Compartir

Bentley Motors anuncia hoy todos los detalles del sedán deportivo gran turismo de alta gama que incorpora más avances de todo el mundo: el nuevo Flying Spur. Tanto si va al volante como si viaja en los asientos de los acompañantes, el nuevo Flying Spur ofrece una unión perfecta entre el refinamiento de una limusina y la personalidad deportiva de un sedán. El resultado es una nueva e imponente presencia sobre el asfalto por fuera, con niveles insuperables de calidad y diseño en el interior, donde además integra una revolucionaria tecnología pensada en satisfacer al cliente.

«Al igual que con el lanzamiento del Continental GT, se ha sometido al nuevo Flying Spur a un diseño radical que rompe con todas las convenciones en cuanto a tecnología y artesanía con vistas a llevar una auténtica revolución a su segmento con sus increíbles dosis de prestaciones y refinamiento», revela Adrian Hallmark, presidente y director ejecutivo de Bentley Motors.

Así pues, el nuevo Flying Spur, diseñado y fabricado a mano en la casa de Bentley, Crewe (Gran Bretaña), presume de la más innovadora y moderna tecnología, a la cual Bentley le ha dado su toque único para integrar perfectamente una serie de innovadoras características dentro de la versión más contemporánea de la artesanía británica. Esta última generación del Flying Spur rompe con todas las convenciones en cuanto a refinamiento y atención al detalle y, como consecuencia, presume de ser el mejor sedán deportivo de superlujo que se haya fabricado hasta la fecha.

En el nuevo Flying Spur se ha aplicado el espectacular lenguaje de diseño de Bentley con un toque moderno, el cual se ha materializado en unas líneas elegantes, pero, a su vez, imponentes, la última versión de la marca de sus exclusivos faros LED matriciales con un efecto de cristal tallado acentuado gracias a unos reflectores cromados, así como unas nuevas luces traseras de estilo envolvente con emblemas de la «B». Por su parte, los nuevos diseños de llanta de 22 pulgadas transmiten la exclusiva personalidad y las extraordinarias virtudes del nuevo Flying Spur.

Una nueva interpretación del emblema de la «B» alada, con la que se pretende marcar una nueva era, adorna por primera vez el morro del nuevo Flying Spur, alzándose desde el precioso emblema de Bentley de diseño moderno como símbolo de la superior calidad de este modelo.

El nuevo Flying Spur es en sí todo un prodigio tecnológico, ya que es el sedán gran turismo de alta gama con mayores avances del sector. Ofrece una serie de innovadoras tecnologías gracias a su avanzado chasis totalmente nuevo de aluminio y materiales compuestos, y a su arquitectura electrónica de 48 V.

Es el primer Bentley con dirección electrónica a las cuatro ruedas, que cuenta además con tracción activa a las cuatro ruedas y Bentley Dynamic Ride, lo que resulta en una maniobrabilidad y una conducción increíbles. Gracias a los nuevos muelles neumáticos de tres cámaras, se ha conseguido ampliar la gama de ajustes en la suspensión, que va desde el confort de a bordo similar al de una limusina, a un control de la carrocería de estilo deportivo. Por lo que puede presumir de una experiencia de conducción extraordinariamente versátil con unas prestaciones que no tienen precedentes en su segmento.

El nuevo Flying Spur incluye de serie un paquete de nuevos sistemas de asistencia a la conducción, con asistencia en atascos, asistente en ciudad y alerta de punto ciego. Además, Bentley ha empleado en este revolucionario modelo una carrocería innovadora elaborada con diferentes materiales.

El corazón que late dentro de este nuevo Flying Spur es una versión mejorada del célebre motor W12 de 6 litros y doble turbocompresor de Bentley en asociación con una transmisión de ocho velocidades y doble embrague para lograr cambios de marcha más suaves y rápidos. Este nuevo motor TSI tiene una potencia de 635 CV y un par de 900 Nm, por lo que puede pasar de 0 a 100 km/h en 3,8 segundos con una velocidad máxima de 333 km/h.

Su batalla es 130 mm más larga, por lo que el habitáculo ha ganado amplitud y suntuosidad para regalar un confort y un refinamiento insuperables a bordo de este nuevo Flying Spur. Este sedán ofrece una amplia gama de enchapados de madera individuales y dobles, así como los nuevos asientos acanalados de piel y el exclusivo acolchado en forma de rombo de la Especificación de Conducción Mulliner para los asientos. La guinda a todos estos detalles de exquisito gusto la pone una novedad a nivel mundial: inserciones para las puertas de piel acolchada en forma de rombos tridimensionales.

Esta artesanía de corte moderno se fusiona con una serie de tecnologías innovadoras escogidas para mejorar el confort y el disfrute tanto del conductor como de los pasajeros a bordo del nuevo Flying Spur. Algunos ejemplos son la pantalla digital de alta definición del panel de instrumentos; la exclusiva consola central giratoria con la opción de pantalla táctil digital de 12,3 pulgadas, unos preciosos indicadores analógicos o un enchapado para desconectar del universo digital; y el control remoto de pantalla táctil para los pasajeros de los asientos traseros. Todas estas tecnologías en el Flying Spur se asocian para crear el habitáculo más moderno, innovador y lujoso del sector.

Y es que su interior ha sido diseñado pensando especialmente en los clientes que buscan un lujo contemporáneo. Sin embargo, se puede elevar su elegancia a cotas más altas con el techo panorámico que cubre toda la longitud del techo.

Se puede encargar el nuevo Flying Spur a partir de este otoño, y las entregas a los clientes empezarán a principios del 2020.

Flying Spur: un antes y un después en diseño

El espectacular diseño del exterior del nuevo Flying Spur parte de una nueva y moderna visión que lleva la marca inconfundible de Bentley. Se ha alargado la batalla 130 mm con respecto a la segunda generación, por lo que el nuevo Flying Spur ha ganado una mayor presencia sobre el asfalto con unas líneas más robustas y definidas que recorren el coche de un extremo a otro.

En el proceso de creación del nuevo Flying Spur, se ha partido de cero empleando una plataforma totalmente nueva. Se ha conseguido dotar de una incomparable belleza a sus superficies y sus líneas de poder gracias al uso de aluminio moldeado con la técnica de superforming, un proceso que se empleó por primera vez en el nuevo Bentley Continental GT.

Bentley se ha valido de las últimas tecnologías en extrusión de aluminio, fundición y aceros de alta resistencia para elaborar el nuevo Flying Spur. Como consecuencia, su carrocería disfruta de una rigidez insuperable que, a su vez, optimiza la maniobrabilidad y robustez.

El nuevo Flying Spur incluye de serie unos faros LED matriciales con un exclusivo efecto de cristal tallado. Además, se ha añadido un reflector cromado detrás del hueco de los faros para que brillen incluso cuando no están encendidos. El diseño de las luces traseras envolventes no solo contiene el dibujo de la icónica «B», sino que también imita el moleteado en rombos que adorna las salidas de aire en el interior. Incluye de serie una gama de unas nuevas llantas de 21 pulgadas, además de la opción de dos llantas exclusivas de 22 pulgadas de la Especificación Mulliner.

Por otro lado, se puede encargar también un techo panorámico compuesto de dos piezas de cristal de gran tamaño. El panel frontal se inclina y desliza hacia atrás quedando por encima del panel trasero fijo. Las persianas de Alcantara con accionamiento eléctrico van a juego con los 15 colores del forro del techo interior.

Por primera vez en esta versión más contemporánea del Flying Spur está disponible el emblema de la «B» alada para coronar su capó. Estamos en el año que se celebra el centenario de Bentley, así que se ha reinterpretado el emblema para marcar una nueva era como símbolo de evolución con respecto a los diseños anteriores. Mediante un mecanismo electrónico, se alza y se ilumina a la vez que la secuencia de luces de bienvenida y el sistema de entrada sin llave cuando el conductor se acerca al coche.

Otra característica del nuevo Flying Spur es la matriz del radiador en negro brillante con un marco cromado brillante y unas aletas verticales que conmemoran el emblemático Bentley S1 Continental Flying Spur de 1957. Se puede encargar la rejilla matricial inferior en tono negro o cromado brillante.

Las opciones de pintura de serie se amplían a nada menos que 17 colores de Bentley, cada uno de ellos seleccionado cuidadosamente para armonizar con la personalidad y las líneas que dan vida a este Flying Spur.

La máxima expresión en artesanía hecha habitáculo

El interior del nuevo Flying Spur es una muestra más de la experiencia de Bentley en la creación de habitáculos modernos, donde un lujo superior se entremezcla con tecnologías innovadoras. Sus señas de identidad son una elegancia y una exclusividad extraordinarias que se manifiestan en unos asientos con un confort incomparable con la opción de 15 colores de piel, así como en la temática de las alas de Bentley en la consola inferior y el salpicadero.

Su espectacular enchapado horizontal parte del salpicadero y recorre las puertas para realzar la amplitud de la que disfruta esta cabina a lo ancho. Su elegante consola central, con un efecto flotante, da cabida a una pantalla táctil de alta definición y 12,3 pulgadas personalizable, así como a unas nuevas y preciosas salidas de aire centrales de Bentley en los habitáculos delantero y trasero. Además, ofrece almacenamiento, recarga inalámbrica inductiva y 2 puertos USB para teléfonos móviles.

También se encuentra disponible para el nuevo Flying Spur la novedosa pantalla giratoria de Bentley. Cuando se presiona el botón de arranque del motor, la parte con el enchapado en el centro del salpicadero se gira para revelar una pantalla táctil de 12,3 pulgadas donde se muestran tres ventanas digitales personalizables. El segundo lateral de la pantalla contiene tres elegantes indicadores analógicos donde se muestra la temperatura del exterior, una brújula y un cronómetro. O bien se puede elegir un tercer lateral para desconectar del mundo digital, ya que muestra un salpicadero de enchapado de madera con un acabado impecable similar al del resto del habitáculo.

En otra muestra más de la máxima meticulosidad de la que es capaz Bentley, se ha sustituido las tradicionales salidas de aire redondas en forma de ojo de buey que se encuentran en el centro del salpicadero por otras con un nuevo diseño de gran precisión que flanquean al reloj Bentley. Por su parte, en un nuevo derroche de refinamiento, se ha decorado el reloj y los interruptores con unos exquisitos detalles de bronce.

Las inserciones en las puertas han sido elaboradas con piel acolchada en forma de rombos tridimensionales, una novedad inspirada en el prototipo de diseño Bentley EXP 10 Speed 6. Por otro lado, el nuevo moleteado en rombo cubre los mandos giratorios y está disponible también en las salidas de aire y el reloj. Para darle forma a este increíble detalle, se ha tenido que inventar un nuevo algoritmo de software que fuese compatible con las complejas curvas de los conductos.

Ahora, se ofrece un nuevo enchapado de madera, el Crown Cut Walnut, el cual emplea un proceso de corte paralelo para dotar a su acabado de un aspecto más moderno. Además de las opciones populares Dark Fiddleback y Piano Black, está disponible una gama de otros cinco enchapados. Y para quienes deseen recrear un habitáculo aún más exclusivo, se puede encargar un acabado de enchapado doble de cualquiera de las opciones de enchapado.

Se ha plasmado la temática de las alas en el interior de las puertas, lo que crea una elegante división del color, así como un diseño continuo entre los asientos delanteros y los traseros. Se encuentra disponible también la iluminación ambiental como opción, para la que se puede elegir entre siete colores y diferentes intensidades.

Los nuevos asientos del Flying Spur cuentan con un diseño de doble acanalado y funciones adicionales, como calefacción, ventilación, diferentes modos de masaje, refuerzos ajustables e inclinación de la parte superior a la altura de los hombros. Cuando se suma la Especificación de Conducción Mulliner, se adorna la piel tridimensional con un pespunteado y un bordado de estilo tradicional.

Los asientos traseros, por su parte, lo tienen todo para crear un ambiente tan lujoso que viajar se convierte en puro placer, como su reposabrazos central plegable y el reposacabezas central, el cual se despliega de forma manual y queda oculto cuando no se usa para disfrutar de la máxima visibilidad.

Potencia y agilidad sin límites

El nuevo Bentley Flying Spur está equipado con un motor W12 TSI con doble turbocompresor que marca los nuevos estándares del sector en cuanto a prestaciones, agilidad y dinamismo. Este motor ha sido, además, desarrollado y montado a mano en Crewe.

Este motor, sin duda el 12 cilindros más avanzado de todo el mundo, cuenta con una configuración única en «W» que reduce su longitud en comparación con el equivalente V12, de modo que favorece la distribución del peso a la vez que se aprovecha al máximo el espacio dentro del habitáculo.

La nueva planta motriz del Flying Spur emplea la última tecnología en gestión del motor con el objetivo de mejorar notablemente su rendimiento en comparación con el modelo de generaciones anteriores. Con 635 CV de potencia y 900 Nm de par motor, es capaz de pasar de 0 a 100 en solo 3,8 segundos, así como de alcanzar una velocidad máxima de 333 km/h.

Se ha adelantado el eje delantero para optimizar así también la distribución del peso en el nuevo Flying Spur. Otra ventaja que ofrece este cambio junto con la tracción activa a las cuatro ruedas, la dirección a las cuatro ruedas y Bentley Dynamic Ride es una mejora en la precisión dinámica, la maniobrabilidad y el equilibrio.

El nuevo Flying Spur comparte con el Continental GT la misma transmisión ZF de doble embrague y 8 velocidades con la que la aceleración es más suave y refinada, los cambios de marcha son más rápidos y se eleva el ahorro en combustible. Los cambios de marcha son más cortos gracias a la preselección de la siguiente marcha, lo que reduce la interrupción del par que se transmite a las ruedas, mejorando así su rendimiento. En la sexta marcha se llega a la velocidad máxima, dejando que las marchas séptima y octava actúen de superdirectas para ahorrar en consumo.

Si bien la generación anterior del Flying Spur estaba equipada con un sistema de tracción a las cuatro ruedas con una distribución fija de potencia del 60% al eje trasero y del 40% al delantero, el nuevo modelo dispone de un sistema con embrague que transmite el par motor a las dos ruedas del eje trasero. En función del estado de la carretera y del deslizamiento de las ruedas, enviará tracción al eje delantero si fuese necesario, lo que se traduce en una tracción activa a las cuatro ruedas totalmente automática. Por otro lado, se ha mejorado de forma drástica el comportamiento en el trazado de curvas. Las sensaciones a bordo del nuevo Flying Spur son de un morro mucho más ligero con unos cambios de dirección que ocurren casi al mismo ritmo que los decide el conductor. El efecto de subviraje que se siente con la tracción a las cuatro ruedas fija queda prácticamente eliminado, por lo que el vehículo transmite una impresión de mayor equilibrio en general.

La distribución del par motor varía en función del modo de la dinámica de conducción que se seleccione. Por ejemplo, en los modos Comfort y Bentley, el sistema transmite 480 Nm de par al eje delantero para incrementar el agarre y la maniobrabilidad. Y en el modo Sport, el sistema limita el par que se envía al eje delantero a 280 Nm, a la vez que mantiene un nivel más elevado de par en el trasero, lo que resulta en una experiencia más dinámica. Además, un sistema de vectorización del par mediante el sistema de frenado también se encarga de gestionar el par que llega a cada eje.

La dirección electrónica a las cuatro ruedas se trata de una novedosa tecnología cuyo fin es aumentar la estabilidad en carretera y la maniobrabilidad en zonas urbanas. Así pues, en las maniobras a bajas velocidades, el sistema dirige las ruedas traseras en dirección contraria a las delanteras. De esa forma, se acorta la batalla, se reduce el ángulo de giro, se gana agilidad y se facilita de forma considerable el estacionamiento.

Por su parte, a velocidades altas, el sistema gira las ruedas traseras en el mismo sentido que las delanteras, lo que se traduce en más aplomo, así como mayor seguridad en los adelantos y cambios de carril. En definitiva, lo que consigue es llevar la sensación de total seguridad en las velocidades más altas y la comodidad al volante en las más bajas.

En la tercera generación del Flying Spur, los muelles neumáticos de tres cámaras contienen un 60% más de volumen de aire en comparación con el modelo anterior. En consecuencia, el sistema ofrece un abanico más amplio de posibilidades que van desde la rigidez en los muelles para una conducción deportiva, hasta la elegancia de una limusina de lujo. Y solo depende del modo que elija el conductor. Las nuevas características del vehículo de control continuo de la amortiguación regulan de forma continua los amortiguadores del sistema de suspensión neumática.

Para ello, cuatro sensores de altura de conducción miden de forma constante la distancia entre el eje y la carrocería. Si el sistema detecta que la altura no es la normal, para devolverla a su estado correcto, se corrige el volumen de aire que hay en los muelles.

El sistema Bentley Dynamic Ride ha sido concebido para mejorar tanto la maniobrabilidad como el confort de a bordo. Un sistema de 48 voltios controla un actuador electrónico que regula la rigidez de la barra estabilizadora para contrarrestar las fuerzas laterales y mantener el nivel del Flying Spur.

Otro elemento en común con el Continental GT son los frenos de hierro, los cuales son los de mayor dimensión de todo el mundo. Debido a que se ha aumentado las prestaciones del motor, se ha agrandado igualmente el diámetro de los frenos delanteros a 420 mm. Además, tanto las pinzas delanteras como las traseras lucen la marca de Bentley. El acabado de serie es negro brillante y el opcional es rojo brillante.

Y si bien el exterior del nuevo Flying Spur es espectacular, el sonido que emite desde sus entrañas no se queda atrás gracias a una válvula adaptativa de control en el tubo de escape con ajustes de posición variable. Además, se ha puesto a punto la forma en que los gases de escape circulan por la mitad trasera del sistema, de forma que la nota de escape es más sutil en el interior del habitáculo, tanto para el conductor como para sus acompañantes.

La tecnología más inteligente a bordo del Flying Spur

Otra de las señas de identidad del nuevo Flying Spur es su paquete imbatible de sistemas inteligentes e intuitivos diseñados para el conductor y los pasajeros.

La pantalla principal de 12,3 pulgadas en el salpicadero central incluye teclas físicas para complementar las sencillas funciones de la pantalla táctil. Asimismo, se ha dotado a esta pantalla de alta definición de un sensor de proximidad que prepara la pantalla para las interacciones del usuario. Esto resulta en una respuesta más rápida a los comandos que se den.

Otra ventaja es que se puede configurar la pantalla de distintas formas: como una pantalla única, dividida en una escala 2:1 o con tres funciones simultáneas en la pantalla de inicio autoconfigurable.

En cuanto a los sistemas de asistencia a la conducción disponibles, el nuevo Flying Spur está equipado con asistencia en atascos, asistente en ciudad y alerta de punto ciego. Otros sistemas incluidos son la visión nocturna y el visualizador frontal HUD, cuyo fin es mejorar la atención a la carretera del conductor; o también la cámara con vista superior, la cual produce una imagen a vista de pájaro del vehículo y su alrededor, así como el aviso de marcha atrás y el sistema automático de estacionamiento.

Los faros LED matriciales mantienen la luz de carretera todo el tiempo, pero apagan un círculo del haz que se proyecta en otros vehículos para no deslumbrar a los demás conductores.

El habitáculo trasero dispone de un nuevo control remoto de pantalla táctil que ha sido elaborado con materiales de exquisita elaboración artesanal. Este se encaja en la consola de forma casi imperceptible, y para extraerlo solo hay que presionar un botón y ya está listo para su uso. Desde este dispositivo se accede a una amplia gama de aplicaciones que incluyen el masaje de los asientos traseros o el control del climatizador del habitáculo trasero. Además, se puede utilizar para almacenar configuraciones como la de la iluminación ambiental.

Hay tres sistemas de sonido con los que se puede equipar el nuevo Flying Spur, empezando por el de serie, el cual cuenta con 10 altavoces y 650 vatios. Está también disponible el sistema Bang & Olufsen de 1.500 W y 16 altavoces con rejillas iluminadas y el sistema BeoSonic, una nueva forma de configurar el tono con una única interfaz intuitiva. Se trata, pues, de la opción perfecta para aquellos clientes con un estilo de vida exclusivo.

Y, en tercer lugar, se encuentra el exclusivo Naim for Bentley de 19 altavoces y 2.200 W con transductores de graves activos integrados en los asientos delanteros. Un equipo que hará las delicias de los amantes del buen sonido con sus ocho modos.

Personalización de Bentley Mulliner

Mulliner es la respuesta a las demandas de los clientes de Bentley más exigentes. No hay nada imposible en el mundo de Mulliner. Y es que ante encargos tan sencillos como una tapicería con un monograma o complicadas modificaciones personalizadas de la carrocería, no hay nadie mejor que los artesanos de Mulliner, los cuales desempeñan su trabajo con gran habilidad y vocación, para responder con niveles nunca alcanzados de lujo, es decir, con una originalidad de otro mundo.

El nuevo Flying Spur irrumpe en el mercado revolucionando el concepto de personalización y lujo a medida. La gama de colores de pintura, pieles, enchapados de madera y otras opciones multiplican las posibilidades de colores para plasmar fielmente todos los gustos y preferencias.

Además, se ha seleccionado cuidadosamente una serie de características de Mulliner para el nuevo Flying Spur. Entre ellas, la tapicería de piel con acolchado de rombos curvilíneos para los asientos con inserciones de piel en las puertas con dibujo de rombos tridimensionales; una llanta Mulliner exclusiva de 22 pulgadas con dos acabados; las alas bordadas en todos los asientos; pedales deportivos; y los tapones del depósito de combustible y del aceite con un acabado de lujo. Mulliner ha desarrollado también otra novedad: una inserción para la puerta con acolchado de rombos tridimensionales y madera maciza, que está disponible de forma exclusiva en nogal de poro abierto.

Especificaciones técnicas

Motor
ConfiguraciónW12 TSI de 6 litros y doble turbocompresor
Cilindrada5.950 cc
SobrealimentaciónDos turbocompresores paralelos de doble entrada con refrigeración intermedia directa
Potencia467 kW/635 CV
Par motor900 Nm
Diámetro y carrera84 mm x 89,5 mm
Velocidad máxima333 km/h
0 a 60 mph3,7 s
0-100 km/h3,8 s

 

Dimensiones y datos generales
Longitud5.316 mm
Anchura 1.978 mm
Altura1.484 mm
Batalla 3.194 mm
Peso del vehículo 2.437 kg sin carga