Compartir

Lo que más nos gusta de nuestro trabajo es la posibilidad que tenemos de acceder a llevar a cabo pruebas que son un tanto “especiales”, como la última que hicimos en el Autòdrom de Terramar, el mítico circuito oval situado en Sitges.   

Juntar un Ford Mustang Saleen 281 Supercharged, Mustang Bullitt y un camión Ford F-MAX, son cosas que puedes hacer gracias a la colaboración inestimables amigos como lo son Ford Trucks Spain, que nos dejó para esta ocasión a su tractora más emblemática, así como por David Escoda que aportó el Saleen o “Lord Blasco”, quien nos trajo el Bullitt.

En total, ese día juntamos a tres bestias que sumaban la cifra de casi 1.500CV, repartidos en dos conceptos similares, pero de épocas diferentes, en el caso del Saleen y el Bullitt y de una mastodóntica pero no menos divertida con la tractora F-MAX.

Ford Mustang Saleen S81

La unidad que tuvimos entre manos del Ford Mustang Saleen 281 Supercharged se corresponde al ser una edición limitada la 1117 que data del año 2006, y forma parte de una de las preparaciones del especialista Saleen sobre la quinta generación del Ford Mustang que fue presentada en 2004, cuyo diseño de estética retrofuturista, tal y como Ford lo definió, recordaba a la línea de los Mustang Fastback de mediados de los 60.

A finales de los 90, y aprovechando la inspiración retro, Ford presentaba a una nueva generación del Mustang, que tomaba como base estética a la primera generación del deportivo que mas ventas suma en el mundo, y que inauguró el segmento de los pony car en los sesenta. Tal fue el éxito que sus rivales más directos, el Camaro y el Dodge Challenger fueron lanzados también con estética y diseño de sus modelos de antaño.

Con esa generación llegó el Mustang GT cuya variante mecánica era un motor V8 de 4,6 litros con 3 válvulas por cilindro que rendía originalmente 306 CV, fabricado en aluminio. Para la transmisión, se recurrió a las cajas de cambios Treme, que podían ser automáticas o manuales como el modelo que hoy ocupa nuestras líneas.

Fue en 1983 cuando Steve Saleen, fundó Saleen automotive, una empresa dedicada a preparar kits de potenciación y personalización para deportivos típicamente americanos, como el Mustang o el Chevy Camaro.

Los Mustang 281 estuvieron disponibles en el catálogo de Saleen Automotive desde 1996 hasta 2009, para la cuarta y quina generación, de las que se hicieron varias versiones, entre ellas el S281 Supercharged y el S281 Extreme, que fueron las versiones más potentes, gracias al uso de un supercargador que aumenta la potencia inicial de 335 CV hasta los 440CV y los 550CV respectivamente.

Los modelos Saleen, disponen de diversos elementos estéticos identificativos de esta versión, como el indispensable emblema de la marca en el parabrisas delantero a modo de parasol, así como por un retoque de la carrocería en la que se añade “musculatura” a todo el conjunto, así como una nueva parrilla que acoge unos faros auxiliares, un alerón en la parte trasera y un paragolpes que lleva grabada la inscripción de este exclusivo modelo.

En el interior encontramos pocos lujos, más bien todo se reduce a los impresionantes asientos tapizados en piel negra que lucen el anagrama Saleen. El volante de tres radios dispone un tamaño y grosor perfectos y tras él, encontramos un cuadro analógico, como no podía ser de otra manera, que separa dos esferas por cuatro indicadores indispensables. En el centro de la consola, encontramos el selector del cambio de 5 velocidades cuyo recorrido es corto y duro, tal y como tiene que ser en un “muscle car”.

Tuvimos la ocasión de rodar por el Autódromo de Terramar con el Mustang Saleen, y la sensación de saber que careces de cualquier ayuda electrónica, precisamente y sabiendo que llevas pajo el pie derecho 440CV no tranquiliza mucho, más teniendo en cuenta el estado del pavimento que allí encontramos.

Tras poner el motor en marcha, lo primero que este Mustang advierte es el mítico sonido de los V8 americanos, donde un gorgoteo agudo inunda el habitáculo, delicia que se lleva a mayores en cuanto pisas el pedal del acelerador. Nos ponemos en marcha, y el cambio, apenas te guía a la hora de engranar marchas, que cuenta con un recorrido corto pero un largo desarrollo de estas para poder dar rienda suelta a todo su potencial.

Dile el refrán, “lo bueno, si breve, dos veces bueno”, así resumiríamos nuestra experiencia al volante de esta exclusiva unidad del Ford Mustang Saleen S281completamente restaurada y puesta al día, como veis en las fotos, para no arrugarse si quiera, ante los 440CV del Mustang Bullitt o los 500CV del Ford F-MAX.

Ford F-MAX. El referente del segmento

Tuvimos la ocasión de poner a prueba este camión por primera vez, dentro del marco que la marca Ford Trucks Spain llevó a cabo el pasado mes de octubre en el Circuito del Jarama, donde se presento a la filial española ante la prensa y clientes, así como al F-MAX, del que claro está no perdimos la oportunidad de rodar por la pista madrileña con él. Ahora, repetimos la historia, pero lo hacemos en un circuito oval, así que os podéis imaginar la sensación de inclinar a esta mole que lastra 7,8 toneladas en los peraltes de Terramar.

Este camión llegó en Octubre en un momento dulce para la marca, pues acababa de ser galardonado con el premio de International Truck of the Year 2019, lo que es una total garantía para aquellos futuros compradores.

El Ford F-MAX cuenta con motor de la serie Ecotorq de seis cilindros en línea de 12,7 litros que desarrolla una potencia de 500CV a tan solo 1.800 rpm, así como un par motor de 2.500 Nm entre las 1.000 y las 1.400 rpm. Este propulsor hace gala de ser enérgico, a la vez que muy progresivo, es por ello que está acoplado a una caja de cambios ZF Traxon de 12 velocidades, que puede ser utilizada de forma automática o bien, como un cambio secuencial. Esta perfecta asociación permiten al F-MAX y con respecto a los modelos anteriores optimizar el consumo de combustible hasta en un 6%.

La cabina del F-MAX nada tiene que envidiar a las berlinas más premium de Ford, ya que ofrece un habitáculo amplio, ergonómico, así como equipado con las últimas tecnologías que se pueden encontrar dentro del sector, para la conducción de una tractora de esta envergadura que puede arrastrar hasta 40 toneladas. Destacamos el cuadro de mandos digital sobre una pantalla de 8″ dotada de la tecnología MyView, así como otra pantalla de 7,2″ compatible con los sistemas Apple CarPlay y Android, así coo por un sistema de navegación preparado para diseñar las rutas ideales para camiones.

A parte de los diversos huecos para poder guardar cosas, disponemos de una litera doble, nevera, tan solo echamos de menos una pequeña cocina, y casi hubiera sido un camión camperizado. La sensación una vez te acomodas en la cabina es de que todo está a mano, pero no por ello aglomerado, ya que disponemos de puerta a puerta de una anchura de 2,16 metros y de una altura de 2,27 metros, lo que te permite estar de pie dentro de ella. Sin duda, todo pensado para hacer los viajes de los camioneros mucho más amenos, a la vez que cómodos.

Ford Mustang Bullit

Por su parte el Bullitt que nos acompañó en esta prueba, digna de ser aprobada por los tres mosqueteros del mundo del automóvil, Jeremy Clarckson, Richard Hammon y James May, estuvo a la altura de sus dos rivales, con los que compartió pista y esta gran experiencia.

Recordemos que el Mustang Bullitt está basado en un deportivo que gracias a la gran pantalla y al actor Steve McQueen se hizo famoso por sumar una de las persecuciones más espectaculares en el año 1968 por las calles de San Francisco, mientras era perseguido por un Dodge Charger RT del 68. La versión de hoy en día conmemoró en 2018 los 50 años de la película Bullitt.

Hace unos meses que pusimos a prueba este coche, así que, para completar todos los detalles, os invitamos a que leáis nuestra prueba, ya que hoy, solo nos centraremos en su mecánica, el poderoso motor V8 Coyote de 5.0 litros atmosférico que encontramos bajo su alargado capó delantero que rinde la friolera de 460CV y ofrece un par motor de 469 Nm. Para sacar mejor rendimiento de todo este potencial, encontramos una caja de cambios de 6 velocidades, que cuenta con unos desarrollos largos, para poder así hacer pruebas de aceleración gracias a sus sistema launch control, o disfrutar de la mecánica en alguna que otra revirada carretera, donde las reducciones del cambio de marchas, y gracias al sistema rev-match, van acompañadas de lo más parecido a un punta tacón.

Sin duda, esta ha sido una de las mejores experiencias que hemos llevado a cabo en mucho tiempo, al menos por nuestra parte, la de haber probado, por un lado, a un “muscle Car” como el Mustang Saleen, por otro, por habernos puesto una vez más al volante del F-MAX, y hacerlo por segunda vez en un circuito, o más bien, el circuito, y por último, por hacer como el Bullitt, que todo fuera de película.

Escrito por, Miguel Angel Solá


Agradecimientos

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here