Compartir

El pasado 14 de febrero, día de los enamorados o día de San Valentín, Mercedes Benz España nos hizo un regalo muy especial, ponernos al volante del Mercedes-AMG GT 4 puertas 62 S 4Matic+ y del nuevo Mercedes-AMG A35 4Matic en el trazado del Circuito de Castellolí.

Dentro del marco de este evento organizado por la marca, también tuvimos la ocasión de probar al recién llegado Mercedes Clase B, dentro del Circuito Escuela Fast Parc Motor Castellolí, con quien una vez más, coincidimos con nuestro querido amigo, piloto e instructor David Bosch, quien nos dio una vez más consejos, no solo para disfrutar de esta experiencia, sino también para valorar más si cabe, la seguridad al volante de nuestros coches.

La primera de las pruebas las llevamos acabo por la zona offroad del Circuito Escuela, dónde a bordo de un Mercedes GLE, comprobamos, como con neumáticos de asfalto, este SUV es capaz de afrontar rampas con desniveles muy pronunciados, para ver como el eficiente e inteligente sistema de tracción integral 4Matic nos puede sacar de cualquier situación.

Posteriormente, tocó el turno con el Clase A y el Clase B, dónde rodamos en un circuito improvisado, en que podíamos hacer diversos ejercicios, como un eslalon entre conos, trazar curvas, así como una importante frenada con esquiva. Aquí es donde gracias a la capacidad que tiene los instructores que te acompañan de adelantarse a lo que tu vas a hacer, te corrigen de una forma que parece mágica.

Otra de las pruebas que pudimos llevar a cabo, fue la denominada “Micky Mouse”, en la que conduciendo un smart eléctrico, debíamos conducir por un circuito muy estrecho y revirado para comprobar la dinámica del pequeño y ratonero smart, en la que, y aunque esté mal decirlo, hicimos un muy buen tiempo, superando por 5 segundos de diferencia a otros medios con los que competíamos, dicho esto, con todo el cariño del mundo.

La guinda del pastel como no, llegó cuando entramos al Circuito de Castellolí con el AMG GT 4 Puertas y sus 639CV. Tras coger el coche en el pitlane, nuestro instructor, al que ya conocíamos, y menos mal, nos advierte de que el coche “está frio”, por lo que debíamos tener cuidado sobre todo en la frenada de final de recta. Tras ponerlo en marcha, engranar la primera marcha, salimos del pitlane, entramos en la pista, y nuestro compañero, nos dice “ya puedes pisarle”, siendo esta una orden que acato de inmediato. Llega la entrada a la primera curva de derechas, final de recta y dado que los neumáticos estaban bastante fríos, y el día no acompañaba, tras meter en prominente morro en la curva, y aun con los controles activados, la parte trasera del AMG GT 4 Puertas me dejó dibujar una trazada perfecta en el asfalto de la que salimos catapultados literalmente hasta la próxima curva.

Llegamos a un punto del circuito, donde debíamos parar para hacer otro ejercicio, ¡y menudo ejercicio!… Aquí se trataba de simular un Launch Control, para llegar hasta 160 km/h y entonces detener a esta mole de 2,1 toneladas en el menor espacio posible, así que vamos a ello le dije a mi compañero. Literalmente, tras hundir el pie en el acelerador, soltar el pie izquierdo del freno, tienes una sensación de que el coche te empuja hacia el asiento dejándote literalmente encastrado en él. Tras recorrer unos 300 metros más o menos, con el pie izquierdo, freno lo más fuerte que puedo, y detengo el coche unos metros más adelante. Sin duda este ejercicio te da la capacidad de ver, como este GT, no solo acelera, sino que además frena, ¡y muy bien!

Volvemos al pitlane, para hacer un cambio de coche, y nos ponemos al volante del recién llegado AMG A35 4Matic, por así decirlo el AMG más asequible de la gama. Repetimos la salida a pista y tras cruzar los metros que separan la recta de la primera curva, ya advertimos que esto no solo es un aparato, sino que además es todo un juguete, y un juguete diabólico, con el que damos dos vueltas por el circuito a un ritmo que nos dejó atónitos por la capacidad dinámica que ofrece. Casi me atrevería a decir, que disfruté mas las vueltas al circuito con el A35 que con el AMG GT 4 Puertas, bueno, tampoco hay que exagerar.

Tras bajarme del coche a la llegada al pitlane, lo primero que hice fue felicitar por este coche a los responsables de la marca que nos acompañaron, pues la conducción que ofrece, para mí, no tiene nada que ver con la de su antecesor, que hace un tiempo, había pasado por nuestra redacción. Motor, cambio, tracción y chasis, han mejorado muchísimo en este pequeño AMG, que será para aquellos clientes que lo compren un capricho con el que podrán disfrutar de cada kilómetro que hagan, así como de una mecánica que ofrece 306CV.

Una vez más, queremos agradecer a Mercedes Benz España nos diera cabida en esta experiencia, en la que disfrutamos de cada uno de los ejercicios, por así decirlo que llevamos a cabo. Agradecer también a todos los instructores de la Escuela Fast Parc Motor Castellolí, cada uno de los consejos que durante esta experiencia nos dieron, pues gracias a ellos, aprendemos cosas nuevas y nos sentimos más seguros al volante.

Escrito por, Miguel Angel Solá

Fotografías: David Acedo