Compartir

BMW ha experimentado importantes cambios en su Serie 3, y el reflejo de los mismos se ve claramente plasmado en el Serie 3 GT, una Berlina Premium, para aquellos que quieren disfrutar de un coche en familia, sin renunciar, claro está al ADN de BMW.

prueba-bmw-serie3-gt-18d (6)Su línea de Gran Turismo, no desentona, a la vez que guarda un claro aspecto de la versión coupé. Con claras reminiscencias reminiscencias a su hermano mayor, el Serie 5 GT, estamos ante una berlina de 4,82 metros de largo, 1,82 metros de ancho y una altura de 1,51 metros, que dispone de un maletero que ofrece una capacidad de 520 litros pudiendo llegar a los 1.600 si abatimos los asientos traseros.

En el frontal, vemos la típica riñonera BMW, que en la actualidad montan todos los modelos de la marca y unos grupos ópticos rediseñados. El paragolpes delantero adopta soluciones aerodinámicas, como los “air curtains” y los “air breathers”, encargados de canalizar el flujo del aire en la parte frontal y lateral del coche para reducir la resistencia del mismo.

prueba-bmw-serie3-gt-18d (14)En la parte trasera, encontramos también un alerón retráctil, que a 110 km/h emerge para ofrecer mayor carga aerodinámica al conjunto. La estética que ofrece la parte trasera, es quizás la que más se asemeja a su hermano mayor, el Serie 5 GT. Un gran portón trasero, es el que nos da paso al inconmensurable maletero cuya facilidad de carga es abismal.

En el interior, tras abrir las puertas que carecen de marco, otro rasgo del singular diseño de este GT, encontramos un ambiente purista de BMW. Las plazas delanteras y traseras ganan espacio y altura con respecto al Serie 3 convencional. Los asientos de piel que equipada esta unidad, son realmente cómodos, y recogen el cuerpo bastante bien en los apoyos laterales. Desde el puesto de conducción vemos un salpicadero y una consola central igual que en el resto de los Serie 3 en la que presiden dos grandes relojes, y una pequeña pantalla con la información del ordenador de a bordo.

prueba-bmw-serie3-gt-18d (74)En el centro de la consola, encontramos una pantalla de 6,5” desde la que podremos utilizar el navegador, el sistema multimedia, el sistema BMW Connected Drive, el teléfono, o visualizar por ejemplo unos indicadores deportivos que nos informan de la potencia y el par motor que estamos utilizando en cada momento.

prueba-bmw-serie3-gt-18d (72)Junto al selector del cambio, encontramos el selector de conducción con los programas Sport o Eco Pro, así como el botón para desconectar el sistema de tracción y el mando del iDrive.

En lo que a equipamiento se refiere de serie encontramos elementos como el Driving Assistant con frenada de emergencia para peatones, sistema de navegación Business, Servicios Connected Drive, cuadro de instrumentos con información ampliada, luces autoadaptables, control distancia aparcamiento PDC, control de crucero o el sistema Efficient Dynamics con Auto Start Stop e indicador del cambio óptimo de marcha.

Nuestra unidad de pruebas, era la más modesta de la gama, y equipada el motor de 1995 cc con tecnología BMW Twin Power Turbo, que rinde una potencia de 150 cv y dispone de un par motor de 320 Nm, entre las 1.500 y las 3.000 rpm. Es un propulsor elástico a la vez que enérgico del que se puede disfrutar con alegría. En lo que a consumo se refiere, es un verdadero “mechero”, y tengo que decir que por primera vez nos hemos acercado mucho al consumo homologado de la marca de 4,5 litros a los 100 km, pues durante nuestra prueba conseguimos hacer unos discretos 4,9 litros a los 100 km, teniendo en cuenta que con el coche hicimos 477 km durante nuestra prueba.

prueba-bmw-serie3-gt-18d (66)Las prestaciones son acordes a la motorización, encontrado una aceleración de 0 a 100 km/h en 9,3 segundos y una velocidad máxima de 210 km/h, cifras más que aceptables, para este propulsor. Nuestro Serie 3 Gt, estaba equipado con el cambio de 8 velocidades Steptronic, cuyo funcionamiento en modo automático es sensacional, pudiéndolo utilizar en modo secuencial también, si quieres sacar algo más de rendimiento al motor.

El comportamiento dinámico de este Serie 3 GT, es acorde a su concepción, eso sí os recordamos que es posible montar otras motorizaciones más potentes, con un acabado M o Sport, que le dan a este coche un aire más deportivo, pudiéndolo equipar por ejemplo con un sistema de suspensión M adaptativa, dinámica o el sistema de tracción xDrive de BMW. Con el sistema Driving Experience de BMW, podemos escoger entre dos modos de conducción, pensado cada uno para optimizar el rendimiento de todo el conjunto. Con el modo EcoPro disfrutáramos de una conducción más relajada a la vez que suave y con el modo Sport, veremos que el tacto del acelerador es más sensible, la dirección se endurece y los cambios de marcha se prolongan un poco más.

prueba-bmw-serie3-gt-18d (22)La dirección es directa y precisa, y el comportamiento es muy noble, pudiendo conseguir un paso por curva digno de admirar, gracias al aplomo que el conjunto ofrece, sin renunciar en ningún momento a la comodidad que buscará el propietario del Serie 3 GT, algo que desde un primer momento tiene garantizado.

Para esta prueba decidimos no someter al Serie 3 GT por ningún puerto ni carretera de montaña simplemente, quisimos disfrutar de la berlina que es, y para lo que realmente está concebida, para disfrutar de su comodidad y de su espacio.

En resumen, podemos decir, que el Serie 3 GT nos ha gustado por el alto confort de marcha, así como su habitabilidad y su capacidad de carga, siendo una opcional racional si lo que buscas es un equilibrio entre un coche eficiente y deportivo.

Escrito por, Miguel Angel Solá

AGRADECIMIENTOS

  • BMW ESPAÑA
  • BMW GROUP PRENSA
  • Fotografías: Miguel Angel Solá
  • Configurador BMW Serie 3 GT: http://ow.ly/4ngNsB

prueba-bmw-serie3-gt-18d (78)