Compartir

Parece que en Audi saben muy bien como acercar a sus clientes a los deportivos, y la apuesta es muy clara, haciendo versiones Sportback que proceden de las versiones coupé. Si, además, esto lo llevan a cabo en las versiones RS, como es en el caso del RS5, sería como poder apostar en la ruleta simultáneamente a los colores rojo y negro, donde el premio estaría siempre asegurado.  

Si buscas deportivos, es evidente que hay muchos, pero ¿hay tantos que ofrezcan la perfecta combinación del RS5 Sportback entre polivalencia, uso diario y prestaciones? Su competencia directa la encontramos con el BMW M3 que ofrece 367CV o el Mercedes AMG C63 Berlina que cuenta con 476CV, siendo estos dos sus rivales a batir y con los que compite no solo en potencia sino en precio y segmento.

Destacar también que el Audi RS5 Sportback se presento dentro del marco del 25 aniversario de los modelos RS de Audi, donde hemos visto como la nueva etapa de Audi Sport ha mejorado más si cabe el valor de los últimos lanzamientos de aquellos modelos más deportivos.

Hace tan solo unos días que Audi ha lanzado un pequeño face lifting de las dos versiones RS5, que no solamente aportan pequeños cambios estéticos en el exterior, además de dos colores más que se unen a la actual gama como el Rojo Tango o el Azul Turbo, sino que aportan ahora en el interior cambios tecnológicos, como una nueva pantalla de 10,1” que forma parte del sistema de infotaiment MMI Navegación Plus, así como nuevas grafías para el Audi Virtual Cockpit y dos modos de conducción personalizables denominados RS1 y RS2, lo que hacen pensar que este modelo está en constante evolución para ser la berlina deportiva por excelencia.

Silueta escultural, deportiva y familiar

Su diseño no pasa desapercibido siendo el frontal la parte que más carácter muestra, donde destacan unos faros más afilados que le dan una mirada desafiante a esta parte. Las pequeñas entradas de aire en los laterales de los faros son un guiño al Audi Sport quattro de 1984, siendo uno de los guiños a la deportividad y las competiciones en las que los de Ingolstad han estado presente a lo largo de los años.

En la vista lateral, destacan ahora las dos puertas que carecen de marco en las ventanillas a la moda de los coupés, así como los pasos de rueda sobredimensionados en 40mm para dar cabida a unas generosas llantas de 20” calzadas con unos neumáticos en medida 275/30/20 y a los frenos carbocerámicos, opcionales en esta unidad de pruebas. En la zaga, lo más llamativo son las dobles salidas ovaladas de escape ubicadas en el difusor, así como el pequeño alerón de carbono integrado en la tapa del maletero.

El Audi RS 5 Sportback mide 4.783 mm de longitud, 1.866 mm de ancho y 1.399 mm de altura, o lo que es lo mismo, es 60mm más largo que un RS5 Coupé, 27 mm más alto,  siendo la anchura la única medida que se respeta, pues la batalla crece hasta los 2.826 mm frente a los 2.766mm, lo que se traduce en una mayor habitabilidad de las plazas traseras así como en un aumento del volumen del maletero de 55 litros, siendo ahora su capacidad de 465 litros.

El color Rojo Misano, en combinación con los diferentes elementos en fibra de carbono que encontramos en el splitter frontal, los retrovisores, las taloneras de las puertas, el pequeño alerón del maletero y el difusor trasero, le dan a todo el conjunto ese aire al que Audi quiere dotar a sus versiones más deportivas. Estos elementos forman parte de lo que se denomina una Carbon Edition, que no solo luce el carbono a modo estético, sino que aligera el peso de todo el conjunto en hasta 80 kg en el caso de escoger también la opción del techo en el mismo material.

Un habitáculo premium con elementos exclusivos

El cockpit del RS5 Sportback, es un compendio entre la elegancia y la deportividad, donde destaca también el uso de la fibra de carbono, así como los tapizados en alcántara del volante deportivo, los laterales de las puertas, el pomo del cambio y el techo, en combinación con la piel de los asientos que cuenta con un contraste de costuras en color rojo y unos bordados que similares a la parrilla delantera. Estos asientos presentan una sujeción muy correcta, pues se adaptan al cuerpo como un guante a una mano gracias a sus numerosos reglajes.

El cuadro de mandos está representado por el Audi Virtual Cockpit, del que ya os hemos hablado en otras muchas ocasiones, por lo que solo destacaremos que en el RS5 dispone de elementos como un indicador de la presión de los neumáticos y su temperatura, así como un indicador de fuerzas G y cronómetro por si decides hacer tandas en circuito.

Ahora, el acceso a las plazas traseras es mucho menos tedioso que en la versión coupé. El aumento de batalla de 6 cm es más que apreciable en esta zona del coche, donde ahora, tienes más sitio con respecto a los respaldos de los asientos delanteros, a la par, que la plaza central resulta un tanto menos incómoda.

Su precio de salida es de 103.000€ ofreciendo claro está un equipamiento de serie que roza la obscenidad por la cantidad de elementos que podemos encontrar, como el paquete Dynamic (9.415€), el paquete RS (2.395€), los discos carbocerámicos (7.910€) o el paquete carbono brillante que añade unos generosos 6.000€ a la cuenta. Además de todo esto, nuestra unidad de pruebas estaba equipada con los cristales traseros oscurecidos, inserciones de carbono RS Audi Exclusive, Equipo de sonido Bang & Olufsen 3D, color Rojo Misano Perla, tapa del motor de carbono o el Head-up Display, entre otros elementos.

Mecánica infalible per discreta

Bajo el capó delantero encontramos el corazón que se simbiotiza a la perfección con un alma deportiva, un bloque V6 TFSI de 2,9 litros que rinde una potencia de 450 cv y un par motor de 600 Nm disponible desde tan solo 1.900 y hasta 5.000 rpm, lo que se convierte en motor elástico que ofrece una capacidad de aceleración capaz de mover a un conjunto que pesa (…) kg de 0 a 100 km /h en tan solo 3,9 segundos, cifra a la que muchos deportivos biplaza y con más potencia les gustaría ofrecer. Aunque la cifra que verdaderamente “asusta”, por así decirlo, es la recuperación de 80 a 120 km/h de tan solo 2,7 segundos.

La velocidad punta como en todos los RS de Audi está limitada hasta los 250 km/h, eso sí, invirtiendo un poco más, y equipando el paquete Dynamic, puedes aumentar esta velocidad hasta unos generosos 280 km/h, aunque la verdadera capacidad o meta de este deportivo, no reside en el ser una de las berlinas más rápidas del mercado, sino en ser una berlina que ofrezca sensaciones, y os aseguramos, que este cometido lo cumple y con creces.

Este propulsor está asociado a la nueva caja de cambios de convertidor de par de 8 relaciones, que fue sustituida en la actual generación de los A5, renovando así al antiguo cambio s-tronic de 7 velocidades, para dar paso a unas transiciones entre marchas más rápidas, siendo además más eficiente, eso sí, sin perder esa explosividad que ofrecen este tipo de cambios en conducción deportiva, permitiéndote sacar mayor rendimiento al potente motor V6.

En lo que a consumos se refiere, la marca ha conseguido homologar un mixto de 9,1 litros a los 100 km, cifra a la que solamente en autopista y a velocidad de crucero te podrás acercar, pues si decides pasar de conducir a pilotar a este RS5 Sportback, fácilmente puedes ver como se duplica el consumo en el ordenador de a bordo.

Efectividad y comportamiento dinámico

Tras haber probado la versión coupé del RS5, y la Sportback, os podríamos decir que es casi inapreciable la diferencia de conducción entre una versión y otra, teniendo en cuenta el aumento de 6cm de tamaño en esta versión Sportback, así como el aumento en peso de 65 kg. Si al elevado paso por curva que ofrece el RS5, le sumamos la facilidad que tiene para para pasar de una curva a otra gracias a su par motor, es entonces cuando puedes darte cuenta de que vayas por donde vayas, estas conduciendo realmente rápido. La dirección no está a la altura de lo esperado ya que aun siendo dinámica y con una puesta a punto específica no transmite lo que debería.

El RS5 Sportback equipa el sistema de suspensión deportiva adaptativa RS Dynamic Ride Control, lo que significa que este se modifica al unísono con el Audi Drive Select, ofreciendo un tarado menos duro en la posición Confort y uno más duro en la posición Dynamic, que te hace castañear los dientes en cada uno de los baches que te encuentres por el camino. Ahora bien, en la posición Confort te hace pensar, salvo por el sonido del motor V6, que vas a bordo de una berlina convencional. La perfecta combinación de este elemento con un chasis que brilla por su dinámica hace un conjunto perfecto para disfrutar de cada metro que recorres en carretera con este coche, con el que os aseguramos que es difícil contenerse, pues incita a ir rápido y a sacar a relucir sus siglas en cada una de las curvas que puedas encontrarte en tu camino.

Las curvas ratoneras no son un impedimento para colocar esos casi 5 metros de envergadura, gracias también al sistema de tracción integral quattro, así como al diferencial trasero que además incorpora el control vectorial de par, capaz de enviar hasta el 85% de la fuerza al eje trasero en función de la demanda de tracción, por lo que básicamente tenemos casi casi a un tracción trasera que permite pequeños deslizamientos controlados que facilitan la entrada y salida de las curvas.

Los frenos carbocerámicos de nuestra unidad de pruebas son un opcional caro, pero que merecería la pena pagar, pues son totalmente infatigables además de ofrecer una frenadas contundentes. La verdad es que saber que cuando hundes el pedal del freno de forma continuada, tras conducir varios kilómetros por una carretera de montaña y ver que el coche se detiene en la forma que tú quieres y cuando tú quieres es algo que no tiene precio, además de ser otro elemento que garantizan la seguridad de sus ocupantes.

Nuestra valoración

Sinceramente, ahora mismo, nos costaría mucho decidir si nos quedaríamos con un RS5 Coupé, bien, optaríamos por la versión Sportback, no solo por una cuestión de comodidad, sobre todo si asiduamente viajas acompañado, sino por el diseño lateral, con las cuatro puertas, que nos ha resultado mucho más atractivo que el de la versión coupé.

Hay que destacar que con respecto a la anterior generación el RS5, ha mejorado mucho, pues ahora se presenta como un coche más dinámico y enérgico, aunque para ello haya tenido que perder su sello de identidad más preciado, el sonido de un motor V8 atmosférico en aras del “mitigado” sonido de un motor V6 más potente pero también más eficiente.

Escrito por, Miguel Angel Solá

Agradecimientos

  • Audi España
  • Fotografías: Cristóbal Arjona