Compartir

En el año 2015, Audi llevó a cabo un restyling de sus versiones S6 y S6 Avant, que no pasaron desapercibidas en lo que a estética se refiere, ya que, gracias al nuevo lenguaje de diseño, vimos como esta berlina, se caracterizaba de forma un tanto más deportiva.

Pero, lo que realmente cambió en los S6, fue su corazón, el alma que anima con tanto brío a una carrocería interminable, su corazón. Bajo el capó delantero, encontramos un V8 4.0 TFSI capaz de rendir 450 cv (30 más que su anterior versión) y de entregar un par motor constante de 550 Nm entre las 1.400 y las 5.700 rpm, lo que se traduce en una aceleración de 0 a 100 km/h de tan solo 4,4 segundos y una velocidad punta autolimitada de 250 km/h.

Volviendo a la estética, los cambios se centraron básicamente en moldear y esculpir un poco más la carrocería. Empezando por un nuevo frontal, en el que destaca la parrilla cromada con lamas horizontales, unos paragolpes rediseñados, los estribos laterales, así como unas nuevas llantas de serie de 19” o el difusor trasero que acoge a las cuatro salidas de escape, así como la carrocería rebajada en 20 milímetros y los retrovisores con las carcasas de aluminio, signo inequívoco de las versiones Audi S. Todos estos elementos convierten a esta berlina familiar en todo un gentleman de carácter deportivo, capaz de sacar una sonrisa a cualquier padre que se preste al ponerse al volante.

Las dimensiones exteriores son otro de los cambios que alertamos en este S6, que es 17mm más largo que el anterior, por lo que ahora cuenta con 4,93m de largo, 1,87 m de ancho y una altura de 1,4m de alto, lo que en conjunto le confiere una talla ideal para la berlina familiar en la que podemos segmentarla.

Vamos al interior

Al abrir la puerta, los ojos se te van a los preciosos y llamativos asientos deportivos S, tapizados en Cuero Valcona de color crema que recuerdan por su forma a unos backets, y que son capaces de sujetar el cuerpo a la perfección, sobre en todo en los apoyos laterales. Estos disponen de calefacción, numerosos reglajes eléctricos y función de masaje.

El cuadro de mandos , está presidido por dos grandes esferas analógicas, ya que, por el momento, todavía en esta versión, no está disponible el Audi Virtual Cockpit. ¡Sinceramente os puedo decir, que prefiero las agujas a la tecnología digital, pero esto, es un secreto! El volante, tiene un tacto, tamaño y grosor ideal para cualquier tipo de conducción y dispone de dos pequeñas levas desde las que se maneja el cambio s Tronic. En el centro de la consola encontramos la pantalla del MMI Plus de 8″, que puede emerger a voluntad del conductor, y bajo esta parte del sistema de audio, así como los mandos del climatizador bizona.

Junto al selector del cambio encontramos el MMI Touch, así como el mando MMI para el manejo del sistema de Info entretenimiento y configuración del coche. Todo ello presentado bajo el sello de un interior firmado por Audi Exclusive (de forma opcional), en el que la calidad de los materiales, el tacto y el olor, rezuman una esencia de ese lujo efímero, al que Audi nos tiene acostumbrados, y como muestra destacamos los paneles interiores en madera Beaufort negra.

En las plazas traseras encontramos una banqueta en la que es posible acomodar a tres adultos, aunque la plaza del centro no sea tan cómoda como las otras dos. El maletero, por su parte, puede dar cabida a unos generosos 565 litros de capacidad, pudiendo ampliarlos, con tan solo abatir los respaldos de los asientos hasta los 1.680 litros.

Mecánica del Audi S6

Al inicio de la prueba os comentábamos un cambio sustancial en la potencia del rediseñado bloque V8 TFSI, que ahora, se encuentra asociado a una caja de cambios S tronic de 7 velocidades, que consigue con el sistema de navegación a vela, cilinder on demand, y el auto Start/stop, rebajar los consumos, cifrando ahora una media combinada de 9,2 litros a los 100 km.

El sistema de desconexión selectiva de cilindros es totalmente imperceptible para el conductor cuando desconecta los cilindros 2, 3, 5 y 8 de su bloque, por ejemplo, al circular por autopista a 120 km/h, con un régimen de giro inferior a las 3.500 rpm y por encima de la tercera velocidad.

Ahora bien, en cualquier momento, en cualquier circunstancia, sabes que bajo el pedal del acelerador llevar 450 cv, que piden ser desbocados, y sin duda alguna, como buen S de Audi, esto es un hecho que sucede de forma inmediata cuando demandamos potencia a través de nuestro pie derecho a todo el conjunto, que ofrece un sonido bronco y celestial a través de las salidas de escape y que se traduce en unas aceleraciones fulgurantes, que literalmente te dejan encajonado en los asientos.

La capacidad de aceleración del S6 poco a poco va dibujando en tu cara una sonrisa pícara, que dura mientras gozas de una enriquecedora experiencia de conducción, a manos de una las mejores berlinas deportivas del mundo, entre las que se encuentra como no, su hermano mayor, el Audi RS6, del que os hablaremos en breve.

Para garantizar diferentes experiencias de conducción, el Audi S6 está dotado del sistema Audi drive Select, que nos permite escoger entre cinco modos de conducción, en los que se regula la respuesta del acelerador, de la caja de cambios, la asistencia a la dirección y la suspensión neumática, elementos que convierten a una berlina, que bien podría pasar por un simple coche familiar, en un deportivo en toda regla.

Con el modo Dynamic activado, el S6 es como otro coche, un coche que invita a devorar curvas a un ritmo, que pese a su peso y tamaño de carrocería sorprende por un paso elevado por curva, en el que su infalible sistema de tracción quattro y el diferencial trasero activo, son los elementos claves para garantizar que conduzcas literalmente sobre raíles, disfrutando, además, de la comodidad de una berlina de estas características, sin acusar apenas balanceos de la carrocería.

Pero no todo en este coche, aparenta ser una deportividad mitigada, sino más bien, una timidez que puede ser contenida, ya que también podemos conducirlo de forma civilizada y tranquila, gozando de su potente y exclusivo equipo de sonido Bang&Olufsen, optimizado para ofrecer en el habitáculo la sensación d estar en una sala de audición, en la que de vez en cuando, se atenuará el volumen, para dejar entrar el precioso sonido del V8 biturbo que encontramos bajo el capó delantero.

Equipamiento y precios

En lo que aprecio y equipamiento se refiere nuestra unidad de pruebas, cuyo precio inicial arranca en unos ya generosos 99.640€, ascendía hasta los 151.000€, fruto el elenco de opcionales con las que el departamento de prensa de la marca había configurado a esta belleza. Entre ellos el exclusivo color Palace Blue Pearl Effect, las llantas de 20” con neumáticos 255/35/20, frenos carbocerámicos, Paquete de cuero Valcona Audi Exclusive, techo de alcántara, MMI Plus con MMI Touch, Faros Audi Matriz LED, Paquete de asistentes incluido Audi pre sense plus, techo panorámico, sistema de sonido Bang & Olufsen Advanced o el volante deportivo de cuero multifunción entre otros muchos extras.

Podríamos ser parciales o imparciales a la hora de valorar al Audi S6, más todavía, después de haber probado a su hermano el RS6 o el S7 que con distinta carrocería monta el mismo propulsor, pero, por aquellas casualidades de la vida, el que suscribe esta prueba, es un fiel amante de las berlinas familiares, y en especial, de las que van firmadas por las siglas S o RS, por lo que son capaces de ofrecer y de hacerte sentir al volante.

Escrito por, Lluis Soler

Agradecimientos

  • Audi España
  • Fotografías de Cristóbal Arjona