Compartir

Adam Baker, CEO de la recién creada Audi Formula Racing GmbH y Director del Proyecto de Fórmula 1, ha elegido Madrid como escenario para su primera intervención a nivel mundial frente a los medios de comunicación. El ingeniero alemán de origen australiano explicó cuáles serán los pasos a seguir hasta el debut de la marca de los cuatro aros en la categoría reina del automovilismo.

El pasado 26 de agosto, coincidiendo con el Gran Premio de Fórmula 1 de Spa-Francorchamps disputado en Bélgica, Audi anunció su entrada en el Campeonato Mundial de Fórmula 1 de la FIA a partir de 2026. Un proyecto que ya está en marcha, y que tendrá su base en las instalaciones de Audi Sport en Neuburg an der Donau, en las inmediaciones de Ingolstadt. Adam Baker ha visitado Madrid para ofrecer la primera rueda de prensa desde su nombramiento como CEO de Audi Formula Racing GmbH y Director del Proyecto de Audi para la Fórmula 1.

En un evento en el que también fueron protagonistas algunos de los modelos más emblemáticos de Audi Sport, tanto de carreras como de producción, y al que no podía faltar el monoplaza con los colores de Audi presentado en Spa, José Miguel Aparicio, Director de Audi España, quiso agradecer la presencia de Adam Baker: “Me gustaría mostrar nuestro agradecimiento a Adam Baker por estar hoy aquí. Su primera aparición ante los medios refleja la importancia que tiene para Audi el mercado español”. Aparicio también resaltó: “Queremos seguir haciendo vivir el progreso a través de la tecnología mediante experiencias únicas, y la competición siempre ha estado en nuestro ADN. Mundial de Rallyes y Pikes Peak en carretera cerrada, Rally Dakar fuera de carretera, pruebas de resistencia y sprint en circuito como el WEC y Le Mans o el DMT… Con la entrada de la Fórmula 1, seremos el único fabricante Premium que haya competido en todas las disciplinas. Adam es un experto en la Fórmula 1, la persona idónea para desarrollar nuestro proyecto a lo largo de los próximos tres años y medio”.

Por su parte, Adam Baker destacó especialmente los motivos que han llevado a Audi a involucrarse en la categoría reina del automovilismo: “Es un proyecto muy atractivo y a la vez ambicioso. La Fórmula 1 está haciendo un esfuerzo para avanzar hacia la eficiencia y la sostenibilidad, valores que encajan con nuestra estrategia de marca. Además, la F1 es una plataforma de marketing y de comunicación fantástica, la competición ideal para que Audi pueda mostrar sus competencias técnicas a un público internacional en los mercados más interesantes, con nuevas generaciones de jóvenes aficionados que muestran su pasión por esta competición. Queremos formar parte de esta transformación de la Fórmula 1”.

Sobre los siguientes pasos que afrontará la marca de los cuatro aros en el proyecto de Fórmula 1, Baker explica: “Ya hemos empezado con el desarrollo del sistema de propulsión, y para el resto avanzamos buscando soluciones de compromiso, porque el reglamento técnico completo no se publicará hasta 2024, donde podremos ver todo lo relativo al chasis. Nuestros planes contemplan iniciar las pruebas en circuito a mediados de 2025, probablemente en España. Pero toda nuestra agenda está ahora mismo en fase de borrador”.

Adam Baker también explicó cómo afronta Audi un reto tan importante: “Reconocemos la envergadura del desafío. Nuestra ventaja frente a otros fabricantes que lo han intentado antes sin éxito es que tenemos mucho tiempo para prepararnos, y que la normativa da inicio a un nuevo ciclo, el mayor cambio que va a experimentar la F1 en los tiempos modernos. Para ganar esta competición tienes que ser más innovador que la competencia, pero con unos costes fijos. Por ello es necesario innovar también en otros conceptos: financieros, estratégicos, logísticos… Tenemos un plan financiero muy sólido pensado a largo plazo, y sabemos que contar con un socio idóneo será esencial para pensar en el éxito. Nuestro objetivo es estar en disposición de ganar carreras el tercer año”.

El responsable del Proyecto de Audi para la Fórmula 1 también explicó que, inicialmente, el trabajo se ha iniciado con 130 personas del staff ténico de Audi Sport, con el objetivo de ir construyendo rápidamente un equipo que estará formado por más de 300 integrantes. Baker también apuntó la transferencia de tecnología que puede haber entre la Fórmula 1 y los coches de producción de Audi: “Alta eficiencia, sistemas de almacenamiento de alto voltaje, nueva generación de motor de combustión, combustibles alternativos…. La F1 será un banco de pruebas importante para seguir avanzando hacia la descarbonización. Y contamos con un proceso que nos permitirá que esta transferencia se lleve a cabo de forma rápida”.

Biografía de Adam Baker
Nacido en Australia en 1974, Adam Baker es ciudadano alemán desde 2018. En 1997 se licenció en Ingeniería Mecánica en la Universidad de Swinburne (Australia), y en 1999 se graduó en Derecho en la Universidad de Melbourne, también en su país natal.

Entre los años 1998 y 2000, Adam Baker trabajó como ingeniero en el desarrollo de coches de producción del fabricante de automóviles Holden, en Australia, para pasar a dedicarse a la competición automovilística tres años después. Como ingeniero de motores y sistemas, dio soporte a los equipos oficiales y clientes de Infiniti en la Indycar en Estados Unidos. Entre 2002 y 2005 trabajó como ingeniero de motores para el fabricante de motores de Fórmula 1 Cosworth, asignado a equipos cliente como Arrows (2002), Jordan (2003) y, posteriormente, al equipo oficial Jaguar (2004). A principios de 2005, se convirtió en responsable de motores en uno de sus equipos cliente, Minardi.

A mediados de temporada se unió a BMW Motorsport como ingeniero de motores del equipo Williams F1, y posteriormente de Sauber F1, antes de convertirse en 2007 en el responsable de BMW F1 powertrain. Después de ocupar diversos cargos entre 2010 y 2013, Baker fue el responsable hasta 2018 de todas las carreras y programas de pruebas en BMW Motorsport, incluyendo los campeonatos de Fórmula E, WEC, IMSA, DTM, GT3 y GT4.

Antes de unirse a Audi en 2021, donde ha desarrollado el concepto técnico, estratégico, operacional y financiero de la primera incursión de la marca en el Campeonato del Mundo de Fórmula 1, Adam Baker ejerció como Director de Seguridad de la FIA (Federación Internacional del Automóvil), con responsabilidad sobre el desarrollo e implementación de nuevas soluciones técnicas y operativas para la prevención de lesiones graves y mortales en el automovilismo deportivo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here