Compartir

Como bien os podéis imaginar, teníamos muchas ganar de probar al Taycan, pues todo lo que habíamos leído sobre él, incluso comentando con compañeros de profesión eran halagos hacia este deportivo. Ahora, que lo hemos probado, no solo nos sumamos a esos comentarios, sino que podemos afirmar, que el Taycan, por el momento, es un coche único, o lo que es lo mismo, un deportivo 100% eléctrico pensado para disfrutar tanto como podrías hacerlo con un 911.

Por nuestra redacción han pasado muchos coches eléctricos, pero ninguno con este formato, el de un deportivo que ofrece no solo unas aceleraciones fulgurantes, sino un comportamiento dinámico capaz de hacer sombra al mismísimo Porsche 911 Turbo de la actual generación o a cualquier deportivo que quiera enfrentarse a él en un tramo de reviradas curvas.

Gracias la cortesía del Concesionario Oficial Centro Porsche Barcelona, hemos tenido la ocasión de probar al Taycan 4S, la variante más racional de la gama, en un entorno único, donde no solo el paisaje era precioso, sino dónde las curvas se sucedían una tras otra. El escenario ideal para poner a prueba a un eléctrico pensado para ser un deprotivo.

Historia de la electrificación en Porsche

Antes de entrr de lleno en la prueba del Taycan 4S, vamos a ir un poco atrás en la historia, para ver en que momento Porsche decidió empezar a trabajar en el futuro de los coches eléctricos. Para ello, haremos una regresión al pasado.

Quizás haya quien piense que Porsche ha llegado tarde con el Taycan, al segmento de los coches eléctricos, pero nada más lejos de la realidad. Hace nada más y nada menos que 122 años, Ferdinand Porsche, un fascinado de la electricidad, con tan solo 18 años ya instaló en casa de sus padres un sistema de iluminación eléctrica. Poco después, viajó a Viena, para desarrollar junto al visionario Jacob Lohner, un automóvil dotado de un sistema de propulsión eléctrica. Este vehículo se presentó en 1899 en Berlín, con la denominación Egger-Lohne C.2 Phaeton (Porsche P1). Disponía un motor eléctrico hexagonal con el que desarrollaba una potencia de entre 3 y 5 CV alcanzando una velocidad máxima de 25 km/h y con una autonomía de hasta 80 kilómetros. En aquella época hicieron historia.

Esta introducción, nos sirve para recordar, que Porsche nunca ha dejado de investigar, y que su presencia en el nuevo mundo al que tendremos que acostumbrarnos los petrolheads, o en este caso los Porschistas de toda la vida, dio a luz hace muchos años. El proceso de la electrificación de Porsche volvió de nuevo en 2010, cuando el Cayenne s Hybrid vio la luz, para dar paso posteriormente a otros híbridos enchufables, como el Cayenne Turbo S e-Hybrid o el Panamera Turbo S E-Hybrid. A todo esto, debemos sumar, que para llegar al desarrollo del Taycan, Porsche desarrolló el monoplaza 99X Electrix para competir en la Fórmula E, el mejor laboratorio de prueba para llevar la experiencia y la tecnología de la competición a los coches de calle.

Prueba de ello fue en 2010, cuando en el Salón de Ginebra se presentaba al 911 GT3 R Hybrid, un coche de competición que no llevaba baterías y estaba dotado de dos motores eléctricos que se alimentaban mediante un generador de electricidad a través de un volante de inercia que almacenaba la energía de forma mecánica. El objetivo de este coche no era ganar carreras, sino ser utilizado como laboratorio de pruebas para el futuro de la marca.

En 2013, Porsche lanzó el primer superdeportivo híbrido del mundo, al 918 Spyder, dotado de un motor de combustión que rendía 608CV y 286CV de sus otros dos motores eléctricos, lo que le llevó a bajar el crono de los 7’ en el exigente trazado de Nürburgring, siendo además el primer coche de serie del mundo en conseguirlo.

Fue dentro del marco del Salón de Frankfurt, en 2015, cuando Porsche presentó el prototipo del Mission E, el primer deportivo eléctrico de la marca, que hoy en día conocemos como Taycan. Finalmente, el 4 de septiembre de 2019, el Porsche Taycan se presentó al mundo de forma simultánea en tres continentes,  y las ubicaciones que la marca escogió que representaban cada una de ellas una fuente de energía sostenible.

El Taycan no es para Porsche un deportivo más, sino que, con él, se entra de lleno en una nueva era, denominada e-performance. La inversión que la marca ha llevado a cabo en electromovilidad hasta 2022 es de 6.000 millones de euros, lo que es un fiel reflejo de las intenciones que la marca tiene en estar muy presente en un nuevo segmento, el de los deportivos 100% eléctricos.

La apuesta no les podía haber salido más redonda, pues el Taycan es lo que el 911 ha representado en todas sus generaciones como un deportivo icónico, pero llevado a la década del 2020.

Diseño Porsche

El diseño del Taycan es fruto de la obra del equipo del diseñador Michael Mauer, quien ha diseñado otros modelos para la marca. Para él, fue un reto diseñar al Taycan, por lo que por así decirlo partió de un lienzo en blanco, ya que no había ninguna referencia anterior en la que trabajar, teniendo además en cuenta, la importancia de este coche para la marca y que este deberá de sentar las bases del futuro. A primera vista, quien ve un Taycan, inconfundiblemente ve un Porsche, pues hay rasgos que delatan esta identidad, teniendo incluso similitud con el 911 o el 918 Spyder.

Su tamaño y proporciones son perfectos para la concepción de un coche eléctrico. Recordemos que, a diferencia de otros coches, este ha sido desarrollado desde una nueva plataforma, no se reutilizado para su fabricación la de ningún otro Porsche. Su anchura de 1.996 mm y su escasa altura de 1.380 mm hacen que a primera vista veamos un coche plano y ancho, prueba de ello es su coeficiente aerodinámico de 0,22 Cx. Todo en este coche está pensado para mejorar la aerodinámica, así que lo han equipado con unas rejillas de ventilación y un alerón posterior activos, consiguiendo así un fondo prácticamente plano, a la vez que lo han dotado de un sistema de suspensión neumática para que de forma automática pueda rebajar la altura de la carrocería en 22 mm y a la moda de otros eléctricos, han elegido unos tiradores escamoteables, que en movimiento quedan enrasados.

En el frontal, lo que mas destaca son los faros LED encastrados sobre los Air Curtains encargados de refrigerar los frenos. En la vista lateral destacan como no las preciosas llantas opcionales de 21” calzadas con unos neumáticos en medidas 265/35/21 y 305/30/20, que dejan entrever los discos de freno opcionales Porsche Surface Coated Brake (PSCB), con un diámetro de 410 mm para el tren delantero y de 365 mm para el trasero, siendo uno de los extras esenciales en este deportivo.

La zaga está representada como ya es habitual en otros modelos la marca por una tira de led que recorre toda la anchura del coche, lo que le subraya más si cabe su envergadura, donde se encuentra integrado el logotipo de la marca.

Interior y tecnología del Porsche Taycan

El habitáculo del Taycan destaca por el derroche tecnológico que podemos encontrar, presumiendo además de tan solo tener botones físicos en el volante. La instrumentación es completamente digital, muy a nuestro pesar, pero tratándose de un coche 100% eléctrico es de esperar. El cuadro de mandos está representado por una pantalla curva de 16,82” que es totalmente personalizable y conserva las míticas esferas de Porsche, en este caso tres, en vez de las cinco que encontrarías en un Porche con motor de combustión. El conductor puede escoger entre cuatro vistas para esta pantalla, a través del Modo clásico (evoca a los míticos relojes de Porsche), modo Mapa ( en el lugar del medidor de potencia figura el mapa de la navegación), modo Mapa Completo ( deja un mapa a pantalla completa) y por último el Modo Purista, que nos muestra solamente información relativa a la velocidad, las señales de tráfico o la navegación.

El equipo de infotaiment está compuesto por dos pantallas de 10,9”, una en posición central y otra en la parte más alta del salpicadero frente al copiloto, algo que parece estar de modos en algunos deportivos, desde la que se controla todo el sistema de audio, configuración del coche, modos de conducción a la navegación entro otras muchas funciones. Para optimizar las rutas, el navegador del Taycan , cuenta con un modo “Charging Planner” capaz de calcular nuestra ruta incluyendo las paradas para recargar la batería, teniendo en cuenta también el tiempo que necesitaremos emplear para el proceso de carga, a la vez que nos puede indicar una previsión sobre el nivel restante de carga de batería con el que llegaremos al destino.

La cuarta pantalla, situada en la parte más baja, sirve para controlar el sistema de climatización, así como de touchpad con reconocimiento natural de escritura, lo que facilita la introducción de direcciones en el sistema de navegación. Las salidas de aire, no se mueven de forma mecánica ni se pueden orientar, los flujos de aire ahora se controlan a través del sistema Virtual Airflow Control.

Rindiendo homenaje a la marca, el botón para encender al Taycan, lo encontramos en el lado izquierdo del volante, donde antiguamente se metía la llave para arrancar los motores de combustión de los Porsche. Tratándose de un coche sumamente tecnológico, este botón no es necesario pulsarlo, ya que el propio Tayan sabe cuando te has acomodado en el asiento, y con tan solo pisar el pedal del freno se activa todo el sistema.

Por su parte el selector del cambio cuya palanca selectora puede recordar a la que hemos visto últimamente en otros modelos del grupo VAG, está situada en el lado derecho del volante.

El Drive Mode lo encontramos en el propio volante, de igual forma que en los Porsche de combustión, que permite seleccionar entre 5 modos de conducción (Range, Normal, Sport, Sport Plus o Individual) que, a la vez, a través del modo DRIVE de la pantalla de la consola central se pueden personalizar a gusto del conductor de forma individual. Como novedad, destacar el modo Range, que permite aumentar la autonomía del coche mediante modificaciones en la conducción: cerrando las rejillas delanteras, bajando al máximo la suspensión para ser más aerodinámico e intentando usar prioritariamente el motor delantero, para reducir el consumo de batería.

La posición de conducción es similar a la de un 911. Los asientos delanteros Confort (opcionales), son además de cómodos ideales para conducción deportiva pues se ajustan muy bien al cuerpo a la vez que lo sujetan en los apoyos laterales. En la parte trasera encontramos espacio para 3 plazas (es posible solo dos plazas), aunque claro está la central no dispone de la misma comodidad que las laterales. Para gozar de mayor comodidad, bajo los asientos delanteros hay una hendidura para que los pasajeros puedan meter ahí los pies, lo que mejora el confort.

Por su parte, el espacio de carga del Taycan está encomendado a dos maleteros. El maletero trasero de la versión 4S es mayor que en la versión Turbo y Turbo S, siendo de 407 litros en vez de 366, ya que el motor eléctrico trasero es 80 mm más corto que en los Turbo.

Porsche ha querido demostrar la sostenibilidad también a la hora de poder configurar al Taycan, así que para el interior del habitáculo se ofrecen materiales a parte de las pieles, la madera o el carbono, otros de tipo vegano y de baja emisión de Co2, como los tapizados de piel sintética o las alfombrillas recicladas que provienen de redes de pesca.

Precio y equipamiento del Porsche Taycan

El Porsche Taycan está disponible en cuatro versiones; Taycan 4S (530CV y 407 km de autonomía),  la versión que ocupa nuestra prueba Taycan 4S Performance Battery Plus (571CV y 463 km de autonomía), Taycan Turbo (680CV y 450 km de autonomía) y Taycan Turbo S (761 CV y 412 km de autonomía).

El precio base de nuestra unidad de pruebas es de 109.063€, a lo que tenemos que añadir algunos opcionales como, Logotipo “electric” en los laterales, Sistema de Frenos Porsche Surface Coated Brake (PSCB) – Pinzas de freno en color blanco, Servodirección Electrónica Plus, Apertura y cierre eléctrico de la toma de corriente del vehículo, Techo panorámico fijo, Asientos delanteros calefactables y ventilados, volante calefactado, Porsche Entry & Drive – Acceso Confort, Asientos: 4+1, Asistente de Cambio de Carril (Lane Change Assist), Luces principales LED Matrix en Azul Glaciar con Porsche Dynamic Light System Plus (PDLS Plus), Paquete Sport Chrono, Sistema de calefacción auxiliar, Sistema de sonido BOSE® Surround Sound System, Llantas Mission E Design de 21 pulgadas, Porsche Electric Sport Sound, Paquete Accent Neodyme, Batería de altas prestaciones Plus, Pantalla para el acompañante, Cargador de a bordo CC (DC) de 150 KW, Mobile Charger Connect con Home Energy Manager, Porsche InnoDrive con Control de Velocidad Adaptativo, Asientos delanteros confort (eléctricos, 14 posiciones) con paquete de memoria, Porsche Intelligent Range Manager o los cristales tintados entre otros, que incrementan la factura hasta unos muy generosos 149.500€.

Las baterías del Porsche Taycan

Las baterías del Taycan son sin duda su mejor baza. La parte química está fabricada por LG chem, constan de 33 módulos y 96 celdas, y presentan dos niveles de rendimiento, en el caso del Taycan 4S 79,2 kWh y para la versión con la batería Performance Plus, turbo y Turbo S 93,4 kWh. De forma opcional, nuestro Taycan 4S estaba equipada con estas últimas.

Un dato importante a tener en cuenta, es que algunos coches emplean el sistema de baterías auxiliares de 48V mientras que el Taycan utiliza un sistema que recurre a 800 voltios, mientras que en el mejor de los casos, sus competidores lo hacen con 400 voltios, lo que permite que en condiciones normales se trabaje en un rango de entre 12V para encender las luces cuando abrimos una puerta o precisar los 800 voltios en el caso de disponer de toda la potencia para mover a los dos motores eléctricos con contundencia.

Esta batería tiene un peso de 640 kilos y está situada en el plano del coche, lo que evidentemente contribuye a que el centro de gravedad sea más bajo y por ende contribuya a la mejora de dinámica de conducción. Para refrigerar estas baterías se recurre a un complejo sistema que las enfría o las calienta en función de la necesidad, para que así el rendimiento de todo el conjunto sea siempre el óptimo.

El Taycan cuenta con dos tomas de recarga, una en cada aleta delantera. la del lado del conductor es una toma de tipo 2 o Mennekes mientras que la del lado derecho o del copiloto es una CCS Combo 2 (en Europa). Ambas tomas van ocultas bajo una tapa que se abre automáticamente mediante control gestual o bien con un botón desde el habitáculo.

En lo que a tiempos de recarga ser refiere, en un cargador de corriente continua con una potencia de hasta 270 kW, podríamos cargar del 5 al 80% de carga en poco más de 22 minutos, o, dicho de otra manera, en tan solo 5 minutos, podríamos tener una autonomía de hasta 100 kilómetros, mucho más que cualquier de los coches eléctricos que tenemos a la venta en nuestro país. En un cargador de corriente alterna y 11 kW (el cargador integrado), nos llevaría hasta un total de 9 horas hacer una carga total.

Ingeniería de vanguardia

Porsche a diferencia de otros fabricantes ha ideado un nuevo sistema de propulsión en el Taycan pasando por un complejo sistema eléctrico que equipa novedades y tecnología propia. Su complejo sistema equipa dos motores síncronos de imanes permanentes, situados en ambos ejes, con una longitud de 130 mm el del tren posterior o lo que es lo mismo 80mm más corto que el del Taycan Turbo y Turbo S. Esta configuración hace que el Taycan al uso disponga de tracción integral.

En el caso de nuestra unidad de pruebas, la potencia que se obtiene gracias al sistema de baterías Performance Plus es de 571CV o lo que es lo mismo, 420kW, mientras que el par motor disponible es de 650 Nm.

Como complemento a los dos motores eléctricos, encontramos una caja de cambios automática, que, a diferencia del resto de coches eléctricos, la del Taycan incorpora dos velocidades. Una primera marcha destinada al arranque desde parado y para cuando se llevan a cabo aceleraciones, y otra marcha encargada de llevar al motor de forma más relajada, por ejemplo, cuando se conduce a velocidad de crucero por autopista. Este cambio trabaja al unísono con los diferentes modos de conducción, de manera que en los modos más eficientes prima el uso de la primera velocidad y en los más deportivos se engrana para reducir el consumo energético, ya que es aquí, o en estos usos donde más batería se consume.

Este arsenal tecnológico permite que el Taycan 4S acelere de 0 a 100 km/h en tan solo 4 segundos, mientras que es capaz de lanzarse hasta los 250 km/h. en lo que consumos se refiere Porsche ha homologado 21,9 kWh a los 100 kilómetros, mientras que nosotros durante nuestra prueba en los más de 250 kilómetros que lo condujimos obtuvimos una media de 24,5 kWh, teniendo en cuenta, claro está los diferentes escenarios que utilizamos. Ahora bien, si circulas a velocidad de crucero por autovía o autopista de 100 km/h fácil es ver consumos entorno a los 15 kWh en el ordenador de a bordo.

La sensación de quedarte literalmente pegado al asiento cuando haces un Launch Control es brutal, ya que los 650 Nm de par empujan con contundencia, desde el momento en el que empiezas a acelerar y traspasar la barrera de los 100 kilómetros hora en un abrir y cerrar de ojos.

El característico sonido eléctrico del sistema es muy evidente, aunque también podemos añadir un sonido artificial Sport Sound (al estilo de un motor de combustión), que se activa automáticamente en los modos deportivos Sport y Sport Plus, que tal y como requiere la legislación, debe emitir un sonido en el exterior, para que los peatones se percaten de su presencia. En la marca aseguran, que este sonido está inspirado en el Porsche 919 Hybrid del WEC.

En Porsche no quisieron compartir la idea de que el Taycan pudiera conducirse con un solo pedal, a diferencia de otros vehículos eléctricos, aunque es posible gracias a un botón que encontramos en el volante, regular manualmente la intensidad de la regeneración. Si está desactivado, el coche utiliza su propia inercia, y si lo activamos el Taycan frena un porcentaje para recargar la bateria. Existe un tercer modo, que es la regeneración automática, que sería lo más parecido al sistema de un solo pedal, ya que con la recuperación automática activada, a través de la cámara delantera, el coche mantiene una distancia adecuada con el vehículo que le precede; en ciudad regeneraría y frenaría más, y en autopista si no hay coche actuaria como si estuviera desactivado, de esta manera el sistema de frenado regenerativo se utiliza para reducir la velocidad del vehículo cuando sea necesario, adaptándose a la situación  y permitiendo conducir prácticamente con un único pedal.

Efectivamente con los modos cambia automáticamente la regeneración, pero es importante recalcar que en el volante el Porsche Taycan tiene el icono de una batería/ pila que permite regular manualmente la intensidad de la regeneración. Apagado simplemente funciona con su propia inercia y no retiene. Si se activa, el coche frena un porcentaje para recargar la batería. No obstante, hay un tercer modo, que es la regeneración automática, que se activa al mantener pulsado el botón de la pila/batería. Esta funciona de una forma muy parecida al sistema de “un solo pedal” ya que con la recuperación automática seleccionada

 

Dinámica de conducción pensada para uso deportivo

Porsche tenía muy claro que el Taycan debía de ser no solo un coche eléctrico, sino un deportivo como el resto de su gama, y os aseguramos que esto no es solo un argumento sino una realizad.

El comportamiento dinámico de este deportivo es sublime. Ofrece un paso por curva, que en ningún momento te hace pensar que llevas entre manos 2,2 toneladas de pura tecnología. La capacidad de tracción que tiene es metafóricamente hablando a la de un coche de scalextric que va guiado por railes, ofreciendo en todo momento, en la entrada o en la salida de una curva un agarre total, acompañado claro está de un aplomo de los que muy pocos coches eléctricos pueden presumir. Señores y señoras, esto es un Porsche en toda regla, concebido para ofrecer sensaciones a quien se ponga al volante.

La dirección ofrece un tacto y un guiado muy preciso en la transición entre curvas, donde con el modo Sport Plus activado se obtiene un tarado mas duro y firme, a la vez que transmite más al volante todo lo que hace el eje delantero.

Elementos como la suspensión neumática de tres cámaras que ofrece tres durezas de los muelles, lo que se traduce en alto grado de confort cuando circulamos en el modo Normal, mientras que en los otros modos presenta un tarado más firme que beneficia el paso por curva y el aplomo de todo el coche, son esenciales para que todo el conjunto ofrezca algo que quizás sería más propia de un deportivo de combustión y no de un coche eléctrico.

Todo aquí ha sido pensado por y para la deportividad, con el fin de que el cliente Porsche disfrute en todo momento del ADN de la marca. De forma opcional todavía es posible dotar al Taycan 4S del eje trasero direccional o de las barras estabilizadoras activas, lo que todavía más contribuirán a una mejora dinámica de la conducción.

Si tuviéramos que convencer a alguien de que se comprara un coche 100% eléctrico, en formato de berlina deportiva, está claro que sin duda alguna le hablaríamos del Taycan, en cualquier de sus versiones, sobre todo para alguien que quisiera introducirse en el mundo de los eléctricos de la mejor manera. Por el momento, el Taycan dentro de su segmento, liderará hasta que otras marcas saquen deportivos al uso, ya que no hay  nada parecido que ofrezca las mismas sensaciones que se obtienen al volante de este deportivo.

Conclusiones

Han sido ya unos cuantos los coches eléctricos que han pasado por nuestra redacción, SUV, berlinas, compactos, pero un eléctrico como el Taycan, no. Está claro que Porsche ha apostado por la electrificación para poder competir y estar presente en un futuro que se aviene a marchas forzadas y con el Taycan, creemos firmemente que ha dado un paso en firme, demostrando que la deportividad y la eficiencia de un vehículo 100% eléctrico no está reñida. Aunque más allá de todo esto, os podemos asegurar, que este Porsche es un Porsche de verdad, ágil, deportivo, transmisor y dinámico, cualidades que todo Porschistas sabrá apreciar.

Si tuviéramos que convencer a alguien de que se comprara un coche 100% eléctrico, en formato de berlina deportiva, está claro que sin duda alguna le hablaríamos del Taycan, en cualquier de sus versiones, sobre todo para alguien que quisiera introducirse en el mundo de los eléctricos de la mejor manera. Por el momento, el Taycan dentro de su segmento, liderará hasta que otras marcas saquen deportivos al uso, con este coche, ya que no hay nada parecido que ofrezca las mismas sensaciones que se obtienen al volante de este deportivo.

Escrito por, Miguel Angel Solá

Agradecimientos

  • Centro Porsche Barcelona
  • Fotografías: Cristobal Arjona y DC Audiovisual

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here