Compartir

CARS BARCELONA, concesionario oficial Ferrari en la ciudad de Barcelona, puso a disposición de nuestro equipo de pruebas una unidad del F430 Scuderia, un verdadero Carreras cliente.  Ferrari, ha creado una máquina para competir, bien sea en el día a día o bien para circuitos, aunque quizás la segunda opción sea la mejor para el propietario de este coche pues es donde mejor se desenvuelve. Sobre la base del conocido ya F430, con algunas modificaciones y con una puesta punto de Michael Schumacher, encontramos un evolucionado V8 de 4.3L que nos proporciona una cifra de 510 CV a 8.500rpm.

Su dieta de adelgazamiento ha conseguido aligerar el peso con respecto al F430 en 100kg, por lo que se sitúa en 1.250Kg. La aerodinámica ha sido optimizada, se ha rebajado la altura al suelo, se ha modificado la electrónica y la suspensión cuenta con unos muelles más rígidos. Su puesto de conducción es muy cómodo para conducir en conducciones extremas, pues la posición al volante es la ideal, sus backets ayudan mucho a recoger y sujetar bien el cuerpo del piloto. El volante es una verdadera obra de ingeniería, que no tiene nada que envidiar al de un F1, pues además de contar con el Manettino que cuenta con 5 programas de conducción, encontramos unos leds en su parte superior que nos avisan a partir de 6.000rpm de que debemos cambiar de marcha, accionando por supuesto las levas de fibra de carbono colocadas tras el volante.

Su aceleración es brutal, con un peso tan contenido el coche se mueve con mucha soltura, notas como poco a poco te quedas anclado en el asiento, mientras las marchas incrementan sin querer la aguja en el velocímetro, que queda en un segundo plano, pues en primer plano, y como en un buen Ferrari, tenemos el cuenta revoluciones.

El cambio es excepcional, puedes cambiar de marcha sin dejar de pisar el acelerador y apenas se nota el engranaje de las marchas, solo el sonido del motor te hace percibir que has subido de marcha, y que decir del mismo, cuando reducimos, es lo mas parecido a un F1.

Para la prueba de esta coche escogimos la carretera que circunda el Pantano de Foix, por dos cosas, por el trazado que ofrece y por el paisaje. Allí pudimos comprobar que el paso de este coche por curva es muy rápido, la verdad es que pensé tras un recorrido de unos 20  km, por esa carretera, como sería rodar en circuito con él, pues si aquí su comportamiento era intachable, en circuito con un asfalto bueno, y sin tráfico, ni me lo quiero imaginar, pues en odo momento va sobre railes, con un aplomo que te lleva a la confianza extrema.

Sus frenos carbocerámicos, una vez han obtenido su temperatura idónea, dejan parado el coche en distancia inimaginables para otros superdeportivos comparables al Scuderia, además no sufren de agotamiento y  son totalmente insaciables.

Hemos probado muchos deportivos de similares características, Aston Martin DBS, Ferrari California, Audi R8, Mercedes SLR, 911 Turbo, Fiorano,  y la verdad ninguno, absolutamente ninguno nos ha hecho sentir lo que el Scuderia, si bien los demás son muy diferentes entre si, y diferentes a este coche, siempre buscas en ellos lo mejor que pueden darte, en un caso serán prestaciones, comodidad, facilidad de conducción, en este caso, el Scuderia, nos ha ofrecido gratuitamente, un día en las Carreras.