Compartir

A inicios de 2018, MINI llevó a cabo un ligero facelifting de sus modelos de 3 y 5 puertas, así como de las versiones cabrio, que pasan que pasan prácticamente por elementos estéticos, así como nuevos elementos en lo que a equipamiento se refiere, y retoques de la parte mecánica, como las nuevas cajas de cambio para conseguir unos consumos más ajustados.

Si un MINI es un coche diferente, un coche para ser usado a diario y para disfrutar de su conducción, las versiones cabrio, elevan al cuadrado esas sensaciones, por el hecho de disfrutar a cielo abierto.

Este MINI ofrece una talla de 3,85 metros, medida que le sitúa en un compacto premium dentro del segmento B, donde la competencia es tan amplia como dura, pero que cuenta con una gran ventaja, y es que, la persona que quiere comprarse un MINI es un cliente de MINI. Es decir, no solo busca un compacto, sino que busca a una marca icónica que durante el paso de los años ha sabido transmitir unos valores que, al igual que puede pasar con otras marcas, se ha convertido en un referente en el mundo del automóvil, mejorando con el paso de los años, gracias como no, al hecho de estar bajo el paraguas de una marca como BMW.

MINI Cabrio y sus versiones

El MINI Cabrio se encuentra en 4 versiones; One, Cooper, Cooper S y John Cooper Works. La versión de acceso por así decirlo sería el MINI One Cabrio con la motorización de 102 CV, cuyo precio de salida sin opciones es de 24.850€. Nuestra unidad de pruebas es la versión Cooper, con la motorización gasolina de 136CV, con un precio de 27.150€.

Existen dos versiones diésel de 4 cilindros, con potencias de 116CV y 170 CV respectivamente, así como otra versión gasolina de 4 cilindros con 190CV y la versión más potente con 231CV, denominada John Cooper Works, que también ha pasado por nuestra redacción.

Un espacio interior de lujo, fresco y moderno

En el habitáculo se respira un ambiente premium, donde el divertido diseño forma parte del carácter y el ADN de MINI. Con respecto al modelo del que precede, son pocas las cosas que encontramos nuevas, y entre ellas la más destacable, es la pantalla táctil de la consola central de 8,8” desde la que se controla el sistema de infoentretenimiento, entre muchas otras funciones.

Bajo la pantalla de la esta pantalla encontramos los mandos de un climatizador de nuevo diseño, así como una botonera heredada pero mejorada (con nuevas palancas) de la anterior versión, en la que encontramos un pulsador muy llamativo y de clara inspiración aeronáutica para encender y apagar el motor, así como a la derecha del todo el mando que controla el MINI Driving Modes, que anteriormente se encontraba en un aro concéntrico alrededor del selector del cambio.

Tras el volante de tres radios multifunción, cuyo tacto, tamaño y grosor son perfectos, encontramos el cuadro de mandos, que sigue siendo de fácil lectura, gracias a la esfera con el velocímetro, así como un indicador digital en la parte inferior que nos muestra la información del ordenador de a bordo, así como las indicaciones del navegador. A su izquierda encontramos el cuenta revoluciones y a la derecha el nuevo indicador del nivel del combustible.

En el marco de la luneta delantera, encontramos los mandos para encender y apagar las luces interiores, así como el selector de la iluminación ambiental y el botón para abrir y cerrar la capota de lona.

El diseño de esta capota, disponible en las nuevas versiones del MINI Cabrio, es la capota Mini Yours que presenta la bandera británica Union Jack en color gris y que junto a los pilotos traseros que lucen este mismo diseño, convierten a este MINIEN el centro de miradas. La maniobra para abrir o cerrar la capota se completa en tan solo 18 segundos bien lo hagamos con el coches parado o en marcha siempre y cuando no superemos los 30 km/h.

Incluso con la capota abierta, es posible mantener una conversación con los pasajeros sin tener que alzar la voz, y gracias al deflector de aire que se puede montar en el vano de los asientos traseros, lo que penaliza el uso de esas plazas, es posible hacer un viaje con el MINI Cabrio sin que el viento moleste a conductor y pasajero.

En la parte trasera encontramos dos asientos que pueden dar cabida a dos adultos, aunque lo ideal es para dos niños con o sin sillitas, por el justo espacio que queda para las piernas con respecto a los asientos delanteros. El maletero, como no puede ser de otra manera, exige que se renuncie a su capacidad disponiendo tan solo con o sin la capota abierta de 160 litros.

Esta unidad estaba equipada con elementos opcionales que amplian en gran medida el ya muy completo equipamiento de serie, así que encontramos sistemas como el MINI head-Up-Display, cámara marcha atrás, el sistema “Driving Assistant” compuesto por control de crucero dinámico, asistente de luz de carretera, lectura de señales de tráfico con información sobre límite de velocidad, el aviso de presencia de peatones y personas y advertencia de choque con función de frenado en ciudad, navegador, y el “Mini Driving Modes”, control de crucero activo, faros LED, faros antiniebla LED, sistema de telefonía con carga inalámbrica, sistema de Navegación MINI, deflector de viento o el sistema de altavoces Harman Kardon, entre otros.

El color exterior Pepper White, en combinación con las preciosas llantas bitono de 17” Propeller Spoke y la tapicería interior Cuero Chester Malt Brown, que recuerda a los guantes de beisbol, hacían de nuestra unidad de pruebas una belleza admirable por los cuatro costados.

Mecánica tricilindrica

La versión que hemos tenido ocasión de probar ofrecía el motor de tres cilindros de 1,5 litros gasolina que ofrece una potencia de 136 CV y un par motor de 220 Nm, disponibles entre las 1.800 y las 4.200 rpm, lo que le permite acelerar de 0 a 100 km/h en tan solo 8,8 segundos y lanzarse hasta los 202 Km/h.

Este propulsor puede estar asociado a una caja de cambios manual de 6 velocidades, como el caso de nuestra unidad de pruebas, o bien, a una caja de cambios de doble embrague de 7 velocidades. En lo que a consumos se refiere, MINI ha homologado unos discretos 5,6 litros a los 100 kilómetros para el cambio manual y de 5,4 para el cambio de doble embrague.

Dinámica de conducción

De su comportamiento en ciudad y en carretera poco podemos decir, pues como ya hemos comentado en prueba anteriores la maniobrabilidad que ofrece, gracias a su tamaño y el confort para viajar, son dos puntos fuertes más a su favor, además de ser un “ratón” que puedes aparcar prácticamente en cualquier sitio.

En carretera, todo y no ser un compacto deportivo se comporta como tal, siendo sus favoritas las carreteras de montaña con curvas entrelazadas, donde se mueve con muchísima soltura. Su reducido tamaño, unido a un chasis que prácticamente se lo traga todo, así como a su directa dirección, ofrece unas sensaciones al volante que pocos coches de este segmento son capaces de transmitir.

Con el selector MINI Driving Modes, dispones de 3 modos de conducción que harán de la conducción de este MINI como tres dimensiones diferentes. El modo Green están pensado para la ciudad y los viajes en autopista en beneficio de obtener consumos reducidos, pero el Mid y el Sport, están totalmente enfocados a sacar a relucir ese pequeño deportivo que todo MINI tiene por esencia. Para ello, se modifica la respuesta del acelerador, la dirección y los cambios, con el fin de poder sacar más partido a un chasis que ofrece un comportamiento muy dinámico.

Para garantizar el aplomo y el dinamismo, MINI ha instalado, un eje delantero con una única articulación y un eje multibrazo para el tren posterior, además de un sistema de electromecánica tipo Servotronic, que garantiza un guiado perfecto y directo de la dirección. En cuento a la electrónica, encontramos el control dinámico de estabilidad (DSC), control dinámico de tracción (DTC) y control electrónico del diferencial (EDLC), sistemas encargados de convertir al MINI Cabrio en un verdadero kart.

Este MINI está pensado para ofrecer sensaciones, y esas sensaciones las puedes obtener con tan solo pulsar un botón. Da igual por dónde conduzcas, da igual si está nublado, lo bueno del MINI Cabrio es que te permite de disfrutar del placer de conducir con el cielo por sombrero.

Escrito por, Miguel Angel Solá

Agradecimientos

  • MINI España
  • BMW Group Prensa