Inicio Copa América El Luna Rossa se luce en Cagliari

El Luna Rossa se luce en Cagliari

Compartir

Cagliari, la ciudad que sorprende a cada paso, no defraudó. Luna Rossa Prada Pirelli botó este sábado el barco que todos los aficionados italianos, los «Tifosi» amantes de la vela, esperan que gane la Louis Vuitton 37ª America’s Cup y lleve el trofeo a la magnífica isla de Cerdeña.

La cubierta de carbono, transparente y desnuda, está al siguiente nivel y se arquea hasta las bañeras para cuatro tripulantes situadas a ambos lados, con los timones justo detrás del equipo de trimado y los cyclors situados a popa. Cada centímetro se ha diseñado de forma adecuada y meticulosa, con los foils, que son claramente heredados del AC36, delante del mástil y la conexión de los brazos de foil exquisitamente integrada y moldeada en el casco. El “bustle” es conservador, tiene el aspecto adecuado, y no hay nada «fuera de lo común» en cuanto a la forma de la cubierta que parezca un riesgo. Esto es puro músculo, con tantas cosas pasando bajo cubierta, propiedad intelectual invisible y ultrasecreta, que será desplegada por un equipo que sin duda ha tenido una de las mejores preparaciones a lo largo de los últimos 18 meses.

 

La forma del casco es atípica de la nueva generación de AC75, con un estilizado “bustle” que recorre toda la eslora, como es «de rigor» para el estado de la mar en Barcelona, y que se estrecha lógicamente en la proa. Quizás con algo menos de volumen que el que hemos visto en Emirates Team New Zealand y ciertamente menos voluminoso que Alinghi Red Bull Racing, este barco grita vuelo rápido y navegación baja. El perfil de la proa es afilado, con un ensanchamiento inmediato en la parte inferior, mientras que en la parte superior es esculpido, estrechándose hacia delante con el perfil más bajo posible dentro de la regla de volumen. Las bañeras son profundas y los cyclors pueden esconderse, casi sin ser vistos, detrás del timón y de los equipos de trimado.

 

El lenguaje corporal lo es todo y el equipo Luna Rossa Prada Pirelli estuvo a la altura en Cagliari. Hablando con Ruggi Tita y Marco Gradoni, la emoción es real, dilucidada por un barco que puede rendir absolutamente, mientras que Max Sirena y Checco Bruni parecían niños en la mañana de Navidad: saben que éste es un barco de referencia que les da todas las posibilidades de ir muy a fondo y con mucha pista para seguir desarrollándose a lo largo de las rondas, su tarjeta de visita de la regata de Auckland en 2021. Unos 5.000 aficionados sintonizaron las redes sociales para presenciar la botadura e incontables miles se deleitarán a lo largo de estos días y se maravillarán con orgullo ante una obra de arte, creada por los verdaderos artesanos de la America’s Cup.

 

El puerto de Cagliari estaba lleno de barcos de todo tipo. Luna Rossa Prada Pirelli es la vela italiana por excelencia, profundamente arraigada en la identidad nacional. El apoyo de la familia Prada a la America’s Cup es contagioso y la generación «dorada» que está surgiendo (rápidamente) es algo muy emocionante, real y tangible. Fusionar la experiencia con el talento es algo que la dirección sabe que tiene que gestionar, pero hay una profunda conciencia en el equipo de que tienen algo muy especial, un talento generacional en Gradoni y Tita que bien podría definir la America’s Cup en las próximas décadas.

En términos de estilo, Luna Rossa Prada Pirelli marca la diferencia y esta «arma» de alta costura esconde una innovación y un detalle absolutamente exquisitos. Sin lugar a dudas, los italianos quieren ganar la Louis Vuitton 37ª America’s Cup y puede que tengan el barco para hacerlo. Impresionante de arriba a abajo, Luna Rossa Prada Pirelli no sólo ha anunciado su intención, sino que la ha gritado a los cuatro vientos. La competición ya está en marcha.

(Magnus Wheatley)

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here