Compartir

Audi es especialista en lanzar versiones exclusivas de algunos de sus modelos, sobre todo, cuando este modelo puede o podría desaparecer al menos de forma conceptual con el motor de cinco cilindros. Así que la marca ha querido dar una muy buena despedida al RS3, con la versión RS3 Performance, que eleva 7 CV su potencia para situarlo con 407CV, además de ofrecer un equipamiento más exclusivo, del que ahora hablaremos.

Este Audi fue presentado en 2022 y a fecha de hoy tiene las 300 unidades que se han fabricado vendidas, y de esas, tan solo 10 han llegado al mercado español, todas ellas a un exigente precio de 103.000€. Cuentan con un generoso equipamiento de serie entre el que cabe destacar las llantas de 19” en color gris oscuro mate, incremento de la velocidad hasta los 300 km/h, frenos carbocerámicos, sistema de escape RS, paquete óptica negro, pintura gris Daytona, asientos deportivos tapizados en cuero / microfibra, detalles en azul Mercato en el interior, pantalla MMI con óptica de carbono, techo corredizo o el equipo sonido Bang & Olufsen entre otros, que justifican más si cabe la diferencia de precio con respecto al RS3 convencional.

En el momento de la configuración del coche, los clientes pudieron escoger el color exterior. Mientras que nuestra unidad está pintada en un color discreto, el Gris Daytona, estaban disponibles otras opciones como el Azul Nogaro, Negro Sebring Efecto Cristal o Gris Flecha.

Pocas son las diferencias que encontramos en el RS3 Performance Edition, con respecto a un RS3, salvo por los emblemas exteriores que ahora son en negro brillo, la parrilla delantera pintada del mismo color o las salidas de los escapes. Un detalle curioso lo encontramos al abrir el coche, donde las luces diurnas digitales, dibujan una bandera a cuadros en el lado del pasajero, así como una secuencia numérica en el lado del conductor (3-0-0), que hace referencia al número de unidades fabricadas y a la velocidad máxima del coche. Al cerrarlo, bajo el faro principal aparece la inscripción RS3· en lugar de la cifra 3-0-0, mientras que cuando estamos conduciendo, la bandera a cuadros sale representada a ambos lados de las luces diurnas.

Ahora bien, está claro, y salta a la vista en todo momento que no estamos frente a un A3 con un kit S Line, sino ante un deportivo en toda regla. Las vías más anchas, el frontal, la vista lateral y la trasera en la que destaca el difusor con las salidas ovaladas de las versiones RS hacen entrever que esto es un lobo con piel de cordero.

DINÁMICA IMPRESIONANTE. UN CONJUNTO SOBRESALIENTE

Es la tercera unidad que probamos del RS3,y la verdad es que la mejor prueba de este coche la hicimos en el Circuito de Navarra, hace dos años, dentro de una Driving Experience de Audi en la que pudimos probar a todos los miembros de la familia RS y en aquel entonces nos pusimos al volante, entre otros del RS3 Sedán en el trazado, siendo una experiencia espectacular. Ahora, en carretera abierta, con esta versión y con todo el armamento que lleva podemos decir, que el RS3 Performance Edition saca lo mejor del piloto que llevas dentro.

Nuestra aventura con este coche empezó en Madrid, ya que lo fuimos a recoger allí, así que nos esperaban por delante casi 600 kilómetros por autopista, donde evidentemente una prueba de consumo era lo suyo. Audi ha homologado una cifra de 9,2 litros a los 100 kms combinada, a la que nosotros nos acercamos con unos 9,7 durante toda nuestra prueba. En los kilómetros de autopista circulando a 120 km/h es fácil acercarse, pero en tramos revirados dónde demandas más potencia de forma constante es fácil ver como esa cifra aumenta con facilidad llegando a rozas unos muy generosos 18 litros a los 100. Estamos seguros de que los clientes que hayan adquirido una de estas 300 unidades no tendrán absolutamente ningún problema en este sentido, vamos, al menos nosotros no lo tendríamos.

Es rápido, fino, seguro y muy equilibrado. Te pone las cosas fáciles, con independencia del modo de conducción que lleves activado para conducirlo, ahora bien, si quieres disfrutarlo y sudar al volante, te aconsejamos activar el modo Dynamic entrar en la función Torque Rear y activarla, y con ello, tienes asegurada la fiesta, sobre todo porque llevarás al coche al límite en cada salida de las curvas, donde la parte trasera se deslizará cómodamente para dejar en el suelo un hilo negro.

El día de la prueba, lo hicimos en la carretera del Montseny, y como podéis ver en las fotos, a parte de la niebla que había, en muchas zonas el asfalto estaba húmedo incluso más bien tirando a mojado, así que os podéis imaginar las delicias de ver como este coche tracciona sin importar el estado del asfalto ofreciendo un guiado y un aplomo increíbles por igual, sin tener en ningún momento la sensación de ir de forma descontrolada, sino más bien todo lo contrario. Es radical, sí, pero te lo pone fácil a la hora de conducirlo, gracias como no al arsenal tecnológico y mecánico con el que está dotado.

Desde la dirección que transmite todo lo que pasa en el eje delantero, pasando por los frenos que detienen al RS3 con contundencia, pasando por la tracción y llegando al espectacular sonido que acompaña toda esta experiencia, podríamos decir que la conducción de este coche es 100% adictiva.

Entre las “chuches” más destacables y que en un RS3 son opcionales, aquí encontramos de serie el sistema de escape deportivo RS, que hace un poco más “gamberro” a esta versión con un sonido increíble cuando lo estiras de marcha, a la par que cuando reduces para entrar en una curva. Y por otro lado encontramos la suspensión adaptativa, que deja el coche más blando si quieres algo de confort, o bien, si lo quieres convertir en un kart. Vamos, básicamente para lo que se ha concebido.

Las llantas de 19” de radios cruzados son nuevas, y tienen una curiosidad, y es que albergan neumáticos en medida 265/30/19 en el tren delantero y 245/35/19 en el trasero. Estas gomas son nada más y nada menos que unos Pirelli P Zero Trofeo R semi-slicks. Exacto, lo has leído bien, son más anchos los delanteros que los traseros. Tras estas encontramos unos discos de freno carbocerámicos en medida de 380mm en el eje delantero con las pinzas de 6 pistones pintadas en color azul, encargados de detener con mucha contundencia a todo el conjunto cuando vas realmente rápido.

HABITÁCULO “PERFORMANCE”

En el habitáculo, pasa lo mismo que en exterior, pocos son los cambios que encontraremos, siendo la mayoría de ellos a nivel estético.

Lo primero que nos llama la atención son los preciosos y deportivos buscket RS con la estructura en fibra de carbono, tapizados en microfibra dinámica con un contraste de costuras en color azul mismo color que encontraremos en los cinturones de seguridad en el pespunte del volante achatado tapizado en Alcántara.

Todo esto, en un ambiente premium y deportivo, donde destaca el minimalismo, combinado con el Audi Virtual Cockpit y una pantalla central con unas grafías simulando la fibra de carbono que llevan inscritas el orden de encendido de los cilindros, al más puro estilo Lamborghini, así como una consola central en la que encontramos el selector del cambio. Lástima que no hayan decidido guarnecerla también de fibra de carbono, dejando aquí una superficie de Piano Black, que desentona con todo el interior. En la parte derecha y frente al copiloto, vemos una inscripción en la que se identifica la unidad, en este caso 1 de 300.

Hay que destacar que los asientos carecen de reglajes eléctricos, pero aun así es fácil encontrar una posición de conducción muy cómoda en ellos. Sujetan el cuerpo a la perfección, y son muy ergonómicos, sobre todo para los apoyos laterales.

La habitabilidad es muy buena, dando espacio para 4 ocupantes. Lástima que el maletero solo ofrezca unos 285 litros de capacidad culpa de diferencial trasero y la batería que se han ubicado en esa zona.

5 CILINDROS EN LÍNEA. UN MOTOR PRODIGIOSO

Debajo del capó encontramos también cambios, que pasan por incrementar la potencia del laureado motor de 5 cilindros y 2,5 litros, de la casa, para llegar ahora, gracias a un aumento de la presión del soplado del turbo en 0,1 bares a los 407CV con un par motor de 500 Nm. Con este cambio significativo, la entrega de potencia también cambia y ahora la encontramos entre las 5.7000 y las 7.000 rpm, lo que se traduce en una mejora de la entrega del par motor que ahora tiene un rango más eficiente entre las 2.250 y las 5.6000 rpm. Está asociado incuestionablemente a una caja de cambios S Tronic de 7 velocidades, que de utilizarla en modo secuencial no cambia marcha salvo que lo hagas tu antes de llegar al corte de inyección y al sistema de tracción quattro de la casa, aunque específicamente optimizado para esta versión Performance.

Este sistema monta dos embragues, uno para cada una de las ruedas, lo que permite un reparto variable del par entre ellas. Esto es lo que Audi denomina Torque Splitter que se complementa con además con el sistema RS Torque Rear, o lo que es lo mismo, un sistema encargado de enviar todo el par a la rueda exterior con el ESP desconectado. Si te gustan los coches, ya sabes cual es el resultado de esto.

En lo que a prestaciones se refiere, esta versión alcanza una velocidad máxima de 300 km/h frente a los 290 km/h de un RS3 convencional, y la cifra de aceleración de 0 a 100 km/h ha quedado intacta en unos generosos 3,8 segundos.

Para garantizar en todo momento las experiencias de conducción a gusto del conductor, a través del Audi Drive Select, podemos acceder a los diferentes modos de conducción (Efficiency, comfort, auto y Dynamic), pero a parte de estos encontramos otros con un acceso directo a través del pulsador RS del volante que nos dejarán los RS Individual y RS Performance, desde los que se optimizan la respuesta del gas, la gestión del motor, la dureza de los amortiguadores, la respuesta del cambio y el reparto de par, además de llevar al mínimo las ayudas del control de tracción y estabilidad. Vamos, todo pensado para convertir al RS3 Performance en un coche más racing de lo que aparenta.

CONCLUSIÓN

La pregunta es clara, ¿valía la pena pagar este sobreprecio? La respuesta, está claro, que es más clara todavía. Serías uno de esos 300 afortunados en tener un coche básicamente único y más sabiendo que no tienes muchos rivales al alcance, aunque por nombrar uno solo, os daremos el dato del que más podría acercarse, que sería el Mercedes AMG A 45 S 4Matic+ que se presenta con nada más y nada menos que con 421CV, aunque eso sí, con un cilindro menos.

¿Es un coche que nos compraríamos para ocupar una plaza en nuestro garaje ideal? Rotundamente si, pero lo haríamos sin duda con la versión Sedán, de la que tenemos un muy bien recuerdo de nuestras pruebas anteriores. Esto es un daily, pero también un coche para disfrutarlo en carreteras de montaña o porqué  no, en un trackday, en el que le podrías poner las cosas difíciles a coches con mas potencia.

Al final la exclusividad tiene un precio, y esto en Audi lo saben, de ahí que hagan versiones como esta, o como recientemente han lanzado una versión Performance también del RS4 para celebrar su 25 aniversario en una tirada única de 250 unidades para las versiones Sportback y Avant.

Escrito por, Miguel Angel Solá

Agradecimientos

  • Audi España
  • Fotografías: @cristobalarjonafoto

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here