Compartir

Como ya os hemos comentado en muchas de nuestras pruebas el segmento de los SUV está en pleno auge, a la vez que el proceso de electrificación en el sector del automóvil. Es por ello, que SUBARU ha sabido combinar estos dos factores, para lanzar al Forester Eco Hybrid, el prime vehículo híbrido de la marca.

El Forester es uno de los modelos de la gama SUBARU más consolidados que hay, de hecho, nos encontramos ante la quinta generación, aunque su renovación ha llegado a modo de facelifting, en la marca nos aseguran que es un coche totalmente nuevo.

Sus cifras de venta de casi 4 millones de unidades vendidas desde que en el año 97 se lanzara el primer Forester, avalan que este es uno de los vehículos más importantes para SUBARU, quizás por eso ahora han puesto como se suele decir “toda la carne en el asador” para hacer un SUV de última generación, híbrido y muy tecnológico.

Diseño continuista pero resultón

En lo que a su diseño se refiere, vemos un frontal presidido por una parrilla cromada de forma hexagonal, así como unos faros dotados de tecnología LED que presentan una curiosidad para la luz diurna, y es que imita a los pistones horizontales del típico motor bóxer. El paragolpes integra los faros antiniebla a la vez que un protector en color gris para el uso offroad.

La vista lateral destaca por disponer cuatro puertas de generoso tamaño, lo que también implica que la superficie acristalada gane tamaño, lo que se traduce en una visión por parte del conductor hacia los laterales y en luminosidad del habitáculo. Las llantas de 17” de nuevo diseño calzan unos neumáticos Bridgestone DUELER H/L en medidas 225/60/17 para ambos ejes, siendo un elemento opcional las llantas de 18”.

En la zaga, es quizás donde más cambios encontramos con su predecesor, por el nuevo diseño de los pilotos, así como por la luna trasera y el alerón que culmina el techo.

Una de las cosas a destacar del nuevo SUBARU Forester, a parte del elenco de elementos que equipa tanto para la seguridad activa como pasiva es que ha logrado 5 entrellas Euro NCAP, el máximo galardón que un coche puede recibir en materia de seguridad. Esto se debe a que para su construcción la marca recurre a su plataforma global, que le permite incrementar hasta en un 40% la absorción de energía, un 70% la rigidez torsional y un 100% la rigidez del chasis.

Habitáculo espacioso, ergonómico y tecnológico

Su habitáculo es muy espacioso y ofrece unas muy buenas cotas tanto en la parte delantera como en la trasera, en la que se pueden alojar sin problema hasta 3 ocupantes. El maletero por su parte ofrece 509 litros de capacidad que pueden ser fácilmente ampliados hasta los 1.779 litros abatiendo los asientos en proporción 60:40.

El interior del Forester ha sido llevado a un ambiente premium, donde ahora encontramos mejor calidad en los materiales, así como en los acabados y sobre todo en lo que a ergonomía se refiere.

Tras el volante multifunción, que dispone un tamaño y grosor perfectos, encontramos en primera instancia unas levas, que sirven para bloquear el cambio CVT, para pasar a tener lo más parecido a un cambio secuencial. El cuadro de mandos se presenta con dos esferas de agujas convencionales, separadas por una pantalla TFT en la que se muestra mucha información a través de sus menús.

La pantalla táctil de 8” de la consola central, es quizás lo más destacable del habitáculo, lástima que los botones de acceso directo a algunas de las funciones desentonan un poco porque le dan “sencillez”. Desde aquí se controla todo el sistema de infoentretenimiento, a la vez que diversos parámetros de configuración del coche, y es compatible con Apple CarPlay y Android Auto, de hecho, carece de navegador propio, por lo que el uso del mismo se hace a través de Google Maps.

En la parte más alta del salpicadero hay una pequeña pantalla en la que se pueden visualizar detalles que atañen al funcionamiento del Forester, como el funcionamiento del sistema de tracción integral Symmetrical All Wheel Drive, los ángulos de inclinación de la carrocería, las funciones del climatizador o los diferentes sistemas que forman parte del Eyesight que tenemos conectados en cada momento, entre otras funciones.

Destacar que el Eyesight es un sistema que recurre al uso de dos cámaras de vista frontal, montadas en la zona del retrovisor interior que miden constantemente la distancia con el coche que circula frente a nosotros, prestando así ayuda al control de crucero adaptativo, al sistema de frenada de emergencia, y algo muy útil para aquellos que a veces nos despistamos al volante, y es que si estás parado y el coche que tenemos delante arranca este sistema te da un aiviso.

Otro de los elementos a destacar, y que casi podríamos decir que son una primicia, es el sistema de monitorización del conductor, que mediante una cámara situada en la visera de la pantalla central se encarga de ver nuestros parpadeos a la vez que detecta si no prestamos atención a la conducción si giramos la cabeza, para por ejemplo mirar el navegador y otro elemento que pueda interrumpir la atención, avisándote mediante un sonido. Este sistema denominado DMS (Drive Monitoring System) tiene una segunda función, la de poder detectar por los rasgos faciales hasta 5 conductores, creando así cinco perfiles diferentes para acomodar o llevar a cabo ajustes específicos de cada uno de ellos.

En la parte mecánica encontramos un motor nuevo, un bóxer de 2.0 litros que incluye un generador eléctrico y que desarrolla una potencia de 150CV y un par máximo de 194 Nm a 4.000 rpm. Su otro motor, el eléctrico, está situado junto al cambio Lineatronic entregando su potencia de 16,7CV y 65 Nm de par a ambos ejes.

Para transmitir la potencia al asfalto, encontramos un sistema de tracción permanente denominado Symmetrical AWD, que cuenta con un diferencial central y un embrague multidisco que envía hasta un 60% de la potencia al eje delantero en condiciones normales y un 40% al trasero, llegando hasta un reparto del 50% en función de la adherencia. Si a esto le sumamos el sistema X-MODE que incluye además el asistente de descenso y ascenso de pendientes, tenemos a un 4×4 que te sacará prácticamente de cualquier apuro. Este sistema tiene dos modos de funcionamiento, Nieve/barro y Nieve/barro profundo, estando cada uno configurado de forma específica para poder conducir en situaciones de muy baja adherencia como serían esos escenarios.

El motor eléctrico se activa mediante la energía que recibe de la batería de iones de litio de 0,6 kWh que sirve solamente de apoyo en algunas ocasiones, permitiendo incluso circular a muy baja velocidad solamente con el motor eléctrico sin la intervención del motor de combustión. Las principales ventajas de este sistema “híbrido” permiten que el Forester obtenga la etiqueta ECO a la vez que según la marca se puede reducir el consumo en hasta un 11% y que se cumpla con la normativa Euro 6d Temp.

Sinceramente a nosotros este sistema no nos ha entusiasmado, a parte de que la reducción de consumo es imperceptible, sobre todo cuando llevas al motor bóxer asociado un cambio CVT, a ir muy alto en lo que a régimen de vueltas se refiere con respecto a un cambio manual, automático de convertidor de par o uno de doble embrague. SUBARU ha homologado unos 8,1 litros a los 100Km, cifra que nosotros hemos visto aumentada durante el periodo de prueba del coche, en el que hicimos un total de 574 kilómetros hasta los 9,8 litros.

Creemos que el sistema de hibridización del Forester perjudica más que ayuda. Por un lado añade 110 kg extra de peso a todo el conjunto, algo que no le beneficia teniendo en cuenta su lastre total de 1.731 kg, y su tamaño. Por otra parte este sistema funciona en contadas ocasiones ya que ni siquiera te permite circular 3 o 4 kilómetros en modo eléctrico pues la pequeña batería de 118 voltios y 0,6 kWh de capacidad, no tiene capacidad para ello. A la par, el cambio CVT te hace ir siempre muy alto del vueltas lo que se traduce en rumorosidad en el habitáculo, un claro ejemplo es que a velocidad de crucero en autopista el motor gira entorno a las 2.300 rpm, mientras que otro coche con un motor de combustión similar con un cambio de los anteriormente mencionados estaría por debajo de las 2.000 rpm.

Si en algo brilla este SUBARU, es en la polivalencia, ya que tienes un coche para todo, y para todos los días. En carretera y en autopista hace gala de ser un gran viajero, además es muy cómodo gracias al espacio que encontramos en el habitáculo. Fuera del asfalto, podríamos decir que es casi casi un todo caminos con el que no solo puedes circular por pistas forestales, sino que te permite hacer muchas más cosas gracias a sus cotas para uso offroad, donde encontramos una distancia al suelo de 22 cms, un ángulo ventral y de ataque delantero hasta los 20 y 21 respectivamente y de salida de 23º a 26º.

Para nuestra prueba decidimos salir de asfalto, para hacer una ruta de montaña de unos 14 kilómetros en los que nos encontramos con alguna que otra trialera, donde pusimos al Forester a dos y tres ruedas, maniobras fáciles de atacar con este todo caminos. La capacidad de tracción que tiene gracias al sistema Symmetrical AWD es básicamente uno de los elementos clave para este coche, ya que pueden sacarte básicamente de cualquier apuro, aquí si que damos una lanza en favor de SUBARU que lleva años implementando esta tracción en sus modelos, y que en otro tipo de SUV’s no acaban de cuajar tan bien como en este.

En carreteras reviradas, demuestra que dotes deportivas no tiene, pero se defiende bastante bien, en primer lugar por su reparto de pesos de un 60:40, por otra parte gracias a que tiene un centro de gravedad muy bajo y por último gracias a sus sistema esquema de suspensiones McPherson para el eje delantero y de paralelo deformable para el trasero. En este apartado, el comportamiento dinámico si decides ir con brío, es como el un SUV convencional, al que no le puedes pedir mucho dado su tamaño y peso.

Otro apartado en el que este SUBARU es una tentación, es por su precio y por el equipamiento de serie que ofrece, en cualquiera de sus tres acabados (Sport, Executive y Executive Plus), donde podemos encontrar ABS, EBD, TPMS, TCS, el sistema Subaru Eyesight, faros LED adaptativos, sensor de luces, asientos delanteros calefactables o la pantalla de 8” entre otros. En el caso de la línea Executive, la de nuestra unidad de pruebas, además hemos de sumar, el asistente automático de luces, portón trasero de accionamiento eléctrico, sensor de lluvia, asientos delanteros eléctricos, arranque sin llave, frenada de emergencia marcha atrás o el monitor de vista lateral.

El Forester está disponible desde 34.950€ en el acabado Sport Plus, de 36.650€ para el Executive y de 39.150€ para el Executive Plus, lo que se traduce en una muy buena teniendo en cuenta sus rivales más directos que podrían ser el Hyundai Tucson, el Honda CR-V Hybrid o el Toyota RAV4.

Pocos serán los SUV que encuentres de este tamaño, con un equipamiento tan amplio y con la condición de todo caminos que ofrece el Forester por un precio tan razonable y que cuente con todos los argumentos que os hemos contado en esta prueba.

Escrito por, Miguel Angel Solá

Agradecimientos

  • Subaru España

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here