Compartir
Maserati Levante Trofeo

Maserati fue de las últimas marcas en llegar al reñido segmento de los SUV, ya que hasta mediados de 2016 no entró en juego el Levante, después de que lo presentaran ese mismo año en el marco del Salón de Ginebra. Como era de esperar, lo hicieron con una apuesta muy “poderosa”, lanzando un SUV de connotaciones deportivas como era de esperar dada su trayectoria, en la que siempre han fabricado vehículos deportivos. A lo largo de estos 4 años, el Levante ha ido creciendo en lo que a versiones y motorizaciones se refiere, y prueba de ello, es el Levante Trofeo, el máximo exponente de este SUV premium.

Gracias a la cortesía del Concesionario Oficial Maserati, Cars Gallery en Barcelona y Valencia, que pertenece a la Red de Concesionarios Quadis, nos hemos puesto al volante del Maserati Levante Trofeo, para llevar a cabo una prueba express, de la que disfrutamos cada minuto.

Historia del Maserati Levante y posicionamiento

El Levante ha sido por así decirlo, el coche que ha empujado a la marca a llegar a un mercado más amplio, a nuevos clientes que buscaban, además de un coche deportivo, uno de gran tamaño para poder compartir en familia la pasión por la marca. Este filón lo han sabido aprovechar, muy bien, ya que los números así lo demuestran, siendo un 60% de los compradores (cifras en España) de la marca, los que se decantan por un Levante, seguidos del Ghibli y el Quattroporte.

A lo largo de su corta vida, el Levante ha recibido diversas motorizaciones, entre ellas, la de sus inicios, un V6 diésel de 275CV que parecía quedar algo justa, para un SUV de esta envergadura. La versión con motor V6 de gasolina arrojaba 349CV, cifra que mejoraba si cabe la dinámica del Levante. A finales de 2016, se presenta la versión S del Levante, cuyo motor V6 veía ya 430CV y un par motor de 580 Nm, cifras que ya corresponde con la filosofía de una marca que lleva toda su vida fabricando deportivos.

Pero no fue, hasta junio del pasado año, cuando entran en juego dos nuevas versiones, el Maserati GTS y el Trofeo que hoy ocupa nuestras líneas, que lo hacen con un motor V8 Twin Turbo de 3,8 litros de origen Ferrari, con potencias de 530 y 580 CV, siendo estas dos versiones el culmen mecánico para la marca, pues estamos frente al Maserati de producción más potente jamás fabricado, salvo si no contamos al exclusivo MC12 que utilizaba un motor V12 con 600CV.

En estos años, el Maserati Levante ha recibido algún que otro facelifting, aunque los mayores cambios han sido en cuanto a la tecnologías, y sobre todo en lo que a los ADAS (ayudas a la conducción) se refiere. Aun así, su diseño no pasa desapercibido en su segmento, pues es uno de los referentes en cuanto a imagen y poderío.

El Levante Trofeo tiene signos de distinción propios, como la doble entrada de aire en la parte superior del capó, así como una parrilla delantera acabada en el inestimable piano black que dispone unas láminas dobles. El paragolpes delantero, dispone de elementos en fibra de carbono, como el labio inferior que son específicos también para esta versión, como las llantas de 22” de radios triples, que dejan entrever al generoso sistema de frenado encargado de detener con contundencia al Trofeo.

En la zaga, encontramos un difusor de fibra de carbono que recoge las dobles salidas de escape, por las que brama el inconfundible sonido del poderoso motor V8.

Habitáculo exclusivo para esta versión

El habitáculo del Levante Trofeo es un compendio entre el lujo y la deportividad llevados a un extremos en los que el cuero natural Pieno Fiore combina a la perfección con los paneles en fibra de carbono 3D de la consola central y las enorme levas del cambio que encontramos tras el volante deportivo de tres radios. El tablero de instrumentos todavía no ha pasado a la era de los cuadros digitales, así que encontramos dos esferas analógicas de gran tamaño separadas por un pequeño display TFT que incorpora las funciones del ordenador de a bordo.

En el centro de la consola, encontramos una pantalla táctil de 8,4” desde la que se maneja todo el sistema de infoentretenimiento MTC+ a la vez que el sistema de climatización denominada Maserati Touch Control Plus, que además es compatible con Apple CarPlay & Google Android Auto.

Junto al selector del cambio, en la parte izquierda disponemos de los botones con los que se accede de forma directa a la desconexión del control de tracción o bien, a los diferentes modos de conducción, I.C.E, Sport y Offroad y del mando giratorio y poco intuitivo desde el que se maneja el sistema de infoentretenimiento.

Los asientos deportivos recogen el cuerpo a la perfección y ofrecen un correcto apoyo en los laterales. En esta versión exclusiva, encontramos el logo Trofeo bordado en el reposacabezas. La postura de conducción es muy acertada, pues es similar a la de un turismo y no a la de un todo caminos.

La parte trasera del habitáculo está configurada para acoger a tres ocupantes de talla alta, aunque presenta el mismo problema que la mayoría de SUV del segmento premium, y es que la plaza central no ofrece la misma comodidad que las otras dos a la vez que situar los pies en la parte más baja es una dificultar por encontrar un abultado túnel de transmisión. Los respaldos de estas plazas son abatibles en proporción 60/40, y aunque no se puede variar la distancia de la banqueta si se puede variar la inclinación.

En cuanto al maletero disponemos de una capacidad de 580 litros con un buen portón de accionamiento eléctrico, que dispone de varios puntos de anclaje, así como una trampilla para poder transportar por ejemplo unos esquís, algo muy normal para un cliente que quiera un coche con el que disfrutar en familia de los deportes de aventura o invierno, será solamente cuestión de tomar una decisión.

Mecánica de origen Ferrari

El corazón que anima a este alma errante, es un bloque V8 de 3,8 litros Twin Turbo, desarrollado por Ferrari, que ofrece 590CV a 6.250 rpm y un par máximo de 730 Nm entre las 2.250 y las 5.000 rpm. Al más puro estilo del Cavallino Rampante, la cubierta del motor está confeccionada en fibra de carbono, dejando entrever las culatas y los colectores de admisión en color rojo. Para poder adaptarlo a las necesidades del Trofeo, este propulsor ha sido rediseñado para dar espacio al árbol de la transmisión, lo que ha sugerido la modificación del cigüeñal, la bomba del aceite y la correa auxiliar, a la vez que ofrece un mapa de motor específico.

Para transmitir todo este potencial al asfalto encontramos un cambio automático ZF de 8 velocidades asociado a el sistema de tracción total Q4 Intelligent All-Wheel Drive. Este sistema funciona como un tracción trasera y cuenta con un diferencial autoblocante posterior, que, en condiciones de pérdida de adherencia, conecta el eje delantero para mejorar la motricidad, siendo capaz de hacer un reparto de hasta el 50% de la fuera entre ambos ejes.

Con este propulsor, el Levante Trofeo pasa a ser uno de los SUV más rápidos del mundo, ya que es capaz de lanzarse hasta los 300 km/h, y de acelerar de 0 a 100 km/h en tan solo 3,9 segundos.

El sonido del V8, cuando activas el Modo Corsa, se traduce en un sin sentido para el sentido del oído, pues el música celestial lo que te llega desde los escapes. Pocos coches braman como el Levante Trofeo, signo inequívoco de los vehículos del tridente, pues quien no recuerda el sonido del mítico Maserati Gran Turismo MC.  Este sonido se ensalza más si cabe a la par que motor sube de vueltas y tus dedos buscan desesperadamente las levas de carbono tras el volante para engranar una marcha y otra, pero, a la hora de frenar, y al reducir, los gorgoteos se multiplican aumentando así la sensación de deportividad.

Conducción dinámica, pero civilizada

Con un equilibro de pesos ideal del 50:50 y un bajo centro de gravedad, el Levante se mueve con mucha soltura en cualquier escenario, incluso en las carreteras de montaña reviradas, demuestra que digno merecedor de empuñar el Tridente, pues ofrece un comportamiento dinámico impoluto.

Para garantizar la experiencia de conducción, el Levante dispone de 4 modos de conducción (Normal, ICE, Sport y Off Road), mas uno específico para esta versión denominado CORSA, que mejora la respuesta del motor así como la rapidez de los cambios, a la par que adapta la suspensión Skyhook al tarado más firme rebajando la altura de coche en 35mm, y optimiza el sistema de tracción total Q4 interactuando con el Control de tracción y el ESP para maximizar así el placer de conducción deportiva.

Otro de los elementos fundamentales para asegurar una increíble experiencia de conducción es el Maserati Integrated Vehicle Control (IVC), que controla el reparto de par integrándose con el ESP para adatar la entrega de potencia dependiendo de las circunstancias de la carretera y mejorar así la seguridad, ya que el Levante presenta menos subviraje.

Todo esto se traduce en una conducción apacible, si lo que necesitas es un SUV para moverte a diario entre el tráfico urbano por ciudad, o bien, si lo que te gusta es llevar a cabo grandes viajes en familia, para estos menesteres, tiene su lado apacible. Ahora bien, si lo que quieres es sacarlo de sus casillas, un botón, será el culpable de que el Trofeo saque a ese piloto que todos llevamos dentro.

Con el modo Corsa activado, lo primero que podemos hacer, es disfrutar del Launch Control, para ver la capacidad de aceleración que tiene. Todo el conjunto toma una rigidez apreciable desde el volante, cuyos giros ahora son más precisos y certeros a la hora de entrar en las curvas. El paso por curva que ofrece es muy guiado, y a la vez muy rápido, mitigando en gran parte y gracias a la suspensión adaptativa los balanceos típicos de un coche que lastra 2,1 toneladas.

Conclusiones

El Maserati Levante Trofeo está disponible desde los 196.000€, con un equipamiento de serie muy amplio del que cabe destacar la suspensión neumática, 8 airbags para protección de conductor y pasajeros, sistema de frenada de emergencia (BAS), control de descenso en pendientes, asistente de arranque en pendientes, control de estabilidad (MSP), control de tracción (ASR, MSR), faros Full Matrix LED, diferencial trasero de deslizamiento limitado, selector de modos de conducción entre otros. Nuestra unidad de pruebas además presentaba diversos elementos como el pack Nerissimo que incluye las llantas de 22” Orione Matt Black, sistema Easy Entry, volante deportivo calefactable, control de crucero adaptativo con función Stop & Go, techo solar panorámico o los cristales traseros tintados que engrosan la factura hasta los 210.000€.

Sus rivales más directos son el Porsche Cayenne Coupé Turbo, el Alfa Romeo Stelvio Quadrifoglio que hace unos meses pasó por nuestra redacción al igual que el Lamborghini Urus, o el BMW X5 M.

Personalmente, y tras haber probado a toda la gama Levante de Maserati, creo firmemente que el Trofeo es el mejor de su especie, si bien, empezamos por un motor que no tiene rival por su procedencia, también por su dinámica de conducción, que te hace pensar en muchos momentos que no estás a los mandos de un SUV, sino de un deportivo, haciendo gala de lo que la marca del tridente ha querido plasmar a lo largo de sus 104 años de historia, desde que fuera fundada por Alfieri Maserati en 1914.

 Escrito por, Miguel Angel Solá

Agradecimientos

  • Maserati Barcelona
  • Fotografías: Cristobal Arjona

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here