Compartir
Lamborghini Urus

Para entender al Urus de hoy en día nos tenemos que remontar al año 2012, cuando Lamborghini, dentro del marco del Salón de Pekín, fue presentado como un concept, que ya daba una clara señal de cómo podría ser el original, cuyo frontal se asemejaba ya al desaparecido Gallardo y al actual Huracán. Y así fue, ya que 5 años más tarde y en el Salón de Ginebra, lo de Sant’Agata Bolognese presentaban al Urus que hoy en día conocemos, dotado de un motor V8 biturbo de 4 litros y con una potencia de 650 CV.

No es la primera vez que Lamborghini tiene en su inventario a un SUV, aunque más bien, el primero que fabricó fue un todo caminos, el LM002 que se lanzó en el año 86 y del que solamente se fabricaron 301 unidades cuyo propulsor era el del Lamborghini Countach, lo que por aquel entonces para un coche de esas características era una aberración total, ya que bajo el capó lucía un motor V12 de 5,2 litros que rendía 444 CV y contaba con una transmisión manual (a la antigua usanza) de 5 velocidades así como de un sistema de tracción integral. Quizás una de las pegas de ese coche, que pesaba alrededor de las 3 toneladas y se alimentaba a través de 6 carburadores Weber, era su consumo que se aproximaba a los 30 litros a los 100 km, cifra que hoy en día sería impensable hasta para su sucesor, el Urus.

El Lamborghini URUS está construido con la misma plataforma MLB-Evo del Grupo Volkswagen que comparte chasis con el Audi Q7, el Bentley Bentayga, el Audi Q8 o el Porsche Cayenne Coupé, siendo cada uno de estos SUV conceptualmente muy diferentes, pero realmente hermanados.

El Urus ha sido una pieza clave para la gama de Lamborghini, que siempre ha estado comprendida por deportivos biplaza. Ahora, con la moda de los SUV con este modelo han conseguido captar no solo a otro tipo de cliente sino a que más de un propietario de modelos como el Huracán o el Aventador, para poder disfrutar de la marca en familia opten por el Urus. Las cifras de venta así lo demuestran, ya que en 2019 han cerrado uno de sus mejores años, con un total de 8.205 unidades vendidas en todo el mundo, donde Estados Unidos ha sido de nuevo su mercado principal. Pero la cifra más destacable de todas es que desde 2016 hasta finales de 2019 se han vendido un total de 14.022 unidades del Urus, siendo ya el modelo más vendidos en la historia de Lamborghini.

Posicionamiento y diseño del Lamborghini Urus

Lamborghini Barcelona, concesionarios oficial de la marca que pertenece a la red de Concesionarios más importante de España, Quadis, quien ha tendido la cortesía de dejarnos el coche para esta prueba, forma parte de la estrategia que la marca llevará a cabo para los próximos años donde pretende implantarse con mucha más presencia y ampliar en número la red de 165 concesionarios que tiene repartidos en el mundo a través de 51 países.

El segmento de los SUV deportivos está al alza, prueba de ello es que muchas de las marcas premium han creado también vehículos de este calibre como bien podría ser el BMW X6 M Competition (625CV), el Porsche Cayenne Coupé Turbo S e-Hybrid (680CV), Audi RS Q8 (600CV), o el Mercedes AMG GLE Coupé S 4MATIC+ (612CV), siendo estos la competencia más directa del Urus.

Con una talla de 5,11 metros de largo y una anchura de 2,02 metros, el Urus es imponente por los cuatro costados gracias a una imagen poderosa que además enfatiza su carácter deportivo con los diferentes elementos que encontramos repartidos por su carrocería que nos advierten que el Urus no es un SUV convencional.

Precisamente en el diseño exterior es donde más se aprecia que Lamborghini ha querido hacer del Urus, el deportivo que es, y por ello se han esmerado en conseguir una figura para todo el conjunto muy afilada. Desde el capó que presenta una forma alargada repleta de aristas y nervaduras, hasta el paragolpes delantero que presenta unas géneros entradas de aire, pasando por el lateral donde vemos en los pasos de rueda unas inserciones que dan formas angulosas al lateral del coche, a una zaga que nada tiene que envidiar a la de un Aventador, en la que vemos como la forma lumínica de los pilotos traseros afila a esta parte del coche, en la que destaca un prominente difusor que da cabida a las cuádruples salidas de los escapes por las que brama el mítico sonido de todos los deportivos de Sant’Agata.

En la vista lateral destacan las preciosas llantas de 23”, calzadas con unos neumáticos en medidas 285/40/23 delante y 325/35/23 detrás, que dejan entrever los enormes discos de frenos carbocerámicos de 440 milímetros para el tren delantero y de 370 mm para el trasero que detienen al Urus con contundencia ante cualquier situación, siendo además infatigables a la hora de circular por un puerto de montaña.

Habitáculo premium, deportivo y tecnológico

Cuando abres la puerta del URUS, enseguida aprecias que Lamborghini ha puesto todo su empeño en crear un SUV diferente y sobre todo deportivo, aunque no por ello, renuncia a la exquisitez y a un ambiente premium. La alcántara forma una perfecta simbiosis con la fibra de carbono que guarnece todo el salpicadero, a la vez que vemos como la tecnología se ha adueñado de este habitáculo.

Los asientos de corte deportivo, recogen el cuerpo a la perfección y son realmente cómodos para viajar. Están tapizados en alcántara y piel, y como se puede apreciar en las fotos, disponen de costuras en contraste. El volante deportivo deja tras él, las levas para el manejo del cambio, que no son fijas, un pequeño detalle a mejorar, así como el virtual cockpit que ha sido optimizado con grafías específicas para este modelo, ofreciendo infinidad de información para la conducción así como datos de la navegación, siendo además totalmente personalizable en cuanto a la vista que cambia sus colores en función del modo de conducción seleccionado.

En la consola central disponemos en la parte más alta de una pantalla táctil de 10,1” desde la que se controla todo el sistema de infoentretenimiento, así como diversos parámetros de la configuración del URUS.  Bajo esta, encontramos otra pantalla más pequeña de 8,6”, que sirve para acceder a los mandos de la climatización así como para poder escribir e introducir por ejemplo los datos para la navegación. Tras esta, encontramos el Tamburo, cuya inspiración como se puede apreciar es del todo aeronáutica, que nos permite desde el selector del lazo izquierdo (Anima) escoger entre los diferentes modos de conducción. En la posición central encontramos el selector del cambio y a su derecha el selector EGO.

En la parte trasera encontramos espacio para tres plazas, que podrán disfrutar de espacio extra para las piernas, gracias a los más de 3 metros de batalla que ofrece este Lamborghini, es aquí donde se traduce en habitabilidad, a la vez que en el maletero, que dispone de 616 litros de capacidad (ampliables hasta los 1.596). Opcionalmente es posible configurar la parte trasera del URUS como dos plazas, con asientos individuales.

Mecánica conocida pero alejada de la esencia Lamborghini

Para pena de todos los amantes de Lamborghini, bajo el capo delantero en esta ocasión no encontraremos ninguno de los propulsores a lo que la marca nos había acostumbrado, así que lejos de un V10 o V12 atmosférico, encontramos un motor V8 biturbo que nada tiene que envidiar a los otros dos, pues con 4,0 litros de cubicaje, ofrece una potencia de 650CV y un par motor de 850 Nm, lo que se traduce que todo su potencial está disponible durante casi todo el régimen de giro del motor. Está claro, que a un coche de este tamaño lo que le tiene que sobrar son bajos, y os aseguramos que este coche es explosivo ante de la inminente demanda del acelerador. Este motor, proviene del grupo Volkswagen, siendo el mismo que podemos encontrar en un RS6 o en el recién llegado RS Q8, aunque optimizado por la marca, que ha desarrollado nuevas culatas, sistema de refrigeración, turbos y árboles de levas.

Para asegurar y dosificar tanto la potencia como el par motor, está asociado a una caja de cambios ZF de 8 relaciones con convertidor de par, que está optimizada para ofrecer unos cambios rápidos y precisos en cualquiera de sus modos de conducción.

En lo que a prestaciones se refiere, el Urus, acelera de 0 a 100 km/h en tan solo 3,6 segundos, una brutalidad, teniendo en cuenta que lastra 2,2 toneladas de peso. Por ejemplo, un Huracan EVO precisa de 2,9 segundos, pero hemos de tener en cuenta que pesa 1.422 kg, frente a los 2.200 del Urus. Su velocidad máxima es de 305 km/h lo que lo convierten en el segundo SUV más rápido del mundo tras su primo hermano el Bentley Bentayga Speed, que gracias a la cortesía de Bentley Barcelona pasó hace unas semanas por nuestra redacción.

Dinámica de conducción infalible

El Urus presenta un arsenal tecnológico para ser lo que es, el SUV de producción más deportivo del mundo, así que bajo su chasis encontramos el sistema de 4 ruedas direccionales estrenado en el Aventador S, las barras estabilizadoras activas, la suspensión neumática adaptativa o los amortiguadores ajustables en dureza, así como un diferencial Torsen central  y otro y otro diferencial en el eje trasero, con reparto vectorial activo de par, lo que supone que en condiciones normales se envía el 40% de la fuerza al tren delantero y el 60% al trasero, pudiendo enviar hasta el 70% de esta al delantero y hasta un 87% al tren posterior en función de la conducción o de la adherencia de los neumáticos, así como del modo de conducción que tengamos seleccionado.

Para poder sacar un rendimiento óptimo ante cualquier circunstancia de conducción en la parte más baja de la consola central y a modo de mando de inspiración totalmente aeronáutica encontramos los mandos del ANIMA (Adaptative Network Intelligent Management) que nos permite escoger entre 6 modos de conducción (Strada, Sport, Corsa, Sabbia, Terra y Neve). En la parte derecha de ese mando, encontramos un selector denominado EGO, que permite modificar de forma individual la gestión del motor, la suspensión y el cambio en tres niveles diferentes.

Un avez acomodado en el asiento del conductor, y tras pulsar el singular botón de encendido del motor, el Urus cobra vida, y la cobra con un sonido celestial, al más puro estilo de los antiguos V8 atmosféricos, pues parece que el hecho de que tengamos dos turbos bajo el motor no apacigüe el ronroneo de este. En ciudad es un SUV más con el que circular por las calles es una fácil tarea, a ello ayuda el eje direccional traserso sobre todo a baja velocidad y a la hora de aparcar.

En autopista es un gran viajero, ya que permite hacer kilómetros sin apenas acusar cansancio, con el modo de conducción Strada hasta puedes llegar a obtener unos consumos ajustados si te mantienes entre los 110 o 120 km/h no muy lejos de los 12,7 litros que la marca homologa.

Ahora bien, cuando entras con el Urus en su habitat natural, las carreteras de montaña todo cambia, y como si de un transformer se tratara, tras seleccionar a traves del Anima los modos Sport o Corsa ya que se aprecia como todo el conjunto va ganando rigidez a la vez que todo se vuelve más sensible, como el pedal del acelerador o la dirección. Es entonces, cuando empiezas a enlazar una curva tras otra, sin tener la sensación de que llevas entre manos un morlaco de tal envergadura, pues la sensación de conducción es más parecida a la que podrías obtener llevando un RS6 que a la de un SUV, y los que lo hayan probado, sabrán de lo que hablo.

La perfecta puesta a punto de la dirección hace que en todo momento aciertes al entrar en la curvas para colocar el morro con una facilidad tremenda, a la vez, que  te das cuenta como el sistema de ruedas directrices del tren trasero parece que coloquen al coche para que salgas de la curva como si esta no hubieras pasado por ella. El día que hicimos la prueba, subimos a la carretera del Montseny, que se encontraba bastante húmeda lo que provocó en más de una ocasión y dada la sutileza con la que en el modo Corsa el control de tracción actúa de llevar a cabo algún que otro sobreviraje involuntario claro está por el estado del pavimento, lo que en ningún momento no se tradujo en ningún sobresalto, más bien, parece que el Urus sepa que hacer cuando entras en una curva, mientras estas en ella y a la hora de salir. Otro de los elementos que encontramos indispensables son las barras estabilizadoras activas que anulan casi por completo el típico balanceo que este tipo de coches dado su tamaño y envergadura muestran a la hora de entrelazar curvas.

Afortunadamente, también tuvimos ocasión de poner a prueba el sistema de tracción integral y el modo Neve, ya que como podéis ver en las fotos también encontramos algún que otro tramo helado y no quisimos desperdiciar la ocasión de sacar fotos en alguna que otra explanada, dónde lo único que penalizó nuestras maniobras fueron los descomunales neumáticos.

Hemos tenido ocasión de probar al Bentley Bentayga Speed y al Porsche Cayenne Coupé Turbo, y ninguno de los dos ofrece, aun siendo conceptualmente parecidos un comportamiento dinámico como el del Urus, estando ambos muy lejos de ofrecer una experiencia dinámica como la de este Italiano

Precio y conclusiones

El precio del Lamborghini Urus es de 240.000€, con un equipamiento de serie muy completo,  opcionalmente además nuestra unidad de pruebas contaba con llantas de 23” en color negro, el pack de carbono exterior, techo panorámico, barras de transporte en el techo, paquete full ADAS + HUD, sistema de sonido Bang & Olufsen 3D, volante deportivo, tapicería e inserciones de alcántara, elementos en el interior de fibra de carbono, Offroad modos en el Anima o pinzas de freno pintadas en amarillo entre otros elementos que incrementan la factura hasta unos generosos 324.000€.

Es probable que el cliente que opta por comprarse un Lamborghini lo haga por un deseo pasional hacia la marca, esperando que poniéndose al volante esté ante uno de los mejores deportivos del mundo, está claro que esto sería muy fácil si lo hiciera con un Aventador o un Huracán, pero, ¿Qué pasaría si esta percepción le llega al volante de un Urus?, es lo que nos ha pasado a nosotros, que además tras haber probado a alguno de los modelos que al inicio del artículo os hemos mencionado, y que bien pudieran ser su competencia, el Urus es el más equilibrado.

Es un SUV, si, no lo podemos negar, y con ello, para muchos quizás no sea un deportivo en toda regla, además que las leyes de la física están muy presentes en todo momento con todo lo que conlleva, pero os podemos asegurar, que este coche aguanta y de sobras cualquier tipo de conducción. Nos hubiera encantado probarlo en circuito, para poder, todavía más, enfatizar esta sensación, que de llevárnosla habiendo conducido solamente por carretera creemos que ya dice mucho.

Deportividad, confort y espacio para 4 ocupantes, esto es lo que el Lamborghini Urus aúna bajo el sello de una marca que lleva muchos años construyendo a algunos de los mejores coches deportivos del mundo.

Escrito por, Miguel Angel Sola

Agradecimientos

  • Lamborghini Barcelona
  • Fotografías: Cristóbal Arjona

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here