Compartir

Las pick-up son la rara avis de nuestras carreteras, ya que en España es extraño ver a este tipo de vehículos dado su tamaño, lo que demuestra, que” el tamaño importa”. Este tipo de vehículos están pensados mayoritariamente para países como EE. UU., donde parece que nunca una pick-up es lo suficiente grande porque siempre encontrarás una que lo sea más que la tuya. Aquí la mayoría se destinan para lo que están concebidas, o bien para trabajar con ellas o para amantes del off-road.

Sus medidas lo dicen todo; 5,4 metros de largo, con una anchura de 1,83 metros y 1,83 de alto, siendo casi 20 cm más ancha que una Ford Ranger convencional. La estampa que ofrece es impresionante gracias a la altura libre del suelo, así como por detalles como los pasos de rueda ensanchados, el poderoso frontal donde corona una parrilla con el logo de la marca, así como por el conjunto de pegatinas con la denominación del modelo que llaman mucho la atención.

Bajo la parrilla encontramos una plancha de acero a modo de protección para poder afrontar cualquier obstáculo, así como dos enganches para poder remolcarlo en caso de necesidad. En la vista lateral destacan como no, los enormes neumáticos firmados por BF Goodrich All-Terrain KO2 en medidas 285/75/17 provistos de unos buenos tacos para poder literalmente escalar cualquier superficie que se te ponga por delante, así como los estribos que facilitan la entrada o salida del Raptor dada su altura.

En la zaga encontramos unos pilotos LED en formación vertical, así como el gancho para el remolque y unos robustos anclajes que sirven para arrastrar o desatascar vehículos ya que este coche tiene una capacidad de arrastre o remolque de hasta 4.500 kg. Gran protagonismo en esta parte del coche se la lleva la zona de carga, dónde caben bultos de hasta 1,5 metros de largo y 1,2 metros de ancho, permitiendo cargar hasta 758 kg de peso en ese espacio, siendo este inferior al permitido en el Volkswagen Amarok o el Mercedes Clase X, dónde allí se podría meter incluso un euro palet con hasta 1.000 kg de carga. Esta zona está protegida con una tapa persiana enrollable que forma parte del equipamiento opcional para proteger todo aquello que dejemos en el interior, pues a la vez hace de maletero.

Interior deportivo y resolutivo

El habitáculo de este pick-up es amplio, pero sin muchas concesiones premium, aunque si se respira gracias a algunos detalles un ambiente un tanto racing. Los asientos son muy cómodos, están tapizados en piel y alcántara y es fácil acomodarse en ellos gracias a sus numerosos reglajes eléctricos, además disponen de calefacción y llevan el logo Raptor bordado en el respaldo para que no te olvides de lo que llevas entre manos.

Tras el volante multifunción el cuadro de mandos está presido por dos esferas analógicas con una pantalla TFT a color en el centro donde se proyecta multitud de información. A su derecha encontramos una pantalla táctil de 8” con el sistema SYNC3 desde la que se controlan muchos parámetros de configuración del Raptor, así como todo el sistema de infoentretenimiento, siendo además compatible con Android Auto y Apple CarPlay.

A nivel tecnológico encontramos pocos elementos, pero suficientes en el Raptor, como el sistema de frenado de emergencia, alerta cambio de carril, control de velocidad o el control de descenso en pendientes, así como los sensores traseros de aparcamiento y cámara algo muy útil para el uso off road. Lastima que no encontremos estos elementos también en la parte delantera.

En la parte trasera encontramos tres plazas que no disfrutan de la misma comodidad que las delanteras, por culpa de los respaldos, pero si y gracias al tamaño interior de la cabina dejan un buen hueco para poder poner las piernas.

El precio de salida del Ranger Raptor es de 54.264€ sin impuestos, a los que tenemos que añadir tan solo opcionales como las pegatinas Raptor y el color Rojo, pues no existe catálogo de opcionales al equiparlo básicamente todo de serie.

Mecánica y elementos Ford Performance

Bajo el enorme capó delantero encontramos un bloque de 4 cilindros, de 2 litros diésel con dos turbocompresores que rinde una potencia de 213CV y un par motor de 500 Nm, unido a una caja de cambios de convertidor de par de 10 velocidades. Este cambio es un poco lento de reacciones, incluso si lo utilizas de forma secuencial, pero el hecho de disponer dos marchas muy largas como la novena y la décima favorece frente a los consumos que pueden estar si circulas por autopista o autovía en orden de los 10,5 litros.

Este motor empuja muy bien desde bajas vueltas, y el par motor de 500 Nm son más que suficientes para mover con muchísima soltura a las 2,6 toneladas de lastre en cualquier escenario. Es sorprendente ver como en subidas con más de un 25% de inclinación no se le atragantan al Raptor, incluso sin tener que conectar la tracción 4H el coche empuja e intenta escalar lo que le pongas por delante.

El sistema de tracción es otro de los elementos clave del Raptor, así que para garantizar un estado óptimo de la misma encontramos un sistema 4×4 conectable con un diferencial trasero que se puede bloquear hasta el 100%, a través de los modos de conducción específicos que se regulan mediante un selector que encontramos en la consola central, que nos permite escoger entre tres modos; tracción trasera (2H), tracción a las 4 ruedas (4H) o tracción a las 4 ruedas con reductora (4L).

Este coche está pensado para ser conducido en gran parte por pistas de tierra y arena, de ahí que Ford Performance haya modificado todo el esquema de suspensiones en el Raptor, que ahora presenta unos nuevos brazos sobredimensionados en el frontal y un eje rígido con muelles en lugar de las tradicionales ballestas en el eje trasero, todo ello con unos amortiguadores Fox Racing, que permiten engullir cualquier irregularidad que encuentres a tu paso, pero no solo eso, sino que además, estos amortiguadores varían su respuesta reduciendo su recorrido o endureciéndose en función de los movimientos de la carrocería.

 

 

 

Dinámica de conducción

En carretera es un vehículo grande y que además se nota pesado, porque realmente lo es (2.475kg), lo que acusa muchas inercias de la carrocería a la hora de abordar curvas. Aquí, hemos de decir que el buen trabajo de Ford Performance permite que puedas ir rápido, pero siempre debes tener en cuenta lo que llevas entre manos. Las curvas rápidas son fáciles de abordar, pero no pasa lo mismo en carreteras ratoneras donde las trazadas se enlazan de forma continua. Hemos de pensar que esta pick-up no tiene un talante deportivo, pero aun así es muy divertida de conducir.

Ahora bien, entrar en una pista forestal, un camio embarrado, sortear un río o escalar rocas es algo que con el Range Raptor si podrás hacer, gracias claro está al selector de modos de conducción que permite escoger entre 6 diferentes; Barro, Rocas, Hierba/Gravilla, Baja, Normal y Sport, optimizado cada uno de ellos para diferentes escenarios, y siendo imprescindible seleccionar la tracción 4 o tracción 4 con reductora en alguno de ellos, mientras que la tracción trasera queda reservada para los modos normal, sport o baja, siendo este último el más divertido de todo, e ideal para hacer largos derrapajes en pistas forestales, ya que limita el uso de la electrónica.

Los frenos son un punto importante en esta bestia, es por ello que lo han dotado de unos discos de acero reforzados de 332 mm. Cuando conduces el Raptor por primera vez y te animas a ir rápido este sistema de frenado parece insuficiente pero la verdad es que resulta ser bastante infatigable en frenadas continuas, teniendo en cuenta la masa que ha de detener.

Con el modo Baja activado, esta pick-up de convierte en lo más parecido a un Aero deslizador, que invita a jugar con la parte trasera en cada una de las trazadas que quieras llevar a cabo, sobre todo si encuentras una pista forestal como fue nuestro caso que te permita hacer deslizamientos controlados. Puedes rodar a un ritmo alto porque el sistema de amortiguación lo filtra absolutamente todo y te invita a ir cada vez más rápido por la tierra en aras de sortear baches y más baches.

Sus cotas son bastante agresivas lo que te permite sortear también pendientes de tierra o incluso ron rocas incluso estando embarradas. Con un ángulo de ataque de 32, 5º de salida y ventral de 24º, contando con el bloque del diferencial trasero, reductora una altura libre de 283mm y los neumáticos BF Goodrich podrás hacer diabluras sin miedo a quedarte encallado, para ello, tan solo has de tener en cuenta la longitud del Raptor.

Conclusiones

Hemos tenido ocasión de haber probado al Amarok y al Clase X, sus más directos rivales, aunque este último ya no se fabrique ya, y la verdad es que el Raptor nos ha dejado muy sorprendidos porque en conjunto nos parece el mejor de los tres, sobre todo, por el precio siendo el más competitivo de ellos.

El hecho de que ahora también se presenta con la variante gasolina, motor V6 y 288Cv lo convierten en una opción racional a un precio muy razonable, que parte desde los 66.000€ sin apenas poder incrementar el precio con opcionales porque tan solo es posible escoger la persiana enrollable, los adhesivos Raptor o el color de la pintura.

Es un coche divertido, cómodo para viajar, pero has de tener en cuenta que si haces la inversión en él, debes tener muy claro, igual que si te comprar un coche eléctrico, para que lo quieres y que vas a hacer con él en tu día a día.

Escrito por, Miguel Angel Solá


Agradecimientos

  • Ford España
  • Fotografías: Cristóbal Arjona

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here