Compartir

Hemos tenido la ocasión de poner a prueba las diferentes versiones del BMW M4, entre ellas al M4 CS, M4 GTS y ahora lo hacemos con la versión que equipa el denominado M Competition Package, una “chuche”, que a todo amante de un ///M le sabrá a poco.

El exclusivo paquete de este unidad de pruebas, no solo incrementa la potencia del motor de 431CV a 450CV, sino que además incluye elementos como la suspensión adaptativa M, diferencial activo M, llantas de 20” así como una calibración específica del control de estabilidad que no es tan intrusivo y permite jugar con la trasera, así como un sistema de escape deportivo M, que enfatiza más si cabe el bronco sonido del V6 Biturbo, siendo el coste de este paquete de 9.825€.

En el exterior encontramos detalles específicos para esta versión, como la calandra, las salidas de escape, los logotipos y las branquias laterales pintadas bajo el nombre de Shadow Line. Las preciosas llantas de 20”, están calzadas con unos neumáticos en medida 265/30 para el tren delantero y 285/30 para el trasero (Michelín Pilot Super Sport), que garantizan en todo momento una motricidad al asfalto. Tras las llantas encontramos un sistema de frenado compuesto por unas pinzas M en color oro de 6 pistones y unos discos carbocerámicos encargados de detener a este M4 en cualquier circunstancia que así lo requiera de forma contundente.

Los BMW M4, poco tienen que ver con un Serie 4, ya que la marca se ha esforzado mucho en diferenciar a la versión más exclusiva de esta berlina de estilo coupé, y os aseguramos que lo ha conseguido y con creces.  Tan solo hace falta ver el musculado aspecto que ofrece esta unidad, pintada en el color Sakhir Orange II, donde sus pronunciadas aletas delanteras, su frontal o su zaga, dejan claro que estamos ante un BMW M4 un tanto especial, que, bajo su capó delantero, guarda con recelo sus 450CV.

Cuando entras en el habitáculo, la sensación premium que BMW da a cada uno de sus coches es totalmente perceptible, a la vez que la sensación de estar en el Cockpit de todo un deportivo, gracias a elementos como los asientos semi-backets o las diferentes inserciones de fibra de carbono que encontramos por el salpicadero o la consola central, así como por los diferentes logos ///M o el pomo del selector del cambio.

El volante, es otro de los signos inequívocos de esta versión M, que cuenta no solo con un tamaño y grosor perfectos, sino que además lleva incorporadas sendas levas para el manejo del cambio de forma secuencial. Tras este encontramos un cuadro de mandos que todavía, y para nuestra suerte y deleite todavía no está digitalizado, lo que enfatiza su empaque más racing.

Los asientos ofrecen una muy buena posición de conducción, además de sujetar el cuerpo con firmeza sobre todo en los apoyos laterales al trazar las curvas más cerradas, siendo sus reglajes eléctricos, en lo que se puede regular también, la forma en la que te recogen el cuerpo. La postura para conducir es perfecta, pues con el asiento en la posición más baja, te queda la parte del volante más alta a la altura de los ojos para ver tras este la información del HUD, que en este caso ofrece una vista específica ///M, donde se proyecta un cuenta revoluciones, la marcha que llevamos engranada y la velocidad a la que conducimos.

En la parte trasera como en todo ///M, pueden viajar dos adultos cómodamente y aunque la maniobra para acceder a estos asientos no sea del todo fácil, por así decirlo, una vez te has acomodado en ellos, tienes suficiente espacio para poder hacer un viaje sin agobios. Por su parte, el maletero, ofrece un espacio de carga de 445 litros, lo que hacen de este coupé un coche muy práctico para utilizarlo en tu día a día.

¿Qué encontramos bajo ese musculado capó delantero? Un motor de 6 cilindros en línea de 3.0 litros dotado de la tecnología TwinPower Turbo de BMW que eleva su potencia desde los 431 a los 450CV y que ofrece un par motor de 550 Nm desde las 1.850 rpm y hasta las 5.500 rpm, asociado a una caja de cambios de doble embrague DKG de 7 velocidades. Con todo esto, es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en tan solo 4,0 segundos y de lanzarse hasta unos cómodos y limitados 250 km/h, aunque con un extra más, podemos catapultarlo hasta los 280 km/h.

El sonido de este propulsor cuando sube de vueltas es sublime, pues nos recuerda vagamente a los antiguos V8 atmosféricos, donde los petardeos y los gorgoteos son parte de su banda musical, todo ello acompañado claro está de un empuje impresionante, incluso hasta a veces y sobre todo en segunda y tercera velocidad hasta desmesurado, lo que hace que tengas que sacar en tramos revirados y de curvas lentas al piloto que llevas dentro.

Como ya hemos comentado antes, el Competition Package, no está solo para mejorar o muscular la estética, sino también para mejorar más si cabe la dinámica de conducción, pues este M4 parece que va literalmente pegado al suelo cuando lo conduces, y sobre todo si lo haces de forma deportiva. Para ello, disponemos de dos modos de conducción específicos, el Sport, y el Sport +.

Con el primero de ellos activados, todo el coche se vuelve más duro y más sensible, pero tienes a tu favor una electrónica un tanto permisiva, como el control de tracción o el de estabilidad que tardan en aparecer, pero sabes que los tienes ahí, lo que te permite jugar con la zaga a la hora de entrar en las curvas.

Ahora bien, con el modo Sport + activado, más vale si quieres disfrutar de la esencia de este ///M, te enfundes el mono de piloto y vayas a un circuito si quieres sacar a relucir todas las cualidades dinámicas que el M4 es capaz de ofrecer, y os aseguramos que no son pocas.

La suspensión adaptativa M, es uno de los elementos claves para conseguir todo esto, pues añade en este pack unos muelles y unos amortiguadores más firmes, a la vez que unas estabilizadoras activas, lo que se traduce en un tarado más firme, incluso con el modo Comfort activado, pero muy efectivo para su uso en circuito.

Con este pack, este M4 se diferencia de su homólogo e M4 convencional ofreciendo un extra en lo que a capacidad de tracción se refiere a la vez que se muestra un tanto más ágil. Es evidente que a todo esto ayuda, el hecho de que puedas configurar por separado, no solo el tarado de la suspensión, sino también la respuesta del acelerador y el cambio, así como la dureza de la dirección, y una vez tienes el coche “ajustado” a tu gusto, además podrás memorizar estos reglajes en dos botones específicos denominados M1 y M” que encontrarás en el volante.

La pregunta que debemos hacernos es si el pack Competition Package mejora a un M4. Nosotros creemos que sí, no solo, como ya hemos comentado por la estética, sino también por la dinámica de conducción, ya que a ese extra de 19 CV más que ahora tienen, le acompañan diversos elementos que mejoran más si cabe la conducción, sobre todo dentro del ámbito de la deportividad, haciéndola no solo más ágil sino también más refinada.

Con esto, responderemos a la pregunta de todos aquellos que se pregunten, si pagar esos 9.000€ de más, merece la pena, y esto es, un SI rotundo, ya que no solo tendrás en tu garaje un M4, sino que tendrás un ///M en toda regla.

Escrito por, Miguel Angel Solá

Agradecimientos

  • BMW España
  • Fotografías: Cristóbal Arjona