Compartir

El martes pasamos una jornada completa en el 89º Salón Internacional del Automóvil de Ginebra que se está celebrando estos días, del 7 al 17 de marzo en Palexpo.

Los medios de comunicación llegados de todo el mundo son los afortunados invitados a presenciar cómo las marcas desvelan sus proyectos en que han trabajado incansablemente durante meses y meses. Los fabricantes ponen toda la carne en el asador en esta feria de prestigio mundial, para exponer con todo lujo y empaque sus novedades en los diferentes segmentos de usuarios.

Aquí el que no está es como si no existiera (por eso echamos en falta a Jaguar, por ejemplo, algo sorprendente teniendo en cuenta que su modelo eléctrico Jaguar i-Pace fue elegido coche del año 2019, o a Volvo y a Ford). Es un espectáculo para sacar pecho y mostrar músculo, en una industria de las más competitivas, donde tan trascendental es la tecnología como el diseño, y, cada vez más, otros valores como la contención en el consumo y la sostenibilidad.

Un increíble espectáculo de luz y sonido

Antes de que por la feria pasen más de 660.000 visitantes de todo el mundo para ser testigos de 157 estrenos mundiales, los medios de comunicación tienen la oportunidad de presenciar las impresionantes presentaciones de las diversas marcas. Estas presentaciones, que respetan escrupulosamente el horario pactado de antemano, se envuelven en un halo de pompa y grandiosidad que compensa el permanecer durante un muy buen rato expectantes esperando las explicaciones del representante de la marca. Y, efectivamente, las marcas se superan cada año en su esfuerzo por dejarnos siempre boquiabiertos.

Coches no, obras de arte

En el salón de Ginebra se desvelan algunos de los automóviles más extravagantes, suntuosos, lujosos, exclusivos y, cómo no, veloces, del mundo. Muchos de estos coches son verdaderas obras de arte artesanales, realizados con los mejores y más nobles materiales, como si de auténticas joyas se tratara (y no en vano, se lucen como tales).

Al lado de las grandes marcas emblemáticas y sempiternas como Bugatti, Ferrari, Rolls Royce, Bentley, Aston Martin, Lamborghini o McLaren, por mencionar algunas, otras marcas de autor como Pagani, Pininfarina o Koenigsegg, por citar otras, dejan a todos estupefactos con sus auténticos alardes de diseño, por la tecnología que incorporan y por las cifras tan apabullantes que los acompañan. En ellas, todo es superlativo, casi inconcebible.

En esta edición hemos visto maravillas de ensueño como el Voiture Noire de Bugatti, un automóvil que literalmente te deja sin habla en su contemplación; el impactante Ferrari F8 Tributo, un ejercicio de elegancia y fuerza encomiable; un audaz y sugerente SUV de Aston Martin bautizado Lagonda, junto a sus otros nuevos súper-deportivos venidos del futuro; y hasta un coche con nombre de mujer, Carmen, el ave fénix de Hispano Suiza, marca española de los años 50 que renace décadas después de la mano de la familia Suqué y presenta nada menos que un deportivo eléctrico de 1.019 CV de aires netamente vintage.

Gamas amplísimas en las marcas generalistas

Por supuesto, las innumerables marcas “para todos los públicos” tampoco se pierden este evento ciertamente ineludible.

Ya llevamos muchos años en que estas marcas van ampliando sus portfolios de producto con modelos que cubren los segmentos más populares. Mercedes, BMW, Audi o Volkswagen, por ejemplo, tienen tal cantidad de referencias que a veces las diferencias entre algunos modelos son muchas menos que sus similitudes. Innegablemente, es difícil no encontrar algún coche que se adapte a nuestros gustos y necesidades. Así pues, han presentado novedades tanto por arriba como por abajo, en sus gamas.

Por destacar algunos autos que nos han parecido significativos, hablaríamos del nuevo serie 7 de BMW; el elegantísimo y práctico Mercedes CLA Shooting Brake; la 8ª generación del VW Golf; los fabulosos e-Tron de Audi dentro del concepto de VE (vehículo eléctrico); y el Cupra Formentor, la nueva marca elitista y deportiva de Seat.

A las puertas de un cambio de paradigma

Que la movilidad está cambiando es un hecho insoslayable: los fabricantes y proveedores se aprestan a innovar en aspectos como la electrificación, la movilidad conectada, la conducción autónoma, las opciones digitales o la movilidad como servicio.

La organización de un certamen con casi 100 años de historia ha abordado con habilidad la flexibilización de su normativa para facilitar a las marcas expositoras presentarse con sus socios en movilidad vial, movilidad conectada del sector de la electrónica, equipos para la movilidad individual, etc.

Muchas de las marcas tienen ya automóviles híbridos y presentan también eléctricos puros, porque este nicho será, sin duda, el mayor segmento del mercado. No en vano los “concept car” vienen ya en clave eléctrica, como el e.Go de Aachen (Alemania), el divertido Volkswagen ID.Buggy, el Honda e Prototype o el Citroën Ami One Concept. Todos ellos coches urbanos para satisfacer la cada vez mayor demanda de vehículos para su uso en ciudad, flexibles, prácticos y sostenibles.

Igual que en ediciones anteriores, los pabellones 1 al 6 de Palexpo se dedican a fabricantes, preparadores de lujo y diseñadores, mientras el pabellón 7 se destina a la industria automotriz nacional, con stands en que se presentan las últimas tendencias e innovaciones en el mercado de accesorios para todo tipo de vehículos.

Escrito por Miguel de Los Santos Pujol

Fotografías: Cristóbal arjona