Compartir

De nuevo nos ponemos al volante del Audi TT, en este caso hemos tenido ocasión de poner a prueba el Audi TTS coupé que con su motor turboalimentado de dos litros derrocha 310 cv, encomendados como no podía ser de otra manera al sistema de tracción quattro de la casa.

Esta unidad pintada en color amarillo Vegas, presenta alguna que otra diferencia con respecto al resto de la gama TT, como el que ya tuvimos ocasión de probar con el motor diésel, el Audi TT 2.0 TDI Ultra, hace unos meses (ver prueba).

prueba-audi-tts (81)Como ya os comentamos en aquella prueba, el TT cuenta ya con tres generaciones, y se ha hecho un importante hueco dentro del segmento de los coupés deportivos, reñido por la oferta existente, y exclusivo por los adeptos a este tipo de coches.

Su diseño es cada vez más geométrico, parece que intenta abandonar las formas redondeadas de sus antecesores. El frontal está presidido por una parrilla hexagonal en color negro brillante y con el logo de la marca ocupando el capó delantero. Los laterales están conformados por unos anchos pasos de ruedas que le otorgan un aire deportivo y musculado a todo el conjunto, cuya parte trasera esta coronada por un alerón que emerge a 120 km/h de forma automática o bien a voluntad. En la parte más baja encontramos un difusor con 4 salidas de escape, por las que sale un sonido embriagador cuando subes el coche de marchas.prueba-audi-tts (101)

Los faros delanteros de esta unidad de pruebas disponen de tecnología LED y sustituyen a los de xenón de serie siendo más efectivos, y son el complemento perfecto a los intermitentes dinámicos, que no dejan de sorprender al resto de conductores.

Configurado como un 2+2 plazas, el interior del TT es justo, sobre todo por el espacio de las plazas traseras, que más bien es para niños de corta edad, o para encajonar a algún adulto en caso de emergencia. Los asientos deportivos, recogen el cuerpo a la maravilla, y fácil es gracias a sus reglajes encontrar rápidamente una postura idónea para la conducción. La sensación tras el volante, es la de un coche deportivo, en la que la escasa altura al suelo, unido a lo encajonado que vas, hacen que saques de dentro de ti ese piloto que todos llevamos escondido.

prueba-audi-tts (168)El maletero, sorprende la verdad, estando incluso a la altura de algún compacto del grupo Volkswagen, ya que ofrece 305 litros de capacidad, que gracias a su portón trasero fácil es acceder a él y que pueden ampliar hasta los 705 litros, abatiendo los asientos traseros.

Esta versión monta un motor de cuatro cilindros, dos litros turboalimentado que rinde una potencia de 3prueba-audi-tts (184)10 cv asociado a una caja de cambios manual de 6 velocidades y con el sistema de tracción quattro de Audi. Su par motor de 380 Nm disponible entre las 1.800 y las 5.700 rpm lo convierten en un motor elástico que ofrece su potencia prácticamente durante casi todo su régimen de giro. Sus prestaciones avalan su funcionamiento, ya que es capaz de lanzarse hasta los 250 km/h (limitada) y de acelerar con facilidad de 0 a 100 km/h en tan solo 4,9 segundos. En lo que a consumos se refiere, ante la cifra homologada de 6,7 litros a los 100 km, nosotros, teniendo en cuenta los diferentes escenarios por los que condujimos conseguimos unos 8,4 litros. Eso sí, en autopista a 120 km/h es fácil ver una cifra de entre 6 y 6,2 litros a los 100 en el ordenador.

El diseño del habitáculo del TTS, es sobrio y minimalista, careciendo apenas de mandos que salten a la vista, ya que todos ellos están muy bien resueltos y están insertados de manera estratégica, como es el caso de los mandos del climatizador, que se encuentran en las mismas salidas de diseñadas en forma de turbina. Bajo estas salidas encontramos los mandos del Audi Drive Select, el control de tracción, el sistema start-stop y el mando para subir o bajar el alerón trasero a voluntad para proporcionar más carga aerodinámica a la parte trasera del coche.

prueba-audi-tts (166)El Audi virtual cockpit (display TFT de 12,3 pulgadas) una vez te acostumbras a él, es fascinante, no solo porque de un vistazo puedes ver toda la información que puede ofrecerte, sino porque lo puedes personalizar a tu gusto. Una de las vistas más agradecidas que ofrece, es sin duda la del navegador, que a pantalla completa, hace que sea prácticamente imposible que te llegues a perder cuando lo utilizas porque reconoces de un solo vistazo todo tu alrededor. El volante dispone de una botonera en el lazo izquierdo con la personalizar la vista, acceder a los menús o bien intercambiar la información. El resto de funciones, se manejan desde el MMI Touch que encontramos junto al selector del cambio de marchas en el centro de la consola.

prueba-audi-tts (219)El volante, cuya forma es tridimensional, es uno de los encantos del interior del TTS, personalmente, os podría decir que es uno de los que más me gusta de todos los coches que hemos tenido ocasión de probar, por su forma tridimensional, grosor y tamaño.

En lo que a equipamiento de serie se refiere, el Audi TTS goza de faros de xenón , sistema de mantenimiento de carril, asientos deportivos tapizados en alcántara y cuero, climatizador, arranque sin llave, Audi Virtual Cockpit o suspensión magnética entre otros elementos, aunque como buen Audi, es posible gracias a su listado de opciones personalizarlo de forma única.

Pudimos probarlo a conciencia, y el tramo que más nos encantó fue el que une Valls con Montblanc, un puerto de montaña de curvas rápidas en las que pudimos comprobar que este TTS es dinámicamente perfecto, ya que sorprende con su aplomo y capacidad de tracción, tanto que es muy fácil ir rápido con él. Es dócil, se maneja con mucha soltura, y es un coche agradecido, en el sentido de que no tienes que hacer grandes esfuerzos por mantenerlo dentro del carril, sino más bien todo lo contrario. La electrónica, el chasis y la suspensión magnética juegan un papel muy importante en este sentido y permiten hacer diabluras al volante en trazados revirados, sin acusar apenas pérdidas de tracción, gracias al sistema de tracción integral quattro, que actúa sobre el eje trasero cuando conducimos de forma deportiva, algo que detecta gracias a los giros del volante, por lo que el coche te llevará siempre hacia el interior de la curva para evitar cualquier tipo de subviraje.

portada (258)El sistema Audi Drive Select contribuye en gran parte al comportamiento más deportivo del coche, siendo el modo Dynamic el más radical de todos, pues no solo vuelve más directa la dirección, sino que el acelerador se sensibiliza, la amortiguación se coloca en su tarado más duro y la tracción tiene en cuenta la actuación del control electrónico de estabilidad (ESC).

Con este modo activado, el sonido del motor se vuelve más bronco todavía, lo que te hace pensar que llevas 310 cv entre las manos. El sistema de frenos de 338 milímetros, resulto ser bastante infatigable durante nuestra prueba, teniendo en cuenta que el puerto por el que condujimos tiene una parte de subida y otra de bajada, y en esta, los frenos aun habiendo abusado de los frenos en la parte de la subida no causaron fatiga.

prueba-audi-tts (46)En autopista, con el modo Auto, o confort activado el confort de la marcha es muy notable, ya que la suspensión no es tan dura, aun así, no llega a ser molesta y hacer kilómetros con este TTS es un placer, tanto que puede tranquilamente sr tu coche para tu día a día.

Una vez más, puestos al volante de unos de los deportivos más singulares de Audi, os tenemos que decir, que el TT, es una opción si quieres tener un coupé deportivo en tu garaje, no solo para disfrutarlo, que seguro que lo harás, sino para sentirlo.

Escrito por, Miguel Angel Solá

Agradecimientos

  • Audi España
  • Fotografías: Javier Lorite y Miguel Angel Solá
  • Configurador Audi TTS: AUDI TTS