Compartir

El Audi A1 se renovó en 2021, estando solamente ahora disponible con la carrocería Sportback. A su vez se actualizaron también las motorizaciones, y hoy, nos ponemos a la que por el momento es la versión más potente de la gama, la 40 TFSI, que rinde unos encomiables 207 CV, lo que convierten a este “pequeñín” en un poderoso GTI.

La versión 40 TFSI está disponible desde los 40.510€, con un equipamiento excelso, al que también como en todos los modelos de la marca se puede añadir un sinfín de opcionales, entre ellos y los más destacados que nuestra unidad de pruebas llevaba encontramos el color exterior Azul Ascari Metalizado, llantas de 18” Audi Sport calzadas con neumáticos en medida 215/40/18, volante de cuero multifunción plus, paquete de asistencia a la conducción o la cámara de macha atrás entre otros que incrementan el precio hasta unos generosos 48.000€.

El A1 ha crecido en tamaño, ahora, alcanza los 4,03 metros de largo (5,6 centímetros más) por 1,74 de ancho y 1,41 de alto (el único punto con menor cota). Estos datos responden, como no, a la órdenes de un mercado que exige más comodidad y algo más de espacio para todos los ocupantes, a la vez que un maletero que te pemirta meter las cosas para al menos un fin de semana. De hecho es tan solo 31 cm más corto que un Audi A3, para que os hagáis a la idea de cómo ha crecido.

Más confort sí pero sin perder la parte emocional, eso habrán pensado los diseñadores de Audi con el nuevo A1 Sportback. Perder la bonita silueta tres puertas no le ha perjudicado ni mucho menos, tenemos ante nosotros un coche completamente renovado y con una estética deportiva a la par que juvenil, siendo la versión que hoy ocupa nuestras líneas la mas deportivo y emocional de todas. Lo primero que piensas al verlo es que se trata de una edición S Line pero no, desde su equipamiento de acceso cuenta con una imagen muy agresiva y la personalización también es uno de sus puntos fuertes.

A nivel de diseño, encontramos una estampa muy deportiva, sobre todo en la parte frontal, donde destaca la nueva parrilla singleframe que es más ancha que en la generación anterior, con las aristas hexagonales muy marcadas. El faldón inferior dispone dos generosas entradas de aire que ensanchan más si cabe la parte delantera del A1. Bajo el capó encontramos unas pequeñas aperturas que son herencia del famoso Audi Quattro y que también encontramos en el super deportivo Audi R8.

La linea de media cintura está muy marcada a lo largo de toda la carrocería y las llantas de 18” son el perfecto calzado para este Audi, mientras que la zaga es la definición perfecta de un deportivo, en el que destaca el difusor trasero con una doble salida de escape, si, si, doble salida y no es falsa!.

Si por fuera nos ha convencido su evolución, por dentro la tónica es idéntica. El diseño es muy personal pero Audi consigue, con su sencillez, encajar con un gran porcentaje de usuarios. En su habitáculo no hay nada que capte rápidamente la atención pero la sensación es que todo está en su lugar, empezando por la pantalla de infotaintment. Lo cierto es que la calidad percibida en esta nueva generación de A1 es mejor que en la anterior, aunque hay pequeños detalles que podrían mejorarse, pero esto encarecería mucho más todavía a este modelo. Hablamos de algunos plásticos en las puertas o en la parte baja del salpicadero que para nada cazan con el resto de elementos que podemos encontrar en el habitáculo.

Ahora bien, la tecnología es uno de sus puntos fuertes, y el ‘upgrade’ en cuanto a equipamiento tecnológico es palpable, empezando por la incorporación del Audi Virtual Cockpit, compuesto por una pantalla personalizable de 12.3 pulgadas. La pantalla central es de 10,1 pulgadas y ambas tienen una calidad superior y un uso de lo más intuitivo, lo que facilita muchísimo su manejo. Quizás hayan elementos que ya podrían mejorarse en lo que a grafías se refiere, pero son las mismas que podemos encontrar en toda la gama Audi, por lo que tendremos que esperar a que haya una actualización a nivel global.

La posición de conducción es agradable, con el centro de gravedad bastante bajo y un mullido de asientos pensado para el día a día, aunque estos sean de corte deportivo, lo que se traduce en que recogen el cuerpo a la perfección, sobre todo para los apoyos laterales.

En cuanto a las plazas traseras. Este A1 Sportback ha aumentado su distancia entre ejes en 9,4 centímetros  así que es más espacioso. Al colocar la banqueta delantera en la posición de conducción de un adulto medio (1,80 metros) el espacio para las piernas es suficiente, pero la caída del techo penaliza un poco a las personas altas en esta parte del coche. El acceso al maletero es fácil y de buena altura, su capacidad es de 335 litros o lo que es lo mismo, tiene tan solo 5 litros menos que su hermano mayor el A3.

Bajó el capó delantero encontramos al alma que anima a este GTI, un motor de gasolina de 2.0 litros TFSI de 4 cilindros que desarrolla una potencia de 207CV y 320 Nm de par motor, asociado a una caja de cambios automática S tronic de doble embrague y siete velocidades que transmiten la potencia únicamente al tren delantero.

Este propulsor permite acelerar de 0 a 100 km/h en tan solo 6,5 segundos mientras que es capaz de lanzarse hasta los 245 km/h de velocidad punta.

Hace unos meses tuvimos la ocasión de poner a prueba al Audi A1 Sportback 30 TFSI, versión con motor de gasolina y de 116CV, de la que advertimos que no era de talante deportivo, aunque si tenía connotaciones que le permitían ir rápido en zonas reviradas. Esta versión, la de 207CV es un mísil, además de que su puesta a punto específica entre chasis y amortiguación lo convierten en una tabla de planchar, cómoda, pero de aquellas que te hacen castañear los dientes en los baches, sobre todo con el modo Dynamic activado, el más deportivo de todos.

Es un coche ratonero, con un tren delantero nervioso, pero al que cuando te acostumbras si lo sabes meter bien en las curvas, es fácil sacarlo. La dirección no es todo lo dura y precisa que nos hubiera gustado, pero es fácil apuntar a la entrada de las curvas por muy entrelazadas que sean. El motor, hace gala de tener un amplio régimen de uso y sus 320 Nm de par están ahí en todo momento. Lástima que el cambio a veces te juegue alguna mala pasada, quedando en blanco mientras piensa que es lo que quieres hacer o cuál es tu próxima intención.

En cambio, la frenada es muy buena, su equipo está pensado para uso deportivo, por lo que la mordida es bastante buena, y resultaron ser bastante infatigables durante nuestra prueba.

El Audi A1 Sportback lo tiene todo, un diseño evocador, espacio, tecnología, un buen equipamiento y en esta versión un motor con el que te puedes divertir y mucho, pero el precio a pagar por esto es a nuestro entender un poco desmedido, teniendo en cuenta que se acerca peligrosamente al de algún que otro hothatch con algún que otro CV más de potencia y algo más grande.

Ahora bien, es un coche para uso diario, ideal para la ciudad y preciso si quieres hacer carreteras de curvas, ya que la diversión la tienes asegurada. Además es bastante cómodo para realizar trayectos largos y espacioso para cuatro ocupantes.

Agradecimientos

  • Audi España

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here