Compartir

Aston Martin desvela que su SUV recibirá el nombre de DBX y no el de Varekai como se especulaba, y cuya presentación se hará durante el último trimestre de 2019, para competir en el reñido segmento de los SUV premium más exclusivos, dónde encontramos ya a los Bentley Bentayga, el Lamborghini Urus, el Rolls Royce Cullinan o el futuro Ferrari Purosangue, siendo estos los más representativos entre los clientes que buscan un SUV no solo exclusivo sino a la vez deportivo.

En 2015 Aston Martin presentó el DBX Concept, del que se ha tomado la base para el diseño que hoy, por fin podemos ver.

Aston Martin aprovechó hace unos días el comunicado de prensa que presenta la nueva fábrica que ha estrenado recientemente en Gales, para hablar también del denominado proyecto DBX, del que ya han aparecido las primeras imágenes que os mostramos en este artículo, y que dejan, entrever su diseño. Precisamente, es en esta fábrica, donde se fabricarán los SUV, además de otro que muy probablemente sea bajo el paraguas de Lagonda, siendo este, un coche eléctrico.

El diseño del DBX no pasará desapercibido, siguiendo el lenguaje actual de la marca aunque en este caso estamos frente a un coche que denota carácter y poderío en vez de unas formas redondeadas. Si lo comparamos con el DBX Concept, apreciamos un morro alargado en el que destaca com no una parrilla de generosas dimensiones, a la vez que en la parte trasera, vemos como la línea del techo cae hasta la zaga.

De acuerdo al comunicado de la marca, el Aston Martin DBX ahora mismo se está sometiendo a las más exigentes pruebas que un coche de esta índole e importancia para la compañía debe superar con creces. Las primeras fotos son de una de las etapas del Rally de Gales, cercanas a la nueva factoría dónde se contruirá este SUV, pero en breve, veremos imágenes que llegarán desde el circulo polar ártico dónde se le someterá al frío extremo para ver su comportamiento en cualquier situación climatológica. Aunque claro está la prueba de fuego será como no verlo rodar en el exigente trazado del Infierno Verde.

En lo que a la parte mecánica se refiere, es muy probable que Aston Martin abandone la idea de dotarlo con uno de sus motores V12, en beneficio claro está de hacerlo con los motores Mercedes-AMG de 8 cilindros con potencias que podrían oscilar entre los 500 y los 600 CV.