Compartir

El T-Roc es uno de los líderes en su segmento, de hecho, es uno de los SUV compactos más vendidos de España. Desde que viera la luz en 2017 ha cosechado muchos éxitos, y ahora, la nueva generación presentada a mediados de 2022 presenta ligeros cambios estéticos, pero sobre todo tecnológicos.

Volkswagen es una marca de aquellas que piensa que algo funciona no lo cambies, de ahí que el T-ROC sigue con un diseño continuista, al que ahora se le suma una nueva parrilla unida por una tira que une los faros LED, así como un nuevo paragolpes delantero en el que se han incorporado los faros antiniebla en los laterales. En la zaga, más de lo mismo, solamente se ha renovado la firma lumínica que ahora cuenta con unas ópticas oscurecidas y luz dinámica para los intermitentes.

En el interior ahora, vemos una sensación de calidad mejorada, gracias al uso de nuevos plásticos blancos para la zona del salpicadero, así como una nueva pantalla táctil de 8” de serie y una opcional de 10,25” para los acabados R-Line que añade al sistema de infoentretenimiento el reconocimiento por voz y el control gestual.

El diseño del volante y el selector del cambio también son de nueva concepción y se suman a la nueva disposición de elementos en la consola central que ahora deja las salidas de ventilación bajo la pantalla central.

Recordemos que el Volkswagen T-Roc está fabricado con la plataforma modular MBQ, utilizada para el Golf, o el T-Cross, estando su posición en lo que a medidas se refiere entre este último y el Tiguan. Con unas medidas de 4,23 metros de largo, una anchura de 1,81 y una altura de 1,57 metros es capaz de dar cabida hasta 5 plazas y ofrecer un generoso maletero con una capacidad de 392 litros en condiciones normales y de hasta 1.237 litros si abatimos los respaldos de los asientos traseros.

La versión que hoy ocupa nuestra prueba, el T-Roc Life 2.0 TDI de 150CV tiene un precio de salida de 36.200€ con un equipamiento de serie que incluye llantas de 17”, lunas oscurecidas, barras en el techo, Park Assist, sistema infotaiment Ready 2 Discover, faros LED, eCall, asistente de arranque en pendiente y App Connect inalámbrico para Apple CarPlay o Android Auto entre otros. Además, de forma opcional, nuestro T-Roc incluía sistema de navegación Discover Media, Paquete Life España, Paquete Hola Tecnología, Paquete Hola Visión y la base de carga inalámbrica para smartphone aumentan la factura hasta los 40.455€.

El habitáculo como hemos comentado al inicio de la prueba ha sido rediseñado, a la vez que se le han mejorado los acabados, sobre todo en el salpicadero, aunque los laterales de las puertas todavía ofrecen unos plásticos que a nuestro entender no son acordes a todo el conjunto. Tras el volante, encontramos el virtual cockpit personalizable en lo que a vistas e información mostrada se refiere, que se complementa con la pantalla de 10” en opción de la consola central que ahora se encuentra situada superpuesta en la consola central dejando en vez de en los laterales como estaba antes en la parte inferior las salidas de aire que ganan en tamaño.

Un acierto ha sido dejar el climatizador como elemento independiente al sistema multimedia, así para usarlo todo es de forma más directa sin tener que recurrir a menús y submenús a través del sistema de infotaiment, que ahora recibe nuevas grafías, menús y que es totalmente compatible con Android Auto y Apple Car Play de forma inalámbrica, otro acierto, sin duda.

Las plazas delanteras son muy cómodas y los asientos aun no siendo de corte deportivo sujetan el cuerpo muy bien. En la parte trasera encontramos una banqueta apta para tres ocupantes, dejando una plaza central pequeña y algo menos cómoda que los laterales. El maletero por su parte ofrece 445 litros de capacidad.

Nuestra unidad de pruebas estaba equipada con el motor de 4 cilindros TDI de 2.0 litros y 150CV y que cuenta con un par motor de 320 N de par motor, disponible entre las 1.700 y las 2.750 RPM. Esta mecánica está disponible con cambio manual de 6 velocidades o bien, como nuestra unidad de pruebas con el cambio DSG de 7 velocidades, siendo este último un gran aliado para sacar lo mejor de este motor, que dispone únicamente de tracción delantera, ya que la tracción 4MOTION solo está disponible para las versión con el acabado R Line y el motor de gasolina 2.0 TFSI de 190CV.

En lo que a consumos se refiere, VW ha homologado (WLTP) unos discretos 4,6 litros a los 100 kilómetros, cifra a la que es fácil acercarse si conduces por autovía o autopista a velocidades de entre 100 y 120 km/h. Nosotros durante la semana que tuvimos el coche, haciendo un total de 497 kilómetros obtuvimos una media de 5,2 litros, lo que sinceramente está genial, teniendo en cuenta que condujimos por todo tipo de escenarios.

Con esta motorización el T-Roc en autopista o ciudad se mueve con mucha soltura, claro está que también juega a su favor su liviano y contenido peso de 1.495 kilos. A nivel dinámico es un coche con las medidas de un compacto, y la verdad es que se comporta como tal, ofreciendo un buen paso por curva sin apreciar apenas inercias. La puesta a punto del chasis es excelente, tanto que a veces hace que olvides que entre las manos llevas un SUV.

Su concepción como SUV también te permite salirte del asfalto, aunque sin grandezas, ya que su escasa altura al suelo de 158 mm es un impedimento para sortear según que obstáculos, pero no quita que puedas entrar en una pista forestal para disfrutar un poco de su esencia más campera.

El T-Roc es como la versión off-road o Crossover del Golf, lo que te permite tener lo mejor de dos mundos. Es un SUV versátil, cómodo para viajar, con un diseño resultón y una buena opción relación calidad precio para aquellas personas que buscan un coche del segmento C SUV.

Escrito por Miguel Angel Solá

Agradecimientos

  • Volkswagen España
  • Fotografías: Cristóbal Arjona

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here