Compartir
Skoda Octavia Combi RS 245

Esta es la tercera prueba que llevamos a cabo con un Škoda que combina las siglas RS, y como no podía ser de otra manera, empezaremos esta prueba, diciendo que es un coche excepcional, y que debería estar en vuestra lista como prioridad si os queréis hacer con una berlina familiar.

El mercado de este tipo de coches está en auge desde hace algunos años, años, en los que marcas como Audi, Volkswagen, SEAT o BMW por citar a algunas se han hecho un importante hueco con modelos como el Audi A4 Avant, el BMW 318 Touring, el SEAT Leon ST o el Volkswagen Golf Variant, del que toma su plataforma modular MQB para su fabricación el Škoda Octavia, pero ¿Qué pasa con Škoda? Simplemente que las marcas en este país tiran mucho y tienen mucho peso a la hora de tomar una decisión a la hora de comprar un coche.

¿Por qué señalamos tanto esta afirmación? Porque es una verdad como un templo. En los días que nosotros disfrutamos del Škoda Octavia Combi RS 245, hicimos una prueba, y fue preguntar a amigos y conocidos que les parecía este coche. Si tuviéramos que decir una cifra, nos atreveríamos a decir, que de cada 10 personas que te digan que les gusta este coche, tan solo 2 se lo comprarían, Antes, seguro, optarían por alguno de los modelos que ya hemos mencionado.

Con todo esto no queremos decir, que Škoda sea una marca a la que la gente no aprecia a la hora de valorar si comprar un coche o no, queremos decir, que es una marca incomprendida. Las actuales generaciones nada tienen que ver con los antiguos modelos de la marca, de la misma manera que pasa por ejemplo con SEAT. Son marcas que no solo han dado un salto cualitativo en lo que a diseño se refiere, sino que han dado un importante salto en calidad y sobre todo en lo que tecnología se refiere, ya que el equipamiento tecnológico que podemos encontrar en un Škoda nada tiene que envidiar al de otros coches de su segmento.

Dicho todo esto, en apoyo de una marca que nos parece hace unos coches excepcionales, os vamos a hablar de la versión que hoy ocupa este artículo.

Diseño del Skoda Octavia Combi RS245

La nueva generación del Škoda Octavia presenta muchas novedades desde su rediseño a fianles de 2016, aunque un diseño algo continuista, que en la versión RS presenta una línea bastante agresiva y musculada. En el frontal destacan unos dobles faros, que no han ganado muchos detractores la verdad, pero que enfatizan más si cabe su mirada desafiante. La nueva parrilla de lamas verticales, así como un paragolpes que integra los antiniebla sobre unas generosas entradas de aire, son elementos que están ahí no solo para hacer bonito, sino para mejorar la refrigeración del motor.

En la vista lateral, se puede apreciar que el Octavia Combi ha ganado tamaño con respecto a su predecesor, en concreto 8mm, pasando ahora a medir unos generosos 4,69 metros. En esta vista destacan sin duda las preciosas llantas Xtreme de 19” calzadas con neumáticos Pirelli P-Zero en medidas 225/35/19 para ambos ejes, que dejan entrever las pinzas de freno pintadas en color rojo.

La zaga presenta un nuevo diseño y empaque, donde lo más destacable son las nuevas ópticas dotadas de tecnología LED, así como un difusor que en extremos acoge a las salidas de escape cromadas de forma trapezoidal. En el portón trasero encontramos la denominación del coche, así como el logo RS. En la parte más alta del mismo un sutil spoiler remata el final del techo.

Un habitáculo con multidud de novedades

Tras abrir la puerta, para acceder al habitáculo, es donde te das cuenta el enorme salto que ha dado la marca, no solo en lo que a diseño se refiere, sino en la calidad de materiales utilizados, así como en la tecnología que aporta para todos sus modelos.

Los asientos de esta unidad son preciosos. Su corte deportivo tipo backet, unido a la perfecta combinación del cuero con la alcántara se suman a la comodidad y al perfecto agarre que ofrecen. Los delanteros cuentan con regulación eléctrica, lo que facilita en gran medida encontrar una buena posición de conducción.

Acomodado en el asiento, lo primero que te viene a la vista es el volante de tres radios de corte deportivo, que tiene un pespunte en costuras de color rojo, así como el logo de esta versión RS y las levas para manejo del cambio de forma secuencial. Tras este, encontramos una pantalla con dos esferas analógicas, de esas, que particularmente tanto nos gustan, separadas por una pantalla a color Maxi-Dot que sirve como apoyo a la navegación, el audio o el teléfono, y que entre otra información representa las fuerzas G o la presión del turbo.

En el centro de la consola, y ligeramente orientada hacia el conductor, encontramos la pantalla táctil de 8”, que incluyen opcionalmente los sistemas de navegación Amundsen y Columbus y que gracias a los servicios móviles online Škoda Connect ofrecen un plus en lo que a navegación y entretenimiento se refiere. En cuanto a la información ofrecida, es muy completa y muy visual gracias a las nuevas representaciones gráficas que podemos ver, entre ellas, una que incluye tres indicadores deportivos que nos ofrecen las lecturas de la potencia utilizada, las fuerzas G, la presión del turbo o la temperatura del motor.

La fila de asientos traseros puede dar cabida sin problema alguno a tres pasajeros, o bien, hasta tres sillas infantiles. El espacio que encontramos en esta parte del coche es sumamente generoso y prueba de ello es que servidor que mide 1,80, acomodado en una de las plazas laterales, disponía de un palmo hasta rozar el respaldo del asiento delantero.

Una de las grandes bazas de este Škoda es su enorme maletero, donde en condiciones normales encontramos una capacidad de 610 litros, que fácilmente pueden ser ampliados hasta los 1.740 si abatimos los asientos traseros

Mecánica con 245cv y un par motor de 370 Nm

Bajo su capó delantero, encontramos al motor más potente de la historia de la marca. Hablamos de un bloque de 4 cilindros, 2.0 TSI capaz de rendir 245 cv (15cv más que la versión más potente hasta ahora) y un par motor de 370 Nm disponible entre las 1.600 y las 4.300 RPM, lo que se traduce en un propulsor muy elástico que ofrece todo su esplendor durante casi todo su régimen de giro. La perfecta asociación a una caja de cambios DSG de 7 velocidades te permite sacar lo mejor de este coche en conducción deportiva, ofreciendo unos cambios rápidos y precisos.

En lo que a consumos se refiere, la marca homologa unos 6,4 litros a los 100 km, cifra que nosotros vimos aumentada hasta los 9,5 en conducción deportiva, pero que en autopista a velocidad de crucero no excedió en ningún momento de los 6,9 litros.

Sus prestaciones, dado su volumen y concepción de berlina familiar están más que justificadas con un 0 a 100 km/h de 6,7 segundos y una velocidad punta autolimitada a 250 km/h.

Uno de los opcionales imprescindibles es el tren de rodaje adaptativo que incluye el Performance Mode Select que cuenta con un generador de sonido de alta potencia y que permite escoger entre 5 modos de conducción (Normal, Eco, Comfort, Sport e Individual) que cambian radicalmente el modo de uso del coche y que inciden en la dirección, el tacto del acelerador y el cambio de doble embrague DSG, así como el diferencial (VAQ) que cuenta con un sistema de gestión electrónica encargado de repartir el par entre ambas ruedas a través de un embrague Haldex.

El RS en carretera

Entrados en la prueba dinámica, el Škoda Octavia, a priori, está optimizado como una berlina familiar en la que como no podría ser de otra manera prima la comodidad. El Control Dinámico del Chasis Adaptativo (DCC opcional), es el elemento clave para disfrutar de la esencia de berlina, así como de las siglas RS en este coche, pues gracias a unas válvulas que se accionan eléctricamente, e inciden en los amortiguadores, el tarado de los mismos se vuelve más duro para disfrutar en conducción deportiva a elección del conductor, lo que te permite sacar mayor provecho a todo el conjunto en esta circunstancia.

Para garantizar un adecuado nivel de tracción, disponemos del control de estabilidad ESC con modo Sport, así como un diferencial de control de deslizamiento de serie XDS, que nos ayuda en el control de la aceleración a la salida de las curvas, lo que garantiza que haya las menores pérdidas de tracción posibles. Aquí sí que tenemos que decir que hemos echado de menos un sistema de tracción integral, en lugar de la delantera, pues este, sería una garantía más para sacar mejor provecho a sus 245 cv.

Particularmente, este tipo de carrocerías me encantan, porque me gusta mucho jugar con los pesos del coche a la hora de entrar en las curvas, y con este tipo de carrocerías una vez te acostumbras a esto, ofrecen un comportamiento dinámico excelente a la hora de conducir rápido, y este Škoda, no es una excepción. El paso por curva que ofrece es rápido, gracias a los elementos que hemos mencionado, así como por la puesta a punto del chasis y de un conjunto que brilla por su carácter deportivo.

En carretera y autopista ofrece un aplomo y una comodidad propio de la berlina que es, con la satisfacción como plus, de que es un gran viajero y con una capacidad de carga excepcional.

El precio de salida del Škoda Octavia Combi RS245 es de 30.630€, recordemos en todo momento, que disponemos de 245 cv. Nuestra unidad de prueba, que venía equipada con todo lo que os hemos contado unas líneas más arriba, tiene una factura final de casi 41.000€ (aprox). ¿Alguien sería capaz de darnos una alternativa a este coche que no sume más de 2.000€ en el precio final?

En lo que a equipamiento se refiere nuestra unidad de prensa a parte del completo listado de elementos de serie ofrecía; Sistema Kessy, Tren de rodaje deportivo DCC, Techo corredizo eléctrico, Detector de fatiga, Adaptative Cruise Control con detección de peatones, Asientos delanteros y traseros térmicos, Blind Spot Detect, Pak Assist o Intelligent Light Assistant, entre otros.

Conclusiones

Por sacarle alguna pega, tan solo hemos echado en falta en este Škoda un sistema de tracción integral, lo que le permitiría ofrecer un comportamiento dinámico todavía más radical a la vez que seguro, de la misma forma que lo hace su primo el Golf R Variant, por ejemplo.

Quitando este pequeño, pero, y como fan condicional de esta marca, el Škoda Octavia Combi RS 245 ocuparía sin lugar a dudas una de las plazas de nuestro garaje ideal por su versatilidad y como no, por su deportividad.

Escrito por, Miguel Angel Solá

Agradecimientos

  • Škoda España
  • Fotografías: Cristóbal Arjona