Compartir

Un año más, y gracias a la cortesía del Concesionario Oficial Bentley Barcelona, el pasado fin de semana tuvimos la ocasión de compartir junto al equipo Bentley M-Sport, la final de las Blancpain GT Endurance Cup que se celebró dentro del marco del Festival de la Velocidad en el Circuito de Barcelona-Catalunya.

Nuestra aventura dio comienzo el pasado viernes, cuando junto a Andy Soucek y Emilio de Villota, compartimos una emotiva comida en la que todos recordamos a María de Villota y a su legado, el Legado de María de Villota, del que el piloto de Bentley Andy Soucek este año ha sido embajador, consiguiendo atraer el interés de los organizadores del Festival de la Velocidad, para que este, llevara su nombre en la última carrera de la temporada.

Emilio, padre de María, nos dio todo lujo de detalles del Legado, y en cierta manera como el dice, nos dio el testigo, pues según él, “todos somos ahora parte de ese movimiento”, en el que tan solo hace falta una sonrisa, para ser partícipe de algo tan grande.

El Legado de María de Villota, no es una fundación ni una ONG, sino un movimiento creado por María, para dar apoyo a diversos comedores y casas de acogida en favor siempre de aquellas persona desfavorecidas y que carecen de recursos. Desde el año 2012, y junto a la Fundación Ana Carolina Díez Mahou, todos los beneficios obtenidos por todas aquellas acciones llevadas a cabo por el Legado, se convierten en tratamientos para niños con enfermedades neuromusculares mitocondriales genéticas, así como en ayuda para sus familias.

Gracias a todo un fin de semana en el que la competición ha sido la protagonista en el Circuit de Barcelona-Catalunya y las acciones llevadas a cabo por Andy Soucek, así como por las personas que han pasado por el pisbox del Legado María de Villota que se han interesado por esta causa, por la propia familia, por los miembros de la Fundación Ana Carolina y por la Escudería Targa Iberia, se ha conseguido que se puedan financiar alrededor de 2.000 tratamientos para los niños que sufren esta enfermedad.

El domingo, clientes, amigos y miembros del Concesionario Bentley Barcelona, nos dimos cita en el pisbox del equipo Bentley M-Sport para dar soporte a los 6 pilotos que disputarían la carrera de resistencia de 3 horas de duración que daría comienzo a las 15 horas.

En las pruebas clasificatorias, el Bentley GT3 conducido por Andy Soucek conseguía situarse en la décimo quinta posición, mientras que sus compañeros con el Bentley GT3 107 lo hacían en la décimo segunda.

Los clientes de Bentley, en el intervalo de la clasificatoria y hasta la carrera, pudieron charlar con los pilotos, así como visitar los boxes del equipo, donde recibieron las pertinentes explicaciones de cómo funciona todo en el mundo de la competición. Allí, además, pudieron contemplar de cerca a los Bentley Continental GT3 que poco tienen que ver cómo se puede apreciar en las fotos a los Continental GT de calle. En exclusiva, tuvieron a su disposición también a una de las primeras unidades del nuevo Bentley Flying Spur que ha llegado a nuestro país que estuvo expuesta en el Motor Home de Bentley.

Llegó la hora de la verdad, y a las 14,30 horas se conformaba la parrilla, donde junto a los pilotos y todo el equipo de M-Sport, clientes y amigos pudimos ver lo que se cuece minutos antes de una carrera. Nervios, tensión, estrategias, así como concentración total por parte de todo el equipo es lo que aflora. Sin más preludios a las 15 horas, todos los motores empezaron a rugir, y se dio la salida, que en este tipo de carreras dado que hay 48 coches en pista se hace de forma lanzada.

En la primera vuelta un accidente múltiple ocasionó que el safety car tuviera que hacer su entrada en escena e hiciera un recorrido que duró 38 minutos, en los que nos podemos llegar a imaginar lo que llegaron a soportar los pilotos, con una temperatura en la pista de casi 28 grados. Tras volverse a lanzar la carrera, los Bentley números 107 y 108 retomaban posiciones e iban escalando posiciones, gracias a la pericia de los pilotos del equipo Bentley M-Sport. Tras varías banderas amarillas y otra aparición del Safety Car, los de Bentley encontraron una tercera posición que consiguieron al final de una carrera que tras tres duras horas dio por finalizada a las 18 horas.

Los pilotos Pepper, Gounon y Kane, subieron al podio en una tercera y muy merecida posición, que celebraron por todo lo alto junto al resto de miembros del equipo.

Escrito por, Miguel Angel Solá

Agradecimientos