Compartir

Desde que el Volkswagen Tiguan viera por primera vez la luz en 2007, con el lanzamiento de su primera generación, se ha posicionado muy bien dentro del segmento C SUV, muy de moda entre aquellos clientes que buscan un SUV de tamaño medio, que el pasado mes de enero, celebró la fabricación del Tiguan 5.000.000 millones.

El Tiguan que hoy ocupa nuestras líneas, pertenece a la segunda generación, que llegó en 2016 y que está fabricado con la plataforma modular MQB del Grupo Volkswagen, la misma utilizada para la fabricación de otros modeloss del grupo como el SEAT Ateca, el Skoda Kodiaq o su hermano mayor, el Tiguan Allspace, lo que le ha permitido con respecto a su predecesor crecer en tamaño, para llegar hasta los 4,49 metros de longitud, lo que junto a una anchura de 1,84 metros y una altura de 1,64 metros, puede dar cabida a cinco ocupantes que disfrutarán de un generoso maletero con cabida para 615 litros (1.510 con los asientos abatidos).

El Tiguan puede configurarse con 4 líneas de acabado; Offroad (desde 39.385€), Edition (desde 28.165€), Advance (desde 32.480€) y Sport (desde 37.225€), siendo esta última la que se corresponde con nuestra unidad de pruebas, que además equipa el pack interior y exterior R-Line, lo que enfatiza más si cabe el empaque deportivo y dinámico de todo el conjunto, gracias a elementos como el paragolpes delantero, los pasos de rueda sobre dimensionados o el alerón posterior al final del techo.

El frontal, dispone de unas líneas muy marcadas, que se pronuncian con la parrilla que dispone de tres lamas horizontales que separan los faros Full LED en la que vemos el logo R-Line, específico de esta versión. El paragolpes agrupa dos generosas entradas de aire laterales y bajo estas encontramos los faros antiniebla. De perfil, es quizás la vista que más rasgos de apariencia da con su hermano mayor el Touareg y la trasera, adopta unas nuevas ópticas en forma de L, y un portón con una luneta de grandes dimensiones, lo que resalta más todavía su condición de SUV

Su habitáculo respira un ambiente premium, algo que Volkswagen ha querido imprimir en este coche, para desmarcarse así de sus rivales más directos. La versión R-Line, tan solo se diferencia por el volante deportivo, así como por los asientos de exclusivo diseño que llevan impresos el logo en el respaldo.

Este Tiguan, como no podía ser menos, está dotado de la última tecnología que hemos ido viendo a lo largo de estos años dentro de todos los coches del Grupo VAG, por lo que el indispensable cuadro de mandos, Volkswagen Digital Cockpit, le da ese toque tecnológico al habitáculo. Este sistema permite visualizar toda la información necesaria para gobernar el Tiguan, a la vez que puede personalizarse la vista, con las esferas más o menos grandes o bien, ver incluso la cartografía del sistema de navegación a pantalla completa.

En la consola encontramos la nueva pantalla de 9”, que forma parte del sistema de navegación Discover Pro, desde la que se maneja de forma táctil todo el sistema de infoentretenimiento, el sonido, el teléfono y que ofrece información sobre diversos parámetros de conducción a la vez que ofrece total conectividad con los smartphones de última generación a través del CarPlay de Apple o Android Car.

Las plazas delanteras, son bastante generosas, y los asientos de corte deportivo que forman parte del paquete interior R-Line, sujetan el cuerpo a la perfección y en los que gracias a sus numerosos reglajes es fácil encontrar una buena postura de conducción.

Donde más se nota el incremento de espacio, gracias a esos 6 centímetros extras en esta segunda generación del Tiguan, es en las plazas traseras, donde se pueden acomodar tres personas que gracias a las puertas traseras de gran tamaño y gran apertura accederán al interior del Tiguan sin problema alguno.

El Volkswagen Tiguan está disponible desde los 37.225€ en la versión Sport, y con el extenso equipamiento de serie y opcional de nuestra unidad de pruebas, el precio total con un descuento comercial de 1.800€ se sitúa en 43.045€, sin duda una opción muy interesante si buscas un SUV premium de tamaño medio.

Entre el equipamiento cabe destacar la línea interior y exterior R-Line, que incluye llantas Sebring de 19” con neumáticos 255/45/19, espoiler trasero, paragolpes, pasos de rueda y taloneras en color negro, pedales de aluminio volante multifunción R-Line en cuero con levas para el cambio, asistente de aparcamiento, faros delanteros LED-High, Dynamic Light Assist, Sistema de Navegación Discover Media, techo panorámico, Driving Mode Selection, Dirección progresiva, Keyless Acess, Interfaz teléfono Business o el Front Assist entre otros muchos elementos.

Bajo el capó delantero de esta unidad de pruebas, encontramos una mecánica de 4 cilindros 1.5 TSI que ofrece 150CV y un par motor de 250 Nm disponible entre las 1.500 y las 3.000 rpm y que cuenta con una caja de cambios DSG de 7 velocidades, siendo el aliado perfecto para sacar el mejor partido a esta mecánica. En lo que a consumos se refiere, la marca ha homologado unos discretos 7,6 litros (WLTP), siendo este un consumo bastante real  y fácil de conseguir, sobre todo si conducimos por autopista a velocidad de crucero.

Este motor, ofrece un buen rendimiento, como demuestran sus prestaciones, ya que es capaz de acelera de 0 a 100 km/h en tan 9,2 segundos y es capaz de lanzarse hasta los 204 km/h.

En lo que a comportamiento dinámico se refiere, el Tiguan ofrece un alto grado de confort a la hora de conducir por carretera o autopista. En carreteras de montaña, se deja querer a la hora de afrontar las curvas, donde hace gala de tener un buen paso por curva, lo que a veces te lleva a pensar incluso que estás conduciendo un compacto y no un SUV de estas dimensiones, en los que de forma habitual y salvo que equipemos al coche con un sistema de control dinámico del chasis, los balanceos son algo a lo que tienes que acostumbrarte.

Todo y carecer esta versión de la tracción integral 4MOTION, reservada a la motorizaciones 2.0 TSI de 190 CV, 2.0 TDI de 150 CV y 190 CV, es sorprendente el comportamiento que ofrece fuera del asfalto. Durante nuestra prueba estuvimos conduciendo por una pista de montaña, y sorteando algunos charcos como podréis ver en las fotos, con la total garantía de que saldríamos airosos de cualquier situación a la que sometiéramos al Tiguan.

Han sido varias la unidades del Tiguan que han pasado por nuestra redacción, y la verdad, es que este SUV nos encanta, sobre todo por su polivalencia. Si buscas espacio, comodidad y dinamismo el Tiguan auna todo esto en una misma carrocería, y a un precio muy interesante, teniendo en cuenta el amplio equipamiento con el que está dotado además de la apariencia que en este caso el pack R-LINE le confiere.

Escrito por Miguel Angel Solá

AGRADECIMIENTOS

  • Volkswagen España
  • Fotografías: Miguel Angel Solá