Compartir
Mercedes CLS 350d

Si nos remontamos al año 2004, recordaremos que Mercedes lanzo la primera generación de CLS basada en el prototipo Mercedes Vision CLS, una berlina de corte deportivo que por aquel entonces fue pionera en este tipo de carrocerías de estilo coupé y cuatro puertas. Lo hizo con un diseño, que a lo largo de los años ha servido como fruto de inspiración para otras marcas, como bien podría ser Audi con el A7 Sportback o BMW con el Serie 6 Gran Coupé, sus más directos rivales.

En 2010, apareció la segunda generación del CLS, aunque quizás con un diseño que ya no destacó tanto como en sus inicios, pero empezó a guiar a la marca hacia un nuevo lenguaje de diseño. En 2017 Mercedes presentó dentro del marco del Salón de los Ángeles, a la tercera generación de esta berlina de estilo coupé, y lo hizo con fuerza, ya que como podemos ver ofrece un diseño atemporal, pero a la vez cada vez con una connotación más deportiva que nos da una referencia clara, de cómo serán los Mercedes venideros.

El CLS luce un diseño arriesgado, pero actual, diseño que por ejemplo en el frontal, hemos podido ver en el Clase A, que presenta la misma identidad que el CLS, donde los faros y la nueva parrilla diamantada toman gran protagonismo, a la vez que enfatizan el carácter deportivo de esta berlina de estilo coupé, que en su vista lateral, y con la caída del techo en la parte trasera es el rasgo que define a todo un conjunto que luce una estampa de lo más bonita.

En la zaga, los grupos ópticos nos recuerdan a los de su hermano mayor, el Clase S coupé, donde también destaca el paragolpes con las entradas de aire laterales, así como la doble salida de escape encastrada en el difusor.

Si al empaque deportivo que ya de por sí, tiene el nuevo CLS, lo equipamos con en nuestro caso con la línea AMG Exterior, elementos como el faldón delantero en diseño de ala A-WING, así como los embellecedores laterales y el faldón trasero específico AMG y las llantas, le dan a todo el conjunto un aire todavía más deportivo.

La esbelta figura del CLS no solo es un ejercicio de diseño, sino que también lo es a la hora de afrontar la aerodinámica, ya que ofrece un coeficiente de 0,26 Cx. Con una talla de 4,99 metros de largo, una anchura de 1,89 metros y una escasa altura de 1,44 metros, ofrece espacio en su interior para cinco ocupantes, situándose dentro de la marca como una alternativa a la Clase E Berlina y el Clase S de batalla corta.

Nuestra unidad de pruebas, la versión CLS 350d, monta una mecánica de nueva generación, un motor de 2,9 litros y seis cilindros en línea biturbo que ofrece una potencia de 286 CV a 4.600 rpm y un par motor de 600 Nm constantes entre las 1.200 y las 3.200 rpm, lo que se traduce en un propulsor elástico que ofrece básicamente todo su potencial durante todo el régimen de giro.

La perfecta asociación con un cambio de marchas automático de 9 marchas (9G-Tronic) por convertidor de par, permita sacar lo mejor de todo el conjunto, sobre todo si conduces con el cambio de forma secuencial. Otro de los elementos que brillan por su eficiencia, es el sistema de tracción integral 4Matic, encargado de repartir la fuerza del motor en ambos ejes en función de las necesidades de tracción y adherencia.

Sus prestaciones para ser un vehículo con motor diésel son merecedoras de mencionar, pues es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en tan solo 5,7 segundos y de lanzarse hasta unos generosos 250 km/h, velocidad que tiene autolimitada. Aunque realmente la cifra que más resalta es la de los 5,7 litros que Mercedes ha homologado como consumo medio.

Si el diseño del CLS es cautivador en el exterior, tan solo hace falta abrir la puerta, para ver que en el interior la marca ha llevado a cabo un delicioso y exquisito trabajo a la hora de hacer un habitáculo en el que se respira un ambiente moderno, fresco, premium, pero sobre todo tecnológico. La piel, la madera, así como el ingenioso sistema de iluminación ambiental, crean una atmósfera única en el interior del CLS que hará disfrutar de los cinco sentidos a todos sus ocupantes.

Los asientos ergonómicos son muy agradables y recogen el cuerpo a la perfección y disponen no solo de calefacción sino de ventilación algo muy útil para los días de verano, así como de un sistema activo de masajes.

El cuadro de mandos lo conforman dos pantallas de 12,3 pulgadas donde se han agrupado todas las funciones para poder gobernar al CLS. La pantalla del cuadro de mandos es totalmente personalizable con tres modos de visualización de las grafías, que además en cada uno de estos modos, podemos escoger que queremos ver en cada una de las esferas o escoger por ejemplo a pantalla completa la visualización del navegador. Esta pantalla se controla con los mandos que encontramos en la parte izquierda del nuevo volante de tres radios, lo que facilita en gran medida su configuración, así como la consulta de datos.

El sistema de infoentretenimiento, así como diferentes parámetros de configuración del CLS se llevan a cabo desde la pantalla de la consola central, donde podremos acceder al sistema de navegación audio o climatización entre muchas otras opciones. Lástima que no sea táctil su uso, aun así, ofrece un manejo desde los controles que encontramos en la parte derecha del volante, o con el mando que situado en la parte más baja de la consola.

Las preciosas salidas de aire que encontramos bajo esta pantalla ofrecen un singular diseño al que tenemos que añadir la posibilidad de que cambien de color gracias al sistema de iluminación ambiental, donde es posible escoger entre una paleta de colores predefinida o bien, escoger el que más nos guste a nosotros.

Destacar dentro del equipamiento, al sistema que Mercedes denomina Confort Energizing,  que controla varios elementos para ofrecer un confort extremo en el habitáculo, adaptando la música, el climatizador, la iluminación ambiental o las fragancias según al estado del ánimo del conductor a través de seis programas predefinidos (Frescor, calor, vitalidad, placentero, bienestar y entrenamiento).

El CLS está disponible desde los 69.200€ para la versión CLE 350, y de 76.000€ para la versión 350d. Nuestra unidad de pruebas, con el equipamiento opcional se eleva hasta unos generosos 86.000€, precio que sin duda para este coche no es un regalo, pero si es una opción a tener en cuenta si buscas una berlina premium de este estilo.

Del equipamiento de serie cabe destacar elementos como el sistema de iluminación ambiental, alfombrillas designo, asientos calefactados para conductor y acompañante, Android Auto, Comand Online, sistema de cámaras 360º, volante multifunción, asistente para señales de tráfico, levas del cambio en volante, multibeam LED, Paquete SE, servofreno de emergencia o la doble pantalla Widescreen del tablero de instrumentos. Opcionalmente también disponíamos de la línea AMG Line Exterior, Interior designo beige, Paquete Premium, AMG Interior Line, Color designo rojo Jacinto, llantas de 20” AMG, techo eléctrico, Climatizador THEMOTRONIC de 4 zonas, sistema de carga inalámbrica para smartphone, KEYLESS-GO, Head Up Display, control de ángulo muerto, preequipo para llave digital del vehículo para Smartphone, servocierre de las puertas o la suspensión AIR BODY CONTROL o el control de confort Energizing entre otros.

La perfecta combinación de nuestra unidad de pruebas, del color exterior Desgino Rojo Jacinto, junto a las llantas de 20” AMG de color gris titanio, y el interior en cuero Designo Beige Macchiato combinado con las inserciones de madera de Sen Marrón claro brillante hacen de esta coche un Mercedes único y exclusivo que derrocha elegancia y una imponente imagen dotada de un ambiente premium, algo a lo que la marca ya nos tiene acostumbrados.

El hábitat natural de las berlinas, son las autopistas, donde hacen gala de ser coches cómodos para viajar, y para disfrutar en mayor medida de todo el arsenal tecnológico que equipan, aun así, el CLS no se arruga ante nada, y si decides conducir por un puerto de montaña, ni sus casi dos toneladas de peso, ni envergadura de casi 5 metros son impedimento alguno para trazar cada curva con una sonrisa mayúscula.

Se mueve con mucha soltura, primando ante cualquier situación una comodidad y un confort encomiable, aunque para un coche de este tamaño resulta espectacular el gran dinamismo que ofrece, gracias a una dirección de asistencia eléctrica que ofrece un tacto muy preciso, así como una respuesta muy rápida, algo que se requiere sobre todo al abordar carreteras sinuosas.

El comportamiento dinámico del CLS 350d 4MATIC se puede gestionar a través de los diferentes modos de conducción disponibles, (Eco, Comfort, Sport, Sport + e Individual), que afectan notablemente tanto en la entrega de potencia, la reacción del acelerador y la dureza de la dirección, como al comportamiento de la transmisión automática 9G-TRONIC de nueve velocidades, así como en el tacto y la dureza de la suspensión.

Otro de los elementos que evidentemente contribuyen, no solo al confort mencionado o el dinamismo son sus tres posibles sistema de suspensión. La de serie, denominada Tren de Rodaje Confort, ofrece un reglaje selectivo que disminuye hasta en 15 mm la altura del coche para garantizar mayor aplomo. El sistema Dynamic Body Control (Opcional), funciona al unísono con el selector de modos de conducción y por último el Sistema Air Body Control, que ofrece una suspensión neumática que combina su uso de forma progresiva adaptando de forma independiente el tarado de cada una de las ruedas en función del modo de conducción seleccionado y que permite además escoger entre un ajuste más deportivo o bien, más confortable.

La tracción integral 4MATIC, conforma en el apartado dinámico una total garantía de motricidad ante cualquier situación imprevisto, garantizando en cada momento que la sensación de estabilidad y seguridad sean lo óptimos. Si, además, a todo esto, le sumamos el gran surtido de sistemas y asistentes a la conducción que el CLS equipa, tenemos entre manos a una berlina capaz de pensar por si sola para salvaguardar la seguridad de todos los ocupantes antes cualquier situación.

Somos conscientes de que Mercedes dispone de un elenco en lo que, a tecnología, sistemas de seguridad y asistencia a la conducción se refiere, tanto, que este CLS se aproxima al nivel 3 de conducción autónoma. Entre estos sistemas encontramos entre otros, al servofreno de emergencia activo o el control de velocidad con mantenimiento de distancia, siendo este un gran aliado cuanto te metes de lleno en un atasco, pues de forma automática adapta la velocidad al coche que precede, frenando o acelerando en función de lo que este haga de forma suave, como lo haría un buen conductor. De la misma forma, este sistema lo podemos utilizar en autopista para fijar una velocidad de crucero de 120 km/h.

Otros sistemas como el detector de cambio de carril, Attention Assist, el indicador de velocidad límite y el sistema de protección de los ocupantes Presafe, o una novedad denominada Pre-Safe Sound, que, en el caso de detectar un accidente de forma inminente, a través de un fuerte chasquido emitido a través del sistema de audio, prepara al oído de los ocupantes para evitar posibles lesiones en el mismo, son parte del arsenal tecnológico que CLS lleva de serie o parte de sus opcionales.

Concluimos la prueba del Mercedes CLS dándole una nota de sobresaliente, así de claro. Esta berlina, ya nos conquistó en su día, en 2004 cuando vio la luz en su primera generación, pues con ella apareció un segmento nuevo en el sector del automóvil al muchas marcas han osado entrar, pero al que pocas han llegado con un éxito tan rotundo como lo ha hecho Mercedes con este CLS.

Si a este encanto, le sumamos, no solo la parte mecánica que brilla por su eficiencia, sino además el confort que ofrece en un habitáculo donde se respira un ambiente premium y lujoso, donde la tecnología parece descubrirte una nueva dimensión, en la que disfrutas de cada segundo que pasas al volante del CLS:

Escrito por, Miguel Angel Solá

AGRADECIMIENTOS

  • Mercedes España
  • Belén Fábregas
  • Fotografías: Cristóbal Arjona