Compartir
BMW X2 M 35i

El BMW X2 llegó al mercado en 2017, siento la alternativa “gamberra” al superventas de la marca, el BMW X1, con el que comparte plataforma, pero no diseño, pues el X2 se sitúa como una alternativa más deportiva, algo que su imagen se ha encargado de ensalzar, además de ser el precursor de un aire fresco en el diseño de los actuales modelos de la gama.

Ahora, con el X2 M35i, vemos como BMW apuesta como todos los grandes al segmento SUV, y como lo hace con versiones muy deportivas, y prueba de ello es que toda su gama X tiene una versión preparada por M Performance, quizás esto viene dado por el aumento de este tipo de modelos que ha crecido un 20% en este último año a nivel mundial, situando las ventas de los modelos M, en más de 120.000 unidades.

Una mecánica infalible

Antes de hablaros del diseño, y de sus elementos estéticos, vamos a hablar de lo que verdaderamente es importante en este coche, su motor. Bajo el capó delantero encontramos un propulsor de 4 cilindros en línea de 2 litros que desarrolla una potencia de 306 CV y 450 Nm de par, siendo este el primer motor de 4 cilindros preparado por M Performance, al que es evidente que le han sabido sacar mucho provecho.

La perfecta asociación con una caja de cambios Steptronic de 8 velocidades, que dispone de Launch Control también revisada y con una puesta a punto específica por M Performance, hacen que este X2 sea capaz de lanzarse de 0 a 100 km/h en tan solo 4,9 segundos, cifra a la que muchos SUV deportivos con muchos más caballaje les cuesta acercarse.

Para sacar provecho a este derroche de potencia y par motor, encontramos el sistema de tracción integral xDrive de BMW, con el que prima la tracción delantera para las arrancadas, pero que reparte la potencia en función de la demanda de cada eje, siendo el diferencial Deportivo M instalado en el eje delantero un elemento esencial e indispensable.

Otros elementos como la suspensión deportiva, que cuenta con una configuración de muelles y amortiguadores más rígidos que un X2 convencional, son otro de los pilares que convierten a este SUV en lo más parecido a un hot Hatch en lo que a comportamiento dinámico se refiere. Como opción encontramos también una suspensión adaptiva ajustable, que funciona con el BMW Select Drive, con el disponemos de tres modos conducción que ajustan el tacto de la dirección o la respuesta del motor y el cambio, a la vez que modifican los ajustes del control de tracción y estabilidad.

Los frenos también son específicos para esta versión M Performance, así que contamos con unos discos de 18” en el tren delantero y con unas pinzas M de 4 pistones pintadas en color azul oscuro.

Diseño exterior e interior propio de un M

Su estética es un fiel reflejo de su esencia M, así pues, encontramos elementos que provienen del paquete deportivo M y que además han sido magnificadas, como las entradas de aire del paragolpes delantero, para favorecer la refrigeración del motor. En la vista lateral destacan las llantas opcionales de 20” calzadas con unos neumáticos en medidas 255/35/20, que dejan entrever el sistema de frenado. Y en la zaga, podemos ver un alerón trasero que luce el anagrama M, así como un difusor que acoge las dos salidas de escape por el que brama un sonido bronco y metálico, al mas puro estilo de los ///M más potentes de la marca.

Si el exterior nos deja una estampa más deportiva en esta versión con respecto a un X2 convencional, el habitáculo es un compendio entre la deportividad y el diseño minimalista de BMW. En primer lugar, los asientos deportivos de esta versión (opcionales), ofrecen el mismo agarra que unos backets, y aunque su reglaje es manual fácil es encontrar una postura de conducción en ellos. Los umbrales de la puerta lucen el anagrama M35i, dándote la bienvenida y recordándote en todo momento que llevas entre manos.

El volante deportivo de 3 radios tiene un tamaño y grosor perfecto, que deja ver un cuadro de mandos con agujas, y esperemos que esto siga así durante al menos un tiempo, antes de dar paso a uno digital, pues estos cuadros son un herencia de la esencia de los BMW M de antaño.

La pantalla de la consola central táctil de 10,2” presenta la última generación del sistema BMW Connected Drive, así como de la aplicación BMW Connected, que permite la conexión con nuestros smartphones a través de Apple Car Play. Desde esta se maneja todo el sistema de infoentretenimiento, así como el sistema de navegación y el del audio.

El BMW X2 M35 i está disponible desde los 58.000€, con un equipamiento de serie muy completo, al que si le añadimos elementos como los paquetes Executive plus, la llantas de 20”, los asientos deportivos M, el Head-Up Display, calefacción para los asientos delanteros, sistema de telefonía con carga inalámbrica, Driving Assistant Plus, Navegación Plus, control de crucero con fusión de freno, Servicios Connected Drive o los faros LED con contenido ampliado, engrosamos su factura hasta unos generosos 68.250€.

El BMX X2 M35i ofrece una dinámica de conducción intachable

Hace unos meses probamos al BMW X2 sDrive 18d, y os podemos asegurar que nada tiene que ver ese coche dulce y suave con el que hoy ocupa nuestras líneas, que es asalvajado y gamberro. La puesta a punto por M Performance llevada a cabo en este X2, es la misma que podemos encontrar en uno de sus rivales, y con el que podríamos hacer la similitud, de que nada tiene que ver un Audi Q2, con un Audi SQ2, otro de los principales miembros del club de los 300CV que junto al CUPRA Ateca y el BMW X2 M 35i han pasado por nuestra redacción y nada tienen que ver con el modelo del que provienen.

Volviendo al X2 M35i, y a su comportamiento dinámico, todo en él está pensado para satisfacer a quien lo conduzca, o, mejor dicho, a quien lo pilote. Suspensión, chasis y mecánica han sido optimizados para dar una experiencia de conducción increíble que se traduce en unos pasos por curva, que te hacen pensar en todo momento lo que llevas entre manos, pues la efectividad que arroja este X2 es simplemente perfecta. Sin duda uno de los elementos indispensables y que juegan un papel determinante en este BMW es su diferencial deportivo M, encargado de corregir cualquier salida de trayectoria si entras pasado en al guna curva, enviando par a las ruedas traseras para corregir así la trazada y ofrecer junto al control vectorial de par una tracción precisa en todo momento.

La suspensión de serie M, ofrece un tarado cómodo para viajar, pero muy efectivo a la hora de abordar una carretera de montaña, dejando muy firme a todo el conjunto mientras vas haciendo transiciones de curva a curva sin apenas acusar movimientos en la carrocería.

El motor, con el modo Sport activado, dejar escuchar un sonido que brama por la doble salida de escape, que nada tiene que envidiar a sus hermanos mayores, los X3 o X4 M, sonido que empieza su melodía cuando pones el coche en marcha en frío y a ralentí deja un sonido semi eléctrico que es totalmente cautivador. Ahora bien, cuando lo estiras de marchas, y empiezas a jugar con las levas del cambio Steptronic, del que ya pocas cosas más os podemos decir, salvo que es uno de los mejores del mercado, la diversión está asegurada por doquier.

En resumen, os podemos decir, y como apuntábamos antes, que el BMW X2 M35i es uno de los mejores miembros del club de los 300CV, donde por una cuestión de modas, ahora mismo hay una tremenda competencia, entre la que nosotros ya hemos destacado a dos rivales, ahora bien, ¿ocuparía el X2 M35i la primera plaza con esos tres?, pues amigos, la respuesta nos la tenéis que decir vosotros, así que podéis leer las tres pruebas que encontrareis en nuestra web y decidir, porque nosotros no somos capaces de hacerlo.

Este pequeño SUV es la alternativa perfecta si lo que buscas es un coche de estas características, con capacidad para 5 ocupantes, con un maletero generoso y que, además, te permite hacer gamberradas al volante. Si estabas pensando en comprarte un BMW X1, pero quieres algo más con chispa, esta es tu mejor opción, así que no lo pienses más.

Escrito por, Miguel Angel Solá

Agradecimientos

  • BMW España
  • Fotografías: Miguel Angel Solá