Compartir

BMW lleva más de 40 años reinando en el segmento de las motos Trail, prueba de ello no son solo sus cifras de venta de los modelos GS a nivel mundial, sino que, para celebrarlo, este mismo año han lanzado una edición especial de los modelos F 750 GS, F 850 GS y 850 GS Adventure con una decoración específica, para rendir tributo a la mítica R80 G/S.

Esta familia de media cilindrada de BMW vio la luz hace una década, con la F 650 GS y la F 800 GS, que en 2013 se actualizó en los modelos F 700 y 800 GS, aprovechando también el momento para introducir una versión Adventure al inventario, siguiendo los pasos de su hermana mayor, la 1200.

Nos hemos puesto tras el manillar de la BMW F 850 GS Adventure, una moto nacida para hacer kilómetros y para gozar de la esencia del Trail en todo su esplendor, todo ello, con una moto que puede ser conducida con el carné A2, y por un precio que parte desde los 13.200€ con un equipamiento de serie que incluye ABS pro con luz de freno dinámica, control dinámico de tracción (DTC), control dinámico del freno motor (MSR), embrague asistido, intermitentes dinámicos, BMW Connected Ride, llamada de emergencia  o el cubre cárter entre otros elementos. Este precio que puede parecer alto para una 850, pero no lo es, y más teniendo en cuenta su competencia, como bien podrían ser la Honda CRF 1000 L Africa, la KTM 790 Adventure R o la Yamaha Teneré 700, ya que esta versión ofrece opciones como un depósito de combustible más grande, unas suspensiones de mayor recorrido y defensas de serie.

De la misma forma que en los vehículos BMW existen muchos opcionales, en la gama Motorrad pasa exactamente lo mismo, así pues, encontramos tres packs con los que equipar a la F 850 GS Adventure y que incluyen el siguiente equipamiento:

  • Paquete Confort (835,54 euros): arranque sin llave, caballete central, control de presión de neumáticos y puños calefactables.
  • Paquete Dinámico (792,14 euros): ABS Pro, cambio de marchas PRO, control de tracción DTC y modos de conducción Pro
  • Paquete Iluminación (661,92 euros): Intermitentes LED, antiniebla LED y faro LED con luz diurna
  • Paquete Touring (1.041,70 euros): Control de crucero, Dynamic ESA y soportes de maletas.

Nuestra unidad de pruebas estaba configurada con todos esos paquetes, por lo que su precio ascendía a unos ya generosos 16.500€, sin sumar el coste del top case y las maletas.

El diseño de la Adventure no pasa desapercibido, de hecho, es fácil confundirla con su hermana mayor, la R 1250 GS Adventure, aunque no puede negarse evidentemente que es una variante “customizada” de la F 850 GS, aunque tiene elementos propios, como una nueva mitad de la parte delantera, un depósito de combustible con capacidad para 23 litros, unos deflectores laterales junto al faro y un deflector de aire regulable de forma manual.

Uno de los cambios más significativos de esta moto lo encontramos en la parte delantera, donde vemos ahora una suspensión con un recorrido de 230 mm, frente a los 204 mm de la F 850 GS. Es una moto muy alta, de hecho, servidor que mide 1,80 metros, tiene que hacer el péndulo para llegar al suelo una vez te acomodas en el asiento, que de forma opcional se puede cambiar por otro que rebaja la altura de 875mm a 830mm.

La ergonomía está presente también en esta moto, por lo que encontramos todos los mandos de una sola vista, ya que están situados juntos a los puños del manillar. En el lazo izquierdo, encontramos una rueda con la que se accede a la pantalla digital, además de una tecla con función Menú, así como un botón para cambiar la dureza de la suspensión a través del ESA y el activador del ABS, así como el control de velocidad de crucero, del que tengo que decir que no estaba muy convencido, pero para autopista va sinceramente bien. En la parte derecha, encontramos los botones el botón de encendido, el selector de modos de conducción, la calefacción para puños y el botón de la llamada de emergencia.

El cuadro de mandos que forma parte del equipamiento de serie recurre a una pantalla digital TFT de 6,5” denominada BMW Connected Ride que ofrece diferentes vistas para tener toda la información necesaria. Además, ofrece conectividad con tu smartphone, a través de la aplicación BMW Connected App, para realizar llamadas de teléfono, escuchar música o para conectarte con el sistema de navegación.

 

El motor que anima a la Adventure es un bloque bicilíndrico en paralelo de 850 cc, que rinde una potencia de 95 CV a 8.250 rpm y un par motor de 92 Nm a 6.250 rpm, motor que para ofrecer todo su esplendor es aconsejable llevarlo subido de vueltas. Con esto no queremos decir que no tenga bajos, pues los tiene, y es precisamente eso lo que hace de la Adventure una moto para cualquier terreno.

Gracias al modo de conducción que seleccionemos, de los 5 que dispone (Rain, Road, Dynamic, Enduro y Enduro Pro), todo cambia en esta moto. Desde la dureza de la suspensión, a la entrada del control de tracción o la sensibilidad del acelerador.

En lo que a consumos se refiere la marca bajo la homologación WMTC ha conseguido una cifra de 4,2 litros a los 100 kms, cifra que puede ser real viajando por autopista o carretera a velocidades de entre 100 y 120 km/h, mientras que su velocidad punta está cercana a los 200 km/h.

En carretera la BMW F 850 GS Adventure es una moto para devorar kilómetros sin parar, gracias a una postura de conducción idónea, donde la espalda está en posición vertical y las rodillas se encuentran poco flexionadas, mientras que las manos con respecto al manillar quedan a una altura que beneficia la posición de los brazos, algo de agradecer en carreteras sinuosas donde las frenadas y el apoyo de estos es constante.

Para nuestra prueba y como no podía ser de otra manera escogimos varios escenarios, entre ellos una revirada carretera de curvas donde saboreamos con el modo Dynamic de cada una de las trazadas que llevamos a cabo. Sorprende ver como con una moto de tal envergadura, puedes ir casi tan rápido como una “R”, pero con una gran ventaja, una posición de conducción que te permite hacer kilómetros y kilómetros sin acusar cansancio, algo que se enfatiza más si cabe con pasajero,  ya que el peso del pasajero no recae ni sobre tu espalda ni sobre tus antebrazos.

La moto gira muy bien, el motor sube de vueltas con facilidad y la transición entre marchas es perfecta para sacar a relucir todo su potencial. Quizás, y por ser un motero “old School”, lo que no me acaba de convencer es el Asistente del cambio de marchas PRO, es decir, me siento mucho más cómodo reduciendo y tirando del embrague que dejando a la moto haga una reducción “casi perfecta” de forma automática.

En el apartado frenos encontramos en la parte delantera con un doble disco de 305 mm, con pinzas de dos pistones y en la trasera con un disco de 265 mm, suficiente para detener con contundencia a los 244 kg de la F 850 GS Adventure.

Para probarla fuera del asfalto, tomamos una ruta de montaña que nos llevaría a cruzar unos precisos viñedos por una pista forestal durante un tramo de unos 15 kilómetros en la zona del Penedés. Allí, cono el modo Enduro activado disfrutamos de lo lindo, haciendo numerosas y controladas cruzadas en la tierra. Cuando activas este modo, enseguida aprecias como la moto se vuelve más blanda, para engullir todo lo que pongas por su paso. El acelerador se vuelve menos sensible, a la vez que las suspensiones se hunden sin llegar a hacer tope para salvar cualquier situación, mientras que el control de tracción deja de ser intrusivo para dejarte que deslices a tu antojo.

Hace ahora 6 años llevamos a cabo nuestra primera prueba con una BMW F 800 GS Adventure de la que guardo un muy buen recuerdo, pero con esta nueva F 850 GS, tengo que reconocer que BMW cuando decide lanzar una nueva generación lo hace a lo grande, mejorando lo ya existente.

Tras probar a la F 850 GS Adventure, nos hemos quedado con ganas de más, y la postulamos con a una de las motos que tendríamos en nuestro Lifestyle Garage, por dos razones obvias. La primera por su polivalencia para circular por carretera y por fuera del asfalto, y la segunda, porque bien podría ser una moto de uso diario.

Escrito por, Miguel Angel Solá

Agradecimientos

  • BMW España
  • Fotografías: Daniel Cudié Audiovisuales

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here