Compartir

Probamos la versión deportiva y familiar del coupé cinco puertas de la estrella. El Mercedes-AMG CLA 35 4MATIC Shooting Brake, con 306 CV de potencia.

Los modelos potentes, que no superdeportivos, están viviendo una segunda era dorada. Es curioso, cuando todo parece indicar el fin de la movilidad convencional, y las firmas apuestan por nuevas tecnologías de propulsión, algunos usuarios recurren a las fórmulas de antes. Ecuaciones que se centran en el aspecto pasional del automóvil, también en el segmento de las berlinas y los coches familiares. Coches que sacan a relucir una certeza que parecía olvidada: ser padre (o madre) de familia no debería significar renunciar a la diversión. Incluso diremos más, con modelos como el Mercedes-AMG CLA 35 4MATIC Shooting Brake es más fácil plantearse la paternidad. Ahora os contamos el porqué.

Las berlinas rancheras, o con culo, han sufrido su propia revolución, la de la aparición de los todocaminos. El auge imparable de los SUV’s desbancó, de manera casi definitiva, a los monovolúmenes. Nadie parece acordarse de ellos cuando piensa en un coche para la familia y hace apenas dos décadas eran la obsesión de muchos hogares. Suerte parecida han corrido algunas berlinas familiares pero, por fortuna, todavía quedan conductores que prefieren sus siluetas elegantes y sofisticadas. Más aún si se trata de carrocerías coupé, probablemente las más bellas que se pueden ver circulando por nuestras carreteras. Ese sería el primer aspecto por el que nos decantamos por el Mercedes-AMG CLA 35 4MATIC Shooting Brake, un coche con presencia juvenil pero el espacio necesario para cargar con la familia a cuestas.

Con el resurgimiento de los hothatch, o compactos deportivos, Mercedes-Benz presentó el A45, un modelo al que le han colocado, por debajo, una versión de acceso en su segunda generación. Esta nueva variante, denominada A35 4MATIC, está presente tanto en el Clase A como en su carrocería sedán. Ahora, se incluye también en la gama del coupé, con el Mercedes-AMG CLA 35 4MATIC y la silueta Shooting Brake que hoy nos atañe. Este turismo, derivado directamente del Mercedes-Benz Clase A, supuso un éxito rotundo por su estética elegante y sin apenas competencia. Las diferencias, sin embargo, son muy pocas y os las detallamos mientras os hablamos del porqué tiene sentido calzar un motor con 306 CV bajo el capó.

Los retoques respecto al modelo “normal” son pocos. Las diferencias clave las encontramos en la calandra con doble lama y el spoiler inferior más agresivo. Esta gran parrilla perjudica ligeramente al coeficiente aerodinámico del CLA respecto al Clase A sedán, algo que se traslada a las variantes potentes y que comporta un mayor consumo de combustible. No todo puede ser bueno y como se suele decir: para presumir hay que sufrir. Volviendo a lo que nos incumbe, el Mercedes-AMG CLA 35 4MATIC Shooting Brake  probado luce uno de los colores más llamativos y pintorescos que podríamos ver hoy en día: el Amarillo Sol. En el configurador de Mercedes-Benz sale desde 274,58 euros y, si no somos de los que preferimos pasar desapercibidos, es uno de los tonos más acertados para los AMG.

De serie incorpora unas llantas de 18 pulgadas pero las de aleación de 19 pulgadas y 5 radios bitono en negro no pueden sentarle mejor, un extra por el que habrá que desembolsar 1.150,60 euros más. También encontramos un paragolpes posterior específico con dos escapes a cada lado y un spoiler de techo tan discreto que pasa desapercibido.

Antes de pasar al interior de este Mercedes-AMG CLA 35 4MATIC Shooting Brake intentaremos responder a la duda existencial más importante. ¿Vale la pena comprarlo frente a un SUV de la firma? Esta pregunta solo la podrás certificar frente a estos dos modelos. Aquel que te acelere el corazón y te hinche el pecho debería ser tu elección. El Mercedes-AMG CLA 35 4MATIC Shooting Brake tiene un precio de partida de 61.025 euros. y un maletero de 505 litros de capacidad, ampliables a 1.370 litros en caso de abatir los asientos posteriores. El GLA tiene 435 litros de capacidad y el GLB 570 litros.

Todas las versiones 35 de AMG tienen el mismo aspecto, sin contar con las tapicerías opciones o los paquetes extra que añadiremos a nuestro gusto. Es más, el acabado inicial se queda algo corto si buscas un habitáculo deportivo. Cierto es que el CLA 35 4MATIC Shooting Brake busca ser el modelo de acceso al universo AMG pero un poco de “chicha” no vendría mal. Lo mejor son los asientos tipo baquet, con buen agarre en curvas, y un diseño muy elegante a la par que racing. Son muy cómodos y se pueden regular casi a la perfección gracias al ajuste eléctrico. De serie llegan tapizados en una combinación de símil de cuero ARTICO junto a la microfibra con costuras en contraste amarillo.

El volante achatado con anagrama AMG también tiene un rango amplio de profundidad y altura así que, sea cual sea tu estatura, podrás conducir un CLA 35 4MATIC Shooting Brake sin problemas. Eso sí, los modelos SUV de la firma ofrecen una visibilidad distinta, desde una posición mucho más elevada y que genera sensación de seguridad. Además, el acceso a las plazas es más cómodo en un todocamino porque el asiento queda a la altura de la cadera, algo que no sucede en los CLA.

Ya no sorprende ver la doble pantalla en el salpicadero de un Mercedes pero no debemos olvidarnos de ella. El sistema MBUX con la pantalla táctil de 10,25 pulgadas incorpora reconocimiento gestual, cuadro de instrumentación digital de 10,25’’ y asistente por voz natural en el paquete Premium Plus (2.209,68 €). También incluye faros Multibeam LED, asientos calefactados, techo corredizo, iluminación ambiente y navegación por disco duro además del AMG iluminado en el umbral de la puerta. Si quieres contar con todos los últimos asistentes de conducción de Mercedes, puedes invertir en el paquete de asistentes (2.641,15 €) con los radares de distancia Distronic y el sistema Pre-Safe. La cámara 360 grados para el aparcamiento y la ayuda Parktronic es otro paquete de 588,38 euros.

De todo el arsenal tecnológico que puedes incluir en el Mercedes-AMG CLA 35 4MATIC Shooting Brake, el Premium Plus es lo más recomendable. El sistema MBUX de Mercedes ha demostrado estar por delante en cuanto a asistencia virtual se refiere, sobre todo mediante la voz. Gracias al trabajo de sus ingenieros informáticos, el CLA será capaz de entender tus órdenes con lenguaje fluido y convencional. Solo hay que decir “Hola Mercedes” para activarlo y casi siempre te captará a la primera.

Tanto si optas por un Clase A35 4MATIC, un A35 4MATIC Sedán, un CLA 35 4MATIC o un CLA 35 4MATIC Shooting Brake encontrarás el mismo motor bajo el capó. Se trata del 2.0 litros turboalimentado que utilizan en las versiones 250, como la del CLA, pero potenciado hasta los 306 CV. Una fuerza que se entrega entre los 5.800 y 6.100 revoluciones por minuto y que, junto al par máximo de 400 Nm sobre las 3.000 y 4.000 vueltas, ofrece una entrega lineal pero contundente en todo el cuentavueltas.

Este bloque es capaz de alcanzar el 0 a 100 km/h en solo 4,9 segundos y su velocidad máxima está limitada a los 250 km/h. Todo ello con un consumo homologado (ciclo WLTP) de 7,8 litros a los cien kilómetros, que no bajaron de los 8,7 l/100 km durante la prueba, y unas emisiones de 177 gr/km. Llevarás la pegatina C en el parabrisas así que puedes estar tranquilo unos años, que no eternamente. En tiempos donde parece que los datos lo sean todo, la sensación de plenitud de este bloque es su mayor baza. Como conductor, eres consciente de lo que llevas bajo el pie y sabes que, en todo momento, contarás con el empuje necesario para un adelantamiento o una salida ágil de curva.

Muchos esperábamos que las actuales variantes 35 AMG fueran como las anteriores 45. No es así. El CLA 35 4MATIC Shooting Brake  es más dócil y su carácter no resulta tan abrumador como lo fue en su momento, para eso están las variantes 45 y 45 S. Este coupé busca emocionarte desde la firmeza y la seguridad de una conducción sobre raíles, sin sustos ni sensaciones demasiado deportivas. Es en este aspecto, el dinámico, donde surgen más diferencias con un todocamino, que suelen tener un paso por curva más pesado y con un cierto balanceo que surge de la distancia al suelo, el peso y su altura.

El modo de conducción Comfort invita a la calma y a la suavidad, con una respuesta del motor más lenta y un cambio automático optimizado para el ahorro. Apenas notaremos un ronroneo en los escapes y la suspensión filtrará la carretera casi a la perfección. Al activar el modo Sport la cosa cambia. Los 306 CV parecen estar al acecho y las marchas se estiran, cediendo mayor control al conductor. El cambio automático 7G-DCT puede gestionarse mediante las levas tras el volante y, pese a poder tomar las decisiones, tampoco te dejaría llegar al corte inútilmente. Eso lo convierte en un deportivo con cabeza. Incluso el tarado de las suspensiones es equilibrado, suficientemente duro como para transmitir pero versátil como para utilizarse durante el día a día sin perder los empastes.

Si queremos jugar con la tracción y poner nuestras manos a prueba deberemos optar por el modo Sport+. Es el único modo de sacarle los colores al CLA 35 4MATIC Shooting Brake , que hasta ese momento habrá circulado sin apenas dificultad fueran cuales fuesen las condiciones de la carretera. El culo intentará rebasarnos si jugamos con el acelerador pero la tracción inteligente 4MATIC nos ayudará a ponerlo todo en orden. En apenas cuestión de milisegundos capta la falta de tracción y envía la fuerza motriz al eje que más lo necesite. Es como jugar con la mejor mano, sabiéndolo.

Con tales posibilidades a nuestro alcance, era muy probable que lleváramos al Mecedes-AMG CLA 35 4MATIC Shooting Brake al límite durante nuestra semana con él. Parece que no pero sí tiene un límite y surge de sus frenos. Calza discos ventilados de 350 mm delante y 330 milímetros detrás, con buen mordiente pero menos resistencia a la fatiga de lo esperado. Siendo sinceros, es más realista aceptar que la culpa fuera nuestra y no del propio coche. Técnicamente no deberíamos tener problemas con ellos pero dos horas de curvas no pueden sentar bien a nadie, tampoco a nuestro estómago ni el de los acompañantes.

Tocaba esclarecer la duda que se respiraba en el aire durante la prueba, ¿Vale la pena comprar el Mecedes-AMG CLA 35 4MATIC Shooting Brake ? Su precio, parte en los 61.025€, y nuestra unidad de pruebas con todos los extras que hemos ido enumerndo alcanza un precio de que asciende a los 79.400€ con los extras de los que os hemos ido hablando, lo que quizás es su punto flaco. Podríamos conseguir compactos deportivos, con sensaciones parecidas o más excitantes, por menos dinero. Entonces, ¿Qué le hace diferente? Su diseño, sin duda. El comprador de un CLA busca un vehículo acorde con su personalidad pero capaz de compatibilizarse con su vida familiar. Es lo mejor de ambos mundos y el modelo más atractivo si quieres escapar de la moda de los SUV’s.

Agradecimientos

  • Mercedes España

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here