correcto teniendo en cuenta las alternativas de otras marcas.

La única pega que le ponemos es quizás su dinamismo que viene penalizado en aras de ofrecer un alto grado de confort a los pasajeros, lo que sinceramente tampoco debería de ser una penalización, sino más bien un punto de mejora.

Escrito por, Miguel Angel Solá

Agradecimientos

  • BYD España
  • Ajuntament Sant Martí Sarroca
  • Fotografías: @dc.audiovisual

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here