Compartir

CUPRA se sigue resistiendo a fabricar familiares, y sin duda es una apuesta segura con el León Sportstourer que hemos puesto a prueba en la versión denominada VZ Cup e-Hybrid. Con este coche, no solo dispondrás de hasta 55 kms de autonomía 100% eléctrica, sino que podrás disfrutar de tus aventuras en familia, pues espacio, hay para todos.

¿Qué diferencias encontraremos entre esta versión y un CUPRA León convencional? Lo más destacado son las preciosas llantas de 19” con neumáticos semi-slicks Bridgestone Potenza S005 que dejan entrever al equipo de frenos firmado por Brembo con discos de 370 mm y pinzas fijas de 4 pistones, así como los faldones laterales, las carcasas de los retrovisores en negro o los faros Matrix LED que equipa el CUPRA Formentor.

La misma fórmula exterior de exclusivos detalles pasan al interior del habitáculo, dónde al abrir la puerta llega una sorpresa en mayúsculas, ya que los asientos son los mismos que equipa el CUPRA Formentor VZ5, los CUPBucket tapizados en piel con la carcasa trasera en fibra de carbono y que lucen una costura en contraste igual que el volante y el salpicadero.

El CUPRA León Sportstourer está disponible desde los 32.940€ para la versión de acceso con motor TSI y 150CV, mientras que la versión Hybrid que hoy probamos tiene un precio de partida de 51.690€, a la que, si le añadimos opcionales como las carcasas de los retrovisores en carbono, siendo este el único opcional nos deja un precio de 54.380€ en el configurador de la marca con un descuento de 1.400€ como promoción. Sin duda es un precio muy competitivo por todo lo que este familiar ofrece.

En el equipamiento de serie encontraremos, sistema de iluminación ambiental, toma de 230V en el maletero, portón del maletero eléctrico, DCC con control del chasis adaptativo, sistema infotaiment con pantalla de 12”, bloque del diferencial XDS, alerta tráfico posterior, reconocimiento señales de tráfico, Lane Assist, control de crucero adaptativo o si el sistema de cámaras marcha atrás entre otros.

Mecánica híbrida potente y resolutiva

El sistema de propulsión híbrido del FORMENTOR e-Hybrid, combina un motor térmico 1.4 TSI de gasolina turbo alimentado de 150CV con un motor eléctrico de 85 kW (116CV) y que en conjunto ofrecen una potencia de 245 CV y 400 Nm de par motor, asociado a una caja de cambios DSG de doble embrague de seis velocidades y con tracción al eje delantero.

La batería tiene de 13 kWh de capacidad bruta (10,8 kWh netos), con la que homologa una autonomía eléctrica de hasta 59 km, gracias a ello obtenemos la etiqueta Cero de la DGT, así como todos los beneficios asociados. Para cargarla, tan solo podemos acceder al tipo de carga convencional ya que no dispone de carga rápida (CC). En una toma de carga de 3,7 kW se carga por completo en 3,7 horas, mientras que en un enchufe convencional tardaría unas 5,8 horas.

Anuncia excelentes prestaciones, acelerando de 0 a 100 km/h 7,0 segundos y tiene una velocidad punta de 210 km/h. Por su parte en lo que a consumos se refiere, y con el sistema hibrido, la marca ha homologado unos 1,5 litros a los 100 kilómetros de forma combinada, cifra a la que evidentemente no te acercarás nunca. Nosotros durante nuestra prueba conseguimos unos 5,6 litros en el mejor de los casos.

Para modificar el comportamiento del CUPRA León y sentir el ADN de la marca, encontramos un selector de modos de conducción denominado Driver Profile, que permite variar elementos dinámicos como la asistencia de la dirección, la dureza de la amortiguación el sonido como ya hemos comentado o la respuesta del motor, a través de 5 modos preseleccionados. Este selector lo encontramos en el volante con el propio logo de la marca, y sinceramente es muy tentador cada vez que te pones al volante, dejar por defecto el modo CUPRA para disfrutar así del sonido, en el interior solamente, que nada tiene que envidiar al del mismo León con motor de combustión.

En el modo híbrido, el CUPRA León de forma automática en función de la demanda, gestionará el funcionamiento de ambos motores al unísono, o bien el uso de cada uno por separado. Con el modo Comfort activado, primará el uso del motor eléctrico, mientras que con el modo CUPRA activado será el motor de combustión el funcione en todo momento dejando el motor eléctrico como opción de overboost. La verdad, es que en este modo la patada que tiene el CUPRA León es bestial, ya que con los dos motores funcionado a la vez y la entrega del par motor, hacen que la sensación de aceleración sea mas de la que en realidad tiene.

Todo en este familiar está pensado para ofrecer un alto grado de deportividad. La dirección ofrece una precisión en el tren delantero inaudita, gracias a su sistema de desmultiplicación variable, lo que se traduce en que el volante ofrece mucha información de lo que pasa en las ruedas delanteras.

La suspensión DCC que funciona al unísono con el SEAT Drive Profile que permite escoger entre 4 modos predefinidos (Comfort, Sport, CUPRA e individual) es otro de los elementos encargados en dejar al coche como una tabla, es decir, configura y adapta el sistema de amortiguación en función de lo que queramos hacer, bien con un tarado blando, o bien dejándolo en la posición más dura para hacer tramos de curvas. Los muelles reducen la distancia al suelo 25 mm con respecto a un León convencional, además de que cuentan con 15 ajustes diferentes.

Otro de los elementos para tener en cuenta el sistema de frenado, que opcionalmente estará firmado por Brembo y ofrece unos discos ventilados y perforados para el tren delantero en medida de 370 mm con pinzas de 4 pistones y de 310 mm para el tren trasero. Estos frenos detienen al León con contundencia, a la vez que resultan ser bastante infatigables en conducción deportiva, donde las frenadas cada vez acusan más mordida. Los neumáticos Bridgestone Potenza S005 de serie en este modelo dan mucho juego en el asfalto pues son unos verdaderos chicles. Hay un dato curioso, aunque inapreciable, y es que este CUPRA tiene una caída negativa de las ruedas de 1, 39º lo que mejora la adherencia de los neumáticos y por ende el paso por curva, así como la motricidad a la salida de estas.

Ahora mismo nos atreveríamos a decir que esta versión Híbrida es casi tan dinámica y efectiva como la versión del León Sportstourer que probamos hace unos meses con la motorización de 310CV. Quizás este último te hacía sentir por el motor de combustión que todo es más puro, pero a nivel de sensaciones, estaríamos indecisos por decidir cuál de los dos escogeríamos para hacer un buen tramo de curvas.

El peso extra del motor eléctrico y la batería en la versión híbrida no parece un exceso sino más bien un compensador del centro de gravedad, lo que te permite hacer giros planos y precisos en las curvas por muy cerradas y continuadas que sean sin notar ni acusar apenas balanceos típicos en una carrocería de este tamaño.

Este coche puedes llevarlo al límite en carretera, buscando ese punto en el que quieres perder la tracción y entonces te das cuenta de que vas realmente rápido por lo que os comentamos, un tren delantero que gira plano, unas suspensiones con 15 niveles de dureza y una puesta a punto del chasis que a veces te hacen olvida que llevas un vehículo híbrido enchufable de casi 5 metros.

Interior minimalista y bien ordenado

CUPRA deja básicamente el mismo habitáculo para toda su gama, es decir, encontramos casi lo mismo en un Formentor que en un León, y esto es algo que no nos acaba de convencer. Cuando probamos el Formentor VZ5 encontramos también lo mismo que en CUPRA León de 310CV o en el Formentor VZ, salvo por los asientos, que como os hemos comentado, son los mismos que equipa este León, el resto es básicamente igual.

Cierto es que iguales o no, el empaque es muy premium, con buenos acabados, con gracia en lo que a decoración se refiere, y dotados de un elenco tecnológico muy apropiado al precio que al final estás pagando.

La pantalla de 12” táctil desde la que se controla el sistema de infoentretenimiento, así como diversos parámetros de configuración del coche o el sistema de climatización, concentra todo que necesitas para gobernar el León, lo que ha permitido prescindir de casi todos los botones que se puedan repartir por un cockpit. Esto es bueno y no tan bueno, pues el acceso a alguno de los menús es un tanto complicado. Este sistema cuenta también con conectividad sin cable, con Android Auto, Apple CarPlay y MirrorLink, lo que supone una integración total con cualquier smartphone de última generación pudiendo representar Google Maps o reproducir la música de Spotify entre muchas otras funciones.

En la consola central encontramos el “pequeño” selector del cambio denominado by-wire que se ha extendido desde que apareciera en el lanzamiento del CUPRA Formentor a otros modelos del grupo, siendo más que suficiente para cumplir con su función, además del botón con el que podemos desconectar de forma rápida el control de tracción, así como el hueco para cargar el móvil dotado de dos tomas tipo USB C.

Hay que destacar como no el sistema de iluminación ambiental, que dispone en la parte frontal por debajo del parabrisas de una tira lumínica que aparte de cambiar de color se ilumina cuando tenemos un vehículo en la posición de ángulo muerto o al abrir la puerta si se acerca alguien por los flancos, algo no solo útil sino muy acertado para velar por y para nuestra seguridad.

Los detalles en color bronce, sello distintivo de CUPRA, podemos encontrarlos en los marcos de las salidas de aire, el volante deportivo o las costuras de la tapicería, color que combina a la perfección con el tapizado de los asientos o el material acolchado de la parte superior del salpicadero.

Hablando del volante, dispone de un grosor y tamaño perfectos con la parte inferior achatada, lo que se traduce en una única utilidad, facilitar la entrada ay salida del coche. Además de ser multifunción, dispone de un botón para poner en marcha el motor, así como de un mando que nos permite escoger entre los diferentes modos de conducción o para acceder directamente al modo CUPRA. Tras este encontramos el cuadro de mandos totalmente digitalizado y representado en una pantalla de 10” que es totalmente personalizable ofreciendo mucha información y dejando a elección del conductor si quiere visualizar allí el mapa del sistema de navegación.

La habitabilidad del CUPRA León es muy buena, sobre todo en las plazas delanteras, donde gracias sus asientos de corte deportivo que sujetan el cuerpo a la perfección, es fácil acomodarse. Estos asientos como podéis son los mismos que equipaba el CUPRA Formentor VZ5 que probamos hace unos meses, y están tapizados en piel negra con el contraste de costuras en el mismo color bronce que podemos encontrar en los elementos del salpicadero.

En las plazas traseras, encontramos la misma fórmula, unos asientos de corte deportivo que darán cabida hasta tres ocupantes, mientras que el maletero por su parte es una de las grandes bazas de este coche, ya que ofrece una capacidad de 470 litros frente a los 620 de las demás versiones, fácilmente ampliable con tan solo abatir los respaldos de los asientos traseros.

Conclusión

Los coches familiares son nuestra debilidad, ya os lo hemos comentado en más de una ocasión en nuestras pruebas. Sinceramente, ahora mismo no sabría si me dieran a escoger, entre este León y el de 310CV, quizás aquí tendría que hacer un pensamiento racional. Esta versión híbrida nos ha sorprendido y mucho, igual que lo hizo el Formentor Hybrid que probamos hace unos meses frente a la versión VZ de 310CV, hemos tenido la misma sensación de que ambos modelos son deportivos casi por igual.

Sin duda alguna, el CUPRA León Sportstourer es un gran deportivo, con un precio razonable por todo lo que ofrece.

Escrito por, Miguel Angel Solá

Agradecimientos

  • CUPRA
  • Fotografías: Cristóbal Arjona

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here