Compartir
BMW C Evolution 2017

BMW ha demostrado que apuesta por el futuro en la movilidad eléctrica y prueba de ello es que cada vez ofrece más autonomía en sus vehículos, en este caso, la BMW C Evolution 2017 “long range”, aumenta su rendimiento hasta los 160 kilómetros, es decir, un 60% más que su predecesora.

Han pasado ya tres años, desde que la ciudad de Barcelona acogiera la presentación mundial del C Evolution, que como su propio nombre indica evoluciona para mejor, y en este caso lo hace con un aporte que hereda de su hermano de cuatro ruedas, el nuevo BMW i3 94 Ah, utilizando en pequeño, claro está, sus baterías.

Ahora, BMW tiene en su catálogo dos variantes del C Evolution, una de ellas, que solo está disponible para Europa, que cuenta con una potencia de 11 KW (15cv) y una autonomía de 100 km, que le permite sea conducida con el carné de conducir de coche convalidado, aunque en determinados momentos es capaz de desarrollar hasta 48 cv, siendo su velocidad máxima de 120 km/h (limitada), y otra versión, la que hoy ocupa nuestra prueba, versión extendida, que cuenta con 19 Kw (26cv) en modo continuo, pero con la capacidad de ofrecer hasta 48 cv, lo que le permite acelerar de 0 a 100 m/h en tan solo 6,2 segundos y de lanzarse hasta los 129 km/h, velocidad que tiene limitada.

Tan solo un nuevo diseño gráfico en el túnel central es la única novedad a nivel estético que presenta la C Evolution 2017, ya que la base de la moto es la misma, pudiendo escoger entre dos colores para su decoración, el Plata Ión Metalizado y el Verde Eléctrico combinado con negro.

Una de las novedades que presenta el C Evolution, es un cuadro de mandos TFT a color, que facilita mucho la lectura de los datos que ofrece, entre los que podemos encontrar, el estado de carga de la batería, el modo de conducción seleccionado, el equilibrio de energía utilizado, y los datos del ordenador de abordo tales como el consumo de KW/h o los kilómetros de autonomía.

Otros detalles para esta nueva versión son el cable de carga de tamaño reducido, que puede guardarse bajo el asiento, lo que penaliza el hecho de meter un segundo caso por ejemplo o el tuyo propio cuando paras.

El propulsor con refrigeración líquida dispone de un revolucionario sistema de correa de transmisión con desmultiplicación de relaciones, que la convierte en la reina de los semáforos, ya que, en salida, y gracias a su par motor de 72 Nm, acelera de 0 a 50 km/h en tan solo 2,8 segundos, cifra, que ni siquiera otras deportivas de motor de combustión, son capaces de alcanzar. La entrega de potencia es tan inmediata, que salir de cada semáforo, es como ver la luz verde en un GP.

Pero ese par, no solo está disponible desde parado, sino que te acompaña vayas a la velocidad que vayas, por lo que un adelantamiento es una fácil tarea a realizar, más si cabe, ahora que gracias a una nueva autonomía, esta moto no solo sirve para hacer trayectos urbanos, sino que puedes además hacer carretera, y porque no, de curvas también, ya que ofrece un excelente comportamiento dinámico, algo que redunda en los maxiscooters de la marca bávara, ya que algunos componentes son herencia de su homologo con motor de combustión, el C 650 Sport, del que toma las suspensiones, la horquilla delantera invertida y el característico basculante mono brazo que acoger el motor en la parte trasera.

Para garantizar cualquier tipo de pérdida de tracción, el C Evolution, está equipado con el control de tracción denominado TCA (Torque Control Assist).

Durante nuestra prueba, quisimos experimentar la sensación de comprobar cuál era la autonomía real que podríamos conseguir a manos del C Evolution si la usáramos para nuestro trayecto diario, en el que tenemos la ocasión de conducir por carretera de curvas, autopista, autovía y por la ciudad.

Nuestra ruta empezó en Olivella, dónde hasta nuestra oficina nos separan 57 kilómetros. Desde ahí tomamos rumbo hacia Sant Pere de Ribes por la BV2111, trazado de curvas idóneo para comprobar la puesta a punto dinámica que BMW ha llevado a cabo del C evolution, donde tengo que decir, que es sobresaliente. El centro de gravedad, las suspensiones, y las llantas de 15”, contribuyen en parte a un comportamiento dinámico muy propio de los maxi scooters de BMW, que ya hemos tenido ocasión de poner a prueba, como el C 650 Sport y el C 650 GT.

Tras 15,4 kilómetros, conduciendo por curvas (modo Dynamic), tomo rumbo hacia la C32 (modo Sail), que me llevará tras circular durante 18,1 kilómetros por autopista, a la entrada de la C31, la autovía que nos llevará tras recorrer 20 km (modo Road), a la entrada de Barcelona, por la Gran Vía.

Una vez realizado este recorrido, y sabiendo que nos quedan 3,8 kilómetros hasta nuestra oficina, seleccionamos el modo de conducción Eco-Pro, ideal para ciudad, con el fin de poder regenerar energía en cada una de las constantes frenadas durante nuestro trayecto a la oficina, situada en la confluencia de la Calle Valencia con Rambla Catalunya, donde una vez nos detenemos, y para nuestra sorpresa, todavía nos queda un 49% de la batería por consumir, lo que se traduce en una autonomía teórica de 54 km, suficientes para hacer el recorrido inverso tras nuestra jornada laboral sin necesidad de cargarla.

Para conseguir la máxima autonomía, y en esto pasa igual que en el BMW i3, tienes que tener en cuenta, por dónde estás conduciendo, y en que modo lo estás haciendo para poder sacar un mayor rendimiento, por ello, el C Evolution, dispone de 4 modos de conducción (Dynamic, Road, Eco-Pro y Sail), pensado cada uno de ellos para optimizar la carga de la batería en función de las frenadas, o incluso, haciendo que el mismo motor actúe como freno, como es el caso de los tres primeros. El modo Sail, es ideal para conducir por autopista, y es lo más parecido al modo de navegación a vela de los cambios automáticos que tan de moda está ahora.

Cuando con el selector de modos de conducción, accionas cada uno de ellos, en el cuadro de mandos cambia la autonomía, siendo la menor con el modo Dynamic, y la mayor con el modo Eco-Pro, con el que puedes ver 170 km siendo el idóneo para circular por la ciudad, donde las aceleraciones y las frenadas son constantes, lo que ayuda, y gracias la regeneración de frenada a que las baterías constantemente se carguen y no pierdan energía.

¿Está más cerca del futuro el C Evolution? La respuesta es un SI rotundo y con mayúsculas, aunque BMW tendrá que seguir trabajando para poder ofrecer más autonomía, ya que este será el factor que hará aumentar las ventas de los scooters eléctricos, y en este caso del C Evolution, que a nosotros, particularmente, nos serviría para nuestro día a día, sobre todo para optimizar costes de transporte, como los peajes y sobre todo en ahorro de carburante, frente al ligero coste de electricidad de tan solo 1,2€ por cada 100 kilómetros recorridos.

Escrito por, Miguel Angel Solá

Agradecimientos