Compartir

Que los SUV están de moda es algo que todos sabemos y que las marcas, para no perder público han demostrado que además pueden ser deportivos, es algo que BMW ha sabido plasmar con la gama M dentro de este segmento, dónde en su inventario podemos encontrar a los X3 M, X4 M, X5 M y el X6 M.

En nuestra prueba hoy tenemos como invitado especial al X3 M Competition, un SAV (Sports Agility Vehicle) que recibe estas siglas por lo dinámico y enérgico que puede llegar a ser, o mejor dicho, que es.

Entre sus más directos rivales, encontramos al Maserati Grecale Trofeo, el Alfa Romeo Stelvio Quadrifoglio o a los Mercedes AMG GLC 43 o 63 S 4MATIC+, rivales que no solo compiten en el apartado mecánico sino también en precio.

EMPAQUE Y DISEÑO M

Para su diseño, ha sido M Performance quien ha hecho una clara aportación con el fin de que este X3 M Competition destaque por encima de un X3 que luzca el pack M convencional. De esta forma encontramos un kit aerodinámico en el que destacan los riñones en color negro, así como un faldón sobredimensionado, las taloneras de las puertas y un difusor en la zaga encargado de alojar las dobles salidas de los escapes que lucen un color negro brillante, .Para calzar a este deportivo BMW recurre a unas preciosas llantas de 21” que equipaba nuestra unidad de pruebas con unos neumáticos Michelin Pilot Sport 4 S en medida 255/40/21 para el tren delantero y 265/40/21 para el trasero que dejan ver el potente equipo de frenos firmado por ///M también.

Este BMW mantiene las medidas de su predecesor, con una talla de 4.72 metros de largo,1.90 metros de ancho y una altura de 1.67 metros con una distancia entre ejes de 2.864 milímetros. Y unos anchos de vía delantero y trasero que alcanzan los 1.617 y 1.602 milímetros, respectivamente

Bajo su capó delantero encontramos al alma que anima a la fiesta, que no es menos que el propulsor que utilizan sus hermanos el M3 y el M4. Hablamos de un motor de 6 cilindros en línea de 3.0 litros con tecnología BMW Twin Power Turbo que desarrolla una potencia de 510Cv y un par motor de 650 Nm entre las 2.750 y las 5.500 rpm. Con estas cifras es capaz de lanzarse hasta los 250 km/h o hasta los 285 con el paquete opcional M Driver’s Package.

Para que hagáis una idea de lo rápido que es este X3 M Competition os diremos que acelera de 0 a 100 km/h en tan solo 3,7 segundos, o lo que es lo mismo, es una décima más lento que el BMW M4 Competition, teniendo en cuenta que pesa alrededor de 400 kg más. Otra cifra importante es que precisa de 13,3 segundos para lanzarse hasta los 200 km/h, siendo una décima más lento que el X6 M, que desarrolla 625CV. Así que podeis imaginar que este coche ha sido concebido para los amantes de los ///M de BMW y que no renuncia por el hecho de ser un SUV o un SAV a la dinámica que los BMW con el apellido ///M nos tienen tan bien acostumbrados.

En lo que a consumos se refiere, la marca homologa 10,8 l/100 km de media WLTP, que distan un poco de los más o menos 15 litros que podrás obtener en conducción real si te acercas a la urbe, mientras que en autopista o carretera a velocidad legal obtendrás cifras de entorno a los 10 litros, ahora bien, si le pisas, esta cifra puede duplicarse con una facilidad extrema.

Interior premium pero con una dotación deportiva

El habitáculo es un compendio entre la elegancia y la deportividad, donde destacan sin duda los asientos deportivos que son casi unos backets, tapizados en piel y con un anagrama retroiluminado que nos da la bienvenida al abrir las puertas y de paso, nos recuerda que llevaremos entre manos. La posición de conducción es totalmente deportiva, ya que vas literalmente encastrado en el cockpit, lo que en un SUV es difícil de encontrar, pues normalmente vas con la mirada por encima del capó para ver que sucede delante.

Piel en combinación con el carbono, esto es lo que ofrece nuestra unidad de pruebas. El volante está envuelto en este agradable material, y como siempre diremos tiene un diámetro y grosor perfectos. En él, encontramos sendos botones para de manera inmediata acceder a los modos de conducción M1 y M2, que son totalmente personalizables, desde la pantalla táctil.

La consola central está cubierta por carbono, material que encontramos también en parte del salpicadero, mientras que los laterales de las puertas lucen un acolchado de piel. Junto al selector del cambio encontramos diversos botones, entre ellos el M Mode que nos permiten configurar los modos de conducción de forma individual, así como el mando iDrive para controlar el sistema de infoentretenimiento o el botón para activar el control de descenso, algo útil para conducción offroad.

El cuadro de mandos digitalizado es la última versión del BMW Live Cockpit Professional ajustado para este modelo de forma específica que junto al Head-Up Display ofrecen la información necesaria para controlar a esta bestia. La pantalla de 12,3” táctil situada en la parte de la consola central controla el infotaiment del X3 M, siendo compatible con el sistema Apple Car Play y Android Auto, además de tener conectividad a internet y a los servicios Connected Drive de BMW.

Desde aquí, también disponemos de unos gráficos que nos muestran en todo momento la potencia del coche, así como el par motor que estamos y utilizando y dispone de selector de modos de conducción, desde donde es posible personalizar los modos M1 y M2 de forma individual, además de escoger entre tres modos de conducción, Road, Sport o TRACK, siendo este último para utilizar básicamente en circuito porque deja al descubierto cualquier ayuda electrónica capaz de domar todo su potencial. De hecho, para activar este modo lo ideal es hacerlo con el coche parado, ya que debes de confirmarlo dos veces antes de activarlo, vamos, por aquello de no hacerlo por error.

La parte trasera del BMW X3M, está configurada para dar cabida a tres ocupantes, claro está, que el de la plaza central no irá sentado tan cómodo como el de los laterales, pues esta plaza además de ser un poco más dura que las otras dos, encuentra a sus pies el enorme túnel de transmisión. Personalmente creo que un SUV de estas características, debería dar la opción egoísta de que en la trasera se pudiera optar por una configuración de dos asientos individuales, como los delanteros. El maletero por su parte dispone de 550 litros de capacidad que pueden ser ampliados hasta los 1.500 litros abatiendo los asientos traseros.

Nuestra unidad de prensa, disponía de básicamente casi todo los elementos opcionales con los que se puede equipar a este BMW X3 M Competition, entre los que cabe destacar, las llantas de 21”, color exterior M Marina Bay Blue Metallic, tapizado de los asientos en combinación cuero Merino con Alcántara, Molduras interiores M de fibra de carbono, paquete M Driver, Paquete M Competition, BMW Display Key, Control por gestos, techo de cristal panorámico o el sistema Driving Assistant Professional que incrementan su precio hasta unos generosos incrementan la factura hasta los casi 147.000€.

RENDIMIENTO MECÁNICO Y DINÁMICO

Para que un SUV sea un verdadero deportivo y ofrezca un comportamiento como tal, no solo es cuestión de dotarlo de un motor potente, sino que se precisan otros elementos para garantizar que la dinámica de conducción acompañe. En este caso, encontramos un cambio deportivo Steptronic de 8 relaciones que a través del sistema Drivelogic permite modificar la velocidad de los cambios, así como un el sistema de tracción integral xDrive que han sido optimizados para garantizar en todo momento que ambos elementos, unidos a una puesta a punto específica del chasis sean capaces de soportar no solo las aceleraciones sino también la entrega de la potencia al asfalto, es por ello que el sistema de tracción prima un mayor reparto de par al tren trasero para que el comportamiento de este X3 sea prácticamente igual al de un tracción trasera, lo que en conducción deportiva se traduce en que con el modo Sport + seleccionado, el control de tracción que se vuelve más permisivo, permite dibujar unas pequeñas trazadas antes de entrar en las curvas para colocar el coche y ya puestos, si insistes un poco con el acelerador, a la salida de estas.

Por sacar alguna pega, es el equipo de frenos con discos de acero de esta unidad el que no estaba a la altura de todo el conjunto, algo que suele pasar en los SUV deportivos, demasiado lastre para tanta velocidad, y claro, al final hay que pararlos, así que el mejor de los aliados y si está en la larga lista de opcionales son los frenos carbocerámicos.

Cuando te pones al volante de un BMW, al que como en este caso, la letra ///M está de por medio, te esperas lo mejor y os podemos asegurar que el comportamiento dinámico de este SUV es impresionante, ofreciendo un paso por curva excepcional y sin apenas titubear gracias a su esquema de suspensiones y chasis. Eso si, incluso en el modo Comfort, resulta un tanto “incómodo” a veces, por el rebote que las suspensiones ofrecen según el asfalto por el que circules, pero por ende, a la hora de someterlo a carreteras reviradas es un kart.

El motor tiene un empuje descomunal, sus 650 Nm de par, están disponibles básicamente durante todo el régimen de giro y eso se nota, sobre todo cuando demandas potencia, bien sea para correr o para hacer alguna maniobra como por ejemplo un adelantamiento. Pero tan deportivo es como familiar, ya que como cualquier otro X3 de la casa, es un coche cómodo para devorar kilómetros, algo que además podrás hacer en familia y con mucho espacio para todo el mundo y sobre todo con un maletero que ofrece muchísima capacidad.

En este medio somos unos enamorados de los coches familiares, es algo que a gritos, ya henos manifestado en muchas ocasiones, pero además es que los SUV de corte deportivo nos encantan. De hecho, y como anécdota, os puedo decir que siempre que acudimos a alguna de las BMW M Drive Experience, cuando mejor nos lo pasamos es cuando pilotamos alguno de estos SUV.

Todos sabemos que la decisión de comprarte un M3, sería muy clara, pero ¿que pasa cuando sabes que tienes una alternativa con una carrocería más familiar y con espacio como es el caso del X3 M Competition?. La respuesta, solo la tienes tu.

Escrito por, Miguel Angel Solá

Agradecimientos

  • BMW España
  • Fotografías: Daniel Cudié
  • Juve y Camps

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here