Compartir

Hace algunos meses, tuvimos la oportunidad de someter al primer modelo de Polestar a nuestra evaluación: el Polestar 2 Single Motor. En esta ocasión, ponemos a prueba la variante Long Range Dual Motor.

En España, ya hay dos establecimientos Polestar Spaces, uno en el Passeig de Gracia de Barcelona y otro en Madrid. Además, de contar con cerca de 40 puntos de servicio, principalmente a través de su asociación con Volvo. No obstante, la estrategia de la marca promueve la compra en línea, un proceso cómodo por el cual ellos se encargan de la entrega directamente en tu domicilio si así lo solicitas.

Este vehículo compite directamente con el muy popular Tesla Model 3, aunque en la actualidad tiene rivales similares en términos de diseño, como el BMW i4. Sin embargo, el punto distintivo del Polestar 2 es su asequibilidad, sin comprometer la calidad. El precio inicial de nuestra unidad de prueba es de 59.400€, pero al agregar el Plus Pack, que incorpora extras como techo solar panorámico, portón trasero eléctrico, Polestar Digital Key, sistema de sonido Harman Kardon y asientos delanteros eléctricos, la factura sube a 64.900€. Existe una variante superior con el Performance Pack, que tiene un precio de 65.400€, y una versión de acceso desde 51.690€.

Este coche utiliza la plataforma modular (CMA) también empleada en el Volvo XC40 y el Link & Co 01, lo que explica su similitud con el diseño sueco. Con una longitud de 4,61 metros, se sitúa entre un compacto y un SUV en términos de tamaño. La carrocería de tres volúmenes ofrece espacio interior razonable, con 1,86 metros de ancho y 1,48 metros de alto, además de una distancia entre ejes de 2,73 metros lo que se traduce en una muy buena habitabilidad, sobre todo en las plazas traseras.

El Polestar que evaluamos está equipado con una batería de 75 kWh, lo que proporciona una autonomía WLTP de hasta 487 kilómetros. Las baterías pueden cargarse a un máximo de 155 kW en corriente continua y 11 kW en corriente alterna. Por ejemplo, en un cargador Ionity, la carga al 100% puede lograrse en solo 35 minutos, aunque en un cargador de 11 kW puede tardar hasta 8 horas, y en casa, dependiendo de la potencia contratada, de 8 a 30 horas.

Los vehículos Polestar vienen con un generoso equipamiento estándar. Nuestra unidad de prueba incorpora el Pilot Lite Pack y el Plus Pack, que añaden funciones como Pilot Assist, Cross Traffic Alert con asistente de frenado, cámaras 360º, Control de Crucero Adaptativo, Sensor de aparcamiento lateral, Luces antiniebla LED con sensor de giro, y más. La mayoría de estos asistentes son desconectables, lo que permite que el Polestar 2 alcance un nivel de conducción autónoma 2. El Plus Pack agrega un sistema de sonido Harman Kardon, techo solar, asientos WeaveTech, volante y asientos traseros calefactables, y un cargador inalámbrico para smartphones, entre otros.

Hablemos del diseño exterior: Aunque el Polestar 2 comparte similitudes con el Volvo XC40, su atractivo diseño llama la atención de peatones y conductores. La parte delantera presenta una parrilla cerrada y faros LED afilados en los extremos. Las llantas de 19 pulgadas y la firma lumínica trasera que recorre todo el ancho del coche realzan su aspecto.

El habitáculo, en cambio, se define por su minimalismo y calidad premium, dónde preside la pantalla vertical de 11 pulgadas, impulsada por el sistema operativo Android Automotive OS de Google, que además compatible con Apple CarPlay mediante un cable USB-C. El uso de esta pantalla es tan fácil como intuitivo ya que los menús son muy gráficos y el acceso a ellos no es complicado. Es simple acostumbrarse a las funciones básicas incluso a las de configuración del coche sin tener que hacer un máster en ingeniería informática como pasa en otros coches. Con esta pantalla se ha reducido el uso casi de botones físicos dejando solamente los que encontramos tras el mando del audio tras el selector del cambio y los del volante multifunción, dónde encontramos una pantalla digital de gran formato que permite dos niveles de visualización; en uno de ellos vemos la posición del cambio, la velocidad, la carga de la batería y la autonomía y en el otro el mapa de Google Maps a modo completo, lo que facilita en gran medida la navegación sin tener que desviar la vista a la segunda pantalla.

En términos de espacio, las plazas delanteras son cómodas y amplias, pero las traseras son más ajustadas y están diseñadas para pasajeros de hasta 185 cm de altura. El maletero se compone de dos compartimentos: uno delantero con 35 litros de capacidad para guardar cables de carga y otro trasero con 405 litros, accesible a través de un portón eléctrico de gran tamaño, cuya apertura puede ser controlada eléctricamente, ya sea a través del botón en la llave o pasando el pie por debajo del paragolpes trasero. En la base de este maletero plano, se encuentra otro espacio útil para almacenar cables de carga u otros objetos si así se desea.

Pasemos al motor, batería y dinámica de conducción. Nuestra unidad de prueba incorpora dos motores eléctricos, uno en cada eje, con una potencia conjunta de 300 kW (408 CV) y un par motor de 660 Nm. Para la variante con el Pack Performance, la potencia se incrementa a 350 kW (476 CV).

La batería tiene una capacidad total de 78 kWh, con 75 kWh disponibles para su uso efectivo. El Polestar 2 con esta configuración alcanza los 100 km/h en 4,7 segundos y tiene una velocidad máxima de 205 km/h. Su autonomía homologada es de hasta 487 kilómetros según el ciclo WLTP, aunque en nuestras pruebas logramos una media de consumo de 20,5 kWh/100 km en diversas condiciones de conducción, aunque la mayoría de estos (85%), los hicimos conduciendo por carrtera, autovía y autopista, dejando en un muy segundo plano la conducción por ciudad, que es sin duda la que mejora la autonomía.

Repetimos en decir que es muy útil el planificador de rutas, ya que te dice el porcentaje estimado de la batería con el que llegarás a tu destino, siendo además bastante certera esta información, además de infórmate de todos los puntos de recarga que tienes en la zona por la que estás conduciendo.

En términos de conducción, el Polestar 2 Dual Motor ofrece una experiencia satisfactoria. Aunque no es tan ágil como la versión con motor individual, sigue siendo dinámico y su entrega de potencia es progresiva, lo que permite disfrutar de su rendimiento sin sorpresas. El control de tracción tiene dos modos de funcionamiento, lo que favorece el sobreviraje si activas el modo sport, lo que se traduce en que por la concepción de vehículo que es, y su tendencia al subviraje, puedes corregirlo de esta manera. El paso por curva que ofrece es impresionante, pues su peso, y la perfecta colocación de las baterías hacen que el centro de gravedad sea perfecto, lo que se traduce en un guiado casi perfecto.

En cuanto a la regeneración de la frenada encontramos el sistema One Pedal Drive que permite dos modos de uso, Bajo o Estándar, siendo este último el que te permite conducir solamente con el pedal del acelerador, llegando a frenar el coche casi por completo en carretera y al 100% en ciudad. Este sistema es muy útil, porque con él aprendes a anticiparte a los semáforos o a las rotondas por ejemplo, siendo como un asistente muy útil para aprender a conducir un coche 100% eléctrico.

Quizás a esta unidad si que le pondríamos los frenos del Pack Performance opcional, pues si quieres ir rápido en una carretera de montaña, los de serie acaban fatigándose tras un uso continuado de los mismos.

Es fundamental recordar que estamos ante una berlina de tres cuerpos diseñada con el propósito de ofrecer comodidad y confort en una variedad de situaciones, ya sea para viajar, transitar por la ciudad o enfrentar una carretera sinuosa, aún así el comportamiento dinámico que el Polestar 2 ofrece es digno de admirar.

Para ser justos, no podemos decir que este Polestar nos ha gustado más que la primera unidad que pusimos a prueba hace unos meses, ya que la única diferencia que hemos apreciado en el Dual motor frente al Single es el consiguiente aumento de potencia, que por ende aumenta el consumo y reduce la autonomía. Eso sí, avalamos que aun siendo un coche un tanto más pesado, nos ha sorprendido de nuevo la dinámica de conducción, pues encontramos que sigue siendo muy ligero y preciso a la hora de conducirlo.

Sin duda la marca ha hecho muy bien los deberes, ahora tendremos que esperar a que en los próximos meses se produzcan nuevos lanzamientos para ver si siguen en la misma línea, y claro está, con ganas de ponerlos a prueba para contaros nuestras sensaciones.

Escrito por, Miguel Angel Solá

AGRADECIMIENTOS

• Polestar España
• Fotografías: Cristóbal Arjona

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here