Compartir

La nueva generación del SEAT León está aquí y nosotros ya nos hemos podido poner al volante de sus dos carrocerías, de la que nos ha enamorado la versión Sportstourer, por aquello de que nos encantan los familiares.

El Seat León es el pilar fundamental de la marca y sus cifras lo demuestran con más de 2,2 millones de unidades vendidas de sus tres generaciones anteriores y desde que viera la luz por primera vez en el año 1.999.

Hablamos de un coche Made in Barcelona, diseñado y fabricado por completo en la planta que la marca tiene en Martorell, donde se ha llevado a cabo una inversión de 1.100 millones de euros para el desarrollo de un coche totalmente nuevo.

Este nuevo León promete seguir siendo el rival a batir dentro del segmento C, donde sus más directos competidores llegan o han llegado recientemente con apuestas como la del nuevo Volkswagen Golf, el Škoda Scala, el Ford Focus o los Peugeot 308.

Nuevo diseño, plataforma compartida

Para su fabricación se ha recurrido a la misma plataforma utilizada por el Grupo Volkswagen en la nueva generación del Golf y el Audi A3, denominada MQB evo. Sus medidas, siendo esta un 11% más rígida que en la anterior generación, lo que se traduce en una mejora del comportamiento dinámico.

La parte delantera toma gran protagonismo, con elementos como el nuevo capó que cuenta con dos nervios bien marcados, así como por los nuevos faros LED y una parrilla completamente rediseñada, lo que le dan un toque vanguardista y deportivo a la vez.

En la zaga sin duda, su mayor atractivo son los pilotos LED que están unidos por una tira lumínica que dibuja una preciosa línea de punta a punta dándole un toque de originalidad a la trasera del coche. Otro elemento de nuevo diseño es la grafía Leon, que ahora no lleva tilde y parece manuscrita. Por último, algo que particularmente no nos agrada, pero que cada vez más encontraremos en los coches nuevos, la ya tan preciadas salidas de escape falsas.

En lo que a medidas se refiere el nuevo Leon ha crecido 9 cm para alcanzar una longitud total de 4,37 metros, lo que propicia que los pasajeros traseros tengan ahora más espacio para las rodillas. Por su parte el maletero sigue ofreciendo los mismos 380 litros de su predecesor, creciendo únicamente en la versión ST, que ahora ofrece unos muy generosos 617 litros frente a los 587 de la anterior generación.

Habitáculo premium, pero sobre todo tecnológico

Cuando abres la puerta del nuevo León, es donde aprecias el gran salto cualitativo que la marca ha llevado a cabo, no solo en calidad de materiales y acabados, sino también en lo que a tecnología se refiere. Tras el volante encontramos el Digital Cockpit representado en una pantalla TFT de 10,25” que es totalmente personalizable  y que ofrece tres vistas precargadas; clásica, digital y dinámica.

Ahora bien, si hay algo que destaca es el nuevo sistema multimedia que recurre a una pantalla táctil de 8,25” y en opción con el sistema Navi System con una pantalla de 10”. Desde aquí se maneja todo el sistema de infoentretenimiento, así como el control de la climatización y la configuración del coche. El sistema de navegación utiliza una cartografía en 3D lo que facilita su uso y su representación. Disponemos también de conexión a internet a través de una SIM integrada y del control de voz natural, con el que podemos comunicarnos con el León, diciendo “HOLA HOLA”, para después pedirle de forma natural por ejemplo que suba o baje el volumen de la música o que suba o baje la temperatura del climatizador entre otras muchas funciones.

Esta pantalla ha permitido que premie la ergonomía en el habitáculo, reduciendo además las clásicas botoneras que ahora se limitan a la que s encuentra en la parte inferior izquierda bajo el volante, desde la que se controla la iluminación exterior.

La conectividad con nuestro smartphone está asegurada a través del sistema Full link, con independencia de que sea mediante Apple CarPlay o Android Auto, lo que permite además incluir funciones como la lectura de mensajes o para escuchar música a través de Spotify.

Novedad es también la aplicación SEAT CONNECT para dispositivos móviles, que permite la conexión con tu coche, permitiendo que de forma remota se pueda acceder a diferentes datos de conducción, posición actual de aparcamiento, estado del vehículo entre otras. También podemos obtener información real en el caso de que le dejemos el coche a un familiar o amigo, de la posición del coche, la velocidad a la que circula o bloquear y desbloquear el cierre centralizado. En el caso de las versiones híbridas, incluye la función para la gestión del proceso de carga eléctrica.

Otra de las cosas destacables del habitáculo es el selector del cambio situado en la parte más baja de la consola central, tras el botón de encendido y que resulta bastante sencillo e intuitivo a la hora de hacerlo funcionar.

Destaca también en el habitáculo el sistema de iluminación ambiental, pero no solamente por un hecho estético, sino también porque está ligado a la seguridad, que se activa, mediante la función Alerta de Salida, iluminando la parte interior de una puerta en el supuesto de que cuando aparquemos cualquier vehículo que se acerque por la parte trasera o uno de los flancos, modo de advertencia.

Durante nuestra prueba comprobamos con las plazas traseras han ganado espacio, SEAT asegura que, hasta 5 centímetros, por lo que adultos de 1,80 metros (como es mi caso), podrán sentarse en la banqueta trasera sin tocar con las rodillas los respaldos de los asientos delanteros. Como suele pasar, la plaza central está penalizada por el túnel de la transmisión. Estas plazas disponen de algo inusual en este segmento, y es de su sistema de climatización que en opción puede ser de tres zonas, así como de tomas USB para poder recargar cualquier tipo de dispositivo electrónico.

Motorizaciones

Para nuestra prueba escogimos una unidad equipada con el ya conocido motor de 2.0 litros TDI que rinde 150CV asociado a una caja de cambios DSG de 7 velocidades y dispone de un par motor de 360 Nm. Con estas cifras es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en tan solo 8,6 segundos y de lanzarse hasta unos muy generosos 218 km/h.

La gama de motorizaciones del León dispondrá de una atractiva oferta, entre las que cabe destacar aquellas versiones micro hibridizadas, así como la variante híbrida enchufable que ofrece 204CV.

Gasolina
VersiónPotencia CVCambioTracción
1.0 TSI90Manual 6 Vel.Delantera
1.0 TSI110Manual 6 Vel.Delantera
1.5 TSI131Manual 6 Vel.Delantera
1.5 TSI150Manuel 6 Vel.Delantera

Mild Hybrid

1.0 eTSI110DSGDelantera
1.5 eTSI150DSGDelantera

Diesel

2.0 TDI116ManualDelantera
2.0. TDI150DSGDel / Total

Gas natural

1-5 TGI131Manual 6 Vel.Delantera

Híbrido enchufable

e-Hybrid

204

DSG

Delantera

Precios, acabados y líneas de equipamiento

La gama de precios del León da comienzo en los 18.460€ hasta los 24.550€ en función de la motorización y la línea de acabado, donde ahora mismo podemos optar por cinco y cada una de ellas con un equipamiento específico: Reference Launch Pack, Style Launch Pack, Xcellence Launch Pack M, Xcellence Launch Pack L y FR Launch Pack L, esta última era la que se correspondía con nuestras unidades de prueba y cuentan de serie con llantas de 17”, pilotos traseros LED, dirección progresiva, cámara visión trasera, control por voz, asistente aparcamiento, sistema apertura Kessy, bloqueo del diferencial XDS, detector de fatiga, Safe & Driving Pack “L” Navi, faros delanteros Full LED, volante cuero multifunción o sistema de audio con 7 altavoces entre otros. Si a esta unidad de le sumamos los opcionales de la nuestra, donde encontramos el color Gris Magnetic, llantas de 18” Performance, paquete exterior Negro Glossy, el  Paquete invierno y el sistema de sonido Beats Audio incrementamos el precio hasta los 26.010€, lo que sigue siendo una muy buena opción para un compacto del segmento C, con 150CV y un equipamiento de primera línea.

A parte de este equipamiento cabe destacar que el Leon ofrece una serie de vanguardistas sistemas de asistencia al conductor (ADAS), llegando incluso al nivel 2 en lo que a conducción autónoma se refiere. Por una lado encontramos el control de velocidad de crucero adaptivo (ACC) y predictivo, que añade una importante función, la de adecuar su velocidad en función de la ruta que escojamos a través del sistema de navegación respetando todos lo límites de velocidad, para lo que tendrá en cuenta su paso por pueblos, zonas urbanizadas, carreteras o autopistas. Otro de los sistemas para tener en cuenta es la advertencia de apertura de puerta, que funciona al unísono con el sistema de iluminación ambiental, por lo que, si estando estacionados y nos disponemos a abrir cualquier puerta, a través de una señal luminosa nos indicará que otro coche se acerca por cualquiera de los 4 flancos. Esta misma función, se aplica cuando conducimos, ampliando así el campo de visión lateral si un vehículo nos quiere adelantar y en ese momento queremos adelantar.

A estos sistemas añadimos también la alerta de tráfico posterior, muy útil para cuando queremos abandonar un estacionamiento con visibilidad reducida, el Asistente de Emergencia encargado de controlar si el conductor tiene o no las manos en el volante que es incluso capaz de detener el coche en el supuesto de que el conductor sufriera un desmayo. Para la ciudad encontramos el Asistente de Frenada “Front Assist” con detección de ciclistas y peatones, mientras que para carretera encontramos el Asistente de Salida de carril (Lane Assist), que interviene en la dirección en el caso que detecte que invadimos el carril contrario, así como el Detector de Señales de Tráfico, el Asistente de viaje que sería lo más próximo a la conducción autónoma y por último el eCall, que en caso de accidente enviaría una llamada a los servicios de emergencia.

Dinámica intachable

La toma de contacto con el nuevo Leon, nos llevó a conducir por diferentes escenarios, en lo que pusimos a prueba todo el potencial del motor TDI de 150CV. Este motor es algo rumoroso en frío, pero cuando toma temperatura, apenas se escucha desde el interior del coche.

Tomamos la autopista, donde empezamos a probar los diferentes ADAS, como el control de crucero adaptativo, así como marcamos en el navegado nuestro destino para comprobar la efectividad de la navegación 3D. A velocidad de crucero de 120 km/h el ordenador de abordo nos indica un consumo medio de 5,1 litros a los 100 kilómetros, cifra que se ajusta a los 4,6 litros homologados por la marca. Con el modo ECO activado, y un tarado de suspensión confortable, este Leon es un verdadero devorador de kilómetros.

Nos salimos de la autopista para tomar una carretera comarcal, donde empezamos a jugar con el SEAT Drive Profile, escogiendo ahora el modo Sport, pues en breve empezaremos a trazar una revirado tramo de curvas. Aquí, es donde el nuevo Leon nos demuestra porque es el referente de un reñido segmento, porque ofrece una dinámica de conducción perfecta. El hecho de que nuestra unidad dispusiera del control dinámico del chasis DCC juega a su favor, pues ayuda a mitigar cualquier balanceo de la carrocería, ofreciendo un paso por curva, rápido y plano. La dirección progresiva es sin duda alguna el mejor aliado para poder hacer transiciones perfectas, además es muy comunicativa.

Todo en este coche está pensado para ofrecer una sensación de conducción que te traslade del confort al dinamismo en un abrir de ojos, y os aseguramos que en SEAT lo han conseguido, pues en todo momento tienes esas dos sensaciones.

Para garantizar un dinamismo excelente, del que todos los periodistas con los que hemos tenido ocasión de hablar hemos coincidido, el León dispone de diversos elementos que contribuyen a ello. Por un lado, a través del SEAT Drive Profile encontramos cinco modos de conducción (Normal, ECO, Comfort, Sport e Individual), además de la suspensión adaptativa (DCC) asociada a una dirección progresiva y que es de serie para el acabado FR, de la misma forma que el bloqueo electrónico del diferencial delantero (XDS), elementos que convierten al Leon en el coche más dinámico de su segmento.

Conclusiones

En resumidas cuentas, el nuevo Leon nos ha parecido y como esperábamos un gran coche, no solo por su aspecto puesto al día, sino por la sensación de coche premium que ahora tienes cuando accedes al interior, así como por la actualización tecnológica. Quizás y por sacar alguna pega, es cierto que algunas funciones sobre todo las del sistema de climatización, son complicadas en un inicio a través de la pantalla táctil, pero al final, es cuestión de acostumbrarte a su uso.

Ahora bien, a este coche hay que juzgarlo por su relación calidad, precio y efectividad, y aquí tenemos que decir, que pocos de sus más directos rivales están a su altura.

Escrito por, Miguel Angel Solá

Agradecimientos

  • SEAT España
  • Bodegas Juve Camps
  • Fotografías: Cristóbal Arjona

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here