Compartir

Aston Martin ha creado el SUV más rápido, más potente y más dinámico del mundo. Los tres dígitos que se añaden a la denominación del deportivo campero de Gaydon señalan los CV de potencia de su motor V8 biturbo de 4,0 litros, pero en el desarrollo del DBX707 las intenciones de la marca han ido mucho más allá.

Tomando como inmejorable punto de partida el diseño, la dinámica y placer de conducción del DBX V8, el DBX707 aprovecha toda esa ventaja para destacar aún más en esos auténticos atributos deportivos. Para ello, todo el conjunto ha sido mejorado y optimizado para apaliar el aumento prestacional, así como para intensificar el placer de conducción y amplificar su presencia en carretera.

Al rendimiento vertiginoso de su poderoso propulsor V8 y sus 707CV de potencia, se le ha añadido un tratamiento extremo del bastidor para ofrecer una dinámica de conducción suprema. Ello sumado a un estilo aún más distintivo, perceptible desde cualquier ángulo de su carrocería, y al lujo absoluto de todos los detalles de su interior, convierten a este automóvil en la absoluta referencia entre los deportivos pensados para ser disfrutados más allá del asfalto.

Empezando por el motor, el del DBX707 cuenta ahora con dos turbos compresores y una configuración específica para entregar más potencia y par, que pasa de 550 a 707 CV y de 700 a 900 Nm, respectivamente, en comparación con el del DBX V8. Para transmitir adecuadamente al sistema de tracción total encontramos una caja de cambios automática de 9 velocidades con embrague húmedo, preparada para soportar el incremento de poderío mejor incluso que una transmisión por convertidor de par convencional. Con ella se logran unos cambios de marcha mucho más rápidos, con una sensación de transición entre marchas mucho más inmediata y directa que dan al conductor una mayor sensación de control y capacidad de respuesta. Y, por supuesto, una aceleración fulgurante: de 0 a 100 km/h en apenas 3,3 segundos.

Para controlar las aceleraciones, se ha recurrido a un sistema de tracción total con distribución del par automático, capaz de enviar hasta el 100 % al eje trasero lo que te asegura una dinámica de conducción más propia de un deportivo biplaza que de un SUV de gran tamaño. El sistema de frenado está encomendado a unos discos de freno carbocerámicos en ambos ejes y pastillas de freno de alto rendimiento, con unas dimensiones de 420 mm para el eje delantero y de 390 mm para el trasero. Estos discos CCB encomiendan su frenada a unas pinzas de 6 pistones y, no solo mejoran las distancias de frenado y la resistencia al trato más exigente, sino que también contribuyen a mejorar el comportamiento dinámico gracias a la reducción de 40,5 kg de peso. Por supuesto, la puesta a punto del sistema de frenado ha afectado también al circuito hidráulico y al servofreno, con el objetivo de mejorar la precisión y confianza del conductor.

Las llantas y los neumáticos son de 22 pulgadas de serie (en una selección de diseños Sport y Ribbon), aunque opcionalmente y como era el caso de nuestra unidad de pruebas se pueden montar unas de 23”, ofrecidas en una selección de negro texturizado o negro satinado con reflejos torneados de diamante.

El DBX707 también incorpora una nueva versión del diferencial trasero de deslizamiento limitado electrónico (e-diff), reforzado y con una relación de transmisión final más corta que ayuda a la capacidad de aceleración del DBX707 en las marchas cortas y mejora la respuesta en movimiento, al tiempo que mantiene la eficiencia y el refinamiento de crucero que ofrece la transmisión de 9 velocidades.

La suspensión neumática del DBX707 es otra de los elementos clave que determinan su excepcional comportamiento en carreteras reviradas. Se mantiene la arquitectura básica y las cámaras de aire de triple volumen que tan buen resultado han dado en el DBX V8, pero en esta versión se ha hecho un ajuste de chasis específico, incluidos cambios en el sistema eARC (Electronic Active Roll Control), con parámetros revisados que aumentan la sensación de agilidad y mejoran el equilibrio dinámico del coche. El resultado es una gestión más ajustada de todos los movimientos de la carrocería en cualquier circunstancia de la conducción, sobre todo en aquellas trazadas de curvas donde el tamaño y el peso del DBX 707 podrían llegar a ser un problema.

Por si todo esto no fuera suficiente, los modos de conducción también se han optimizado para hacerlos un poco más agresivos. El «Race Start» está disponible en los modos GT Sport y Sport+ para maximizar la aceleración y mostrar de lo que el DBX707 es realmente capaz, prueba de ello es su cifra de 3,4 segundos para lanzarse hasta los 100 km/h desde parado.

Todo en este Aston Martin está pensado para que conducción deportiva tengas las mismas sensaciones que ofrece cualquiera de los modelos de la gama de Gaydon, sin renunciar claro está al ADN de la marca.

La consola central acoge una serie de botones y selectores con acceso directo a los diferentes modos de conducción, por lo que no es necesario perder tiempo a través del sistema de infotainment para acceder a tediosos menús. Entre ellos se encuentran   los botones del modo de suspensión, el ESP, el modo de selección de marchas manual -que ahora se mantiene manual hasta el corte de inyección, y el interruptor de escape activo, que abre las válvulas del nuevo sistema de escape deportivo para enfatizar más si cabe el sonido del motor V8.

En consonancia con sus extensas actualizaciones de ingeniería, el exterior y el interior del DBX707 han recibido un cambio de diseño igualmente profundo. El resultado es espectacular: abiertamente deportivo, pero con el estilo y la atención al detalle que caracterizan a Aston Martin, al ser fabricados de forma artesanal.

En la parte frontal encontramos una parrilla de satinada en cromo, más grande que la de la versión V8 convencional, con unas dobles aletas y con las seis barras horizontales que ahora están divididas, así como unas nuevas tomas de aire y conductos de refrigeración de los frenos, además de un nuevo perfil del splitter delantero.

Los bordes de las ventanillas y las nuevas lamas del capó delantero ofrecen el mismo diseño que la parrilla delantera, así como el splitter en negro brillante. En la zaga encontramos un rediseño igual de espectacular, que mejorar sustancialmente la forma estética como la función aerodinámica, ya que se ha añadido un nuevo spoiler al alerón del techo para reducir la elevación y aumentar la estabilidad a alta velocidad, así como un difusor trasero doble significativamente ampliado que se eleva para encontrarse con el nuevo sistema de escape cuádruple de gran diámetro, a lo que se suman también un nuevo parachoques con rejillas de ventilación integradas acentuando así la musculosa trasera.

Si en el exterior Aston Martin ha querido mostrar el talante deportivo llevado al extremo, en el habitáculo encontramos la misma fórmula. Tras abrir la puerta lo primero que nos llama la atención solos asientos Sport que ahora son de serie, mientras que los Confort están disponible de forma opcional, pero sin coste. Estos asientos disponen de 16 reglajes, con los que fácil es encontrar una postura de conducción cómoda, así como están ventilados y calefactados para ser agradables en cualquiera de las cuatro estaciones.

Para configurar el interior existen tres ambientes diferentes: Accelerate de serie, que incluye una mezcla de cuero y Alcántara®, así como el Inspire que es opcional o el Comfort y el Inspire Sport, que incluye cuero Semi-Aniline completo con el logo de la marca bordado en los reposacabezas, que inclye una franja de contraste en el centro del asiento y un patrón de perforaciones en el respaldo y la base del cojín.

Al igual que el exterior, el interior del DBX707 presenta un acabado cromado oscuro en los interruptores, que pueden combinarse a la perfección con el cromo brillante y la fibra de carbono de forma opcional. Las molduras en negro piano son un estándar, dejando como alternativa opcional los acabados en fibra de carbono o malla metálica de bronce.

Para los clientes que buscan mejorar aún más la naturaleza exclusiva del DBX707 y crear algo verdaderamente único siempre podemos recurrir al departamento Q by Aston Martin, el servicio a medida de la marca, que ofrece lo último en personalización, donde podremos llevar hasta el más extremo la personalización de nuestro Aston Martin para conseguir una unidad única.

El Aston Martin DBX 707, no solo es un SUV rápido, con el que acelerar es una sencilla maniobra dando rienda suelta a sus 900 Nm de par, sino que es un SUV pensado para ofrecer un comportamiento deportivo sin igual. De hecho, tal y como os hemos comentado al inicio de la prueba todo está aquí pensado para que le sensación de la conducción sea lo más parecida al resto de la gama Aston Martin.

En autopista y vías rápidas el DBX 707 es un SUV premium, donde la comodidad y el confort están altamente asegurados. En carretera y en carreteras reviradas es un verdadero escalador de montaña, pues parece que no hay trazado que se le atragante. Las curvas rápidas las aborda con aplomo y un guiado que te hace pensar que el coche va sobre raíles. Eso sí, el sistema de tracción, así como el control vectorial de par y los rodillos que tiene hacen que el paso por curva sea rápido y que sea algo difícil, aunque no imposible sacarlo de sus casillas.

El motor empuja acompañado de un sonido que te hace pensar en todo momento lo que llevas entre manos, con un bramido ronco y agudo que invade el habitáculo, sin ser molesto claro están pues es algo que te esperas sabiendo el potencial que tienes bajo el capó delantero.

Hemos tenido ocasión de poner a prueba otros SUV tan poderosos como el Aston Martin DBX707, como por ejemplo al Lamborghini Urus, Bentley Bentayga Speed o el Audi RS Q8, y os podemos asegurar que las sensaciones del DBX son brutales al lado de estos dos, que quizás sean dos de sus principales rivales, en lo que a prestaciones y comportamiento se refiere.

Quizás el DBX 707 esté muy por encima en lo que a precio se refiere, pero al final la exclusividad y el hecho de ser un coche fabricado de forma artesanal tiene un valor que quien busca un Aston Martin, sabe apreciar.

Escrito por, Miguel Angel Solá

Agradecimientos

  • Aston Martin Barcelona
  • Fotografías: Daniel Cudié

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here