Compartir

Hace uso meses os presentamos la prueba del Volkswagen Touareg en su versión de acceso, equipada con el motor TDI de 231 CV y hoy lo hacemos con el paso intermedio dentro de la gama diésel, con la motorización TDI de 286 CV.

El catálogo del Touareg, se ha ido completando con las motorizaciones que en su presentación en 2018 anunciaron, por lo que ahora, tenemos dentro del configurador, dos versiones TDI (231 y 286 CV) y una con motor gasolina V6 TSI de 340CV. La gama terminará de completarse con la versión mas potente que pudimos ver en el Salón de Ginebra, que equipará un motor V8 TDI de 421 CV y 900 Nm de par motor.

En esta tercera generación, vemos como el Touareg se ha hecho ya un importante hueco dentro de los SUV “grandes” que tan de moda están, siendo sus rivales más directos, el BMW X5, el Audi Q7 o incluso el Porsche Cayenne, con quien guarda cierto parecido, sobre todo en la parte trasera.

Dicen que esta nueva generación del Touareg está más orientada para su uso en asfalto que las anteriores, de ahí, que ahora carezca de reductora, y decir que tampoco le hace falta, a la vez que lo que los voladizos al ser mayores lo penalicen, por tener unos ángulos de ataque y salida con respecto a su predecesor, aun así, os podemos asegurar que estamos frente a un coche que no se arruga a la hora de meterlo en una pista offroad, pues aptitudes para poder hacer alguna que otra travesura por la montaña tiene, además de que la tecnología le acompañe para ello además del infalible sistema 4MOTION de Volkswagen.

El Touareg se fabrica con plataforma modular longitudinal (MLB), utilizada también para otros modelos del grupo, como el Audi Q7, el Porsche Cayenne, el Lamborghini Urus, o el Bentley Bentayga, aunque este modelo dispone de sus propias medidas, así que con sus 4.8 metros (+77mm), una anchura de 1,9 metros (+44mm) y una altura de 1.7 metros, (-7mm) es un SUV de los grandes capaz de albergar en su interior a 5 plazas que disfrutarán de un maletero de 810 litros, uno de los más espaciosos de su segmento.

Como ya os comentamos también en la prueba de la versión TDI de 231 CV, el uso de esta plataforma ha permitido que el Touareg pierda hasta 106 kg con respecto a su anteiror genereración lo que se traduce evidentemente en nua mejora en lo que a comportamiento dinámico se refiere.

Su diseño, quizás pudiera parecer un tanto continuista, aunque presenta un frontal que ya hemos podido ver en el Tiguan o el Arteon, donde los rasgados faros se integran a la perfección a los lados de la nueva parrilla de lamas continuas horizontales, lo que unido a las dos entradas de aire que encontramos en la parte más baja del paragolpes le otorgan a la vez un desdén deportivo a todo el conjunto, que puede ser más exclusivo todavía si escogemos el Paquete exterior R-Line Black Style, que ofrece las carcasas de los retrovisores en color negro, así como los marcos de las ventanillas y la parrilla delantera en el mismo color.

En la vista lateral, destacan los pronunciados pasos de rueda, que pueden dar cabidas a llantas en medidas de entre 18 y 21”, así como los marcados hombros de la parte trasera que hacen resaltar ese empaque deportivo. La zaga está representada por un spoiler que corona la terminación del techo, así como por unos pilotos LED que conforman una bonita silueta lumínica por la noche y que disponen de intermitentes dinámicos. Por su parte, el paragolpes, acoge la dos salidas de escape de forma trapezoidal.

La imagen del Touareg puede verse modificada en función de la línea de acabado que escojamos de entre las tres que tenemos disponibles en la gama. La de acceso (PURE), una más elegante (PREMIUM) y otra más deportiva (R-LINE), ofreciendo cada una de ellas un equipamiento específico, El precio de la versión de acceso con el motor V6 TDI de 231CV con el acabado PURE es de 64.730€ sin opcionales.

Si bien muchos cambios en lo que a diseño y estética exterior se refiere denotan en esta nueva versión del Touareg, el habitáculo ha sido sin duda el que mas ha ganado, no solo en percepción de calidad, sino también en lo que a tecnología se refiere.

Tras abrir la puerta lo primero que salta a la vista es el Innovision Cockpit,  compuesto por un cuadro digital con una pantalla de 12” y el sistema de infotaiment Discover Pro Premium que presenta una pantalla en la consola central de 15 pulgadas. Ambos sistemas bien merecerían por su complejidad un capítulo a parte.

En el Innovision Cockpit, aparte de ver dos esferas digitales y una zona intermedia que también puede representar la cartografía del navegador, ofrece información del ordenador de a bordo, así como del sistema de audio, o del modo de conducción que llevamos seleccionado entre otras muchas funciones, siendo un gran soporte a la pantalla táctil de 15”, que ofrece el manejo de todo el sistema de infoentretenimiento, siendo esta personalizable como si de tu propio smartphone se tratara, en la que se pueden configurar los menús de acceso rápido a tu gusto, para encontrar de un solo vistazo aquellas funciones que más utilices.

La representación de la cartografía es impresionante, ya que con 15” no solo ves la zona por la que estás conduciendo, sino que además ves todo el entorno, lo que facilita la navegación. Desde esta pantalla también se pueden configurar diferentes parámetros del coche, así como ver representado un útil set de grafías destinadas a la conducción off-road, donde vemos la inclinación del coche, así como el radio de giro de las ruedas o la altitud en la que estamos. El sistema de cámara de 360º es un aliado perfecto para la conducción off-road, pues te permite ver en todo momento lo que tu vista no alcanza.

Junto al nuevo selector del cambio, encontramos el selector de modos de conducción denominado Driving Mode Selection, que nos permite escoger entre los siete modos preseleccionados. A su derecha, encontramos un mando giratorio con el que podemos escoger entre las diversas posiciones de la suspensión neumática de forma independiente, pues esta, funciona también al unísono en función del modo de conducción que hayamos seleccionado. Este sistema cuenta en el maletero con dos botones que permiten subir o bajar el coche para facilitar la carga o descarga de bultos.

Los asientos deportivos que forman parte del paquete R-LINE tapizados en Cuero Savona de esta unidad, son muy ergonómicos y recogen el cuerpo a la perfección. Gracias a sus numerosos reglajes eléctricos, fácil es encontrar una buena posición de conducción que además es ligeramente elevada, lo que te permite ver siempre por delante del capó delantero. Disponen además de calefacción y apoyo lumbar, a la vez que con los denominados apoyacabezas antiwisplash.

En la parte trasera encontramos sitio para tres plazas, pudiéndose desplazar la banqueta 160 mm longitudinalmente y variar la posición del respaldo hasta 21 grados, ofreciendo así un plus de comodidad. El maletero es una de las grandes bazas del nuevo Touareg, ya que ofrece unos generosos 697 litros en condiciones normales, que pueden variar hasta los 810 litros si adelantamos las banquetas de los asientos traseros, o bien hasta los 1.800 litros si abatimos los respaldos de estos.

Nuestra unidad de pruebas se correspondía con la versión más deportiva de la gama, denominada R-Line, por lo que luce un paquete de diseño exclusivo para el exterior que enfatiza más si cabe sus rasgos deportivos y en el interior del habitáculo. El precio de salida de esta versión sin opcionales es de 75.095€, y cuenta con un equipamiento de serie muy completo en el que cabe destacar, las llantas Nevada de 20”, el Innovision Cockpit, Paquete Luz y Visión, faros LED, ACC con Front Assist, Lane Assist, Cámara multifunción, Head-Up Display, climatizador “Air Care Climatronic”, techo solar panorámico doble, Selector de perfil de conducción, sistema de navegación “Discover Premium” o el sistema de reconocimiento de señales entre otros elementos.

Opcionalmente nuestra unidad de pruebas estaba equipada con un elenco de opcionales, que conformaba un Touareg único, en el que cabe destacar las llantas de 21” Suzuka con neumáticos 285/40/21, la suspensión neumática, eje trasero direccional, suspensión adaptativa con anti balanceo activo, paquete cuero Sabona para los asientos, faros Matrix LED, control de crucero adaptativo ACC, gancho remolque o el  paquete de asistentes a la Conducción Premium que engrosan la factura hasta unos generosos 93.000€.

Bajo el capó encontramos a un conocido dentro del Grupo VAG, un motor V6 TDI de 286 CV y 3.0 litros, que desarrolla un par motor de 600 Nm entre las 2.250 y las 3.250 rpm, lo que se traduce en un propulsor que hace entrega de su potencia durante casi todo su régimen de giro. En la fase de aceleración este motor es increíble, pues hace que te olvides en muchas ocasiones que estás conduciendo con una mecánica diésel, no solo por como entrega la potencia, sino además porque el ruido del motor es totalmente imperceptible dentro del habitáculo.

La perfecta asociación con la caja de cambios Tiptronic de 8 velocidades permite sacar lo mejor de un conjunto que brilla por su eficiencia, así como el sistema de tracción integral 4MOTION, que cuenta con un diferencial central autoblocante con distribución asimétrica-dinámica del par, lo que se traduce en que puede llegar a ofrecer hasta un 70% de la tracción al eje delantero y hasta un 80% al trasero, además, incorpora el denominado 4MOTION Active Control, que permite escoger entre 4 perfiles exclusivos para su uso off-road y uno específico para el uso en nieve. De esta manera, disponemos de un amplio abanico de posibilidades en función de la zona por la que deseemos conducir, bien sea para conducir sobre terreno o asfalto con hielo o nieve, o para situaciones offroad que pudieran ser un poco más comprometidas. El perfil Schotter es ideal para caminos de tierra o de firme irregular y el Offroad Expert es el único de todos que se puede personalizar a gusto del conductor.

Sus prestaciones son para tener en cuenta, pues es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en tan solo 6,9 segundos, mientras que es capaz de lanzarse hasta unos cómodos 235 km/h, siendo la cifra más destacable para nosotros la que ofrece como recuperación para llevar adelantamientos, de 4,8 segundos para pasar de 80 a 120 km/h. En cuanto a los consumos, este motor tiene homologada una cifra de 6,6 litros a los 100 km, nosotros durante los más de 100 kilómetros que hicimos por autopista, a una velocidad de 120 km/h, vimos en el ordenador de a bordo una media de 7,6 litros.

La capacidad dinámica que tiene el nuevo Touareg es excelente, gracias claro está al elenco tecnológico con el que puedes dotarlo, como la suspensión neumática, el eje trasero direccional, así como las barras estabilizadoras para el tren trasero y delantero (eAWS). Estos tres sistemas funcionando al unísono, permiten que esta mole de casi dos toneladas tenga un paso por curva muy elevado, y que la carrocería, teniendo en cuenta su volumen no tenga oscilaciones típicas en este tipo de vehículos por la inercia. Vale la pena pagar los 7.130€ en conjunto de este opcional, pues obtienes a cambio un alto grado de confort y conducción.

Para sacar partido a todo el conjunto el Driving Mode Selection, nos permite escoger entre 5 modos preseleccionados (Eco, Comfort, Normal, Sport e Individual), pensado cada uno de ellos para de forma automática adapte los parámetros del cambio, la dirección, la suspensión neumática, la respuesta del motor la dirección y el control de crucero adaptivo.

La suspensión neumática opcional ofrece dos posiciones más elevadas, consiguiendo una altura máxima de 70 mm, respecto a la altura normal de conducción, lo que mejora el ángulo de ataque y salida hasta 31º y el ángulo ventral hasta 25º, y una capacidad de vadeo de 570 mm y facilita así el uso del Touareg fuera del asfalto.

En autopista, este SUV es un devorador de kilómetros, que ofrece un alto grado de confort a todos sus ocupantes, haciendo gala del gran viajero que es. Sin embargo en carretera, o en puertos de montaña, saca a relucir ese empaque deportivo que le caracteriza, con el que puedes abordar, gracias y como hemos comentado a todo un elenco tecnológico, cualquier trazado revirado sin acusar apenas ni balanceos, ni por supuesto pérdidas de tracción.

Esta es la tercera unidad que hemos puesto a prueba del nuevo Touareg, y cada una de ellas en un escenario diferente, por lo que hemos tenido ocasión de comprobar, como funciona básicamente en cualquier situación, en la que incluimos la nieve y la montaña.

El Touareg es sin duda, un SUV muy dinámico, pero también, es, y con perdón de aquellos que dicen ha perdido parte de su alma de todo caminos, un verdadero aventurero con el que salir del asfalto es solo cuestión de tomar una decisión, que te llevará seguramente por rutas y parajes indescriptibles.

Escrito por, Miguel Angel Solá

Agradecimientos

  • Volkswagen España
  • Fotografías: Cristóbal Arjona