Compartir

El Volkswagen Tiguan vio la luz por primera vez hace 10 años, y desde entonces se ha posicionado muy bien dentro del reñido y tan ofertado mercado SUV que hoy en día tan de moda está.

La segunda generación del Tiguan utiliza la plataforma modular MQB del Grupo Volkswagen para su fabricación, presentando un aspecto más robusto y guardando cierta apariencia con su hermano mayor el Touareg en lo que a estética se refiere.

Una de las principales claves del uso de la plataforma MQB, ha sido crecer en tamaño, así pues, este Tiguan mide 4,49 metros de largo, 1,84 metros de ancho y 1,64 metros de alto, lo que supone un crecimiento de 6 cm en longitud, 3 cm en anchura y una disminución de la altura en 3,3 cm. Este aumento, es evidente que no solo es cuestión de estética, sino que ofrece mayor habitabilidad del habitáculo, a la vez que un maletero más generoso, con una capacidad de 520 litros, que pueden ampliarse hasta los 615 desplazando hacia adelante los asientos traseros, o bien, conseguir una capacidad de carga total de 1.510 litros si los abatimos por completo.

El frontal, dispone de unas líneas muy marcadas, que se pronuncian con la parrilla que dispone de tres lamas horizontales que separan los faros Full LED que nuestra unidad de pruebas equipaba. El paragolpes de nuevo diseño agrupa dos entradas de aire laterales y bajo estas encontramos los faros antiniebla. De perfil, es quizás la vista que más rasgos de apariencia da con su hermano mayor el Touareg y la trasera, adopta unas nuevas ópticas en forma de L, y un portón con una luneta de grandes dimensiones, lo que resalta más todavía su condición de SUV.

Su habitáculo respira un ambiente premium, algo que Volkswagen ha querido imprimir en este coche, para dejar el hueco de ser uno de los SUV generalistas que hay en el mercado, por ello, el elenco tecnológico con el que puedes dotarlo es interminable, gracias a la enorme lista de equipamiento opcional.

Este Tiguan, como no podía ser menos, está dotado de la última tecnología que hemos ido viendo a lo largo de estos dos años dentro de todos los coches del Grupo VAG, por lo que sistemas como el Volkswagen Digital Cockpit, están disponible como opción dándole al interior así, un empaque un tanto más moderno a la vez que tecnológico, opcional que nuestra unidad no equipada como podéis apreciar en las fotos.

En la consola encontramos la nueva pantalla de 9”, que forma parte del sistema de navegación Discover Pro, desde la que se maneja de forma táctil todo el sistema de infoentretenimiento, el sonido, el teléfono y que ofrece información sobre diversos parámetros de conducción a la vez que ofrece total conectividad con los smartphones de última generación a través del CarPlay de Apple o Android Car.

Las plazas delanteras, son bastante generosas, y los asientos, aunque no son de corte deportivo, sujetan el cuerpo a la perfección. La postura de conducción es muy acertada, y se asemeja mucho a la de su primo, el SEAT Ateca, donde vas sentado a la justa altura, para simular que vas en un compacto, pero sin llegar a ser tan alta para sentirte como si condujeras un monovolumen.

Donde más se ha ganado espacio, es sin duda en las plazas traseras, donde se pueden acomodar tres personas que gracias a las puertas traseras de gran tamaño y gran apertura accederán al interior del Tiguan sin problema alguno.

El Tiguan, está disponible en con 3 líneas de acabado diferente; Edition (disponible desde 27.305€), Advance (desde 31.340€) y Sport desde 35.855€. Para las motorizaciones encontramos variantes gasolina, que empiezan con el motor   1.4 TSI de 125 cv o diésel con el motor TDI de 115 cv, siendo estas dos las de acceso a la gama.

Por encima tenemos los motores TDI de 150CV (como el de esta unidad de pruebas), con la posibilidad de cambio manual o DSG de 7 velocidades, así como la variante gasolina de la versión Sport de 2.0 TSI de 180 CV, cambio DSG y tracción integral 4Motion.

Nuestro Tiguan partía de un precio de salida de 33.260€ y con un equipamiento de serie muy completo, al que tras añadirle elementos opcionales como las barras del techo longitudinales, sistema control de presión de neumáticos, sistema de Navegación Discover Pro, sistema llamada de emergencia, Active Light System o el Paquete Advance España (AppConnect, faros delanteros LED, Park Assist 3.0, Cámara visión trasera), incrementa la factura hasta unos 39.020€, aunque cabe destacar que ahora mismo hay una oferta por financiar el Tiguan en la que te ofrecen un descuento de 2.650€ por lo que se convierte en una opción muy interesante frente a sus rivales como el SEAT Ateca o el Škoda Kodiaq.

Bajo el capó delantero de esta unidad de pruebas, encontramos una mecánica de 4 cilindros 2.0 TDI de 150 cv con cambio manual de 6 velocidades, que ofrece un par motor de 350 Nm disponible entre las 1.750 y las 3.000 rpm. Este motor, ofrece un buen rendimiento, a la vez que es eficiente como lo demuestran sus 4,7 litros a los 100 kilómetros que Volkswagen ha conseguido homologar. En lo que a prestaciones se refiere, aun siendo discretas, acelera de 0 a 100 km/h en 9,3 segundos y es capaz de lanzarse hasta los 204 km/h.

En lo que a comportamiento dinámico se refiere, el Tiguan ofrece un alto grado de confort a la hora de conducir por carretera o autopista. En carreteras de montaña, se deja querer a la hora de afrontar las curvas, donde hace gala de tener un buen paso por curva, lo que a veces te lleva a pensar incluso que estás conduciendo un compacto y no un SUV de estas dimensiones, en los que de forma habitual y salvo que equipemos al coche con un sistema de control dinámico del chasis, los balanceos son algo a lo que tienes que acostumbrarte.

El motor ofrece un buen empuje, a la vez que permite con el cambio manual sacar lo mejor de sí en las zonas altas del cuenta revoluciones, a las que es fácil llegar gracias a la verticalidad y progresiva entrega de potencia que obtiene gracias a sus 350 Nm de par.

En resumen, el Tiguan es un SUV compacto con el que podemos afrontar a la perfección nuestro día a día, pero que además te permitirá viajar gozando de una comodidad sin igual, a la vez, que si lo deseas podrás conducir por la nieve, el barro o alguna que otra pista forestal en la que gracias a su enorme maletero podrás llevar lo necesario para practicar deportes de aventura si eres de esos a los que les gusta desconectar en la montaña.

Escrito por Miguel Angel Solá

AGRADECIMIENTOS

  • Volkswagen España
  • Fotografías: Miguel Angel Solá