Compartir

Cuando piensas en comprarte una moto, hay muchos factores que serán los que te harán decidirte por una opción u otra, pero cuando te compras una BMW, seguramente pensarás que quieres una pieza super exclusiva, y con los elementos Option 719, esto es más que posible, sobre todo si los equipas es una R nineT.

Esta moto nació en 2013, en pleno auge de las tan de moda café racers, que han ido ganando adeptos a lo largo de estos años. Quizás por esa razón BMW no solo lanzo a la R nineT, sino que además hizo varias versiones dentro de una nueva familia, dónde podemos encontrar a la R NineT, la R nineT Pure, la R nineT Scrambler y la R nineT Urban G/S, creando así una amplia gama para todos gustos y colores.

Ahora bien, si quieres tener en tu garaje una pieza excepcional, con un equipamiento y elementos que te diferencien del resto, BMW ha creado la Option 719, para que tu nineT sea del todo exclusiva, tanto como su precio. Sobre la base de la R nineT en el configurador escogeremos dentro de la gama de colores, la Option 719 Negro noche mate /Aluminio mate, para después sumar los accesorios Option 719 Billet Pack Shadow, que incluyen diferentes piezas fresadas Shadow que realzan el carácter más deportivo de esta moto, gracias a los componentes en aluminio en tonos negros y plateados como la tapa del cárter, las tapas de las culatas y la bobina de encendido el tornillo de llenado del aceite o el soporte del sillín a lo que si le sumamos el paquete Shadow II, que incluye las manetas y estriberas ajustables, retrovisores en el manillar fresados o las cubiertas en el depósito de compensación y reposapiés del acompañante fresados, “et voillà”, ya tenemos configurada la moto que podéis ver en las fotos.

Las BMW no son baratas, en este caso partíamos de un precio inicial de 16.860€ de una R nine T, que ha pasado con todos los opcionales a 21.773€, pero hay algo que está claro, que la exclusividad tiene un precio, y la verdad es que por tener una moto así vale la pena pagar lo que vale, esa es la percepción que tienes cuando la pruebas.

Si querías un objeto de deseo ya lo tienes. Si pretendes pasar desapercibido por la calle, olvídate, todo el mundo mirará esta moto, porque es realmente preciosa. Pero no solo enamora su estampa, sino que su sonido, es una música celestial que te traslada al pasado, para recodarte que el motor bóxer de BMW ha sido uno de los grandes inventos de la historia de la automoción.

Todo en esta R nineT es sencillamente único, desde el depósito, pasando por la doble salida de escape firmada como no por Akrapovic, pasando por el asiento o las llantas de radios cruzados que en conjunto dan un aire retro/moderno y deportivo a esta moto. Mencionar como no a la horquilla invertida que en esta versión es de color dorado, siendo este el elemento que la diferencia de toda la gama R nine T.

La instrumentación está representada en dos esferas, donde podemos ver la información justa y necesaria para conducirla. Quizás hay quien piense que bien podría merecerse esta moto las nuevas pantallas TFT que podemos encontrar en el resto de la gama Motorrad, pero para nuestro gusto entorpecerían ese aire retro. Si bien es cierto que la información es algo escasa, y sobre todo que no podemos disponer de otras funciones, es más que suficiente para disfrutar de una café racer. El faro, es otro de los elementos sencillos pero acertados, en este caso es posible de forma opcional equipar una óptica autoadaptable que ilumina el interior de las curvas para mejorar así la visibilidad por la noche.

Su talla es perfecta para cualquier situación, sorprendiendo la gran maniobravilidad que ofrece en ciudad, aun teniendo en cuenta el lastre de sus 225 kg.

El motor, es un viejo conocido de la marca y que tantas veces ha sido vanagloriado. Hablamos de un bloque bicilíndrico de 1.170 cc, que ofrece una potencia de 110CV a 7.750 rpm y un par motor de 116 Nm y transmite todo su potencial al eje trasero mediante cardan. El sonido que ofrece este bóxer es embriagador, a la vez que delata con su ronroneo que la diversión está asegurada gracias al vaivén mítico de este tipo de motores cuando aceleras en parado. Tras ponerla en marcha, ese singular sonido enfatizado más si cabe por sus escapes Akrapovic te advierten que te lo vas a pasar bomba tras su manillar.

La caja de cambios de seis velocidades con embrague en seco y de accionamiento hidráulico, tiene una precisión quirúrgica, por así decirlo, ya que las marchas engranan a la perfección invitándote a jugar con el embrague y acelerador a la hora de reducir para conseguir unas retenciones perfectas que son acompañadas con un melódico sonido del motor bóxer, que en todo momento van acompañadas de las inercias de sus dos pistones, algo que sin duda se vuelve hasta entrañable a la hora de manejar esta moto.

En lo que a ayudas electrónicas se refiere, en esta BMW tan solo encontramos el control de tracción, que además no dispone de diferentes niveles de actuación, aunque si es desconectable igual que el ABS, así como el selector de modos de conducción que permite escoger entre las opciones Rain y Road.

En carretera es una moto divertida que afronta cualquier tipo de trazado gracias a una dirección ligera, rápida y sobre todo muy precisa, a lo que acompaña el brio del motor bicilíndrico cuyo par de 119 Nm a 6.000 permiten que en cualquier marcha este responda con contundencia.

En esta moto BMW ha recurrido a utilizar una horquilla invertida de 46 mm y para la parte trasera un monobrazo Paralever con unas suspensiones de 120 mm de recorrido,  que absorben cualquier irregularidad del asfalto. Un elemento clave que encontramos en la dirección es el amortiguación de dirección, que evita movimientos bruscos sobre todo en las aceleraciones. El uso de esta horquilla invertida con respecto a la convencional se traduce en una mejora a la hora de trazar las curvas, pues es bastante más aplomada que sus hermanas. Ofrece por así decirlo una conducción bastante deportiva, acompañada claro está de las sensaciones que en todo momento ofrece el motor bóxer.

El equipo de frenos está firmado por Brembo, con un doble disco delantero de 320 mm con pinzas de 4 pistones y un disco trasero de 265 mm con pinza de doble pistón. Estos frenos detienen con contundencia a la R nineT a la vez que resultan bastante infatigables, sobre todo cuando la llevas al límite por carreteras de curvas.

Las preciosas llantas de radios de 17”, están equipadas con unos neumáticos en medidas 120/70 para el eje delantero y de 180/55 para el trasero.

Quizás el peor de los escenarios de esta moto sean las autovías y las autopistas, por el mero hecho de carecer de protección aerodinámica hacen que a veces el viento moleste bastante, pero en ningún momento hemos llegado a tener la sensación de que no pueda ser una moto para realizar grandes viajes con ella.

Hemos probado toda la gama R nine T, y la verdad es que esta moto nos ha robado el corazón, por su belleza inconfundible, su manejo y sobre todo por el sonido y el funcionamiento del motor bóxer que es una delicia.

Es una moto divertida, una moto para el día a día, con el que moverte por la ciudad es fácil gracias a lo compacta que es, pero es que además, es una moto con la que puedes disfrutar haciendo curvas como si de una R se tratara.

Escrito por, Miguel Angel Solá

Agradecimientos

  • BMW España

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here