Compartir

Un día de finales de verano en Neuburg. Un RS e-tron GT basado en el modelo de producción, rodeado de cuatro hombres, se encuentra estacionado frente al edificio del Centro de Competencia de Audi Motorsport. Lucas di Grassi, piloto del equipo Audi Sport ABT Schaeffler en la Fórmula E y campeón en la temporada 2016/17, charla con tres responsables del desarrollo del e-tron GT: Dennis Schmitz, de Audi; Jaan-Mattes Reiling, de Audi Sport GmbH; y Christian Schröder, de PSW, filial de Audi y socio en el desarrollo del modelo.

Lucas di Grassi es un profesional en todos los sentidos, tanto dentro como fuera de los circuitos. El brasileño, que ahora vive en Mónaco, pilota para Audi desde 2012. En 2014 ganó la carrera inaugural de la entonces recién estrenada Fórmula E, y tres años más tarde consiguió el título con Audi Sport ABT Schaeffler. En los últimos seis años di Grassi se ha subido al podio con Audi en 32 ocasiones, lo que le convierte en el piloto más laureado en el certamen de carreras de monoplazas eléctricos.

Pero la mentalidad de este piloto profesional va mucho más allá de las carreras. Lucas di Grassi es embajador internacional de la ONU para un aire limpio; para el brasileño, la innovación tecnológica y la protección sostenible del clima van de la mano. No hace falta decir que este entusiasta de la tecnología muestra un interés especial por el proyecto del próximo coche eléctrico de Audi, el e-tron GT. En Neuburg tiene la oportunidad de conducir un prototipo del Gran Turismo completamente eléctrico en su versión RS en el circuito de pruebas. Para sus desarrolladores, Schmitz, Reiling y Schröder, esto marca el momento de la verdad: a juicio del piloto, ¿conseguirá el GT e-tron RS de producción los objetivos que persiguen?

Schmitz: Bueno, Lucas… ¿Qué impresiones tienes tras las primeras cinco vueltas?

Di Grassi: ¡El coche es divertido! Obviamente, un Gran Turismo así no tiene nada que ver con un coche de carreras. Sin embargo, existen muchos paralelismos, especialmente en cuanto a la potente aceleración que, como en nuestro caso, está disponible durante mucho tiempo. De 0 a 100 km/h en claramente menos de cuatro segundos, incluso en la quinta vuelta, ¿cómo lo habéis conseguido?

Schröder: Como sabes, se necesita una óptima gestión térmica para lograr, de forma constante, aceleraciones tan rápidas. En el e-tron GT contamos con dos circuitos de refrigeración para los componentes técnicos que operan a diferentes niveles de temperatura. El más frío controla la temperatura de la batería de alto voltaje, mientras que el más caliente se emplea para los motores eléctricos y la electrónica de potencia. Además, dispone de un circuito de frío y otro de calefacción para el interior, que probablemente no tenga tu coche de carreras.

Schmitz: Podemos interconectar estos cuatro circuitos a través de unas válvulas de manera flexible; por ejemplo, con una bomba de calor de alta eficiencia para el interior. Sin embargo, la refrigeración de los componentes de alta tensión bajo altas cargas y la refrigeración de la batería durante los rápidos procesos de carga de corriente continua son, sin duda, los más sofisticados. Después de todo, se alcanzan niveles de potencia de pico superiores a 270 kW, lo que genera bastante calor.

Di Grassi: En la Fórmula E es aún más extremo. Durante el proceso de carga enfriamos la batería por debajo de la temperatura exterior con hielo seco, para contar así con un mayor margen de temperatura en todo el sistema durante la carrera, porque es entonces cuando producimos un gran estrés sobre el sistema de propulsión al cambiar constantemente entre la aceleración a fondo y la regeneración. Obviamente, esto aumenta la temperatura de la batería y consume energía. Cuanto más extremas son las condiciones, más atención tengo que prestar a la eficiencia y a la gestión del suministro de energía para que me quede suficiente en las últimas vueltas.

Reiling: La previsión también es importante en nuestro caso, aunque a un nivel diferente. Utilizamos una característica funcional especial para asegurarnos de que el conductor pueda cargar la batería a la máxima capacidad durante un viaje. Cuando el coche recorre una larga distancia con la navegación activa, el planificador de rutas e-tron realiza sugerencias sobre dónde cargar la batería. Aproximadamente media hora antes de que llegue al punto de carga seleccionado, el sistema de gestión térmica empieza a ajustar la temperatura de la batería para que coincida exactamente con su estado de carga y con la potencia del punto de suministro.

El proceso de desarrollo del Audi e-tron GT ha sido inusualmente corto. Su diseño fue congelado en una etapa temprana, en parte porque Audi reemplazó en gran medida los modelos físicos por los virtuales. El proceso de desarrollo fue muy fluido, las decisiones se tomaron rápidamente en un corto periodo de tiempo. Liderado por Audi, PSW asumió una importante parte del trabajo. Audi Sport GmbH, responsable de la puesta a punto de la suspensión, recibe grandes elogios por parte de Lucas di Grassi.

Di Grassi: Lo que más me gusta es el dinamismo del coche. Piensas que, como Gran Turismo, tiene que ofrecer un buen confort de conducción. Para mí, como piloto, esta no es una característica muy importante. Pero debo decir que su agarre y precisión en las curvas resultan definitivamente impresionantes.

Jaan-Mattes Reiling: ¡Gracias, Lucas, me alegra oír eso! Durante el desarrollo tratamos de combinar todas las fortalezas del vehículo en una única perspectiva general al más alto nivel. Y en términos de tecnología hemos sido capaces de utilizar muchos recursos. Por ejemplo, la amortiguación neumática de tres cámaras representa lo último en su campo. Permite un confort de suspensión suave en modo normal, a la par que proporciona mayor grado de libertad en la puesta a punto y hace posible que se pueda ajustar la altura de la carrocería en varios niveles. Pero, lo más importante, interactúa a la perfección con los amortiguadores controlados electrónicamente. Ambos sistemas están gestionados por sistema central de control del chasis y se pueden configurar en varios modos a través del Audi drive select. Obviamente, hemos seleccionado el programa más agresivo para ti.

Schmitz: En el e-tron GT nuestros clientes podrán contar con prácticamente todas las últimas tecnologías disponibles hoy en día. Esto incluye también la dirección a las cuatro ruedas. Con este sistema las ruedas traseras giran en sentido opuesto a las delanteras a baja velocidad para ganar agilidad, y en la misma dirección a mayor velocidad con el fin de conseguir una superior estabilidad. La dirección de las ruedas delanteras tiene una respuesta directa y deportiva, pero nada brusca. Esta es otra característica típica de nuestra filosofía de Gran Turismo.

Di Grassi: Además, el e-tron GT ofrece un rendimiento en la frenada realmente bueno: potente, controlable y preciso. Probablemente lograr algo así en un coche eléctrico tan grande no ha sido nada fácil…

Schröder: Bueno, has probado el modelo RS basado en el de producción, con discos de freno carbocerámicos, que se encuentran entre los mejores componentes disponibles. El e-tron GT ofrece discos de acero de serie. Los discos con recubrimiento de carburo de tungsteno, que mejoran las prestaciones, también se ofrecen como opción. Además, con gran probabilidad, el coche contará con las llantas más bonitas que Audi ha ofrecido hasta ahora. Las grandes llantas de 21 pulgadas me parecen las más fascinantes por su impresionante diseño y sofisticada fabricación. Las de 20 pulgadas son óptimas en términos de aerodinámica; y las de 19 pulgadas utilizadas en la parte delantera pesan sólo unos 12,5 kilogramos cada una, lo que proporciona beneficios reales el apartado dinámico, así como en términos de consumo y autonomía.

El consumo de energía es un dato clave que siempre le interesa a Lucas di Grassi; no sólo en su trabajo como piloto de Fórmula E, sino también en su papel de pionero en la protección del clima a través de la innovación. En este contexto adopta la misma filosofía del Grupo Audi: la electromovilidad es el camino correcto hacia el futuro de la movilidad sostenible, siempre que la electricidad empelada provenga de fuentes renovables. En Naciones Unidas, di Grassi es embajador para un aire limpio; y en Brasil, está comprometido con las nuevas tecnologías en sus actividades como empresario. En su São Paulo natal ha promovido el congreso de tecnología “Zero Summit”.

Di Grassi: A principios de la década de 2010 ayudé a que despegara la Fórmula E, porque tenía claro que el futuro pertenecería a los coches eléctricos, tanto en la calle como en los circuitos. Y cuanto más avanza este desarrollo, más claro queda.

Reiling: Bueno, hemos compartido una historia de éxito juntos desde hace varios años. En 2017 fuimos el primer fabricante alemán en entrar en la Fórmula E, con un compromiso respaldado por la fábrica para mostrar lo dinámica, fascinante y emocional que puede ser la conducción eléctrica.

Schmitz: La competición del motor también beneficia el desarrollo de nuestros coches de producción. Y por ello nos gustaría liderar esta transformación. Para 2025 Audi lanzará unos 30 nuevos coches eléctricos e híbridos enchufables, y electrificará toda su gama de modelos. Obviamente, la movilidad eléctrica sólo es verdaderamente sostenible con electricidad limpia. La sostenibilidad es nuestro gran objetivo, así como una necesidad absoluta para nuestro éxito continuo.

Schröder: Lucas, viajas mucho por todo el mundo y, por ello, estás familiarizado con los problemas ambientales de otros continentes. En 2019 te desplazaste a Nueva Delhi con Naciones Unidas y grabaste allí el documental “La carrera por el Aire Limpio”. ¿Qué nos puedes contar sobre esto?

Di Grassi: Quería inspirar un pensamiento particular para infundir coraje en todos nosotros. Nueva Delhi es una de las ciudades con el aire más contaminado; y, si allí se pueden encontrar y aplicar soluciones para mejorar la protección del medio ambiente, entonces será posible hacerlo en cualquier lugar. No me cabe duda de que la sostenibilidad se basa en la innovación y la tecnología, porque las soluciones de sostenibilidad sólo ganarán fuerza si son algo más que un compromiso.

Cinco reflexiones de Julius Seebach, Director de Audi Sport GmbH

“Audi Sport es sinónimo de elevadas prestaciones, tanto en coches de carreras como en los de producción en serie. En Audi perseguimos una estrategia de electrificación constante en el segmento de los vehículos de altas prestaciones. El Audi RS e-tron GT de producción es el buque insignia deportivo de la estrategia de electrificación de Audi”.

“La electrificación es la base de nuestro futuro. Y será una emocionante experiencia para nuestros clientes. El Audi e-tron GT representa el máximo exponente para la marca como su primer modelo completamente eléctrico de altas prestaciones”.

“El Audi RS e-tron GT de producción supone un hito para Audi. Es el primer RS completamente eléctrico y deja claro que nuestro compromiso con el objetivo de CO2 de la compañía es firme”.

“Los RS son los modelos más deportivos y aspiracionales de Audi, con los motores más potentes, el mayor dinamismo y un enorme placer de conducción, todo ello combinado con una versatilidad sin compromisos para un uso cotidiano. Con el Audi RS e-tron GT prototype trasladamos todos estos atributos a la era eléctrica. Supone una auténtica revolución para Audi en el segmento de los vehículos de altas prestaciones”.

“El Audi RS e-tron GT de producción lidera el camino hacia un mundo RS completamente eléctrico para Audi Sport. A la vez, cumplimos la promesa de introducir versiones RS poco tiempo después

del lanzamiento de cada modelo. Esto es sinónimo de alto rendimiento, tanto si hablamos del equipo, como si lo hacemos del coche”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here