Compartir

El Audi SQ2 es uno de los célebres miembros del club de los crossover compactos de los 300CV, donde ya hemos podido probar al CUPRA Ateca, al BMW X2 M35i y en el que pronto veremos también al Volkswagen T-Roc R.

El segmento al que pertenece, como ya venimos anunciando desde hace mucho tiempo, está muy de moda, es por ello por lo que todas las marcas que se precien están haciendo versiones “vitaminadas” de algunos de sus modelos, y en el caso de Audi, no podía ser menos, más todavía  cuando a dos de sus rivales más directos los tiene en su propia casa. Este nuevo segmento está convirtiéndose en una clara alternativa a los compactos o a los actuales hot Hatch, siendo por ejemplo el rival más cercano del SQ2 el Audi S3, por lo que los de Ingolstad no han querido la oportunidad de estar latentes, y lo hacen con una apuesta muy atractiva y como no, dinámica.

Apuesta de diseño atractiva y resolutiva

Con unas medidas de compacto, alcanza los 4,21 metros de longitud, una anchura de 1,80 metros y una altura de 1,52 metros, cotas que sin duda benefician el comportamiento en carretera. La batalla es de 2.59 metros, lo que facilita que, de cabida a 5 ocupantes, que además podrán gozar de un maletero con una capacidad de 355 litros y hasta los 1.000 litros si abatimos los respaldos de los asientos traseros.  

En lo que a su diseño se refiere, hay pocos detalles que lo lleguen a diferenciar de un Q2 convencional equipado con el paquete s line, modelo que como base ya ofrece una imagen deportiva que en este caso se ve ensalzada por algunos elementos que forman parte de un equipamiento opcional para denominado Paquete exterior SQ2.

En el frontal destaca la parrilla singleframe con el marco en color negro y el logo SQ2 en su interior, a la vez que las generosas entradas de aire del paragolpes. En el lateral, las taloneras de las puertas con el logo quattro impreso, ya dan habida cuenta de que estamos ante una versión no convencional de un Q2. Las llantas de 19” calzadas con unos neumáticos en medidas 235/35/19 son de serie, mientras que las pinzas de freno pintadas en color rojo son opcionales. En la zaga, vemos un alerón que culmina el techo, así como un difusor que da cabida a las dobles salidas de los escapes pintadas en color negro brillante típicas de los modelos S de la marca.

El Audi SQ2 está disponible desde los 54.680€ en el configurador de la marca, y cuenta con un equipamiento de serie muy completo, al que si le añadimos los diferentes elementos de nuestra unidad de pruebas el precio incrementa la factura hasta unos generosos 67.395€. En el siguiente enlace, podéis ver todo el equipamiento de serie y opcional de nuestra unidad de pruebas.

ACCEDE A LA CONFIGURACIÓN DE LA UNIDAD PROBADA

Interior sobrio, premium y deportivo

En el habitáculo encontramos la misma fórmula que en el exterior, es decir, pocos son los cambios de esta versión frente a Q2 convencional, salvo por los asientos de corte deportivo el volante y los logos con el emblema S que nos dan la bienvenida al abrir la puerta. Nuestra unidad de pruebas lucía el paquete de interior SQ2, que está formado por elementos como el Cuero Napa fina bicolor para los asientos, las inserciones interiores iluminadas, así como el anillo de las salidas de aire en un tono color rojo y las alfombrillas delanteras con bordado en forma de diamante. Si bien es cierto que estos detalles conformar un habitáculo premium, hay otros que desmerecen un poco, como los paneles laterales de las puertas o parte baja del salpicadero.

La posición de conducción que se adopta en el SQ2 es un tanto más alta que la de un Audi S3, lo que facilita la sensación de poderío al volante del conductor, además de facilitar la vista en el caso de no conducir por el asfalto, aunque, pocos sean los propietarios que se atrevan a adentrar a este coche en una pista offroad, a la vez que inspira seguridad. Los asientos de corte deportivos se adaptan muy bien al cuerpo sujetándolo con firmeza en los apoyos laterales.

Tras el volante deportivo, encontramos el Audi Virtual Cockpit representado en una pantalla de 12,3”, de serie en este coche, así como una pantalla de 8,3” situada en la consola central que no es táctil, siendo este uno de los elementos que encontramos la marca debería de actualizar ya en este modelo para estar a la altura de sus más directos rivales.

Las plazas traseras son algo justas, sobre todo para personas de más de 1,80 metros de altura. Aún estando configurado para tres pasajeros, el de en medio se verá perjudicado por el túnel de transmisión a la vez que por un asiento que no ofrece la misma comodidad que los otros dos.

Mecánica conocida

El motor que anima al SQ2, es un conocido dentro de la marca y del grupo Volkswagen, siendo el mismo que el de su hermano el S3. Hablamos del propulsor TFSI de 2.0 litros y cuatro cilindros que ofrece una potencia de 300CV y un par motor de 400 Nm entre las 2.000 y las 5.200 RPM, lo que le permiten que se lanze de 0 a 100 km/h en tan solo 4,8 segundos y hasta los 250 km/h. Este propulsor fabricado en Györ por los ingenieros de Audi pesa tan solo 150 kg, lo que aumenta la ligereza de todo el conjunto, así como la distribución del peso entre ejes, y se traduce claro está una compensación casi perfecta para rodar rápido con el SQ2.

Está asociado a una caja de cambios s Tronic de 7 velocidades, de la que ya os hemos hablado en numerosas ocasiones. Quizás sea perezosa al arrancar, pero una vez lo hace, los cambios son rápidos y precisos. Dispone de sistema Launch control, con el que es posible alcanzar las cifras antes mencionadas.

Como colofón del apartado mecánico, encontramos como no, al infalible sistema de tracción integral quattro, que garantiza en todo momento la tracción de los 300CV al asfalto, mediante un embrague multidisco controlado electrónicamente que es capaz de transferir hasta el 100% del par al eje trasero en el caso de que el tren delantero pierda agarre.

En marcha

El comportamiento del SQ 2, responde en gran parte a la electrónica, que gracias al Audi Drive Select que dispone de 5 modos de conducción permite modificar sustancialmente elementos como la dirección, la gestión del motor o la dureza de la amortiguación. Con el modo Efficiency activado, incluso disponemos de alcance por inercia, lo que ayuda ligeramente a reducir los consumos, que, dicho sea de paso, es difícil acercarse a los 7,2 litros que la marca homologa, salvo que lo hagas por conduciendo por autopista a velocidad de crucero, donde es fácil ver como el motor gira a unas cómodas 2.300 rpm en 7ª velocidad.

El sistema de amortiguación de esta versión ha sido revisado, e incluye unos muelles más duros, que además rebajan la altura al suelo en 20mm, lo que se traduce en una pequeña penalización para el confort, pero se compensa con el aplomo a la hora de trazar curva, donde los balanceos de la carrocería son prácticamente imperceptibles.

Todo cambia cuando activas el modo Dynamic, enseguida aprecias que todo el conjunto se vuelve más rígido y todo más directo como la dirección o el pedal del acelerador, a la vez que el motor emite un poco más de sonido, aunque no lo que nos hubiera gustado. El perfecto reparto de pesos del SQ2 unido a un chasis que lo engulle todo, hacen que sea un coche divertido de conducir que poco difiere al comportamiento que ofrece un compacto, aun dada su altura y volumen de la carrocería. En curvas ratoneras la transición que hace entre estas es prácticamente perfectas, gracias a la mecánica y a todos los elementos que os hemos comentado.

Por su parte el equipo de frenos compuesto por unos discos de 340 mm para el tren delantero y de 310 para el trasero cumplen con su cometido a la perfección ofreciendo unas frenadas contundentes y precisas, a la vez que infatigables.

Ahora mismo estamos juzgando al coche que ocupa nuestra prueba, pero en lo que a comportamiento dinámico se refiere, hay uno de los competidores que tiene que está por encima del Audi, y es el CUPRA Ateca. Aunque el SQ2 es muy dinámico, es muy neutro, es decir, es un coche fácil de conducir para cualquier persona que quiera ir rápido con él, pero no es sensacional, aunque si divertido. Quizás una versión RSQ2 estaría por encima en este apartado, pero parece que por el momento no la veremos.

Es difícil juzgar a todos los coches que probamos, pero esto es lo que los lectores esperáis de nuestras pruebas, que seamos lo más objetivos posible al escribirlas. El Audi SQ2 nos ha dejado un poco “descolocados”, pues esperábamos más de él, sobre todo en el apartado dinámico, donde como ya os hemos comentado su primo el CUPRA Ateca está por encima, más todavía si lo comparamos por una cuestión de precio. Aunque no sería justo, pero si acertado, decir que el Audi ofrece un empaque más premium, nosotros al menos no lo juzgaríamos por esto solamente sino por todo en conjunto.

Escrito por, Miguel Angel Solá

Agradecimientos

  • Audi España
  • Marina Hotel W
  • Fotografías: Cristóbal Arjona

NO NOS HA GUSTADO

  • Precio de las opciones
  • Consumo en conducción deportiva
  • Plásticos en las puertas y parte baja salpicadero
  • Pantalla MMI fija y con grafías anticuadas

 

NOS HA GUSTADO

  • Presencia deportiva
  • Equipamiento de serie
  • Polivalencia como coche diario
  • Motor y comportamiento dinámico

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here